Goblin Slayer – Side Story: Year One

Volumen 1

Capítulo 5: Avanzar al Siguiente Nivel – Experiencia y Crecimiento

Parte 1

 

 

«¿Qué piensas?» preguntó el feo rhea. «¿Que ya eres el Pequeño Señor Perfecto?» La oscura cueva de hielo era mortalmente fría. «Oh, pero no lo eres. Ya sé: crees que puedes hacer cualquier cosa con lo que ya tienes».

La vieja criatura, vestida con una camisa de mithril, sacudió burlonamente su brillante daga y abrió bien los brazos. «¡Odio fallar! ¡No quiero perder nunca! ¡Y no necesito ningún entrenamiento especial!»

Publicidad Y-AR

Su voz burlona resonó, un doloroso quejido rebotaba en las paredes de la cueva.

Un carámbano que colgaba del techo se quebró y luego se desprendió, precipitándose.

El viejo lo esquivó casi descuidadamente mientras aterrizaba a sus pies, y luego lo recogió.

«¿Quizás tienes una idea asombrosa aquí en la que nadie ha pensado antes?»

El blandió el carámbano y lo balanceó, rompiéndolo contra su frente con un crujido sordo. La sangre brotó, el terrible frío de la habitación provocó que emanase vapor blanco.

Publicidad M-M5

«No te pongas arrogante, hablando mal de los demás. El delincuente callejero más insignificante es más listo que tú».

El viejo rhea tiró el carámbano a un lado como si ya no le interesara, y luego se agachó de una forma bastante impropia.

«Escucha. Te voy a enseñar que nada de eso es verdad».

Goblin Slayer Side Story Year One Volumen 1 Capítulo 5 Parte 1

 

El niño, que ahora estaba tendido en el suelo, era incapaz de responder. Ni siquiera podía sentarse.

La razón era que sus manos estaban cruelmente atadas, y el frío había hecho que su piel se pegara al hielo.

El viejo, sin embargo, no se sintió molesto por esto. Agarró al niño por la cabeza y lo despegó del suelo.

Publicidad G-M1




«Más vale que estés listo. ¿Entiendes?»

«Sí», dijo el niño, que finalmente pudo hablar. «Maestro».

«¡Excelente!» El viejo rhea sonrió ampliamente y arrastró al niño.

Llegaron a un canal subterráneo, quizás era más como un río, no, quizás era más como un glaciar. La nieve derretida de la montaña congelada de arriba bajaba aquí en una forma que sólo podría ser calificada como líquida.

Sin decir una palabra, el rhea jaló al niño hacia el arroyo congelado y luego lo pateó hacia él.

“¡¿ ?!”

Su grito nunca llegó a tener voz. El dolor recorrió su cuerpo como si cada centímetro de él estuviera siendo golpeado con clavos. Sus pulmones se congelaron con el frío, su corazón se sintió como si hubiera estado atado y amordazado.

Pateó y luchó, pero sólo logró hundirse. Fue entonces cuando el viejo le dio una violenta patada en la cabeza.

Publicidad Y-M3

«¡Húndete profundamente! ¡Y entonces patea!» gritó el rhea, haciendo un gesto enfadado con su daga.

«¡Haz eso, y serás capaz de flotar! ¡Hazlo una y otra vez! De lo contrario, ¡todo lo que te espera es la muerte!»

El chico inhaló desesperadamente y luego se hundió. Sus pies tocaron el hielo en la parte inferior del canal. Él pateó con fuerza.

Su maestro tenía razón.

***

 

 

Así, el fracaso se convirtió en el motor que impulsó su gradual transformación.

Había cambiado su escudo redondo por algo más pequeño, había quitado el mango, y se había asegurado de que tuviera un borde metálico.

Había renunciado a la espada larga. Ahora llevaba un arma de una longitud inusual, varios trazos más corta de lo normal.

Su bolsa de objetos se había movido en algún momento, de la espalda a la cadera.

Su armadura, anteriormente impoluta, se había cubierto de barro y salpicaduras de sangre, convirtiéndose en algo totalmente mugriento.

Uno de los cuernos había roto su casco de acero, que pasó de parecer barato a verse patético.

Ya nadie pensaba en invitarlo a sus aventuras.

Goblins, goblins, goblins, goblins, goblins, goblins.

Parecía ser todo lo que decía, y la mayoría de los demás aventureros lo miraban desde lejos y murmuraban en voz baja entre ellos.

A veces, de hecho, se realizaban apuestas discretas sobre quién o qué estaba bajo la armadura, y los principiantes que lo veían tendían a quedarse boquiabiertos.

Publicidad Y-M2

Ya nadie intentaba asociarse con él. Ni él tampoco intentó asociarse con nadie.

Publicidad Y-M1

Y aun así, mientras uno sea parte del mundo de los vivos, se forman algunos lazos, por muy tenues que sean, ya sea que uno los quiera o no.

***

 

 

Lo primero que le dijo el dueño de la granja al abrir la boca fue: «No le hiciste nada a esa niña, ¿verdad?»

Era casi el amanecer, el sol aun arrojando rayas púrpuras en el cielo. El dueño de la granja se paró frente al cobertizo en el frío de la madrugada, blandiendo una horquilla.

Él estaba presumiblemente de camino al Gremio de Aventureros. Salió del cobertizo y cerró la puerta detrás de él. Entonces encaró al dueño y le dijo con firmeza: «¿Qué quieres decir con… nada?»

«No te hagas el estúpido. Ya sabes a qué me refiero».

Habían pasado varios días desde aquel incidente.

El granjero estaba ocupado con su trabajo, pero también se preocupaba mucho por su familia. Podía darse cuenta de que su sobrina había estado muy pensativa desde que visitó el cobertizo del joven aquella mañana.

Ella era la última de su familia, un recuerdo invaluable de la hermana menor que había perdido, y él la trataba como a su propia hija.

Él sabía, por supuesto, que algún día ella probablemente se enamoraría, se casaría y abandonaría su casa.

Pero, aun así.

«Si lo has hecho, bueno… supongo que estás listo y dispuesto a asumir la responsabilidad.» El granjero habló en voz baja, casi un gruñido, y miró intensamente al joven.

Era imposible decir lo que estaba pensando bajo esa cara de acero literalmente sin expresión.

Si el muchacho intentaba aprovecharse de ella de alguna manera, el granjero le daría algo en lo que pensar con la horquilla que tenía en la mano.

Eso, sintió, era su derecho como su padre adoptivo y guardián.

Publicidad M-M3

«No.» El casco se sacudió de un lado a otro. «No hice nada en particular.»

La voz era baja e indiferente, y tan franca que le quitó el viento de las velas al granjero. Si las palabras eran mentira, entonces este joven era un depravado bastante acostumbrado al acto.

Publicidad M-M5

El granjero miró un momento más al casco de acero, y finalmente miró hacia otro lado, como si de repente no supiese donde poner sus ojos. «¿Es eso cierto?»

Publicidad M-M5

«Sí.»

Un gallo cantó a lo lejos. El sol saldría pronto, y el día comenzaría. El granjero entrecerró los ojos ante el resplandor y suspiró.

«¿No tienes intención de tomar una ocupación honorable?»

Quería insinuar que nunca le daría su sobrina a un aventurero matón.

Pero también, si ella pudiera vivir decentemente con un sobreviviente de su aldea, eso sería ideal.

Por lo menos… sí, por lo menos, el granjero finalmente se dio cuenta, parpadeando. Descubrió que había admitido lo serio que era el joven… tanto que estaba dispuesto a perdonarle con una pequeña paliza con una horquilla.

Pero entonces, el joven dijo: «No», y agitó la cabeza con firmeza.

«Porque hay goblins.»

“…”

Y luego esto. El granjero no habló. Rápidamente empezó a arrepentirse de su ansiosa resolución. Pensaba que su sobrina había empezado a recuperarse en los últimos cinco años; no era de extrañar que ahora estuviera angustiada.

«Bueno, entonces será mejor que te vayas. Tengo que ir a trabajar.»

Este hombre está completamente perdido….

Eso era obvio, sobre todo porque parecía que acababa de arrastrarse por un charco de barro.

Mientras el dueño de la granja se alejaba, con la horquilla en la mano y la mente agitada por pensamientos amargos, escuchó al joven decir: «Sí», detrás de él.

Luego vino una pregunta: «…¿Dónde está ella?»

Publicidad Y-AB

Esto hizo que el granjero se detuviera y levantara una ceja.

Aquí él había pensado que el joven no estaba interesado en ella.

Se dio la vuelta y encontró al joven de pie, casi como si estuviera aburrido.

«Ella ha salido. No creo que vuelva hasta muy tarde hoy.»

«Es así», murmuró el joven, y luego se dirigió a la ciudad arrastrando los pies. Había algo que le llenaba de dudas en su forma de andar; para el granjero, de alguna manera parecía un niño que se había quedado solo.

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios