No Pierdas la Esperanza

Volumen 1

Capítulo 3: No te Sobreesfuerces

Parte 1

 

 

-¡Papá, mamá! Por favor, ¡No vayan! ¡Quédense!

Mis padres se alejaban más y más, hacia una brillante luz. Corrí, corrí, y corrí. Pero no logré alcanzarlos… No importa lo mucho que corra, nunca logro alcanzarlos… Me siento… tan inútil…

Publicidad Y-AR

El sonido de unos maullidos me despertó, abrí mis ojos, y vi a Nya a mi lado. Al ver que he despertado, ella cabecea mi rostro y maúlla.

Miro a mí alrededor, y noto que estoy en el suelo… ¿Por qué estoy aquí?… Es cierto, me he desmayado, y por esa razón, estoy aquí…

Intento levantarme, pero mi cuerpo no tiene fuerzas. ¿Qué ocurre? ¿Por qué ocurre esto?  No lo entiendo…

Lentamente, comienzo a levantarme, hasta que logro sentarme en el suelo. Nya se acuesta sobre mis piernas, parece que no se ha apartado de mí lado en ningún momento…

-Lamento haberte preocupado, Nya…

Publicidad M-M3

Nya maúlla, mientras acaricio su lomo.

Noté una gran mancha de sangre en el piso… estoy seguro de que al desmayarme, escupí bastante sangre… aún siento ese horrible sabor…

Miré por la ventana, parece que es de noche… aún no ha amanecido… parece que sólo estuve inconsciente por pocas horas.

Mi celular sonó, se encontraba en mi cama. Con mucho esfuerzo, logré llegar hasta allí, mis fuerzas se recuperan muy lentamente.

Al tomarlo, miré la hora en el celular. Y vi que eran las 20:43.

¿Eh?… ¿20:43? ¡Pero… si antes de que me desmayara, eran cerca de las 23 PM! Eso quiere decir que he estado desmayado casi un día entero…

Encendí el celular, y al hacerlo, vi que tenía muchos mensajes y llamadas perdidas… varias llamadas de mis amigos, y de Minami-san… Es cierto, he faltado al trabajo, y a la escuela… maldición… esto está mal…

Llamé a Minami-san, y ella respondió rápidamente.

-¡ Daiki! ¿Te encuentras bien? ¿Ocurrió algo?

Suena muy preocupada… no la culpo, falté al trabajo sin haber dicho algo…

-Minami-san, estoy bien. Lamento haber faltado hoy, me vi imposibilitado de ir. Lo compensaré trabajando doble turno el domingo…

-¡Al diablo con compensarlo! No importa eso, lo que importa es si estás bien. ¿Seguro que lo estás? Suenas cansado. ¿Quieres que vaya a tu casa?

-Estoy bien, Minami-san. No vengas, ya es tarde. Mañana iré al trabajo, así que no te preocupes. ¿Sí?

-Esto… de acuerdo… pero, ¿Qué te ocurrió? Tú nunca faltas…

¿Qué me ocurrió? No lo sé… no tengo idea de lo que ocurrió…

Miré el charco de sangre.

-Es sólo un resfrío, parece que ésta vez fue muy fuerte, tuve fiebre todo el día, jaja… pero ya estoy bien. No te preocupes.

No está bien mentir… pero no quiero preocupar a Minami-san…

-¿Estás ocultándome algo, verdad?

Maldición, ella es tan suspicaz…

-Claro que no, nunca te ocultaría algo, Minami-san.

-Hmm… sí, estás ocultando algo. Mañana te lo sacaré a la fuerza si es necesario.

Ella no es fácil de convencer…

-De acuerdo, gracias por preocuparte, Minami-san.

Publicidad M-M3

-Claro que me preocupo, tonto. Eres mi mejor amigo.

Sonreí al oír eso. Me alegra que ella piense eso de mí.

-Lo mismo digo, Minami-san.

-Sólo dime Akane. ¿De acuerdo?

Es vergonzoso llamarla por su nombre…

-De acuerdo, Akane-san.

-Así está mejor, Daiki. Te dejaré descansar, nos vemos mañana. Cuídate, o tendré que ir a cuidarte.

Ella no miente, varias veces ha venido y se ha quedado por varios días cuando estuve enfermo. Estoy seguro de que si le digo lo que ha ocurrido, ella vendría corriendo en menos de diez minutos.

-Me cuidaré, lo prometo, Akane-san.

-Está bien, confiaré en lo que dices. Buenas noches, Daiki.

Publicidad Y-AB

-Sí, buenas noches, Akane-san.

La llamada finalizó.

Ella… es una gran, gran amiga… si no fuera por ella, no sé qué sería de mí.

Ahora debo responder los mensajes de los demás… tengo más de veinte mensajes sin leer… también debo limpiar… eso…

Miré el charco de sangre que aún se encontraba en el suelo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios