Goblin Slayer

Volumen 6

Capítulo 2: El Chico Mago Pelirrojo

Parte 3

 

 

Casi parecía que había un mar detrás de la puerta. La brisa ondulaba a través de la hierba, y las estrellas y las dos lunas brillaban en el cielo.

«Hmph.»

Publicidad M-AR

Goblin Slayer miró de reojo a la luna verde y luego se puso en marcha rápidamente. El muchacho se apresuró a seguirlo.

«H-hey, ¿qué demonios? ¿Adónde me llevas…?» Su voz sonaba un poco tensa, tal vez por nerviosismo o miedo.

«Ven conmigo y lo verás.» Goblin Slayer caminaba a propósito por la carretera, sin siquiera mirar el paisaje. A pesar de la luz de las estrellas y de la relativamente buena calidad del camino, era impresionante la forma en que nunca se detenía.

El joven, menos que contento, pateó unas pequeñas piedras que estaban cerca, emitiendo un sonido de enfado.

Por fin, pudieron verlo.

Publicidad M-M1

Si el campo era un mar, entonces este era un faro, un punto luminoso en la distancia que gradualmente se iba acercando.

Varias formas comenzaron a surgir de la oscuridad. Una pequeña puerta. Una cerca, probablemente hecha de madera. Varios edificios visibles como sombras en ciernes. El joven, con los ojos ya ajustados a la oscuridad de la noche, pensó que había oído el débil mugido de las vacas.

«¿Esto es… una granja?»

«¿Qué más podría ser?»

«Oye, sólo pensé…. Quiero decir, por la forma en que hablabas, supuse que íbamos a ir a una posada o algo así.»

«No lo haremos» Goblin Slayer abrió la puerta mientras hablaba. Hubo un golpe de la vieja barra de madera.

«¡Oh! ¡Has vuelto!» A pesar de la profundidad de la noche, la voz que los saludaba podía haber sido un sol naciente.

«¡¿Whoa?!» El muchacho tembló de sorpresa, su cabeza dando vueltas mientras intentaba identificar la fuente de la voz.

Era una mujer joven, su voluptuoso cuerpo envuelto en ropa de trabajo. Ella había venido corriendo desde algún lugar.

La Vaquera dio una palmadita amistosa al hombro de Goblin Slayer y luego exhaló.

«Bienvenido de vuelta», dijo ella.

«Sí», dijo Goblin Slayer asintiendo con la cabeza. «Estoy de vuelta.»

Las palabras provocaron un «Bien» y un brillante asentimiento de la Vaquera. «Esta vez estuviste fuera un buen tiempo», dijo ella. «¿Cómo estuvo? ¿No estás herido?»

«Había goblins. Pero no hubo otros problemas aparte de eso.» Luego inclinó un poco su casco. «¿Todavía estás despierta?»

«Heh-heh. Me he convertido en un búho nocturno estos últimos días», dijo con un toque de orgullo. Su pecho se meneó, y el joven mago se encontró tragando saliva intensamente.

«Whoa, son enormes…»

Publicidad Y-M1

«¿Hmm?»

Él había sido descuidado, dejando que las palabras salieran de su boca. La Vaquera pilló a su susurro, y ahora se inclinó hacia adelante para verlo bien.

«Bueno, ¿y quién es este?»

«¡Ee-yipes!» El chico tropezó hacia atrás y cayó sobre su trasero. Sintió que el calor se le subía a la cara. Su boca se abría y se cerraba.

«¡So-Soy un a-aven-aventurero!»

La cara de una mujer mayor tan cercana a la suya. El dulce olor a sudor mezclado con un aroma apenas detectable de hierba.

«Es nuevo», dijo Goblin Slayer brevemente, en nombre del muchacho, que ni siquiera podía decir su propio nombre. «Parece que no tiene dónde quedarse.»

«Oh, ¿es eso cierto?» dijo la Vaquera. «Ya veo, ya veo.» Ella asintió varias veces, como si estuviera feliz por algo. «Bueno, no me importa.»

«Gracias», dijo Goblin Slayer asintiendo con la cabeza. «Eso ayuda.»

«En serio, no te preocupes. Es tan tú, de alguna manera.»

«Me gustaría hablar con su tío también. ¿Está despierto?»

«Probablemente».

«Ya veo.»

Goblin Slayer esquivó a la Vaquera y entró en la casa. Realmente parecía estar en casa.

Eso dejó al joven. Él miró desde la Vaquera hasta la puerta de la granja y viceversa varias veces.

«…¿Y quién eres tú, su esposa?»

«¡Claro que sí!»

«No, no lo eres», interrumpió una voz desde atrás de la Vaquera.

Goblin Slayer Volumen 6 Capítulo 2 Parte 3 Novela Ligera

 

Ella sacó la lengua como si estuviera decepcionada por haber sido escuchada. El joven le dio una mirada sospechosa.

«Bueno, ¿qué está pasando, entonces?»

«¿No te das cuenta?» Se rió la Vaquera. «Quiere dejarte dormir aquí.»

Publicidad M-AB

«¡No entiendo nada de esto!»

«Aw, no te preocupes. Ven, entra».

«Detente. ¡Oye, suéltame!»

«¡Vamos, no te pongas rudo!»

Un mago novato contra una granjera veterana: en un concurso de fuerza, el ganador era claro.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
12 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios