Goblin Slayer – Side Story: Year One

Volumen 1

Interludio 1: De Algo Típico que se Convierte en la Semilla de una Aventura

 

 

El sonido agudo del metal hace eco en el túnel hoy, como lo hace todos los días. Abajo y abajo van, más y más profundo en la tierra, buscando el metal que desean.

Mineros humanos y enanos, excavadores de todas las razas, rompen las rocas con picos, haciendo túneles más profundos bajo la montaña.

Publicidad Y-AR

Tesoro es lo que buscan: oro y plata y joyas durmiendo bajo la tierra. No es tan descabellado imaginar que puedan llegar a ser ricos como nobles de la noche a la mañana.

«Casi me hace sentir como un aventurero», bromea alguien, y todos los hombres se ríen a carcajadas.

«Espero que no veamos monstruos aquí abajo.»

«No son los monstruos los que viven tan abajo. Preocúpate más por los dioses oscuros y cosas por el estilo».

Otro coro de risas. No pueden olvidar la batalla que libraron cinco años antes; lo mejor que pueden hacer es reírse de ella.

Publicidad M-M4

¿Qué es la vida sino una acumulación de días, después de todo? ¿Y puedes llamarlo vida si no disfrutas de esos días?

Tal vez no encontraste nada ayer, pero siempre está el hoy. Si hoy no funciona, existe el mañana. Y al día después de ese.

Los hombres sabían bien que el descubrimiento de una veta de oro exige una acumulación de días.

Además, encontrar oro no es el fin del asunto. Luego viene la excavación. El delicioso trabajo de desenterrar el oro te espera.

Los mineros no tienen tiempo para la melancolía; en cierto modo, soportan una carga propia.

Piénsalo: sin ellos, las joyas brillantes de los nobles o las monedas que cambian de manos en el mercado no existirían.

Publicidad M-M5

Nosotros somos los que sostenemos el reino. Es un pensamiento alentador incluso en los esfuerzos más agotadores.

Hay quienes trabajan para poder enviar dinero a casa, mientras que otros trabajan para pagar la deuda por algún delito que cometieron. Otros ahorran su dinero, albergando el sueño tonto de convertirse en aventureros; otros continúan ganándose algo para mantenerse en el camino.

No es que a nadie le importe un bledo de dónde viene esta gente o por qué. La única pregunta es si hacen un buen día de trabajo, y todos lo saben. Ya seas un criminal o el tercer hijo de un noble, en el agujero, no importa, mientras puedas cavar.

«Bien, chicos, ¿qué tal si lo dejamos por hoy?»

«¡Tú lo dijiste!»

Cavan desde el amanecer hasta el anochecer, aunque no se puede decir que hora es ahí abajo. Una gran campana resuena desde arriba; así es como saben que es el final de la jornada laboral.

Hay un alboroto general cuando todos salen de la mina, con las herramientas colocadas sobre los hombros.

«¿Hrm?» murmura un minero, su pico clavado en la pared.

«¿Pasa algo?»

«Espera. Está atascado en algo…»

Tira tan fuerte como puede. Cuando libera el hacha, sin embargo, falta el extremo.

En su lugar hay un líquido viscoso de color negro, con un hilo que aún cuelga hacia la tierra.

El minero lo mira desocupado. Un instante después, el líquido negro explota.

Cubre al minero de pies a cabeza; lucha, pero no puede decir nada mientras lo asfixia.

«¡Ngah! ¡¿Qu-Qué mier…?!»

«¿Qué ha pasado? ¡¿Qué está pasando?!»

El grito atrae a otros mineros que casi habían salido de la mina.

Tal vez hubiera sido mejor si hubieran seguido adelante y no se hubieran dado la vuelta. Aunque, ¿quién sabe si esa hubiera sido la opción más sabia?

Lo primero que notan cuando regresan a la mina es un hedor a carne quemada que les revuelve el estómago. La viscosidad negra está devorando al minero cubierto, humeando a medida que avanza. La desafortunada víctima literalmente se derrite ante sus ojos, hasta que no es más que un esqueleto reluciente.

«¡Este… este podría ser un Blob come-hombres! ¡He oído hablar de ellos!»

Publicidad M-AB

«¡Corre! ¡Es peligroso!»

Algunos de los hombres se aferran a sus picos, la fuente de su sustento, mientras huyen; otros simplemente los echan a un lado.

La viscosidad negra sigue saliendo del suelo, arrastrándose tras ellos.

¿Cuántos reclamará antes de llegar a la superficie…?

Los dados del Destino y del Azar no tienen piedad alguna.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios