Goblin Slayer

Volumen 5

Capítulo 6: Corona de Goblins

Parte 7

 

 

—… ¡¿Esta… esta él…?!

Ella fue la primera en levantarse cuando todo terminó: Noble Fencer.

Publicidad M-AR

Ahora que Protección se había desvanecido, ella tuvo que sacudirse la nieve mientras se levantaba.

Todo era blanco. La nieve había borrado todo rastro de las batallas y asesinatos que ella y los demás habían realizado. Ninguna señal de algún goblin había quedado; ellos desaparecieron por completo, como si sólo los hubiera soñado.

—… ¿Dónde está? ¿Dónde está Goblin Slayer?

Ella miró a su alrededor, miró atrás. No había ningún indicio de esa distintiva armadura. En cambio, vio a la sacerdotisa, aferrándose a su bastón, con su respiración agitada. Ella vio a sus camaradas.

La sacerdotisa dio un golpecito a sus labios con su dedo congelado, de forma reflexiva, y miró el pie de la avalancha. —Supongo que él debe estar debajo de todo esto, después de haber sido barrido por la nieve.

Publicidad M-M2

Se podían ver brazos y piernas de goblins asomándose como ramas muertas en la nieve que se había deslizado hacia el valle.

—Probablemente —, dijo la elfa asintiendo y frunciendo el ceño. Sus orejas se movieron ligeramente, una vez, dos veces. —La nieve todavía está deslizándose en la distancia. Será mejor que no hablemos demasiado alto.

—En ese caso, será mejor que vayamos a su encuentro, diría yo —, dijo el sacerdote lagarto, limpiando el polvo blanco de su cuerpo con una gran sacudida. Él comprobó que su grupo, junto con las ex prisioneras y el guerrero colmillo de dragón que las sostenía, no estuvieran heridos, luego hizo un extraño gesto con las palmas juntas.

Gracias a mis antepasados. Más aún cuando él había escuchado que fue un gran frío el que los había sepultado.

—Como la avalancha no fue tan grande, no creo que él haya ido muy lejos —, dijo él.

—…… ¿Ustedes no están… preocupado por él? —, preguntó Noble Fencer.

—Por supuesto que lo estamos —, respondió fácilmente el chamán enano. —Él es nuestro amigo.

Él acarició su barba, sacó un odre fuera de su bolso, y tomó un trago. El fuego y el alcohol eran una forma de calentar el cuerpo. Luego le dio un guiño.

—Pero… Bueno, ya lo entiendes, ¿verdad?

—Estamos hablando de Goblin Slayer —, dijo la sacerdotisa, con una sonrisa indefensa cruzando su rostro.

Incluso con esta declaración, Noble Fencer descubrió que no podía aceptar eso.

Publicidad Y-M1

A pasos inestables, el grupo se abrió camino bajando la montaña, buscando mientras avanzaban. Estaba silencioso ahora, muy diferente a su retirada de poco antes, pero el camino que estaban tomando era suficiente como para hacer desmayar a cualquiera. Con cada paso que daba, Noble Fencer sentía que un peso opresivo se asentaba encima de ella.

Si no hubiera dicho que quería recuperar mi espada… tal vez él no hubiera tenido la necesidad de hacer eso.

Publicidad Y-M3

Es mi culpa.

Mi culpa.

Todo esto… Todo esto es mi culpa.

—… ngh…

Ahora que todo había terminado, o mejor dicho, ahora que fue arrojada a esta circunstancias tan repentinamente, ella comenzó a apreciar las consecuencias de lo que había hecho. Su estrategia arrogante. La muerte de sus amigos. El ataque al pueblo. El retraso en rescatar a las prisioneras. Y Goblin Slayer.

Ella debería haber sido capaz de hacer algo mejor que esto. Incluso solo un poco. Las cosas no deberían haber terminado en este miserable fracaso.

Regresando al principio; si ella no se hubiera convertido en una aventurera…

Sus ojos, que miraban fijamente el suelo, empezaron a empañarse; se hizo difícil de ver.

Y, sin embargo, ella distinguió algo moviéndose.

—¡Oh…! — Ella no quiso hacer ningún ruido; y ella puso su mano sobre su boca.

Algo se arrastraba gateando sobre la nieve. Debió haberlos visto venir, porque respondió abruptamente… sacudiéndose la nieve y poniéndose de pie. Era un hombre.

—Cometí un error —, dijo él.

Él llevaba una sucia armadura de cuero. Un casco de acero de aspecto barato. No tenía una espada en su cadera, y el escudo en su brazo estaba roto.

—Debería haber estado más preocupado por el impacto que por asfixiarme.

Error o no, de cualquier forma, Goblin Slayer se veía perfectamente calmado.

—¿…G-Goblin… Slayer…? — Noble Fencer difícilmente podía ser culpada por el tono de incredulidad en su voz.

—Sí. ¿Necesitas algo?

— ¿Eso es todo lo que tienes que decir? —preguntó exasperada la elfa.

Publicidad Y-M2

—Hmm… Así que estás a salvo.

—Esa es mi línea… Tengo que admitirlo, pensé que era raro que simplemente trajeras anillos para respirar. — La elfa presionó su frente como si estuviera luchando contra un dolor de cabeza. Pero sus orejas se balanceaban alegremente.

De repente, eso tuvo sentido para Noble Fencer. Ella miró su mano. Un anillo mágico, cuyo efecto hace mucho había expirado, se asomaba entre sus vendajes.

El anillo con Respiración.

Publicidad Y-M3

La nieve solo era agua, entonces… entonces…

—… ¿Todo el tiempo sabías que todo esto sucedería?

—Hasta cierto punto.

—Goblin Slayer-san —, dijo la sacerdotisa. —Estoy acostumbrada al hecho de que eres quien eres, pero… — Ella concluyó con un murmullo. —Podrías al menos habernos hecho saber sobre el plan —, y lo miró con reproche. —Sé que dijiste que no harías nada extravagante, pero todavía estoy bastante sorprendida.

—No seas tonta. — Goblin Slayer estaba en cuatro patas otra vez, cavando en la nieve mientras hablaba. —Nuestro enemigo era un goblin inteligente. ¿Y si a alguien se le hubiera escapado algo, arruinando el plan?

— ¿A quién le importa los “y si”? ¡Estábamos preocupados por ti!

—Hrk…

— ¿Por favor, podrías decirnos lo que vas a hacer a partir de ahora?

Después de una pausa, él dijo, —Entendido. — Esa fue toda su respuesta. La áspera voz sugería una expresión agria debajo del casco.

De repente, el sacerdote lagarto dejó escapar un feliz siseo, una sonrisa se extendió por sus mandíbulas.
—Dios mío, Goblin Slayer-dono, parece que tus famosas estrategias no funcionan con nuestra querida clériga.

—¡Lo dijiste, Escamoso! ¡Incluso tus nagas no son tan aterradores como una mujer malhumorada!

—¡Ha-ha-ha-ha! ¡Incluso ahí! Incluso ahí estas en lo cierto, hechicero-dono.

El enano y el lagarto reían juntos. Ellos estaban cansados, pero sus rostros lucían alegres.

La elfa solo sacudió su cabeza, apartando la vista de ellos y mirando a la distancia. Noble Fencer siguió su mirada solo para encontrar un cielo azul claro y un sol tan brillante que era difícil de mirar.

—Hay alrededor de un millón de cosas por las que me gustaría criticarlo —, dijo la elfa, con una sonrisa en los labios. —Pero así es como debe ser una aventura.

Aventura.

La palabra dejo sin aliento a Noble Fencer.

Publicidad Y-M3

Emprender una aventura, colarse dentro de un nido de monstruos, recorrer un laberinto…

Los amigos con quienes ella había intentado por primera vez este tipo de cosas se habían ido; y ella acababa de conocer a los amigos con los que estaba ahora.

Ya veo… Así que esto fue una aventura…

—Oye.

—¡¿……?!

Sorprendida, Noble Fencer volteó para ver la fuente de la inesperada voz.

Publicidad M-M5

—La encontré. — Goblin Slayer se puso de pie de nuevo, sosteniendo algo que había sacado fuera de la nieve.

La vaina brillaba a la luz del sol.

Con un despreocupado movimiento, sacó la espada de aluminio fuera su escudo en donde se había alojado. La sacudió para limpiar la sangre, su propia sangre, y luego la limpió suavemente con un trapo.

Finalmente, la puso en la vaina que había encontrado con un *click*.

—Pude agarrar la espada, pero la vaina fue arrastrada por el paladín goblin, quien aún la tenía en su cadera.

—…Oh…oh…

—Creo que una avalancha fue un error.

—…oh… sniff

Publicidad Y-AB

Noble Fencer tomó la espada ofrecida con ambas manos; ella pudo sentir el peso de esta. Su visión se empañó aún más; parpadeó varias veces para aclararla. Luego se frotó los ojos furiosamente, pero no importaba lo que hiciera, ella no podía contenerse. Se limpió la nariz, pero eso tampoco ayudó.

Gotas de agua comenzaron a caer sobre la espada, rebotando lejos.

Goblin Slayer observó muy seriamente a Noble Fencer mientras ella estaba de pie llorando. Desapasionadamente, casi de una forma mecánica, él dijo, —Lloras mucho.

Noble Fencer se aferró a la espada y lloró con todas sus fuerzas.

Goblin Slayer Volumen 5 Capítulo 6 Parte 7 Novela Ligera

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
10 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios