Goblin Slayer

Volumen 5

Capítulo 01: Tutorial

 

 

Goblin Slayer Volumen 5 Capítulo 1 Novela Ligera

 

Publicidad M-AR

 


Oh, aventurero,
qué tragedia que debas morir.
Hay poco espacio en una lápida.
Oh, aventurero, tu nombre no lo sé,
porque no nos lo has dejado a nosotros,
Oh aventurero, si me llamas amigo-
Oh, amigo mío,
qué tragedia que debas morir.


 

 

—¡Se fue por ahí!

Publicidad Y-M2

Una voz, clara como una campana, se podía escuchar incluso sobre la ventisca que envolvía el campo de batalla.

Vino de una mujer joven con ojos azules brillantes y hermosas ondas de cabello color miel atadas en dos coletas. Era una aventurera, pero dada la nobleza que mostraba no habría estado fuera de lugar en una lujosa fiesta.

Publicidad Y-M3

Su rostro, que podría haber estado cubierto de maquillaje en algún momento de su vida, ahora se encontraba cubierto con sudor a pesar de la nieve que la rodeaba. Una coraza protegía su generoso pecho, mientras que una armadura de cuero acunaba una cintura tan delgada que no necesitaba un corsé.

Una espada plateada brillaba en su mano, una valiosa reliquia familiar. Estaba hecha de aluminio, ligero y afilado, forjado por un martillo-relámpago contra una gema roja.

Golpea, golpea, bloquea. Ella repetiría los movimientos que había aprendido, una y otra vez, y el enemigo no tendría ninguna esperanza de acercarse a ella.

A su lado, una guerrera se lanzó a la lucha, hablando bruscamente, pero con un tono de afecto.

—¡Lo sé! ¡Sólo asegúrate de no resbalar y caer en el hielo!

—¡Cielos! ¡No soy tan torpe!

Eso estaba por verse. La guerrera solo llevaba una armadura delgada, y unas orejas puntiagudas asomaban por debajo del pelo del color de las hojas en otoño.

Goblin Slayer Volumen 5 Capítulo 1 Novela Ligera

 

Publicidad M-M4

La medio elfa blandió su delgada espada; destelló mientras se movía con pasos como los de una bailarina. La otra chica, Noble Fencer [1], había ahuyentado a un enemigo, y no se perdería la apertura que el miedo del enemigo les proporcionó.

—¡¿ORARARAG?!

Publicidad M-M5

—¡¿GAROARARA?!

Primero uno, luego dos, de las pequeñas feas criaturas murieron, sangre sucia salía de sus pechos, con las vísceras expuestas al aire libre.

En todo el mundo, probablemente no había una sola persona que no reconociera a estos monstruos. Los no iluminados con piel verde oscuro, dientes torcidos, y la inteligencia de niños crueles. El monstruo más débil que camina en la tierra: goblins.

Eran visibles aquí y allá a través de la ventisca, gruñendo o goteando baba. Sólo llevaban pieles de animales sobre su piel desnuda; no estaba claro si esto se debía a que el frío no les molestaba o porque no conocían otra forma mejor de calentarse. De armas sólo llevaban hachas de piedra o garrotes, junto con algunas rústicas lanzas hechas de trozos de huesos.

Pero, aun así, no hicieron ningún movimiento para huir de los aventureros. Los goblins solo sentían hostilidad, odio y lujuria por ellos.

—Son tan patéticos, es casi gracioso —, dijo Noble Fencer con un pequeño y lindo resoplido.

—¡Je-je! ¡Buen trabajo, chicas!

Publicidad Y-M1

Una voz vino de alguna parte, sonaba tranquilo, sin ser perturbado por la furiosa nieve.

El tono alegre, casi inocente, hizo que la medio elfa frunciese el ceño.

—¡No estamos aquí para charlar! ¡A trabajar!

—Claro.

Sin señales ni sonidos de advertencia, apareció una daga, hundiéndose en el espacio entre las costillas de un goblin.

Una puñalada por la espalda, directo al corazón. Los ojos de la criatura se abrieron de par en par y murió.

El cadáver fue impulsado por una pequeña patada por detrás; cayó delante, revelando un diminuto explorador rhea. Él se apoyó contra el cuerpo y sacó la daga que había enterrado en el goblin.

Pero por muy estúpidos que sean los goblins, ni siquiera ellos pasarían por alto una oportunidad como esa.

—¡¿Hrgh?!

—¡GORBBBB!!

—¡GROOOB!!

Publicidad M-M2

Los monstruos se acercaron, confiando en sus números como fuerza, agitando sus garrotes. Dando un gran grito, el explorador rhea saltó hacia atrás.

Publicidad M-M1

—¡En estos momentos no te distraigas en el campo de batalla! — Una pequeña pero robusta figura se dirigió al explorador para protegerlo. El enano vestía un hábito de monje y tenía el aspecto de una roca. Su arma preferida era un martillo de guerra. El bloque de metal se estrelló sin piedad contra el cráneo de un goblin, enviando al cerebro a volar por todas partes, liberando la pequeña y desagradable alma de la criatura hacia la otra vida.

—¡Bueno, lo siento mucho, Lord Monk [2]!

—No te preocupes —, contestó el enano, limpiando un globo ocular de su martillo. —Hey, lanzadores mágicos. Todavía tenemos uno o dos a la distancia.

—Por supuesto. Puedo verlos perfectamente bien.

La respuesta vino de un mago de mediana edad vestido con la más sencilla de las túnicas blancas puras. El humano tenía una sonrisa incongruente en su rostro mientras se acariciaba su propia frente como si implicara su abundante sabiduría. Una mano emergió de su túnica, rápidamente haciendo una seña, mientras blandían su bastón con una demostración experta.

—Mi querida y noble niña, ¿podrías quizás echarme una mano?

—¡Ok! — Noble Fencer hinchó su pecho y asintió. En su hermoso dedo había un anillo que brillaba con una joya, y ella y el hechicero pronunciaron palabras de poder verdadero juntos.

Publicidad Y-M2

¡Sagitta… quelta… raedius! ¡Da en el clavo, flecha!

Tonitrus… oriens… ¡acta! ¡Levántate y cae, trueno!

Las palabras abrumaron la lógica del mundo mismo, y los hechizos gemelos atacaron a los goblins: el Misil Mágico del hechicero envió lanzó varias flechas sobrenaturales, mientras que el hechizo Relámpago de Noble Fencer cayó sobre los goblins, convirtiendo la nieve en vapor.

Después, los únicos goblins que quedaban estaban llenos de agujeros o fritos hasta quedar crujientes. El suelo había quedado desnudo por el ataque, pero la nieve seguía cayendo sin piedad. Sólo sería cuestión de tiempo antes de que la tierra se cubriera de nuevo.

—Bueno, supongo que eso es todo —, dijo la guerrera medio elfa, sacudiendo la sangre de su espada y envainándola.

El explorador rhea pitó. —¿No estás de buen humor?

—No puedo decir que estoy muy contento de que bajes la guardia —, dijo el enano moje con reproche, pero el mago irrumpió, —Oh, los hechizos curan todos los males. Al final todo salió bien.

El grupo, tras haber sobrevivido con éxito a un encuentro casual con un grupo de goblins, una vez más se dieron palmaditas en la espalda a sí mismos por su destreza en la batalla. Ellos habían cooperado bien, y nadie había resultado herido. Es cierto que habían recurrido a algunos hechizos, pero aún así, una victoria impecable.

Los ojos de los aventureros ardían con una pasión que parecía a la vez esperanza y a la vez ambición. Detrás de ellos estaba la aldea del norte y todos sus indefensos residentes, que vivían bajo la amenaza de monstruos. Delante de ellos estaba la montaña, peligrosa y severa, pero majestuosamente blanca y coronada de nieve. En algún lugar de sus laderas estaba la entrada a una cueva subterránea.

No importaba si tenían que luchar contra goblins. De hecho, más razón para ir. Si matar goblins no era una aventura, ¿qué era?

Publicidad M-AB

—Sí, no te preocupes —, dijo con audacia Noble Fencer, su cabello dorado batiéndose en el viento. Se volvió hacia sus compañeros y les dijo, —¡Tengo un plan!

 

 


[1] Esgrimista noble.

[2] Señor monje

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
10 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios