No Pierdas la Esperanza

Volumen 1

Capítulo 4: Te Ayudaré con Todo mí Ser

Parte 3

 

 

Han pasado varios días desde que me desmayé en la escuela, y Fukui-kun me ayudó… Desde ese día, me he cuidado más. Como bien a diario, y también descanso al menos cuatro horas por día. Esto es gracias a que he comenzado una investigación en equipo junto a Fukui-kun.

Al principio él no entendía nada de mi investigación, pero luego de explicarle detalladamente lo que busco, y lo que he investigado hasta ahora, él logró entender un poco… Aunque él no entienda mucho sobre todo esto, es de gran ayuda. Ya que revisa mis anotaciones, los libros que he leído, y cosas así. Además se asegura de que almuerce todos los días en la escuela, gané algo de peso debido a eso…

Publicidad Y-AR

Aún con la ayuda de Fukui-kun, es extremadamente difícil esto… aún estoy muy lejos de hallar la cura…

Odio esto… me siento, una inútil.

***

 

 

Publicidad G-M1




Durante la hora del almuerzo de un día de clases, me encontraba en el laboratorio de la escuela. Fukui-kun leía a mi lado.

Él luce muy concentrado al leer mis anotaciones… aún no entiendo por qué tiene tanto interés en esto…

-Hm… hay algo que aún no entiendo…

-¿Qué es lo que no entiendes, Fukui-kun?

Él volvió a releer una de mis anotaciones.

-En esta hoja, has tachado nombres de vacunas. Supongo que estas son vacunas ya existentes, las cuales no sirven para lo que estamos buscando.

Asentí a lo que dijo, así es.

-Esto lo has demostrado utilizando estas vacunas y medicamentos en sangre que has tomado de tu madre, ¿Verdad?

-Así es.

Fukui-kun piensa un momento, y luego me mira.

-No estoy seguro de si esto se puede hacer… ¿Has intentado añadir bacterias, o virus inactivos a las vacunas ya existentes?

¿Eh?… Ahora que lo pienso, no lo he hecho, sólo me he limitado a intentar con vacunas ya existentes, e investigar sobre más vacunas en los libros…

-No lo he hecho…

Él sonríe.

-Pues, ya tenemos una base para comenzar.

Asentí rápidamente a lo que él dijo.

-Así es, tienes razón.

Suspiré.

-Soy una idiota, ¿Cómo no lo había notado antes?

Fukui-kun tiene razón, me limité a investigar con vacunas ya hechas, y sin modificarlas. Pero, si modifico alguno de sus elementos, es posible que actúe de forma correcta contra el virus que tiene mi madre.

Aunque todo esto llevará mucho tiempo… tal vez meses.

No tengo tiempo que perder.

Publicidad G-M1




Rápidamente me puse unos guantes de látex. Me dirigí hacia la pequeña nevera que se encontraba en el laboratorio, y tomé unas muestras.

-Fukui-kun, esto tomará tiempo, puedes irte si gustas.

Él negó con su cabeza.

-No me iré, Sasaki-san. Quiero ayudar en todo lo que pueda.

-Fukui-kun…

Mi rostro se siente caliente otra vez… aún no entiendo por qué me siento así, cada vez que él es tan amable…

Él sonríe.

-Continuaré leyendo hasta que termine la hora del almuerzo, ¿Sí? Puede que se me ocurra otra cosa más acerca de esto.

-De acuerdo.

Asentí a lo que dijo Fukui-kun.

-Gracias… realmente eres de mucha ayuda, Fukui-kun. Te lo agradezco mucho.

Él volvió a sonreír.

-Me alegra que dijeras eso, Sasaki-san.

Publicidad M-M5

Fukui-kun volvió a leer, y yo comencé a hacer pruebas con las muestras que tomé de la nevera.

***

 

 

Es inútil. Han pasado varios días desde que por fin teníamos una nueva idea sobre la investigación, pero el virus sigue rechazando los anticuerpos y bacterias a los cuales lo expongo. Maldición.

Sentí una mano que palmeaba mi hombro, era Fukui-kun.

-Tranquila, Sasaki-san. Podremos hacerlo, tenlo por seguro. Ten, te he traído algo de té.

Tomé la botella de té que Fukui-kun trajo.

-Muchas gracias…

Ambos bebimos un sorbo de las botellas.

Bajé mi mirada.

-Estoy cansada…

-Descansa un poco, Sasaki-san. Aún queda más de una hora hasta que termine la hora del almuerzo.

Quisiera dormir… sí, pero debo continuar con esto…

-No, aún puedo seguir…

Bostecé…

Tengo mucho sueño.

-¿Sabes? He estado pensando algo que tal vez nos sirva para la investigación…

Fukui-kun lee la etiqueta de la botella de té.

¿Tiene una nueva idea? Cielos, él logra hacer muy rápido lo que yo no he hecho en doce años…

-¿Qué tienes en mente, Fukui-kun?

-Hemos estado investigando sobre vacunas hechas artificialmente, pero omitimos que hay muchos remedios naturales que sirven mejor que las vacunas artificiales.

¿Eh?… es cierto…

-Por ejemplo. Al tomar algún medicamento, puede que no surta efecto, o que tenga efectos secundarios, como hacer mal al estómago. En cambio, si tomas un té de hierbas, o algo así, en algunos casos, sí tendrá efecto, sin proporcionar efectos secundarios. Podríamos usar medicinas naturales, en lugar de vacunas artificiales.

-¡Eres un genio, Fukui-kun!

Todo lo que dice es cierto.

-No es para tanto…

-Sí que lo es. Mira, he investigado sobre esto en internet. Pondré el cáncer como ejemplo. Sabes que la quimioterapia en realidad no es buena, ¿No?

Fukui-kun asiente.

-Sí, he leído sobre eso.

-Bien, en cambio, hay medicinas naturales para el cáncer, no para curarlo, pero sí para ralentizar mucho la propagación de la bacteria. Esto es prueba de que lo artificial, no es mejor que lo natural, en todos los casos. Basándonos en esto, podría investigar a base de medicina natural.

Sí, estoy segura, de que agentes biológicos naturales, serán mucho mejores que los artificiales. Ya que no estarán “unidos” con otros elementos químicos que se utilizan para la conservación de las vacunas.

Sonreí.

-Nuevamente, muchas gracias por la ayuda, Fukui-kun.

Él luce sorprendido. ¿Acaso dije algo malo?

-¿Ocurre algo, Fukui-kun? ¿Dije algo que no has entendido?

Él negó con su cabeza.

-No, nada de eso, Sasaki-san. Es sólo, que es la primera vez que te veo sonreír.

-Es cierto que casi nunca sonrío, sí. Pero eso es porque no tenía motivos para hacerlo…  Ahora, es diferente. Me has dado un motivo para sonreír. Siento que esta vez sí podré al menos acercarme un poco a hallar la cura. Y todo gracias a ti y tus ideas.

Fukui-kun sonrió.

-Me alegra serte útil. Sasaki-san.

Volví a sonreír.

-Sigamos trabajando juntos, Fukui-kun. Juntos, lo lograremos.

Él asintió.

-Claro que sí, Sasaki-san. Por cierto…

-¿Sí?

-Eres muy linda al sonreír, deberías hacerlo más seguido, Sasaki-san.

Él dijo eso con una sonrisa en su rostro.

Al oír eso, noto cómo mi rostro se siente caliente… estoy segura de que mi cara está toda roja… no entiendo el por qué, pero él, hace que siempre reaccione de esta manera…

-Lo… tomaré en cuenta, gracias por el consejo, Fukui-kun. Ahora… iré a la biblioteca a buscar libros sobre medicinas naturales.

Publicidad M-AB

-Ah, iré contigo.

Asentí.

-De acuerdo, Fukui-kun.

Ambos salimos del laboratorio. Y mientras caminábamos hacia la biblioteca, pensaba que estoy cerca de lograr mi objetivo… estoy tan cerca de curar a Mamá…

Espera un poco más, mamá…

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios