Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 84: Vivo (Parte 2)

 

 

Sonaron las trompetas para señalar la emergencia que se avecinaba.

Crockta abrió los ojos y agarró el mango de su gran espada. El olor a guerra fluía desde muy lejos. Crockta miró fijamente a Tiyo, que también estaba sosteniendo a General. Intercambiaron miradas.

«Drrrong…»

Anor aún estaba dormido. Crockta lo despertó. Anor aún estaba somnoliento y lo miro fijamente.

«Anor, ve a un refugio.»

«¿Eh?»

«El enemigo ha invadido.»

“¿Invadido?”

«Parece que los orcos de ayer han invadido de nuevo.»

Crockta les había mostrado su fuerza. Los orcos errantes habían sido suprimidos y temblaron frente a él. Si esos tipos invadieron este lugar de nuevo, el flujo era obvio. Habían vuelto a atacar aquí con el apoyo del Gran Clan.

Esta vez usarían medios más violentos. No habría diálogo. Intentarían matar a Crockta. Crockta lo sabía y no pudo evitar suprimir una sonrisa.

«¿Tiene Nuridot un refugio de emergencia?»

«Probablemente será el ayuntamiento en el centro…»

«Ve allí.»

Anor se despertó completamente y descubrió la gran espada que llevaba Crockta. El sol de la mañana se filtró por la ventana y le perforó los ojos. Anor preguntó:

«¿Crockta?»

Él tocó su gran espada en lugar de responder.

«Ah…»

Anor nunca había experimentado matar a nadie. Hasta que apareció el gran cacique, el norte había estado equilibrado a su manera. Había conflictos ocasionales, pero la mayoría de ellos vivían tranquilamente en sus aldeas.

Hoy, Anor pudo ver la cara de un hombre yendo a la batalla. Crockta proclamó que mataría a los enemigos con su gran espada con calma, como si se estuviera despidiendo.




«Entiendo.»

Crockta y Tiyo informaron a Anor y salieron de la casa. Él escuchó los pasos de Crockta y Tiyo afuera. Anor se levantó de su sitio en blanco. Pasó una mano por su despeinado pelo y miró a su alrededor. Necesitaba empacar.

“Si te tratan como a un perro, deberías tratarlos como a perros también».

Las palabras de Crockta de anoche resonaron en su cabeza.

Anor tendría que hacer el trabajo directamente. El mundo estaba basado en acción y reacción. Cada acción en el mundo venía con un acto de contrabalanceo. Al golpear al enemigo, también tenía que estar preparado para ser golpeado. ¿Podría él convertirse en una persona inquebrantable como Crockta?

Anor sacó una daga vieja de un cajón. Nunca la había usado, ni una sola vez. Pero podría ser necesaria hoy.

“Hijo. Deberías ser un buen elfo».

La cara y las palabras de su madre pasaron por su cabeza. Agitó la cabeza.

“Madre, Nuridot no quiere que yo sea un buen elfo.”

Anor agarró la daga.

***

 

 

Crockta corrió en dirección a las trompetas. Era en la periferia de Nuridot. Los elfos oscuros descubrieron a Crockta y gritaron.

«¡Orco! ¡Gnomo! ¡Por aquí!»

Un guardia que observaba desde una torre de vigilancia informó de la situación.

«Los orcos de ayer se acercan, pero también hay orcos en caruks siguiéndolos. Su equipamiento es diferente al de los errantes. Estos tipos…» El guardia tragó saliva y dijo: «El Gran Clan».

La líder de Nuridot, la elfa oscura Nadia se mordió las uñas. Se agitó y dio un pisotón. Entonces exclamó:

«Envía un mensajero por la puerta trasera a Spinoa».

«¿Eh?»

«El Gran Clan ha llegado. No son sólo chusma sacudiendo la bandera, sino que el Gran Clan ha venido directamente.»

Nadia sacó un arco de su depósito de armas. Era un arma vieja pero sólida. La tocó y confirmó la tensión. El miembro de la milicia trató de protestar, pero ella se negó y se llevó una aljaba. (Law_Zero: aljaba es donde portaban las flechas)

«Esto no es un ataque a Nuridot, sino un ataque a los elfos oscuros. Esto es sólo el principio».

La cara del elfo oscuro se endureció.

El Gran Clan se estaba expandiendo a una escala diferente a la de antes. En el corazón estaba el cacique loco, Calmahart. Él dijo que intentaría unir todo el norte bajo el Gran Clan, pero no muchos pensaron que realmente lo haría.

Sin embargo, la declaración de Nadia los despertó de esa manera de pensar.

Este era probablemente el preludio de la guerra. La guerra comenzaría en Nuridot.

«¡Victoria! Detenerlos es lo más importante. Les romperé la nariz.» declaró Crockta excitado.

La tensa atmósfera se calmó ante sus palabras. Las caras de los elfos oscuros se iluminaron.

El orco Crockta era ahora su campeón. Era la persona más fuerte que reprimió a toda una multitud de orcos. Corría el rumor de que derrotó a los orcos del Gran Clan en las Montañas Luklan.

Crockta se adelantó y dijo:

«Abre la puerta».

Los ojos de los elfos oscuros se abrieron de par en par con asombro.

«¿Eh?»

«Te lo dije. Ganaré». Crockta colocó su gran espada en su hombro. «Saldré y retrasaré su avance, mientras que ustedes deben mantener la defensa.»

Le dijo a Nadia y a los miembros de la milicia de Nuridot. Nadia asintió.

«Haz lo que dice. Es una persona mucho más familiarizada con la batalla que nosotros».

Nadia había vivido mucho tiempo. Por lo tanto, ella había visto muchas cosas que otros no habían visto. Había oído historias sobre los orcos.

Había guerreros orco con cuerpos cubiertos de tatuajes. Los orcos actuales habían olvidado las tradiciones de antaño. Cuando era niña, la gente le había contado viejas historias sobre los genuinos orcos guerreros. Y si los conocía, tenía que respetarlos. Eran fuertes y no era sólo fuerza física.

Ella podría ser capaz de ver esa fuerza por sí misma hoy.

Nadia suplicó mientras sostenía las manos de Crockta:

«Por favor»

Crockta se rió en vez de responder.

La puerta de Nuridot fue abierta.




Crockta se fue. Los tatuajes en su cuerpo le dieron poder. Tatuajes de Guerra, Honor y Espíritu de Lucha. Eran todo lo que un guerrero necesitaba. Honor y espíritu de lucha. Esos dos eran suficientes y él lo probaría aquí en el campo de batalla.

«Bien».

Crockta se acercó a ellos. Un orco solitario y un ejército se acercaron. Los dos bandos se detuvieron uno frente al otro. Un orco salió de entre el grupo de orcos errantes. Era alguien que vio ayer.

«¿Por qué sigues interfiriendo con nosotros?» dijo él con el ceño fruncido: «Tú eres un orco, y nosotros también. ¿Necesitamos los orcos luchar entre nosotros? Me disculparé por la falta de respeto de ayer, así que por favor únete a nosotros.»

“……”

«¡Bajo el estandarte del cacique, mostrémosles a todos lo que son los orcos!»

Mientras gritaba, el grupo de orcos que estaba detrás de él se hizo más ruidoso. Los guerreros del Gran Clan que estaban separados de los errantes también miraban a Crockta.

«Mira, no nos faltan guerreros. Conquistemos el norte juntos. Además, ¡haremos que el continente se arrodille bajo el nombre de los orcos! ¡El nombre de los orcos! ¡Mostrémosles el poder de los guerreros orcos!»

Crockta se rió. Estos tipos del norte no sabían nada. Entonces abrió su boca y dijo:

«Oye, tú. Los tipos del Gran Clan también.»

El aura amenazante de Crockta comenzó a emerger. La apariencia de todos, incluyendo al líder, cambió. Una atmósfera tremenda.

«Escucha atentamente.»

Crockta cerró los ojos.

En este momento.

En el norte, no había usuarios, y él era Crockta, no Jung Ian. Y Crockta era un guerrero que podía hacer lo que quisiera. El orco guerrero Crockta ya había impresionado a las Montañas Luklan con algunas palabras geniales.

Hoy también quería decir algo impresionante.

Sin embargo, sus preocupaciones no duraron mucho. No importaba cómo lo pensara, este era un momento de la batalla que no requería una serie de palabras. No era como si esta gente fuera capaz de entenderlas. Una sola palabra sería suficiente.

Crockta abrió los ojos.

«No. No hay necesidad de escuchar, sólo…»

Colocó su gran espada en su hombro derecho. Su mano izquierda se extendió hacia ellos. Luego levantó el dedo. Crockta se rió mientras sus caras se distorsionaban.

«Vengan». (NOVA: ¡Holy shit! ¡Les hizo la de Bruce Lee! xD) (Law_Zero: ¡esto se va a descontrolar!  Espero sientan misma la emoción que yo al traducirlo sin duda alguna se viene una de las mejores batallas)

¡Era una provocación obvia! Los orcos estaban indignados.

«¡Mátenloooooo!»

El orco del frente gritó. A partir de ese momento, los orcos comenzaron su asalto. Los orcos errantes fueron los primeros en atacar.

La gran espada de Crockta se movió por el aire, dejando simultáneamente dos cabezas separadas a su paso. Fuentes de sangre brotaban de los cadáveres sin cabeza de los orcos…

Hachas se dirigían hacia él desde la izquierda y la derecha. Crockta hizo girar su cuerpo y les cortó las muñecas. Pateó a los oponentes que habían gritado y les agarró las muñecas cortadas. Arrollo sus cuerpos y saltó.

Su objetivo era el líder de los errantes.

Crockta voló alto en el cielo y empujó hacia abajo con su gran espada hacia la cabeza del líder.

*¡Puok!*




La gigantesca espada cortó limpiamente el cuerpo por la mitad. El cuerpo del líder cayó a la izquierda y a la derecha, mostrando una superficie limpiamente cortada. Llovió sangre.

A pesar de esto, siguió avanzado. Crockta parecía un demonio cuando se vio cubierto de sangre. Miró a su alrededor. Numerosos orcos fueron abrumados por su poder y no se atrevieron a acercarse. Crockta sonrió. (Law_Zero: justo aquí me imagino su sonrisa con una sed de sangre y disfrutando la masacre a full)

«Todo lo que tienen es una ventaja numérica.»

Luego se dio la vuelta. Podía ver a Nuridot a lo lejos.

Él corrió. Salió corriendo de esta zona antes de que pudieran recuperar el ánimo. Eran débiles, pero había muchos de ellos. ¡Acosándolo con sus números!




«¡Demasiados, demasiadoooooos!»

Para tener éxito, tenía que mudarse de esta área. Había más enemigos de los que él pensaba. Esta era una retirada estratégica. Los orcos enemigos recuperaron su espíritu.

Urok, el líder de los soldados del Gran Clan, les gritó.

«¡Estúpidos! ¡Sigan mis órdenes! ¡Corran hacia Nuridot!»

«¡Kuwaaah!»

«¡Atrapen a ese bastardo!»

Urok admiró el caos que Crockta consiguió crear durante el corto enfrentamiento. No era un oponente común. Los otros guerreros del Gran Clan, incluido el cacique, aún despreciaban a Crockta, pero Urok era diferente.

Esta era la persona que venció a Hammerchwi. Hammerchwi podía ser viejo, pero era un guerrero experimentado y fuerte. Él había vuelto herido y diferente.

Crockta era obviamente fuerte.

«Kulkulkul». Estaba contento. «Yo también tenía razón.»

Era porque el peor escenario para Urok era la no intervención de Crockta.

***

 

 

«Hola, mestizo.»

Anor oyó una voz cuando entró en el ayuntamiento. Era Nakai. Estaba aquí de pie mientras dirigía su grupo.




«Esta es una gran oportunidad. Puede que estés fingiendo, ¿pero no lo sabe todo el mundo?»

Se rieron. Anor los ignoró. Alguien en la sala explicó brevemente la situación actual y cómo usar las armas. Una vez que la situación se tornara urgente, serían enviados a las afueras para defender las barreras contra los orcos.

«¿Así?»

Uno de los elfos oscuros que seguía a Nakai estaba practicando con un estoque y apuñaló hacia Anor. Anor se asustó y se retiró. Se detuvo justo enfrente de Anor. Estallaron a carcajadas.

«Puhahat, mira su sorpresa.»

«Es increíble ver sus orejas levantarse como las de un elfo.»

La gente del pueblo les prestaba atención. El grupo de Nakai se rió como si aún no se hubieran dado cuenta de la situación. No estaban pensando en las consecuencias de la batalla en absoluto. Anor esperaba en secreto que empeorara la situación y que luego se vieran obligados a llorar y rogar cuando se les reprendiera.

Trató de crear tal situación.




«¿Es eso cierto?» preguntó Anor.

El anciano que enseñaba a los aldeanos a usar las armas fue alguna vez un miembro de la milicia, y se dio la vuelta después de ver las actitudes de los otros elfos oscuros.

«Sólo esta vez…» Pero su expresión cambió sutilmente al ver la cara de Anor. «…Encárgate de ello. Tsk.»

Se dio la vuelta como si fuera problemático.

Anor suspiró mientras pensaba.

“¿Cómo es que no me volteo como un perro, Crockta?” (NOVA: Se refiere a echarse y mostrar la barriga en sumisión)

En el momento en que estaba tocando su daga. Hubo un grito fuera del ayuntamiento.

«¡Kyaaaaak…! Ahak…»

El grito se detuvo abruptamente. Había silencio dentro de la sala. El grito no se detuvo por sí solo. Más bien, sonaba como si la víctima hubiera sido detenida a la fuerza por alguien.

No puede ser.

Se escucharon fuertes pasos afuera. Había varios de ellos. También sonaban más pesados que los de los elfos oscuros que conocían. Se oía el sonido de un choque de metal. Los visitantes llamaron a la puerta del ayuntamiento.

*¡Kung kung kung!*

Los elfos oscuros tragaron saliva.

*¡Kung kung kung kung!*

En pocos minutos, los visitantes llegaron a la puerta. Hubo un golpe en la puerta. La puerta solo podría resistir unos pocos golpes antes de romperse. Entonces los atacantes fueron revelados.

Orcos con la bandera del Gran Clan. Se rieron al ver a los elfos oscuros reunidos.

«¿Qué es esto, un buffet?»

Law_Zero: hey hola a todos sé que me he perdido algunas veces, pero bueno espero que les haya gustado tanto este capítulo como a mí.

Y ¡Fuck! Esos elfos están jodidos hahahahahahaha me gustaría ver como sufren los elfos que le hacen bullyng a Anor, me cae bien.

Also en mi mente:

Prepárense para los problemas y más vale que teman, para llevar al mundo a la devastación y unir a los pueblos dentro de nuestra nación. Para denunciar los males de la verdad y el amor, para extender nuestro reino hasta el muro sur

¡El gran clan conquistando viajando a la velocidad de la luz!

¡Ríndanse ahora o prepárense a luchar! ¡Meowth! ¡Así es! ¡Wobbuffet!

(ノ ̄ω ̄)ノ

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios