Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 5: Subaru Natsuki, El Auto-proclamado Caballero

Parte 3

 

 

―Reportando, Sir Julius y … el sirviente de Lady Emilia, Sir Subaru Natsuki, están en un duelo el campo de prácticas

―…Eh

Al escuchar el reporte del guardia los pensamientos de Emilia se deslizaron en un susurro sin aliento.

Mantén la calma, Compórtate, la voz dentro de ella le decía. Ella no lo entendía.

―¡¿Po- porque estarían ellos haciendo tal …?¡ campo de prácticas, te refieres al edificio de los caballeros al lado del palacio real, ¿verdad? Julius y Subaru están…. ¿Peleando allí?

Emilia no pudo ocultar su desconcierto. El guardia, sin embargo, no pudo dejar un malentendido sin aclarar.

―Discúlpenme, pero es solo un combate de práctica, no es una pelea que sea por odio personal, sino por cuestión de honor de Sir Julius.




Sus emociones al borde del descontrol perturbaron a Emilia fuertemente.

Ella pensó en el intercambio de palabras entre Subaru y Julius en el salón del Trono. Ninguno tuvo una buena impresión del otro, si ese era el motivo del duelo…

―De todos modos, necesito detener esto de inmediato. Llévame al campo de entrenamiento…

Emilia estaba a punto de salir corriendo hacia el campo de entrenamiento para intentar detenerlos, cuando una voz aguda intervino, la de Anastasia

―Ah, creo que deberíamos dejarlos.

Cuando Emilia volteo, vio que Anastasia había levantado su mano llamando la atención de todo hacia ella. Habiendo cambiad de la sala del Trono a la sala de conferencias, los candidatos estaban sentados con sus asociados a un lado.

Naturalmente, todos escucharon el informe. Anastasia continuo, ―Quiero asegurarme de algo, ¿Quién propuso el combate?

El guardia contestó, ―tengo entendido que fue Sir Julius, sin embargo, por que acepto Sir Subaru Natsuki, estamos en la presente situación

Anastasia le dio un gesto de aprobación a la respuesta del guardia antes de mirar hacia Emilia.

―Ahh, está bien, está bien, solo necesitaba saber que fue idea de Julius…Desde que el empezó, estoy en contra de detenerlo .

La respuesta de Anastasia la puso en desacuerdo con Emilia.

―Tu caballero y mi… mi amigo están peleando. ¿no estas preocupada?

―¿Preocupada? ¿acerca de? ¿qué Julius podría ir demasiado lejos y hacerme pagar la curación de tu chico?




Anastasia inclino la cabeza un poco mientras respondía, mirando desconcertada. Emilia estaba sin palabras.

En lugar de la semi-elfo, Priscilla mostro una pequeña sonrisa detrás de su abanico.

―Ciertamente, por lo que vi, él es un idiota incorregible. Imagino que está arrastrando su cara en la tierra por segunda vez del día, por su excesiva terquedad

Anastasia agregó, ―quizás. Regresando a lo del salón, él estaba nervioso, hace que quieras ir a verlo, es probable que alguien lo haya arrojado al otro lado de la habitación.

Las sonrisas hostiles que intercambiaban las dos dejaron a Emilia incapaz de creer en lo que veía, su voz temblaba.

―¿N-no tienes nada más que decir…?

Pero solo aumento su sorpresa, Crusch rompió el silencio y dijo su postura a Emilia.

―Si el sirviente de Emilia pidiera un duelo, yo estaría de acuerdo en que es correcto detenerlos. Sin embargo, fue Sir Julius quien lo hizo y el sirviente Emilia acepto, creo que detenerlos es un error.

―¿Por qué? Quiero decir, Subaru no es mi…

―Si no lo entiendes, ninguna explicación será suficiente. Además, Aunque su temperamento fue rápido, esto es algo necesario.

Crusch interrumpió a Emilia con un tono fuerte que no permitió más discusión. Crusch, también, había tomado una postura dura con la que Emilia no debería meterse.

La conversación varada provocó una expresión amarga al rostro de Felt andes de que levantara la voz con fastidio…

―Entonces, ¿Por qué ese guardia vino a contarnos sobre esto?, quiero decir, si vas a reportar algo hazlo antes de que empiece, pero ¿Por qué a la mitad de todo? Solo espera a que termine la pelea y nos dices que paso después.

Pregunto Felt, posada con los brazos cruzados y una mala actitud, hizo que la cara del soldado titubeara. Marcus, sintiendo que por su comportamiento algo andaba mal, se paró frente a su subordinado y rompió el silencio.

―Reporte.

―¡S-Sir He venido en busca de ordenes porque… el duelo entre Sir Julius y Sir Subaru Natsuki es extremadamente unilateral!

―… ¿Qué quieres decir con unilateral?

―Sir Julius seguramente se está conteniendo…. Pero no parece ser así.

El guardia parecía angustiado, como si hubiera visto una visión tan miserable que no podía obligarse a mirar en dirección de Emilia. Eso anuncio a todos los presentes el espectáculo terrible que estaba ocurriendo.

Esa noticia fue el detonante de Emilia, quien lanzo su indecisión al viento y salió corriendo de la habitación.

―¡Tengo que detenerlos!

Ella corrió por el pasillo hacia la guarnición de los caballeros y el campo de entrenamiento.

Una vez que Emilia se fue, la habitación parecía estar al borde del alboroto cuando Al levanto la mano y sugirió ―entonces, ¿y si seguimos a la dama y echamos un vistazo también?…

Señalo la puerta abierta y se encogió de hombros hacia Priscilla, que estaba a su lado.




―Te gusta este tipo de cosas ¿verdad princesas? Mirar una bestia feroz jugar con una creatura débil.

Priscilla se volvió ligeramente dándole la espalda mientras su risa encantadora sacudía sus pechos abundantes.

―No, me inventes ese tipo de cosas con tus pequeños delirios, Al. Bien lo haré disfrutémoslo… muy bien, de todos modos, quería un descanso de esta charla terriblemente larga, mirar a un grupo de tontos reírse de ellos es bueno para el alma

El guardia perturbado estalló en sudor helado mientras Priscilla empujaba la punta de su abanico hacia él.

―Llévanos al campo de entrenamiento …te lo ordeno.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios