Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 3

Stage 04: Venganza y el Plan para los Recipientes Perfectos

Parte 3

 

 

“Lo encontré.”

Shiroyama Kyousuke habló desde la cubierta de un Stingray corriendo a 200 km/h por el océano y entre los pilares y los edificios.




El humo mostró más que una silueta. En lugar de ponerse al día con la nave idéntica, su Stingray se acercó a la otra al entrar en la misma intersección a su izquierda.

“¿Qué planeas hacer?” preguntó uno de los soldados de Repliglass.

“Sólo chócalo contra él. Nos encargaremos del resto.”

Ellos podían escuchar cosas zumbando arriba de sus cabezas. Había mucho en el nivel más bajo de la ciudad. Cables y ganchos de grúa colgaban de las partes inferiores de innumerables puentes gigantes, parques, y escuelas.

Su frecuencia estaba creciendo.




El Stingray aceleró aún más.

Y entonces los dos entraron en contacto como si chocaran en una intersección.

Un impacto aterrador arrojó a Shiroyama Kyousuke e Isabelle de la cubierta.

Sin la fuerza muscular sobrehumana y la fuerza de piernas del Repliglass, eran impotentes. Después de ser arrojados como un proyectil de artillería, Kyousuke sostuvo a Isabelle en sus brazos para protegerla y acurrucó su cuerpo.

Volaron de un Stingray al otro.

Golpearon la cubierta y rebotaron varias veces, pero Kyousuke logró detener su cuerpo mientras evitaba que el intenso impacto causara demasiado daño.

Estaban en la superficie plana de una raya que medía varias decenas de metros de largo.

Dentro de la Tierra Sagrada Artificial, una camarera demonio sonrió mientras era servida por una masa de baba amarilla de tres metros.

Atrapados en esa jaula estaban los soldados de Repliglass colapsados, un Water Bear que probablemente contenía a Maria Heartocean, el Seagull de Repliglass con las alas plegadas, una caja grande que probablemente contenía el servidor abandonado al lado de la aeronave de escape, y Miyama Gouta que probablemente había apretado el gatillo de todo esto.

“¡E-eek! A-ayuda… ¡¡ayúdame…!!”

“…”

Sólo por un momento, Kyousuke entrecerró mecánicamente sus ojos ante esa palabra, pero…

“¡¡Te  pagaré!!  ¡¡También te  daré  un asiento en  el  arca!!  ¡Así que  pelea! ¡Apúrate y pelea! ¿No es eso por lo que vives? ¡Empleado sin valor de Freedom!”

Kyousuke comenzó a abrir su boca, pero antes de que pudiera, Isabelle se paró a su lado.

Sin una notable expresión en su rostro, la chica en un uniforme militar rojo presionó su pulgar contra su garganta. Ella notó el olor espeso y la esencia sin sentido de la sangre que flotaba en al aire.

Y luego deslizó su pulgar de costado.

“Muérete enormemente.”

E hizo un anuncio como para juzgar al culpable que había creado esta situación.

“Una vez que mueras, te salvaré.”

“¡¿Pero…?!”

Inmediatamente después de esa sugerencia contradictoria, un temblor recorrió el Stingray y la Tierra Sagrada Artificial de Biondetta entró en su estado de Cadena. Eso señaló el fin de la consciencia de Miyama Gouta.

Normalmente, Kyousuke se habría metido en la Tierra Sagrada Artificial de su oponente para comenzar una nueva batalla sin ningún riesgo, pero la camarera demonio chasqueó sus dedos y borró su propia Tierra Sagrada Artificial.

El Amarillo Original también desapareció, revelando a Murasame Kuina en su lugar.

“… ¿Qué estás haciendo?”

“Mi meta es ayudar en la venganza de mi cliente, no la destrucción pura. Y mi cliente desea hablar con tu recipiente. Piensa en esto como una forma de cuidado mental para ayudar a que su venganza vaya bien.”

Biondetta se inclinó respetuosamente y se hizo a un lado para darle a su cliente el control de la escena.

Ese cliente, Murasame Kuina, enfrentó a Isabelle.




No, en este caso…

“Sayuri, ¿por qué viniste aquí?”

“Mi nombre es Isabelle y vine a detenerte.”

“…¡! ¡No conozco a ninguna Isabelle! ¡¡No tienes idea de lo ridículo, cruel, vacío, doloroso y desgarrador que es escucharte usar ese nombre!! ¡¡Te veo así y me dan ganas al menos de cazar a las personas que te hicieron esto y enviarlos al infierno!!”

Al escuchar eso, Isabelle negó lentamente con la cabeza.

“No lo entiendes.”

“¡¿Entender qué?!”

“Esto no es lo que eres.”

“¡Ni siquiera puedes recordar tu propio nombre y ¿crees que puedes hablar sobre quién soy yo?!”

“¿Todavía no lo entiendes?”

Isabelle parecía preocupada. Fue una mirada triste.

Era la mirada de alguien que no se animaba a decir que estaba demasiado ocupado para asistir a la fiesta de cumpleaños de la cual su amigo estaba tan emocionado.

Y esto no era sólo una cuestión de emociones o ideales. Era la mirada de alguien que era reacia a hacer una declaración decisiva, pero sabía que tenía que decirla.

“Piensa de nuevo. ¿Con qué dispositivo comenzó todo?”

“¿?”

“Girl’s Backdoor.”

“¿Qué? ¿Por qué mencionas esa cosa que utilizamos como distracción?”

“¿Todavía no lo entiendes?”

Isabelle repitió su pregunta.




Y antes de que la chica del estómago expuesto pudiera sentir un temblor bajar por su espina dorsal, la respuesta fue liberada al mundo.

“Fuiste convertida en la protagonista por el Girl’s Backdoor de esa mujer demonio.”

Murasame Kuina, esa chica vengativa, se detuvo por completo cuando sus pensamientos se paralizaron.

“Es cierto que al principio podrías haber tenido un deseo de venganza de tamaño pequeño.”

Y entonces Isabelle no dejó de hablar.

“Por un lado, me convertí en un recipiente, mi existencia había sido borrada de tu mente. Si Biondetta no te hubiera contactado, tal vez nunca me recordarías.”

Nadie más la detuvo.

“Sin embargo, un deseo de venganza solo no es lo mismo que llevarlo a cabo.”

Ella dijo la cruel verdad.

“Pero, ¿Y si Biondetta leyó lo que querías y manipuló tus acciones? ¿Y si utilizó una mano invisible para enviarte por un camino que nunca te hubieras atrevido a tomar normalmente?”

Simplemente se lo presentó a la chica.

“Sólo estabas vengándote debido a la manipulación del Girl’s Backdoor. Simplemente lo malinterpretaste como tus propias acciones. Una invocadora ha estado montando una obra todo este tiempo.”

Al principio, Murasame Kuina había sido manipulada desde el exterior.

Debido a que ella estaba actuando en base a los pensamientos más profundos de su corazón, había asumido que esas acciones se basaban en su propia voluntad.

Pero en verdad, los deseos de Kuina nunca abandonaron el reino de los pensamientos y las acciones fueron creadas por un tercero manipulando su cuerpo.

Durante una vida muy larga, cualquiera podría sentir el deseo de golpear o matar a alguien en algún momento.

Pero muy pocos lo podrían llevar a cabo.

Por lo menos, Murasame Kuina no había sido una de esas personas.

Pero alguien más había sonreído y tuvo mucho cuidado de asegurarse de que nunca lo notara.

“Estás… mintiendo.”

Kuina forzó esas palabras como si estuvieran atrapadas en su garganta.

Más que una refutación, estaba tratando de rechazar algo que se negaba a creer.

“Quiero decir, ¡no ganas nada diciéndome esta supuesta ‘verdad’! Pero para proteger a Government, ¡probablemente mentirías al respecto para perturbarnos y deshacerte de nuestro trabajo en equipo! ¡¡Así que!!”

“Probablemente sería más rápido si demostramos nuestra postura.”

Con ese comentario casual, Kyousuke agarró una palanca cercana.

Se utilizaba para asegurar los contenedores con ruedas de la cubierta mientras el Stringray se movía a 200 km/h.

No dudó de tirar de la palanca.

Con un sonido metálico, algo fue removido. Un contenedor se deslizó por la cubierta. Nadie podía detenerlo mientras se sumergía en el océano.




Era el servidor del Hormiguero.

Contenía los datos importantes y cruciales para la continuación del proyecto.

“¿Qu-…?”

“El pedido que recibí de Isabelle fue liberar a Murasame Kuina de su venganza innecesaria. Ni más, ni menos. Lo que Government quiere no importa. ¿Los Hormigueros? Esas cosas desagradables están mejor destruidas. Sólo nos vendimos a Government debido a que nos ayudaba a lograr nuestra meta.”

“Eso significa que no tenemos razón para mentirte para proteger a Government.” La chica en uniforme militar rojo miró directamente a Murasame Kuina. “Desde el principio, estamos peleando enormemente para salvarte de ese demonio.”

Finalmente, Murasame Kuina se dio vuelta hacia Biondetta como una muñeca rota.

La camarera demonio simplemente sonrió.

“¿Cuál… es el significado de esto?”

Ella hizo la pregunta obvia.

“¡Oye, tú! ¡¿Sayuri está diciendo la verdad acerca-…?!”

“Señorita.”

Incluso con la verdad revelada, Biondetta no se inmutó y mantuvo su perfecta sonrisa de vendedora.

Y en algún punto, su delgado guante de camarera se había derretido como si saliera de un gran fuego.

Sus blancas yemas de los dedos fueron brevemente visibles, pero pronto se volvieron negras.

Pero no porque hubieran sido quemadas o chamuscadas.

La piel de su mano izquierda se despegó por sí misma, revelando el guante de cuero debajo. ¿Estaba el guante que sonaba pegajoso, fundido con la palma verdadera y sin piel de abajo?




No obstante, Biondetta formó una pistola y apuntó con el dedo índice hacia su cliente.

Y la mujer demonio habló con una sonrisa.

“Esta es la mejor parte, así que amablemente cierre la maldita boca☆”




Mitou Shoukan Blood-Sign Volumen 3 Stage 04 Parte 3

 

Eso fue todo lo que se necesitó para que el cuerpo entero de Murasame Kuina se pusiera rígido y luego se quedará sin fuerzas.

La luz se desvaneció de sus ojos y toda expresión humana desapareció de su rostro.

Parecía una muñeca controlada por hilos delgados y con sus extremidades atrapadas en incontables trampas para osos.

El diagrama de flujo estilo árbol había llegado a una situación inesperada y cambió a una línea diferente.

Todo fue un acto y todo estaba restringido.

Biondetta sólo había querido tomar prestada la venganza de alguien más para satisfacer sus propios deseos sádicos. Al acercarse a alguien con una sonrisa amable, avivando suavemente las llamas de sus deseos vengativos, y proveyéndoles los medios y la oportunidad para cumplirlos, obtuvo una excusa para todo tipo de violencia.

Y este fue el atajo perfecto y definitivo.

El Girl’s Backdoor.

Ella manipulaba a las personas para su destrucción a fin de satisfacer sus propios deseos. Sin duda era un demonio.

Afirmó que simplemente estaba obedeciendo a su cliente, pero en realidad estaba disfrutando el mejor asiento en primera fila.

“Desde el principio…”

Al principio, Kyousuke e Isabelle sabían que Kuina había jurado venganza por su amiga y había comenzado a actuar, pero ellos no sabían quién la había invitado a vengarse. Pero, sin importar quien estuviera a su lado, habían imaginado que había un riesgo decente para esta posibilidad.

Todo se redujo al Girl’s Backdoor.




¿Qué pasaría si no hubiera distinción entre controlador y controlado? No era una línea  recta o una pirámide. Esto controlaba a otra persona mientras esperaba que se convirtiera en el maestro perfecto. Hubo un giro a lo Möbius que desdibujó la distinción entre maestro y sirviente.

“Habías planeado esto. No fue sólo una de muchas posibilidades. Que Murasame Kuina aprendiera la verdad fue incorporado como un paso inevitable sin importar lo que sucediera. Era necesario si enfrentabas a Kuina e Isabelle la una contra la otra.”

“Bueno, por supuesto.” Biondetta se rio justo como la Reina que una vez había visto. “Su deseo de venganza tenía una medida de seguridad incorporada. Quiero que ella haga arder el mundo entero, pero tenía muchas condiciones acerca de lo que se negaba a hacer. Pero si hago que destruya la fuente de esas limitaciones, imagino que nada será capaz de detener su venganza.”

En otras palabras, Murasame Kuina mataría a Isabelle – que era a quien ella más quería proteger – en la búsqueda de su venganza.

Biondetta ensuciaría las manos de Kuina al obligarla a matar a la chica.

Esa había sido la mayor alegría en su mente mientras construía los dispositivos Girl’s Backdoor. Ese había sido el pensamiento en su mente mientras sonreía al lado de su cliente desde las primeras etapas de su plan.

Se atiborraría con el festín ante sus ojos, le echaría toda la culpa a la chica y luego devoraría incluso a la chica que había usado como chivo expiatorio.

Kyousuke sacó su Blood-Sign de su espalda.

Estás completamente loca.”

“¿Completamente loca? ¿Esto? ¡¿Nada más que esto?! ¡¡Hemos sentido la locura de la Reina en persona, por lo que debes saber que esto no es más que una pequeña broma trivial!!”

“Estoy enormemente enojada en este momento. *Rebosar rebosar* (inexpresiva).”




“No me importa en lo absoluto. Llevaré la venganza de mi cliente más allá de lo que ella alguna vez imaginó. No me importa si la visión de los horribles resultados deja a mi cliente en lágrimas y la conduce al suicidio. Todo lo que importa es que lo disfrute.”

Dicho eso, Biondetta extendió sus piernas a la anchura de sus hombros.

Sacudió su cola y una Granada de Incienso cayó de su minifalda.

“Y con el Girl’s Backdoor, nuestra combinación invocador-recipiente es, en cierto modo, mejor que cualquier otra. Las rutinas de combate que le he dado a mi cliente son insuperables. Ahora, déjame disfrutar esto, maldito conejo. ¡¡Probablemente eres la comida más satisfactoria para esta venganza!!”

Con ese grito, la granada detonó y una Tierra Sagrada Artificial cubrió sus alrededores.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios