Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 85: Vivo (Parte 3)

 

 

«¿Qué es esto, un buffet?»

Un guerrero orco con armadura de acero caminó hacia delante, haciendo que los elfos oscuros retrocediesen a toda prisa.




«Qué divertido».

Había más de 10 orcos, todos tenían sangre goteando por sus costados. Era de la gente que acababan de matar.

«¡Hiik…!»

Cada vez que daban un paso adelante, se abría un camino, como el milagro de Moisés al dividir el Mar Rojo. Los orcos miraron fijamente a los elfos oscuros.

«¿No es esto sencillo?»




«Parece que todos están reunidos aquí para que comamos.»

«De alguna manera, ninguno de ellos nos está mirando. Kukuk…»

Un guerrero orco masticó un trozo de pan que estaba sobre la mesa. Luego frunció el ceño y lo escupió. Se limpió la boca y llevó una mano al hombro de un elfo oscuro que estaba cerca de él.

«Hola.»

«… ¿Sí?»

«¿Esto es delicioso?»

«¿Eh?»

«¿Será rico si me lo como?»

«Eso…»

El orco se rió mientras el elfo oscuro dudaba. Luego agarró su pelo y estrelló al elfo oscuro contra el suelo.

«¿Por qué no me respondes?»

«D-Delicioso. Delicioso», contestó el aterrorizado elfo oscuro.

Los otros orcos se rieron de su aspecto. Era un espectáculo humillante.




«Ja, ja, ja, ciertamente. Por eso los orejas grandes son mis favoritos». El orco pateó el trozo de pan que escupió hacia el elfo oscuro. «Entonces cómetelo.» (Law_Zero:  ┐( ̄ヘ ̄)┌ les gusta ser racistas hahahaha, bueno les dieron una probada de su medicina)

“¡……!”

«Orejas largas, dijiste que estaba delicioso, así que deberías comerlo».

El elfo oscuro miró al orco con ojos temblorosos. Su hacha malvada surgió ante él. La sangre y la carne en el hacía obvio que alguien acababa de ser masacrado. El hacha fue empujada más cerca de su cara. Olía a sangre.

«Eso…»

En el momento en que el elfo oscuro titubeo, el hacha golpeó hacia abajo. La cabeza del elfo oscuro fue destruida. El cráneo se abrió y trozos de su cerebro se revelaron en su interior. Los elfos oscuros se tragaron saliva ante esa horrible crueldad. Sin embargo, los orcos se rieron como si esto fuera un juego.

«¡Jajaja, tu personalidad es tan desesperante!»

«Al menos deberías escuchar a estos tipos.»

«Eso es correcto.»

El líder de los orcos caminó hacia el podio de la sala.

«¿No queda mucho tiempo?»

El miembro de la milicia, que había estado explicando cómo prepararse para la batalla, temblaba en el escenario. El orco agarró la oreja del miembro de la milicia y tiró.

«¡Aaack!»

«Si ves que estoy viniendo, deberías haberte ido tonto.»

Tiró al miembro de la milicia hacia abajo. La oreja fue arrancada y la sangre fluía. La oreja aún estaba en las manos del orco.

«¿Eh? ¿Por qué no se fueron ustedes también?» preguntó el orco mientras jugaba con el pedazo de oreja arrancada.

La risa de los orcos se hizo más fuerte. El líder también se rió y lanzó la oreja hacia la multitud de elfos oscuros. Los elfos oscuros gritaron mientras la sangre salpicaba sobre ellos.

El orco se puso de pie en el podio.

«Esto es agradable y fácil. Soy el guerrero Karmat y lucho bajo la bandera del gran cacique. Originalmente queríamos reunirlos a todos ustedes como rehenes… Ustedes lo sabían de antemano y se reunieron aquí. Qué maravilloso. Expreso mi más sincera gratitud. ¡Kuhahahat!»

Los orcos volvieron a reírse. Ninguno de los elfos oscuros se rió.

Karmat continuó diciendo:

«No conozco la situación y se supone que hay que esperar hasta que llegue la señal, pero… Mientras tanto, nos aburriremos. No podemos matar a los preciosos rehenes». Karmat tocó su barbilla y miró a los elfos oscuros. «Así que pensé en un juego divertido. ¿Qué les parece? ¿Quieren jugarlo?»

«¡Kulkulkulkul! ¡Hagámoslo!»

«¡Qué divertido!» respondieron los orcos.

Karmat sonrió y asintió. La escena de un grupo de personas divirtiéndose mientras el otro grupo estaba aterrorizado era absurda.

«¡Todos a favor! ¡Yo lo haré! ¡Lo voy a hacer!»

«¡Sí!»

“……”

«De acuerdo. Vamos a empezar. Um… primero… ¿qué tal el voto popular? El voto popular». Karmat bajó del podio. Miró a los elfos oscuros que tenía delante de él. Todos ellos evitaron el contacto visual. «Una persona. Voten por la persona que será asesinada.»

“¡……!”

«¿No es esto bueno? Debe haber una persona que no les guste. Si deciden una persona, nosotros lo resolveremos. Entonces podrán descansar por el tiempo restante sin preocuparse. ¿No estoy siendo muy amable?» (Law_Zero: que bastardos ФоФ espero que no nominen a Anor)

Karmat se rió. Estaba disfrutando de este comportamiento retorcido. Le gustaba tener la ventaja y ser capaz de burlarse de ellos psicológicamente.

Los elfos oscuros estaban todos en silencio. Karmat sabía que este sería el caso cuando se decidió por el juego.  Así que inmediatamente empuñó su hacha.

«¡Kyaaaaaak!»

«¡Kuheook!»




Fue un golpe al azar hacia la multitud de elfos oscuros. Uno de los elfos oscuros que estaba al frente fue cortado por la mitad y murió, mientras que otro que estaba a su lado tenía el abdomen cortado y sus tripas derramadas. Otra persona tenía una herida superficial.

Karmat sonrió y declaró:

«10 segundos».

Empezó a pisar con el pie.

*Kung. Kung. Kung.*

Al acercarse el décimo pisotón, los elfos oscuros comenzaron a entrar en pánico. Karmat sonrió y volvió a pisar otra vez. Luego apretó el hacha con más fuerza. Los elfos oscuros se estremecieron. Escudriñó las caras con sus ojos. En medio de la multitud, un hombre lo miró con ira. Karmat se rió y gradualmente movió los pies.

Entonces, mientras daba el octavo pisotón…

«¡Él!»

Alguien gritó. Karmat miró en dirección a la fuerte voz. Era un joven elfo oscuro. Entonces Karmat siguió la dirección de su dedo.

Alguien gritó. Karmat miró en dirección a la voz fuerte. Era un joven elfo macho oscuro. Entonces Karmat siguió la dirección del dedo.

Un elfo oscuro se puso en pie con una expresión de desesperación.

«Anor, ese mocoso.»

***

 

 

Los ojos de Anor se abrieron de par en par. No podía creerlo.

El dedo de Nakai apuntaba hacia él. Entonces lo llamo por su nombre. Anor abrió sus brazos y miró a su alrededor. (Law_Zero: creo que este todos lo esperábamos (;﹏;) hasta aquí llego xD)

«¿Qué….?»

Pero ninguno de los elfos oscuros lo miró. Alejaron sus miradas de Anor con una expresión de alivio. Su sangre se congeló.

El orco maldito se le acercaba.

«Este es un voto por mayoría. Ahora, si alguien se opone al asesinato de este Anor, que levante la mano».

No se movieron. Los hombros de Karmat se movieron como si se estuviera divirtiendo.

«¿Qué? ¿Nadie se opone? Anor, ¿cómo te las arreglaste para vivir tanto? ¿Eh? Tu corazón debe doler. ¿Te han maltratado? ¡Kulkulkulkulkulkul!»

El olor del orco junto a él entró en su nariz. Se rió mientras empujaba su cara contra la de Anor. Era la cara de un orco, pero a diferencia de Crockta, esta cara era demasiado fea.

«¿Realmente no hay nadie que se oponga? ¿Quieren salvar a este amigo y volver a votar?» Los elfos oscuros estaban en silencio. Karmat soltó una gran carcajada: «¡Esto es gracioso! ¡Sí, Anor! ¡Deberías haber tenido una vida mejor!»

Karmat puso un brazo alrededor del hombro de Anor. Luego arrastró a Anor hacia el podio. Anor fue conducido como una vaca hacia el matadero. Moriría. Anor miró a Nakai. Sus ojos se encontraron. Nakai evitó su mirada. Anor no pudo evitar sonreír amargamente.

«Deberías haber tenido una vida mejor», dijo Karmat.

La cabeza de Anor se complicó. Vivía lo suficientemente bien. No, él vivía muy bien en este lugar. Este orco bastardo.

Karmat puso a Anor delante del podio. Anor se sintió mareado. Miró a Karmat. Esperó a que el hacha se moviera, pero no fue el final. Karmat volvió a caminar entre los elfos oscuros.

“¡……!”

Volvió con Nakai, que gritaba, pero se quedó callado después de ser pateado.




«Las reglas han cambiado.» Los elfos oscuros se congelaron mientras los orcos vitoreaban. «Este tipo, vende a alguien de su propio pueblo. ¿Verdad, Anor? ¿Verdad?» Karmat dijo con una dulce sonrisa, «Así que he decidido mediar entre ustedes dos a la manera de los orcos».

Le dio una daga a Anor y a Nakai. Parecía algo que llevaba por ahí como armas secundarias.

«Peleen». Estaba proponiendo una pelea con sus vidas en juego. «Les doy 20 segundos. Si no arreglan esto para entonces, ambos morirán».

Entonces dio un paso atrás. Anor miró a Nakai. Él estaba sosteniendo una daga, pero no sabía qué hacer. La mirada de todos se dirigía hacia ellos.

*¡Kung!*

Karmat pisoteó con sus pies.

*¡Kung!*

El significado era obvio. Una vez que ese sonido se escuchara 20 veces, les cortaría el cuello. ¿Cómo quería encarar su fin? Anor pensó que sería mejor quedarse quieto y morir que ser usado por ellos para divertirse.

Sin embargo, esos eran solo sus pensamientos.

Nakai atacó. La daga fue sacudida al azar. Nakai tampoco había aprendido a luchar correctamente. Los orcos se rieron de sus movimientos. Pero Anor no podía reírse cuando se enfrentaba una daga. La espada fue balanceada hacia él.

“¡A… ALTO!»

Anor gritó mientras se retiraba. Algo se sintió detrás de él.

“¡……!”

Miró hacia atrás y vio que la retirada estaba bloqueada por un guerrero orco. Su expresión era como la de un perro guardián. Señaló hacia el frente.




Anor exhaló mientras volvía a mirar a Nakai. Por alguna razón, su antebrazo estaba adolorido. Miró hacia abajo y vio que estaba sangrando.

«¡Muere, bastardo mestizo!» Nakai gritó y volvió a correr hacia delante.

Esa expresión. Algo pareció romperse en Anor.

«¡Uwaaaaaaaaah!»

Anor lo golpeó con su daga. Fue un encuentro corto. Los dos empuñaban sus dagas, pero no entraban en el rango del otro. Era porque ambos temían a las dagas. Un cuchillo era un arma formidable.

A Karmat no le gustó esto y el pisotón de sus pies se aceleró.

«¡Quedan 10 segundos!»

Parecía que habían luchado durante mucho tiempo, pero fueron sólo 10 segundos. Nakai corrió urgentemente hacia adelante. Anor cerró los ojos y agitó su daga.

«¡Ack!»

*Jeurereuk.*

Una persona dudó. Fue Anor.

Anor miró su brazo. La sangre brotaba. Nakai había apuntado ingeniosamente hacia su brazo. Mientras Anor cerraba los ojos, Nakai se había agachado detrás de él y le había cortado el brazo. Anor no pudo soportar el dolor y dejó caer la daga.

Ahora estaba indefenso. El vencedor estaba decidido.

Nakai se dirigió hacia él.

«Hey, elfo. Te enseñaré.» Karmat estaba junto a Nakai. «Apunta al cuello. Con un cuchillo, puedes matar al enemigo con un ligero corte. Ahora, con calma.»

Él se rió como si se estuviera divirtiendo mucho mientras aconsejaba a Nakai. La temblorosa mano de Nakai se dirigió hacia el cuello de Anor.

La muerte estaba cerca. Anor era muy consciente de ello.

«Mierda…»

Anor maldijo por primera vez en su vida. Nakai se estremeció ante sus ojos salvajes, pero siguió mirando el cuello de Anor. La hoja se acercó.

«Este perro bastardo…»

No era un gran insulto. Nakai llamó perro bastardo a un bastardo. Un perro bastardo que se dio la vuelta boca arriba como un perro.

En el momento en que la hoja de Nakai estaba a punto de tocar el cuello de Anor…

«Soy un perro bastardo.» Anor se levantó y apuñaló a Nakai en el cuello.

Los ojos de Nakai se abrieron de par en par mientras tartamudeaba con una expresión incrédula.

«K-Keok…»




La sangre fluía desde donde estaba clavada la daga en su cuello. Anor sacó la daga y la sangre se desparramo. La daga en la mano de Anor era la que había traído de casa. Había perdido la que le había dado el orco, pero aún tenía esta. Había matado a Nakai con esa daga.

Era su victoria. Anor murmuró…

«Perro bastardo…»

Los orcos vitorearon ante el inesperado final. Karmat empezó a aplaudir.

«¡Jahahahat! ¡Wow Anor, perro bastardo! No eres como un los elfos oscuros. Llevar tu propio cuchillo, ¡qué gran persona! ¡Kuhahahat! Revertiste la situación ¡Puhahahat!»

Se rió como si estuviera emocionado por la muerte. Luego puso un brazo alrededor del hombro de Anor.

«¡Anor, me gustas! ¡Me gustas! ¡Puhahat…!»

Pero su risa no duró. Empujó a Anor, que se cayó con un fuerte ruido. La cara de Karmat se distorsionó como si fuera un demonio.

«Este bastardo…»

Sangre fluía de su pecho. Anor había intentado apuñalar a Karmat. Anor se levantó. Sólo sostenía una daga. La punta estaba dirigida a los orcos que sonreían.

«¿Qué? Este perro bastardo.» Karmat ya no se reía. «Confundiste la estupidez con valentía.» Levantó su hacha. «Sólo te mataré».




El orco enfurecido se acercó a Anor. Anor temblaba, pero estaba sonriendo. Iba a morir de todos modos. Había vivido como un tonto todo este tiempo. Así que finalmente, decidió no darse la vuelta como un perro.

Karmat levantó el hacha. La sangre del hacha aún no estaba seca. Anor se dio cuenta de que la muerte estaba cerca. En ese momento…

«¡Kiaaaaaaaaah!»

Hubo un rugido desde la entrada del salón. Todos miraron hacia allá. Anor no podía creer lo que veían sus ojos.

Allí. Estaba Tercer Dragón.

“¿Tercer Dragón?”

Debe haber sentido que la situación en Nuridot era inusual y vino a buscar a Anor. Tercer Dragón gruñó mientras veía a los orcos en el salón. Las llamas salieron de su hocico.

«¡Tercer Dragón! ¡No! ¡Huye!»

Los guerreros orco estaban familiarizados con el combate y corrieron hacia el intruso sin dudarlo. Las hachas fueron lanzadas hacia Tercer Dragón, él emitió sus llamas.

«¡Kuaaaaaaahhhhhhh!»

«¡Oooh!»

Los guerreros orcos sobrevivieron a las llamas. Un escudo translúcido estaba envuelto alrededor de sus cuerpos. Karmat se rió.

«¿Cómo llegamos aquí en secreto? Kukukukuk.»

Una luz desconocida venía de las manos de Karmat. Un chamán. Él era un guerrero, pero también un chamán. Habían podido colarse dentro del pueblo gracias a su magia.

Anor gritó mientras veía a los orcos atacar al Tercer Dragón.

«¡Nooooooooo!»

Sin embargo, la ley de causa y efecto en este mundo actuó de manera implacable. Los guerreros orcos giraron sin piedad sus hachas hacia Tercer Dragón. Golpearon el cuerpo del Tercer Dragón. No había nada de especial. Sangre salpicaba del cuerpo de Tercer Dragón cada vez que los guerreros orcos blandían sus hachas. Mientras continuaba el asalto de las hachas, Tercer Dragón murió.  (Law_Zero: ¡malditos bastardos! Lo mataron (T⌓T) es un MALDITO HEROE un minuto de silencio por tercer dragón)

Eso fue todo.

«¿Es ese un amigo tuyo? ¿Eh?» Karmat se rió.

Anor lo miró. Por supuesto, Karmat se veía asqueroso. Anor levantó su daga en vez de responder. La sangre de Nakai aún goteaba de ella.

«Oye, ¿estás tratando de luchar contra nosotros con eso? Puhahat.» Karmat se rió. Los guerreros orcos miraban a Anor como si estuvieran emocionados. Esperaban que se desarrollara un juego divertido.

“Debes ser un buen elfo.”

Recordó la voz de su madre.

“Debes ser un buen elfo.”

Ella siempre parecía triste.

“Espero que lo seas, pero la sociedad de los elfos oscuros probablemente no te dejará.”

Recordó las palabras que no había querido recordar desde hacía mucho tiempo.

“Si te encuentras en una situación en la que ya no puedes vivir como un buen elfo, fortalece tu corazón y renuncia a ser un elfo.”

“Ya no creo que pueda vivir como un buen elfo. Madre, lo siento.”

Anor recogió la daga. Luego puso la hoja en sus largas orejas que eran el símbolo de un elfo.




«Córtate las orejas y vuélvete un mal ser humano».

*Seokeok.*

Sus orejas cayeron fácilmente. Al caer sus orejas, el linaje prohibido en su sangre se extendió por el suelo, como si hubiera estado esperando por esto durante mucho tiempo.

Law_Zero: ۹(ÒہÓ)۶ ¡Que creen!

¡SORPRESA! Esta semana tuve tiempo de hacer un doble capitulo (☆ω☆*)

Ps: La muerte de tercer dragón fue triste.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
9 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios