Goblin Slayer – Side Story: Year One

Volumen 1

Capítulo 5: Avanzar al Siguiente Nivel – Experiencia y Crecimiento

Parte 2

 

 

«¡Ah…!»

Cuando la Chica del Gremio finalmente levantó la vista del escritorio en el que se había estirado, la prisa de la mañana ya había comenzado.

Publicidad Y-AR

Oyó cómo se abría la puerta, y luego una serie de pasos audaces, casi violentos, pero casuales, se abrieron camino hacia ella.

«Goblins».

Nadie levantó la mirada cuando esa palabra sonó en la recepción. Cuando el aventurero amenazante con su mugriento equipo apareció, todos fingieron que tenían que hacer algo más que exigía su atención.

¿Y quién podría culparlos? Todo el mundo sabía que no estaba del todo cuerdo. Ya fuera la suerte o el destino lo que controlaba el mundo, los aventureros eran un grupo supersticioso. Evitar cualquier vinculación con «tipos extraños» era una forma de autopreservación.

Pero nada de eso le importaba a la Chica del Gremio. Tenía una sonrisa brillante en la cara y le ofreció algunos papeles que ya había preparados.

Publicidad Y-M1

Eran, por supuesto, misiones de goblins.

No me gusta la sensación de que le estoy imponiendo estas misiones, pero…

Ella ignoró la punzada en su corazón. Alguien tenía que hacer este trabajo. Los aventureros de nivel medio se negaban rotundamente, e incluso los principiantes no siempre aceptaban estos trabajos. ¿Quién quedaba para ayudar a la gente necesitada?

No es que el trabajo que hacen los demás no sea importante también.

Por lo tanto, ella le daba las sobras. Los aventureros que llegaban temprano por la mañana recogían las misiones que habían sido emitidas, y esto era lo que quedaba.

Publicidad M-M4

De esta manera, podría asignar las misiones de goblins sin causar ningún problema a nadie (¿problema?).

«Ahem, tenemos cinco casos hoy. Todos los demás están fuera lidiando con una conmoción en las minas…»

La Chica del Gremio volteaba una página y luego otra, cuidadosa de seguir siendo educada mientras hacía la explicación. Solía tartamudear y dudar, pero no más… al menos, no a menudo. Y eso, también, fue gracias a él.

No era que ella considerara sus interacciones con él como una práctica, o que ella pensara en él como alguien con quien practicar, pero….

“¿…?”

La Chica del Gremio se detuvo, mirándolo con perplejidad. Él no le respondió ni la interrogó sobre nada.

Delante de ella estaba el casco de aspecto barato al que se había acostumbrado tanto. Se inclinó ligeramente hacia un lado, tal vez porque el cuerno del otro lado estaba roto, pero esa fue una de las cosas que ella encontró entrañables en él.

Pensó que, tal vez, había visto el casco temblar apático de un lado a otro.

«Er…. ¿Te sientes mal?»

“…” Él se quedó callado por un segundo, pero luego dijo: «No», con un movimiento torpe de su cabeza. «Estoy bien», agregó.

Hmm, la Chica del Gremio murmuró para sí misma. No estaba del todo claro para ella lo que estaba «bien».

Ojalá pudiera al menos verle la cara.

Mientras el pensamiento cruzó su mente, se dio cuenta de que la única vez que lo había visto claramente fue cuando se había registrado por primera vez. Ahora deseaba haberlo mirado más de cerca en ese momento, pero ya era demasiado tarde para eso.

“…”

Silencio.

La Chica del Gremio tosió con delicadeza.

«Discúlpeme», dijo ella, golpeando con un dedo el mostrador. La sonrisa permaneció pegada en su rostro. Mirando fijamente el ilegible casco de acero, se encontró a sí misma enfadada de manera inexplicable. «¿Crees que puedo confiar un trabajo así a alguien en tan mal estado que apenas puede mantenerse de pie?»

«Estoy bien.»

La repetida respuesta provocó que la Chica del Gremio diera un golpe con el puño en el escritorio. Su colega le lanzó una mirada penetrante, pero la Chica del Gremio la ignoró. Las palabras salieron de su boca ahora, ella estaba en pie de guerra.

«¿Realmente piensas eso?» Aun sonriendo, ella se inclinó hasta que su cara estuvo a centímetros de la de él.

Le pareció oír un murmullo desde el interior del casco, y finalmente la palabra «No» surgió claramente.

«¡El descanso adecuado es esencial para una aventura segura!» Sin descanso, no hay misiones, le dijo, y se alegró de verle asentir ligeramente en respuesta.

«Muy bien.»

¡Ja! ¿Qué te pareció eso? La Chica del Gremio se sentó un poco más erguida, sintiendo la emoción del triunfo.

Tal vez ahora le dé un respiro, pensó ella y suavizó su voz mientras decía: «Está bien, entonces. Sólo esta vez…. Te daré esto.»

Metió la mano detrás del mostrador y cogió una de las piezas de mercancía que el Gremio guardaba allí. Era un líquido ligeramente coloreado en una botella.

Una poción de resistencia.

Por supuesto, no se permitía regalar esas cosas a los aventureros. Eso reduciría las importantes ganancias del Gremio. Pero la solución era bastante simple: La Chica del Gremio lo pagaría más tarde con su propio salario. Eso igualaría las cosas, pensó.

«Es nuestro pequeño secreto, ¿de acuerdo?» Ella le guiñó un ojo.

Desde lo profundo del casco, hubo un sonido de erk, y luego dijo, «…Lo siento.»

«La expresión es gracias«, contestó ella. «Si realmente quieres obtener esos puntos.» Ella rió. «Volviendo al tema. Hay cinco casos aquí, pero… todos los otros aventureros están fuera…»

«¿Fuera?», preguntó, su voz especialmente baja.

«¿Hmm?» Dijo la Chica del Gremio, ladeando la cabeza antes de asentir. «Sí.»

Ahora, eso es un poco extraño…

Si ella no lo estaba imaginando, su voz sonaba… genuinamente enojada.

Publicidad M-M3

«Sí. En las minas. Hubo un incidente bastante grave. ¿Prefieres unirte a ellos?»

«No.» Agitó la cabeza, y luego cogió uno de los papeles de las misiones. «Mataré goblins.»

«Ese es…»

La Chica del Gremio volvió a hojear el papel. Era una misión de un pueblo pionero en la frontera. Problemas con goblins. Por favor, deshazte de ellos. Una misión perfectamente ordinaria.

Aunque sus números son inusualmente altos….

El número de goblins que la gente decía haber visto la molestaba.

«¿Estás… seguro de que estarás bien?»

La Chica del Gremio trató de preguntar mucho en pocas palabras. Su salud. El hecho de que trabajaba solo.

Una horrible premonición de que esta podría ser la misión de la que él no regresaría, susurraba a través de su mente. Ella repentinamente descubrió un dolor profundo en su pecho, y sin quererlo, se inclinó más cerca de él.

Publicidad Y-M2

«Estoy… estoy segura de que, si esperas un poco, otros aventureros aparecerán…»

«Estos goblins», dijo en un tono cortado. «Los enfrentaré solo».

***

 

 

«Tú otra vez, ¿huh?» El jefe del taller levantó la vista y frunció el ceño, su pie haciendo una pausa en el pedal de su piedra de afilar.

Mantener una espada afilada requería que este tipo de cosas se hicieran constantemente.

La hoja fue colocada contra una piedra de afilar giratoria, provocando chispas.

Afilar una espada implicaba literalmente eliminar parte de la hoja.

Eventualmente llegaría a su límite.

Algunas espadas encantadas y objetos mágicos podrían ser excepciones, pero por lo demás, la destrucción final del objeto era inevitable. Incluso los elfos, proverbialmente inmortales, no podían escapar al flujo perpetuo del tiempo.

Pero aun así…

Los ojos del jefe se abrieron de par en par cuando cogió la espada que le había traído el hombre de aspecto extraño. El hombre la había colocado en el mostrador del jefe, y no estaba en buen estado.

Publicidad M-M1

No era tanto que la espada había sido recortada a una extraña longitud. Había un problema más fundamental.

Publicidad Y-M2

Estaba muy astillada, cubierta de grasa y sangre. Prácticamente podría haber pasado por una sierra, y había visto cuchillos de carnicero en un estado más limpio que éste.

Como si eso no fuera suficiente, la empuñadura estaba doblada como si hubiera sido usada para golpear algo, mientras que el pomo estaba casi destrozado.

«Feh. Aquellos que no cuidan su equipo nunca duran mucho en este mundo».

«No creo estar descuidando mi equipo.»

La voz silenciosa provocó un exasperado «¿Es eso lo que realmente piensas?» del jefe.

La sabiduría común sostiene que una sola espada puede matar a cinco enemigos.

Un principiante deseoso de demostrar lo inteligente que es podría argumentar que esto es falso, sólo un poco de sabiduría popular. Pero no hace falta decir que el primero está en lo cierto y el segundo está equivocado.

Podrías pensar que esto tiene cierto sentido: un maestro espadachín puede juzgar la condición de su espada, evitar que se dañe y evitar que la sangre se pegue a ella.

Y sin embargo, ¿cuándo se usa una espada sino en el fragor de la batalla? Hay armadura y piel. A veces, un arma puede golpear un hueso o ser usada con imprudencia. Si uno de esos golpes caen sobre la armadura enemiga, una espada puede resultar dañada. A medida que corta los vasos sanguíneos, una espada se puede cubrir de vísceras.

Además, la empuñadura y el pomo son excelentes martillos de guerra improvisados.

Una sola espada puede matar a cinco enemigos.

Para la mayoría de la gente. ¿Pero este tipo…?

El jefe pasó un dedo por la hoja, agitando la cabeza con decepción.

«Esta cosa está más allá de un pequeño pulido. Te lo quitaré de las manos. Cómprate una nueva.»

«Entendido».

El jefe arrojó la espada a una cesta de fundición de hierro y luego le dijo al joven cuánto costaría cambiarla.

Sin dudarlo, el aventurero sacó su bolso de su bolsa de objetos y colocó una moneda sobre el mostrador. A todas luces, el bolso parecía bastante pesado.

«Bueno, bueno, estas ganando bastante dinero. ¿Qué es lo que estás haciendo?»

«Matando goblins.»

«¿Hrm?» El jefe apretó un ojo y le echó una mirada sospechosa. «¿Así que tú y tu grupo tienen un fondo común para el equipo entonces?»

«Estoy solo.»

Esto provocó un profundo gruñido por parte del jefe del taller.

En otras palabras, este hombre tenía que matar a más de cinco enemigos con una sola espada. No le haría daño usar algo de una calidad ligeramente superior….

«¿Has terminado lo que te pedí?»

«Claro que sí».

Nah. Se guardaría ese pensamiento para sí mismo.

El jefe le pasó al joven una nueva espada, con funda y todo, y el aventurero se la aseguró en la cadera. El jefe sacudió la cabeza. Metió la mano detrás del mostrador y sacó un paquete cubierto de papel engrasado, desenvolviéndolo con sus gruesos dedos.

Hubo un suave sonido tintineante cuando una prenda de finas mallas se extendió sobre el mostrador. Pero él la había engrasado cuidadosamente; comparado con la cacofonía de las placas metálicas, esto apenas era un susurro. Podía ser llevada bajo la armadura de cuero del joven y aun así le permitía escabullirse silenciosamente mientras le proporcionaba una defensa adecuada.

Los ojos de los eslabones, sin embargo, eran grandes; una espada lo suficientemente delgada podía atravesarlos. Esta no era una camisa mithril, sólo alambre finamente trabajado.

Publicidad Y-M2

Sin embargo, era una gran mejora comparado con no tener nada. Era más que suficiente para salvar una vida.

«No es lo mejor que hay», dijo el jefe.

Pero debería ser suficiente para satisfacer sus necesidades. El jefe miró el visor del casco de acero.

La voz que contestó fue, como siempre, tímida y silenciosa. «Lo sé», dijo. «No es un problema.»

«¿Qué no es un problema?»

Publicidad M-AB

«No será un gran problema si un goblin la usa.»

En otras palabras, si un goblin la roba, ¿eh?

Los aventureros poseían espadas delgadas. Lo suficientemente delgada como para apuñalar a un goblin con esta camisa.

El jefe vio que esta era la base sobre la cual el aventurero estaba eligiendo su equipo: lo que podría pasar si lo cogían los goblins.

Y él no ignoraba lo que eso significaba.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios