Goblin Slayer

Volumen 6

Capítulo 7: Adelante Hacia la Aventura

Parte 1

 

 

«¡Listo! ¡Excelente trabajo!»

El sonido de la Chica del Gremio estampando el papel resonó por toda la habitación. Ella sonrió alegremente y enderezó el papel, señalando el final de la entrevista.




¡Fiuuu! El pequeño pecho de la Sacerdotisa se hundió al dejar escapar un bien merecido suspiro.

Sí, ella y la Chica Guild se conocían, pero habría sido casi imposible no estar nerviosa debido a la entrevista de promoción. Especialmente no con el Inspector, el siervo del Dios Supremo, usando el milagro Sentir Mentiras todo el tiempo….

«Buen trabajo», dijo el Inspector. «No te preocupes, estás bien. Sé que no estabas mintiendo sobre nada.»

«S-sí, gracias. Pero todavía hace que mi corazón se acelere…»

«¡Creo que, si no lo hiciera, ni siquiera tendrías pulso!» Respondió el Inspector, haciendo señas a la Sacerdotisa para que no se preocupara.




A su lado, la Chica del Gremio relajó su sonrisa practicada y se rió. «Hay dos cosas a las que deberías tenerle un poco de miedo si quieres sobrevivir en este mundo: los monstruos enemigos y tus jefes.»

Era mejor estar nervioso y luego seguir adelante y actuar. Aquel que se comportaba precipitadamente, sin saber a qué se enfrentaba, era un necio. O en todo caso, eso fue lo que él dijo.

«Lo único que tenías que superar era tu desempeño en solitario. Espera un segundo, por favor.» La Chica del Gremio tomó una insignia de metal nueva de una caja. Tomó una pluma y comenzó a escribir en la cara en blanco con letras fluidas.

Nombre, edad, clase, habilidades, etc….

Una copia exacta de la Hoja de Aventura de la Sacerdotisa, la prueba de quién era.

Un año.

Había pasado un año desde que ella había ido a esa primera misión para matar goblins, había estado en peligro y había sido rescatada por esa persona.

Ella había hecho amigos que apreciaba, luchó contra un ogro en unas viejas ruinas.

Ella había corrido a través de un campo en la oscuridad de la noche para tenderle una emboscada a un goblin lord que había venido con su ejército.

En las alcantarillas bajo la ciudad del agua, había recibido el horrible golpe de ese goblin campeón.

Luego la batalla con la criatura de los globos oculares en la recámara más profunda, y la revancha con el campeón, en la que un audaz golpe les había salvado la vida.

Ella se había puesto las vestiduras para la fiesta de otoño y bailó una oración a los dioses.

E inmediatamente después de eso, se había enfrentado a un elfo oscuro en combate.

Cuando llegó el invierno, se dirigieron hacia el norte, luchando contra los goblins que habían estado atacando una aldea desde su fortaleza.

Allí ella conoció a la Noble Esgrimista, mató al goblin paladín y recibió el año nuevo junto a él.

Y luego… Y luego…

«…»

La Sacerdotisa cerró los ojos, los detalles de cada recuerdo, cada evento, cada experiencia resplandecía en su mente.

Todo esto había sucedido después de su ascenso de Porcelana, el signo de una aventurera recién acuñada, a Obsidiana.

Y sin embargo…

«Bien…»

Incluso ahora, al ser ascendida por segunda vez, todavía no se sentía muy real para ella.

¿Realmente había alcanzado el octavo rango?

¿Era de verdad lo suficientemente fuerte para eso?

Ella no diría que todo había sido un error, pero temía que su verdadero valor saliera a relucir más pronto que tarde….

«Estarás bien», dijo la Chica del Gremio, como si pudiera leer los pensamientos de la Sacerdotisa. La Sacerdotisa se dio cuenta de que había estado apretando el puño inconscientemente. La Chica del Gremio todavía se estaba concentrando en la insignia, escribiendo rápidamente con mano experimentada. «La evaluación se ajusta a tus habilidades demostradas. Aunque no es una garantía de cómo irán las cosas en el futuro».

La pluma se agitó furiosamente mientras la Chica del Gremio escribía, y luego exhaló sobre la insignia. Finalmente, ella guardó cuidadosamente sus herramientas y recogió la insignia cortésmente, con ambas manos.

«Tienes las habilidades, y la gente habla bien de ti. Incluso si todo es una gran casualidad, eso al menos significaría que tienes suerte, ¿no?»

Luego, ella le ofreció la insignia de nivel: una pequeña pieza de acero, el octavo rango. Estaba unida a una fina cadena que se podía colgar del cuello. La Sacerdotisa la tomó con reverencia.

«Supongo que… tienes razón.»

La insignia parecía demasiado ligera para darle confianza.

La Sacerdotisa sujetó su cabello dorado con una mano mientras se ponía el collar.

Goblin Slayer Volumen 6 Capítulo 7 Parte 1 Novela Ligera




 

Luego la metió suavemente debajo de sus vestiduras y puso una mano sobre su pecho.

«Aún no lo sé…. Pero voy a hacer todo lo que pueda para averiguarlo.»

«¡Sí! ¡Ese es el espíritu!»

La Sacerdotisa asintió con la cabeza ante el aliento de la Chica del Gremio.

Ella no sabía aún si realmente tenía la habilidad. Pero tenía gente que creía en ella.

Y eso sería suficiente por ahora… ella estaba segura de ello.

***

 

 

Sólo un paso más allá de la puerta del Gremio reveló una luz solar que fluía a través del cielo azul que era casi cegadora. La riqueza de los rayos mostraba que la primavera terminaba y el verano comenzaba en serio. La Sacerdotisa entrecerró los ojos ante el brillante cielo.




Ahora, ¿qué hacer?




Ella probablemente debería ir al Templo y hacer un informe, pero…

Ahí fue cuando sus ojos se encontraron con los de una elfa sentada en el borde de la acera.

Las orejas de la elfa temblaron de sorpresa; se levantó del borde de la acera y caminó por la calle, estirándose como un gato.

«Oye. ¿Terminaste? ¿Cómo te fue?»

«Bien. Me ascendieron esta vez».

La Sacerdotisa jaló la cadena alrededor de su cuello para mostrar la nueva insignia de nivel. Brillaba a la luz del sol. La Arquera Elfa Superior parecía muy complacida.

«Bueno, bien por ti. ¿Este es, qué, el octavo rango? Ahora eres una verdadera Sacerdotisa.» Tomó la mano de la Sacerdotisa y la estrechó vigorosamente, pareciendo tan feliz como si fuera ella misma la que había sido ascendida.

La cabeza de la Sacerdotisa casi daba vueltas, pero las orejas temblorosas de la elfa la hacían reír.

«Sí. Pero…»

La Arquera Elfa Superior se inclinó hacia delante, detectando una sombra en la actitud de la Sacerdotisa.

«¿Qué pasa? ¿No estás contenta por esto?»

«Oh no, no es eso…» La Sacerdotisa hizo un gesto con la mano para descartar la idea. No era eso en absoluto. «Es sólo que… Esos goblins, yo…»

Los dejé escapar.

Esa noche, ella había tomado medidas para salvar a los jóvenes aventureros del peligro que se cernía sobre ellos.

Había sido similar a una misión para matar goblins, pero no era lo mismo.




Ella sabía lo que vendría después. Le habían enseñado sobre ello, lo había visto por sí misma….

«Escucha.»

«¡¿Eep?!»

La Arquera Elfa Superior irrumpió en las lúgubres reflexiones de la Sacerdotisa agarrándola por la nariz.

«Tú no eres Orcbolg, ¿de acuerdo? Así que no te preocupes por eso.»

«Cierto…» La Sacerdotisa puso una mano sobre su adolorida naríz, sus ojos lagrimeaban reflexivamente. Ella se enfocó en la Arquera Elfa Superior.




La elfa resopló y sacó su modesto pecho y luego declaró con confianza:

«¡Él es un bicho raro de todos modos!»

Un bicho raro, te lo aseguro, se repitió a sí misma, girando su dedo en un círculo en el aire.

«Por ejemplo, ¿sabes por qué los goblins no usan fuego? ¡Él dice que es porque ellos aún no han descubierto el fuego como una táctica militar!»

Y también había muchos otros ejemplos.

Fuego, gas venenoso. Destruir ruinas, cavar hoyos, inundar lugares. ¡Cieeelos!

La Arquera Elfa Superior estaba prácticamente furiosa. ¡Sinceramente! ¡Lo juro, Orcbolg no está bien de la cabeza!

En fin…

«No puedes compararte con alguien que piensa así todo el tiempo», dijo. «Cada uno piensa cosas diferentes, de maneras diferentes. Eso es lo que hace del mundo un lugar interesante».

Tú eres tú, él es él. Por eso podemos tener aventuras.




A los ojos de la Arquera Elfa Superior, el mundo era extremadamente simple.

La Sacerdotisa se encontró mirando fijamente a la arquera. Una suave brisa llegó, y las largas orejas de la elfa se movieron un poco.

Ya veo…

Durante el último año, la Sacerdotisa había intentado, a su manera, seguir a Goblin Slayer y a los demás. Y ahora, había sido ascendida.

No fue porque había matado a los goblins. Fue porque había logrado ayudar a los aventureros a escapar.

Eso era lo que la gente apreciaba y valoraba.

Bueno, eso es suficiente para mí, entonces.

Ella sintió que algo en su corazón encajaba en su lugar.

Estoy segura de que seguiré trabajando con él.

Y eso está bien.

Una ráfaga de viento alcanzó su cabello, y ella lo sostuvo con una mano.

Algo acerca de esta escena hizo que la Arquera Elfa Superior exclamara:

«¡Bien!» y asintiera con la cabeza. «¡Esto merece una celebración! Déjame invitarte a almorzar. ¿Qué te gustaría?»




«Oh, uh, ¿estás segura? Um, bueno, entonces…»

¿Qué debería hacer? ¿Qué debería elegir? Esa decisión por sí misma era suficiente para hacer saltar su corazón.

Tal vez… ya que la Arquera Elfa Superior la estaba invitando…tal vez podría elegir algo un poco lujoso. A los dioses no les importaría, ¿verdad?

«Oye, ¿qué hay de Orcbolg?»

«Oh, es cierto», dijo la Sacerdotisa. Su sonrisa, como un capullo en flor, comunicaba algo que otros no entenderían. «Él me invitó el año pasado… Así que creo que no lo hará hoy.»

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios