Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka (NL)

Volumen 8

Capítulo 6: Canción de Amor para una Cierta Diosa

Parte 12

 

 

La luz de la luna brillaba entre los árboles.

Los rugidos de los monstruos distantes se habían ido, dejando el bosque misteriosamente silencioso.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Encontré un pequeño claro entre los árboles, me senté en la base del más cercano y me recosté contra él. No me había movido desde entonces.

–Así que aquí es donde has estado, Bell-kun.

El sonido de las hojas bajo los pies alcanzo mis oídos mientras estaba sentado con las piernas cruzadas, con mi cabeza colgando. Esa voz… era de Kami-sama.

Estábamos al norte de la aldea, en un camino hacia el bosque.

Después de que Kam-san murió, llegué a este lugar por mí mismo.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Las noticias de su muerte se esparcieron muy rápidamente por la aldea Edas. Los aldeanos que normalmente estarían dormidos se reunieron en su casa de inmediato. Todos los que lo vieron acostado en esa cama quedaron devastados y derramaron más que suficientes lágrimas.

Yo… no podía soportar escuchar todo el llanto y las voces afligidas… Necesitaba alejarme, escapar.

–…

–…

Kami-sama se sentó a mi lado.

Nos sentamos en silencio bajo el azul oscuro del cielo nocturno. Con mi cabeza aun colgando, trate de hablar.

–Kami-sama…

–¿Qué pasa?

–¿Podrá Kam-san reunirse con Brigit-sama en el otro lado?

El destino del alma que había dejado el Mundo Inferior y regreso al Cielo.

Quería saber si Kam-san realmente tendría la oportunidad de ver a la Diosa que fue devuelta antes que él hace tantos años.

–… Eso podría ser… difícil. Hay algunos de nosotros, como Freya, que son especiales, pero el destino de las almas de los niños es la responsabilidad de los Dioses que controlan la muerte. No es como si alguien pueda escoger y elegir las almas que juzgan.

Las almas que viajan al Cielo se purificaban—regresaban a un estado “en blanco” puro antes de renacer en otra vida en el Mundo Inferior.

Kami-sama me explico el proceso, pero yo apretaba mis manos en mis piernas con cada palabra.

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

El silencio volvió a caer sobre el bosque.

— —Entonces, los niños no deberían enamorarse de los Dioses después de todo. ¿Eso es lo que estás pensando?

–¡…!

Mis hombros temblaron.

Alzando la cabeza, mis ojos fueron recibidos por la sonrisa de Kami-sama.

–Después de lo que pasó en la mansión, pensé que eras demasiado obstinado para tu propio bien… pero no es eso.

Me miro con esos ojos azules como si pudiera ver a través de todo. Sólo estaban medio abiertos, una mirada amable.

–Olvide algo muy importante sobre ti. Puedes ver el dolor que has sentido en otros… y tienes miedo de infligirle ese dolor a alguien más. ¿Tengo razón?

Volví a dejar caer mi cabeza.

Ella… vio a través de mí.

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

–¿Es el dolor de la muerte de tu abuelo el que te mantiene reprimiéndote?

Así es.

Con mi Abuelo desaparecido, dejándome solo, no podía sentir calidez. Lo recordaba muy bien. Recordaba que mi corazón se sentía vacío, todo el dolor que soporté cuando pasó.

Conocía el dolor de aquellos que quedaban atrás.

Sabía cómo se sintió Kam-san. Estaba sufriendo todo el tiempo hasta el momento en que fue salvado por Kami- sama.

—Sin embargo, el final siempre vendrá para los mortales como nosotros.

A través de nuestra propia muerte y renacimiento, podemos olvidar el dolor de nuestra vida anterior.

—¿Pero qué hay de los Dioses y Diosas?

Vivian para siempre, así que no había olvido. No había forma para ellos de calmar las cicatrices que quedaran en sus corazones después de que dejemos este reino.

De amigo a <Familia>, de <Familia> a amante, de amante a cónyuge—cuanto más profundo era el vínculo, más especial se volvía, y más profunda será la cicatriz que quedará atrás. ¿Había alguna manera de que los Dioses escaparan al tormento de la pérdida?

Los Dioses y Diosas no podían envejecer con nosotros.

Serán dejados atrás sin duda.

Por lo tanto, enamorarse de ellos sólo los hará sufrir.

¿Era el dolor—una agonía mucho peor que lo que sentí después de perder a mi familia—prometida a los Dioses que desarrollaban esos fuertes sentimientos por los mortales?

Causar todo ese dolor era aterrador. Tenía miedo de la tristeza, la angustia.

No era lo mismo que con dos personas—un vacío que sólo podían sentir los Dioses, quienes no podían morir.

— ——

—Bell. Nuestro amor dura sólo un momento.

Eso fue lo que dijo Miach-sama. Hermes-sama dijo lo mismo.

El amor de un Dios se terminaba en un instante. Y una eternidad de vacío les esperaba después de ese segundo de amor.

El precio de un momento de felicidad: dolor y tristeza eternos.

Eso era aterrador.

La pérdida que sentí después de que falleció mi Abuelo, posiblemente incluso peor, continuará durante cientos, miles, millones de años.

Absolutamente horrible.

–… Bell-kun. Por favor, no pienses demasiado en esto. Nosotros—




Imposible.

Cerré mis ojos.

Ni siquiera trate de escuchar sus palabras, quedándome callado como un niño y dejando que su voz se convirtiera en ruido de fondo.

La escala de “para siempre” era imposible de comprender. Simplemente, no podía hacerlo.

Y si yo estuviera en sus zapatos—no podría lidiar con eso.

¿Llevar la carga de la pérdida, aún más dolorosa que la que sentí, por el resto de la eternidad?

¿Hacer que un Dios llevara esa carga de la pérdida?

Si ese era el precio, era mejor no amar en absoluto.

Era lo mismo que los romances entre Hadas y Héroes. Un romance entre Dioses y mortales nunca tendrá un final feliz.

Nosotros y ellos—no podíamos vivir la misma vida.

–… Sabes, Bell-kun, los Dioses y los niños podrían no ser capaces de vivir las mismas vidas.

Como si hubiera leído mis pensamientos como un libro, dio justo en el blanco.

Mantuve la mirada hacia abajo, pero sentí su mano izquierda encima de mi mano derecha.

–Pero siempre estaré a tu lado.

–¿Huh?

Mi cabeza caída se levantó con sus amables palabras.

–Sin importar la edad que tengas, incluso si te conviertes en un anciano calvo y arrugado, siempre estaré contigo. ¿Crees que me iría alguna vez?

Me miro, con los ojos desbordados de afecto.

–Y aunque la muerte nos obligue a separarnos… yo te encontraré.

Una sonrisa creció en su rostro.

–Sin importar cuántos cientos, miles, millones de años tome, te encontraré después de tu renacimiento… Incluso después de que ya no seas tú, todavía estaré a tu lado.

— ——

Me había quedado sin palabras, pero Kami-sama continúo.

–Cuando te encuentre, te diré: “¿Te unirías a mi <Familia>?”

El día en que nos conocimos, ella me preguntó lo mismo.

— —Ah.

Creo que iba a llorar.

Mi mandíbula se apretó.

Con mi cuerpo temblando, la mire y trate desesperadamente de contener las lágrimas.

Ella envolvió sus brazos a mí alrededor y abrazo suavemente mis hombros.

–El Mundo Inferior y el Cielo sólo son lugares—no significan nada. Somos igual que Brigit y Kam. Vendré a buscarte otra vez.

Sus brazos se envolvieron suavemente alrededor de mi cabeza.

Y como un niño—no, incluso más lamentable que un niño—sollocé en un último esfuerzo para no llorar.

–No soy la única. Otros vínculos de Dioses y Diosas con niños como tú pueden durar para siempre.

Susurro en voz baja mi oído.

–Después de todo, somos Dioses. Vivimos para siempre, ¿Sabes?

Me acaricio la cabeza, pasando suavemente sus dedos por mi cabello.

–Así que por favor, Bell-kun. No tengas miedo de nuestro amor.

—Por favor no huyas del amor de un Dios.

Podía rechazarlo, podía aceptarlo, pero no debía temerle, eso fue lo que Miach-sama me dijo.

La presa se rompió. Lágrimas cayeron por mi rostro. El miedo que pesaba tanto en mi corazón se estaba derritiendo.

<Familia>, amantes, compañeros, amor—no sabía cuáles eran estos sentimientos.

El amor por una Diosa, menos aún.

No lo sabía, pero trate de ponerle palabras.

–Kami-sama… ¡Quiero estar siempre, siempre estar contigo…!

–Sí…

Ella estaba sosteniéndome.

Todo lo que podía hacer era llorar, pero ella no deshizo el abrazo.

–Siempre estaré aquí, Bell-kun.

La luz de la luna brillaba a través de los árboles. En un bosque bajo un cielo azul oscuro, llore y llore en el pecho de una Diosa.

***

 

 

–…

Ella podía escuchar la temblorosa voz del chico, su llanto.

Aizu se quedó cerca de él incluso después de llevar a Hestia a su escondite. Se quedó quieta, apoyada en el otro lado del mismo árbol.

–Siempre… juntos…

Las palabras de la Diosa y las emociones del chico resonaron en sus oídos.

Miró a través de las delgadas ramas y el follaje hacia la luna dorada en lo alto del cielo.

–Madre…

La palabra que salió de sus labios se desvaneció en la noche.

***

 

 

El aire era denso con niebla.

El sol se elevaba en el este, convirtiendo el cielo nocturno en día mientras Aizu-san, Kami-sama, y yo salíamos de la aldea Edas.

Terminamos quedándonos un día extra para el funeral de Kam-san, ayudándolos con lo que pudiéramos.

En la mañana del quinto día después de que llegáramos aquí como refugiados perdidos en la Cordillera Beor, nos despedimos de los aldeanos y establecimos rumbo hacia Orario.

El más viejo de los aldeanos nos mostró una ruta que él siempre tomaba, con una de las escamas negras en la mano, cuando dejamos la aldea. Salimos del bosque en un momento y rápidamente avanzamos por los acantilados empinados hacia un camino uniforme que corría a lo largo del río, llegando justo a tiempo para ver el sol de la mañana aparecer por encima de las montañas e inundar el paisaje con luz.

–Ese fue un buen lugar…

–¿No sería genial volver a visitarlos?

–Si vas, también quiero acompañarte…

–¿Huh? ¿Es-Estas segura de que está bien?

–Sí.

–¡Hey, espera un segundo, Wallen-lo-que-sea-kun! ¡No hagas promesas de la nada! ¡Si quieres ir, ve con tu <Familia>!

Los tres caminábamos lado a lado, hablando.

Algo triste sucedió, pero aun así, todos estábamos de buen humor. Kami-sama hacia un alboroto, yo trataba de calmarla, y Aizu-san nos miraba con la misma mirada distante. Y tambien unas sonrisas. El aire fresco de las montañas llenaba nuestros pulmones mientras nos dirigíamos al próximo camino de montaña.

La niebla de la mañana comenzaba a despejarse.

— —Ahí estás.

–¡Whoa! ¿¡Asfi-san!?

*¡Whoosh!*

Cayendo del cielo, aterrizo en frente de nosotros con su bufanda blanca a cuestas, y casi me mata del susto.

Las alas doradas de sus sandalias se contrajeron mientras una mirada de alivio se extendía por su rostro.

–Te he estado buscando. Nunca temí por sus vidas, sabiendo que la <Princesa de la Espada> estaba contigo, pero…

–¿Has estado aquí desde entonces…?

–No, sólo desde la última noche, Diosa Hestia. El ejército de Rakia tuvo que ser tratado.

Ella ajusto sus gafas y nos dijo lo que pasó después de que nos separamos.

Al parecer, Asfi-san logró escapar de la batalla con los soldados y regresar a la ciudad. Pasó la información que reunió a Finn-san, quien entonces organizó a los Dioses y Diosas de Orario en una fuerza de ataque que priorizó la captura de Ares-sama. El ejército de Rakia sufrió una gran cantidad de daño y no podía moverse a toda velocidad debido al gran número de soldados que no podían caminar por su cuenta. Asfi-san nos dijo que los Aventureros de Primera Clase los atraparon con facilidad.

Los soldados que no entraron en las montañas lograron escapar, pero la Alianza logró capturar a su líder, Ares- sama, ayer. El resultado de la guerra se determinó en el momento en que su Dios era oficialmente un prisionero dentro de las murallas de Orario. Con eso fuera del camino, la Alianza cambió su enfoque a encontrarnos. Sin embargo, un buen número de los Dioses perdieron interés en ese punto y sacaron a sus dependientes de la misión de búsqueda y rescate.

Asfi-san estaba bajo las órdenes de Hermes-sama mismo de continuar la búsqueda y ahora estaba sonriendo como si una gran cantidad de peso se hubiese levantado de sus hombros.

–Puedo llevarlos a todos ustedes uno por uno utilizando <Talaria>, si así lo desean. ¿Qué dicen?

–Hmm—Bueno, esta es una buena oportunidad para estirar mis piernas. No todos los días llego a estar fuera de la ciudad, así que tengo ganas de caminar.

Kami-sama declino cortésmente la oferta de Asfi-san. Aizu-san y yo nos sentíamos de la misma manera.

–Como deseen. Seguiré adelante y entregare las noticias. Hay muchos en Orario que están preocupados por tu bienestar, y no me gustaría mantenerlos esperando.

Dijo eso con una sonrisa y saco un casco negro de la bolsa atada a su cintura. Lo puso sobre su cabeza y de repente, desapareció.

Kami-sama y yo estábamos aturdidos—Aizu-san parecia bien, como si ya supiera sobre ello—mientras el sonido de alas aleteando llenaba el aire que nos rodeaba. Incluso ese sonido se había ido momentos después.

Supongo que como era de esperar de <Perseo>… Con una combinación de Ítems Mágicos como esos, no era de extrañar que muy pocas personas en Orario supieran de su capacidad para volar.

Pero espera, volviéndose invisible… ¿No había estado en una mala situación debido a un Ítems como ese antes…?

Las memorias de un cierto pillo amenazando con salir a la superficie enviaron una oleada de sudor frío por mi espalda. Entonces Kami-sama hablo con una voz alegre.

–¡Ahora, creo que ya es hora de que volvamos a Orario! ¡Conozco a unos cuantos niños que han estado preocupados durante demasiado tiempo!

–¡Sí!

–… Wallen-lo-que-sea-kun, um, gracias. Estoy, bueno, agradecida.

–No hay problema…

Aizu-san y yo le sonreímos a Kami-sama mientras le agradecía.

El momento duro un poco demasiado para Kami-sama, así que dio unos pasos delante de nosotros para escapar.

Aizu-san y yo caminamos detrás de ella.

Kami-sama casi tropieza, y los dos apenas logramos atraparla. Caminamos por los caminos de montaña iluminados por el resplandor de la mañana y finalmente por el último acantilado empinado en donde la Ciudad Laberinto nos estaba esperando al otro lado de la llanura abierta.

Danmachi Volumen 8 Capítulo 6 Parte 12 Novela Ligera

2
Deja un Comentario

avatar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
2 Autores de Comentarios
Lautaron Mina Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Brayan Mina
Miembro
Brayan Mina

Romances el volumen

-Bueno Bell ku. Ya a hecho progresos con la mayoría de las waifus y ya no tiene miedo de lastimar a hestia abandonando la

Lautaro
Invitado
Lautaro

Geniial