Dungeon ni Deai wo Motomeru no wa Machigatteiru Darou ka (NL)

Volumen 8

Capítulo 6: Canción de Amor para una Cierta Diosa

Parte 10

 

 

–El festival ya ha comenzado…

Kam-san y yo hablamos durante mucho tiempo, mucho más de lo que pensamos. Eche un vistazo por la ventana más cercana cuando finalmente salí de su habitación, y mi mandíbula cayó ante lo que vi.

- Gracias ( ◠‿◠) -

Parecían ser altas horas de la noche afuera, y todos los aldeanos se habían reunido en la plaza principal.

Todos estaban hablando, pasando un buen rato mientras los troncos estaban siendo ensamblados para hacer una hoguera.

Mis músculos se relajaron mientras los recuerdos de las fiestas en mi aldea natal venían a mi mente. Sintiéndome nostálgico, comencé a caminar hacia la habitación donde descansaba Kami-sama.

–¡Bell-kun!

–Qué, Kami-sama—¿Eh?

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Ella estaba en el pasillo, justo delante de mí, y usando algo que me quito el aliento.

Era casi el mismo atuendo que Aizu-san estaba usando. Pero en lugar de los colores rojos que la hacían destacar, Kami-sama llevaba un azul más tranquilo—aunque parecía que se forzó a ponerse esa blusa. Casi podía escuchar esos botones delante de su pecho gritando…

Parada de esa forma junto a Aizu-san, ambas también podrían pasar como hermanas.

–Hehe, ¿Entonces? ¿Cómo me veo?

–Te ves genial, pero… ¿Estás segura de que está bien estar fuera de la cama?

Sí, se veía muy linda, y las mariposas estaban de vuelta, pero mi preocupación por su bienestar era un poco más fuerte en este momento.

–¡Sí, estoy segura!

Dijo con una sonrisa. Al parecer, hizo una petición especial, y Rina-san hizo todo lo posible para ayudar.

La hija de Kam-san estaba parada al lado opuesto de Aizu-san, sonriendo de igual manera.

–Puesto que de nuevo estas sana, Mi Señora, ¿Por qué no vienes a ver las fiestas?

Kami-sama inmediatamente acepto su invitación.

Tal vez porque había estado en la cama por tanto tiempo, parecia entusiasmada con la idea y grito, “¡Me encantaría ir!” sin embargo, todavía estaba preocupado por ella. Debería estar descansando un poco, pero al final me uní a ella y a Aizu-san mientras Rina-san nos llevaba a los tres fuera de la casa.

–Um, ¿Estás segura de que es una buena idea, Kami-sama? No debes esforzarte todavía…

–¡Estoy bien! ¡Después de pasar tanto tiempo tan cerca de ti, estaría preocupado si no estuviera mejor!

Gracias ٩(^ᴗ^)۶

Afirmo que permanecer en esa habitación la haría sentir peor. Verla tan vertiginosa de esa forma solo me estaba preocupando aún más.

Se veía bien, pero… tal vez estaba siendo sobreprotector después de escuchar la historia de Kam-san. Todavía pensaba en ello cuando llegamos a la plaza del pueblo.

–… ¡…!

–¡Vaya, esto es genial!

–… Maravilloso.

La hoguera ya estaba ardiendo brillantemente mientras expresábamos nuestras reacciones alternadamente. Las mesas que rodeaban la hoguera estaban cubiertas con una amplia variedad de alimentos. Los aldeanos nos vieron llegar y nos saludaron mientras sostenían sus bebidas en la otra mano.

Kami-sama y Aizu-san disfrutaban de la calidez del festival extendido frente a nosotros. Esta energía era infecciosa; Incluso yo estaba siendo absorbido por ella.

–¡Ah! ¡Mi Señora!

–¿Te sientes lo suficientemente bien para estar afuera?

Varios aldeanos se reunieron alrededor de nosotros.

Kami-sama había estado acostada durante días, y todos estaban preocupados por ella. Al principio, Kami-sama se sintió abrumada por todos los hombres y mujeres expresando sus preocupaciones, pero no tomo mucho tiempo para que comenzara a agradecerles y sonreír.

Las noticias de su recuperación rápidamente se extendieron a través de la plaza mientras el festival comenzaba a sentirse más como una celebración. Aizu y yo fuimos arrastrados en ella, junto con Kami-sama.

–Entonces, Mi Señora, ¿Por qué llegaste hasta las montañas de Beor?

–Se dice que te perdiste. ¿Es verdad?

Los aldeanos comenzaron a presionar para obtener más detalles.

Los tres hicimos nuestro mejor esfuerzo para responder mientras los aldeanos formaban un anillo alrededor de nosotros. Casi lo olvidaba; se suponía que estábamos escondidos. ¿Y si todo este ruido y la hoguera le daban nuestra posición a los soldados Rakianos? Esta aldea podría estar oculta en un valle rodeado de montañas, pero esta hoguera sería fácil de encontrar… Mire a Aizu-san. Ella se dio cuenta y negó ligeramente con la cabeza, como si pensara lo mismo. Una gota de sudor frío corrió por mi cuello.

La Alianza de Orario los habría encontrado por ahora, e incluso si no lo habían hecho, dudo que el ejército Rakiano se quedara en las montañas por tres días en primer lugar…

–La verdad es que un Dios idiota nos llevó a un viaje salvaje. Por otra parte, todo este lío comenzó porque hui de casa—

Kami-sama dijo eso mucho antes de congelarse en el acto.

–Ah.

Ese sonido salió de mi boca mientras también lo recordaba.

Así es, Kami-sama y yo estábamos peleando—bueno, no realmente, sino algo cercano.

Kami-sama se giró lentamente hacia mí, estirando el cuello. Una sacudida atravesó mi cuerpo, y rápidamente desvié la mirada.

Los aldeanos y Aizu-san nos miraban con desconcierto.

¡N-No es bueno! ¡Tengo que disculparme, y rápido…!

Una disculpa podría no resolver el problema, pero ciertamente no hará daño.

*Mirada, mirada*

Kami-sama estaba mirando alrededor, esperando a que yo hiciera un movimiento.

Me apresure a encontrar las palabras correctas, para disculparme aquí y ahora, cuando—

–¿Oh…?

Las personas estaban cantando.

Era una melodía optimista, y otros estaban aplaudiendo al ritmo. Mire más allá de las personas que nos rodeaban hacia la hoguera y vi parejas de hombres y mujeres comenzando a bailar bajo la crepitante luz.

–¿Es la danza tradicional de esta aldea? La mayoría de los bailarines parecen jóvenes…

–Ahhh, ya ves…

Kami-sama también lo noto, y echo un vistazo. Tal como dijo, los aldeanos que bailaban alrededor del fuego ahora era una mezcla de humanos, Elfos, Enanos y Beastman, pero lo único que tenían en común era su juventud. Bueno, eso y sus sonrisas tímidas.

Un hombre mayor respondió a la pregunta de Kami-sama para nosotros con una sonrisa seca en su rostro.

–No es una ley de nuestra aldea de ninguna manera… pero se dice que cuando un hombre soltero invita a una mujer a bailar durante el festival, es lo mismo que una confesión de amor. Si ella acepta, ambos serán bendecidos con una vida de felicidad como amantes. O al menos así es como va la historia…

–¿O-Oh?

Su explicación me fascino. Por alguna razón, Kami-sama comenzó a inquietarse.

Gracias ヾ(*⌒ヮ⌒*)ゞ

–¡Por favor, baila con nosotros, Diosa-sama! ¡Hoy es nuestro festival de la fertilidad, después de todo!

–¡Por favor, concédenos una recompensa de bendiciones!

Varios aldeanos utilizaron el comienzo de la danza como una excusa para acercarse a Kami-sama y decir sus deseos.

No creo que Kami-sama tenga poder sobre la fertilidad, pero… esta podría ser la primera vez que habían visto a una Diosa en persona, así que probablemente sea lo mismo para los lugareños. En cualquier caso, le pedían buena fortuna.

Rodeada de aldeanos, Kami-sama cerró los ojos y, “Ah-hem”, se aclaró la garganta.

*Paso, paso, paso*

Se desliza hacia mí con pies inquietos.

–Oh—¿Bell-kun? Parece que hay una necesidad urgente de que cumpla mi papel de Diosa, ya sabes… Así que, eh, sí.

Su rostro se estaba poniendo rojo, más roja que la cálida luz de la hoguera cubriendo su rostro. En realidad, diría que parecía nerviosa.

–Si bailas conmigo… considerare olvidado ese incidente.

Parpadee un par de veces.

Casi como si fuera una señal, los aldeanos que nos rodeaban comenzaron a susurrar felizmente entre sí.

Mis hombros saltaron en el momento en que me di cuenta de que su entusiasmo significaba que sería muy difícil para mí rechazarla. Bueno, si iba a pasar por alto el problema si bailaba con ella, entonces sí, eso era lo que quería… Y también, podría disfrutar bailando con Kami-sama.

Cumplir su papel de Diosa también ayudará a estas personas, así que lucharé contra mis nervios—y soportaré la sensación de ardor en mis mejillas. Entonces asentí hacia Kami-sama.

–Está bien… bailaré contigo, Kami-sama.

Pero por alguna razón, sus mejillas se estaban curvando en una sonrisa de suficiencia. Esto era lo que quería, ¿Verdad? ¿Por qué se veía molesta?

–Si me vas a invitar a bailar, hazlo bien, Bell-kun. Como hiciste con Wallen-lo-que-sea-kun en el Banquete de Apolo, cuando la invitaste a bailar.

Me congele, con los ojos muy abiertos. Aizu-san, parada junto a mí, hizo lo mismo.

La sensación ardiente en mis mejillas creció hasta convertirse en un infierno. Mi cuerpo se sacudió hacia Aizu- san. Todavía tenía esa perplejidad en sus ojos, inclinando la cabeza hacia un lado.

¡B-Bueno, es cierto que bailé con ella durante el Banquete de Dios de Apolo-sama, pero…!

–Hay una línea que tienes que decir en momentos como este, ¿Verdad, Bell-kun?

Kami-sama dijo, mirándome a través de sus ojos entrecerrados. Mientras tanto, me estaba alejando de ella, con mi piel palpitando de rojo.

–¡Pero… pero, Kami-sama…!

–Es tu trabajo comenzar las cosas bien estableciendo el estado de ánimo. ¿No es cierto, todos?

Sello mi única esperanza de escape apelando a los aldeanos que nos rodeaban.

No podía ir en contra de los deseos de las personas que querían que fuera feliz. Todos estaban asintiendo, urgiéndome a dar el primer paso.

Mire a Aizu-san con sudor rodando por mi rostro… Ella me miraba fijamente. Era casi como si estuviera esperando escuchar mi respuesta.

Sentía que estaba rodeado por todos lados, atrapado en una pinza de proporciones monumentales… pero al final, no podía ir contra Kami-sama.

–… ¿B-Bailarías… bailarías conmigo, Kami-sama?

Extendí mi mano frente a mi rostro rojo. Kami-sama me miro de nuevo con una sonrisa satisfecha que se extendía por todo su rostro.

–¡Whoa!

Sus finos y suaves dedos se envolvieron alrededor de mi muñeca.

Me llevo de la mano, casi como a un niño, hacia la hoguera.

Los aldeanos nos dieron una enérgica despedida—sin embargo no podía ver el rostro de Aizu-san—y nos unimos al anillo de hombres y mujeres jóvenes.

Sosteniéndonos las manos, comenzamos a imitar los movimientos de la danza folclórica ya en progreso.

–E-Esto es muy difícil.

–A-Ahahahaha…

–Bell-kun, ¿Tomarías el liderazgo para poder concentrarme en reunir mi energía divina?

Gracias ヽ(*≧ω≦)ノ

Estaba tratando de captar el baile sin mirar a las parejas que nos rodeaban, pero no era tan fácil como parecia. Ambos nos deslizábamos torpemente alrededor de la hoguera con el resto de los bailarines. Me sentía como un pez fuera del agua, pero Kami-sama parecia muy feliz, bailando con sus manos en las mías.

Con la luz de la hoguera iluminando la mitad de su bello rostro, la piel debajo de su ropa de aldeana era de color rojo brillante. Girábamos a la par con el ritmo, y sentía el calor de las llamas en mis mejillas. Sin embargo, no creo que esa fuera la verdadera razón por la que mi cuerpo se sentía tan caliente.

Ella me sonrió, genuinamente feliz. No pude evitar hacer lo mismo.

Las chispas de la hoguera bailaban en el aire. Nuestras sombras se deslizaban a través de los árboles y de las laderas cercanas. Sentía su calidez a través de mis manos.

Los aldeanos mayores nos estaban mirando, cantando y aplaudiendo mientras seguíamos bailando.

–Phew…

Mi baile con Kami-sama alrededor de la hoguera no concluyo hasta después de muchos, muchos más versos.

Finalmente satisfecha, Kami-sama me libero y fue a unirse a un grupo de niños tratando de aprender los pasos de la danza folclórica.

Comencé a pedirle que no se forzara… pero una mirada al entusiasmo de los niños y cerré la boca.

Una sonrisa creció en mis labios mientras observaba a Kami-sama enseñarle a una niña pequeña, probablemente de ascendencia mixta, la danza. La alegría en el rostro de ese chica… Estaba teniendo el mejor momento de su vida.

–Espera un momento, ¿Dónde está Aizu-san…?

El festival realmente se animó en el momento en que Kami-sama decidió participar. Todos parecían estarla pasando muy bien mientras buscaba entre la multitud para encontrar a Aizu-san… Allí estaba ella. Parada al lado de una casa cercana, como la chica fea del baile—bueno, tal vez no como la chica fea del baile, pero muy cerca. (NT: Chica fea del baile, es una expresión usada para describir a alguien con un tipo introvertido de personalidad (o en casos más extremos, ansiedad social ) que asiste a fiestas y reuniones sociales, pero normalmente se distancia de la multitud y evita activamente llamar la atención.)

Me acerque a ella.

–Um, Aizu-san.

–… ¿Sí?

Estaba observando la danza desde lejos, casi como si estuviera tratando de no ser vista. Le tomo un momento para responder. Incluso su postura la hacía tan pequeña como fuera posible.

–Todos parecen estarla pasando muy bien…

Una pequeña niña humana bailando con su padre; una madre Beastman estaba regañando a su hijo mientras que el pequeño niño vertiginoso corría alrededor de ella.

Aizu-san entrecerró los ojos, como si todas las sonrisas de los aldeanos fueran brillantes luces brillando a su alrededor.

–… Tu baile fue muy bueno.

–¿Eh…? G-Gracias.

–… Eres… un gran bailarín.

–S-Si tú lo dices…

–…

–…

Un cumplido inesperado trajo un abrupto final a la conversación.

Aizu-san no había dejado de mirar la hoguera. No trataba de hacer contacto visual conmigo. Eso era normal para ella, pero aun así…

–Ah, um… ¿Vas a bailar?

–Todos están pasando un buen rato… No quiero arruinar su diversión.

–¡No lo harás!

–Y… no tengo a nadie con quien bailar.

Sus palabras no eran más fuertes que un susurro, pero se abrieron camino en mi cabeza. Llegue a una conclusión después de unos momentos de reunir mis pensamientos.

Con mis mejillas ardiendo de nuevo, me esforcé para hablar.

–Si… si me consideras digno…

Con esas palabras, Aizu-san finalmente miro en mi dirección con los ojos muy abiertos.

–… ¿Tu… bailarías conmigo?

–Ah, sí, pero eso sólo si estás de acuerdo con ello…

Me miraba sin parpadear mientras me ponía aún más rojo.

Pasaron unos pocos segundos y lentamente extendí mi mano—

— —¡¡Boom!!

–Ah.

–¡Urk!

Kami-sama me tacleo desde un lado, golpeándome en las costillas.

–¿Qué es esto, Wallen-lo-que-sea-kun? ¿No tienes a nadie con quien bailar? ¡Estaría feliz de bailar contigo ahora mismo!

–… ¿Gracias?

Ignorando mi tropezón a un lado, Kami-sama agarro la mano de Aizu-san y no acepto un no como respuesta.

Aizu-san parpadeo varias veces en confusión mientras Kami-sama la guiaba hacia la hoguera.

Entonces comenzaron a bailar.

Una de ellas, una linda joven Diosa; la otra, una hermosa joven con un aire misterioso en ella.

Dos coletas negras y un largo cabello rubio se agitaban con las dos figuras, brillando bajo la luz de la hoguera. Usando el mismo estilo de ropa, parecían hermanas cercanas.

La danza compartida por la deslumbrante joven Diosa y la elegante joven recibió el más fuerte aplauso de la noche.

Hombres y mujeres, ancianos y niños—todos en el pueblo aplaudían y les sonreían a las dos hermosas chicas.

Mi sonrisa se ensanchaba cada momento que las veía, hasta el punto en que tuve que abrir mi boca para contenerla en mi rostro.

Rodeadas de tantos rostros felices, ambas se sorprendieron cuando se dieron cuenta por primera vez… pero entonces volvieron a sonreír con la misma alegría.

La alegría continúo durante toda la noche. El festival mantuvo su ambiente de celebración, con Kami-sama sonriendo felizmente junto con todos los demás hasta que la hoguera se apagó.

3
Deja un Comentario

avatar
3 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilos
1 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de Comentario más popular
3 Autores de Comentarios
Lautaron MinaJose Villena Autores de Comentarios Recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
Jose Villena
Invitado
Jose Villena

No! Por qué tenían que arruinar el baile?? xD

Bueno entiendo que este capitulo iba para Hestia. Pero igual! xD

Lautaro
Invitado
Lautaro

En las costillas xd

Brayan Mina
Miembro
Brayan Mina

Jajajaja