Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 4: Las Candidatas al Trono y sus Caballeros

Parte 6

 

 

Subaru Natsuki había evitado los esfuerzos de Emilia por detenerlo y se declaró a sí mismo como su caballero.

Cuando Subaru hizo su anuncio, el salón se quedó sin sonido, remplazado por una nube gruesa y desagradable. Al ver las miradas en conflicto de los espectadores, Subaru se dio cuenta que algo estaba yendo inesperadamente mal mientras Miklotov preguntaba…

— Mmm. Un caballero. Marqués Roswaal… ¿quién es este?

— Ahhh, un chico algo ignorante, ¿no? …Es una demostración pobre, incluso para él.

— Cierto, ¿cuál es el estado del caballero actual de la Dama Emilia?

— A diferencia de las otras candidatas, la Dama Emilia carece actualmente de un caballero en quien colocar su confianza. Esto es, sin duda alguna, un asunto de preocupación. Sin embaaargo, eso no significa que cualquieeera puede ser un caballero, particularmente uno quien clama ser el caballero de alguien quien podría convertirse en rey.

Roswaal continuó hablando con un tono normal, aparentemente por el bien de Subaru.




— La fidelidad hacia el amo es una de las calificaciones para ser un caballero. Además, se necesita el poder para defender el señor de uno. Debe tener una calidad algo especial para permitirle abrir el camino para que su maestro se convierta en rey. Si no lo hace, entonces…

Una voz interrumpió abruptamente el discurso de Roswaal, proveniente de la línea de candidatos. Todos los ojos cayeron en un joven guapo con cabello violeta…Julius.

— …Eso no es suficiente, Marqués Roswaal.

Julius se inclinó elegantemente.

— Perdón por mi intrusión. Sin embargo, hay algo que debo preguntarle.

Cuando Julius le dirigió hacia él, Subaru frunció el ceño, recordando la hostilidad del primero, previa a la selección real.

— No necesitas estar tan a la defensiva. Sólo tengo una pregunta. Una vez la contestes, puedes hacer lo que plazcas.

— ¿Me veo tenso para ti? ¿Por qué no me dejas relajarme un poco, abandonas la pregunta, y la guardas para mañana?

— Deja de actuar como un payaso. Al menos, si en verdad deseas ser el caballero autoproclamado de la Dama Emilia.

— ¿…Qué tratas de decir?

Julius miró a Subaru con exasperación, como si fuese un completo tonto.

— Al parecer no entiendes. Justo ahora, anunciaste ser un caballero ante todo el cuerpo de Caballeros de la Guardia Real del Reino de Lugunica.

Julius señaló lentamente hacia la línea de caballeros detrás de él. Impulsados por sus palabras, los caballeros en las filas yacían en atención sin perturbar un simple hilo de la alfombra, saludando con sus espadas levantadas.

— Es-eso estuvo bastante bien. ¿Lo practicaron sólo para hoy?




Subaru se estaba escondiendo para mantener su cordura bajo la presión, pero la compostura calmada de Julius no fluctuó.

— De hecho, lo hicimos, ya que estamos conscientes de que encarnamos la dignidad del reino día a día. Entrenamos en cuerpo y espíritu, incluyendo cómo comportarnos en una sitio ceremonial. ¿Estás preparado para aprender todo eso?

Sólo entonces, Subaru apreció la verdadera intención detrás de la pregunta dirigida hacia él. Julius le estaba preguntado si él estaba preparado para soportar el peso del título de caballero, como lo hacían los Caballeros de la Guardia Real detrás de él.

Subaru se autoproclamó caballero para demostrar que él era partidario de Emilia y la persona quien la sostenía como lo más importante en sus pensamientos…para sus candidatas rivales, para los caballeros, para el Concejo de Ancianos, y para todos aquellos envueltos en la selección real.

— Yo…quiero…hacer que la Dama Emilia sea rey. No, haré que sea rey.

— ¿Tienes la resolución suficiente, y la fuerza suficiente, para hacerlo?




— La resolución no lo es todo, y sé que no soy lo suficientemente fuerte. El sentimiento en mi corazón tal vez no sea la misma lealtad y fidelidad que otras personas tienen… pero mi respuesta no cambiará.

Subaru tomó un respiro profundo, mojó su lengua, y se preparó mientras daba un paso adelante.

— …Haré que la Dama Emilia sea rey. Haré que su sueño se vuelva realidad.

— ¿…No crees que eso es una respuesta excepcionalmente arrogante?

Un rastro de consternación apareció en la expresión de Julius, como si estuviese escuchando la historia de un sueño vacío.

— ¿Lo entiendes? Las personas están divididas de acuerdo a su nacimiento. Tal vez es mejor utilizar el término capacidad. Nada se gana al intentar superar la propia capacidad de uno. Además, nunca ganarás lo que buscas al hacerlo, especialmente no el título de caballero, el cual sale tan frívolamente de tus labios.

Julius empujó la vaina de su propia espada enfundada contra el piso con un golpe sordo. En ese momento, los caballeros reunidos detrás de él produjeron el mismo sonido momento después. El eco duro y pesado mostraba que él tenía a todos los caballeros de su lado.

— Aquellos quienes persiguen el título de caballero requieren lealtad hacia el lord y el reino, y el poder para proteger su feudo por la fuerza. Nadie se puede llamar a sí mismo caballero sin tener una de esas cosas. ¿…Todavía puedes decir que hay voluntad, poder, y resolución dentro de ti?

— No te hagas el alto y poderoso en frente de mí con tus compañeros. Yo sé que no tengo el poder para seguir a través de cómo me siento ahora…

— ¿Dices que aceptar su falta actual de poder? Ya veo; eso es un pensamiento precioso. Si no hubieses reconocido tu debilidad, tal vez me habría forzado a reducirme a tu nivel vergonzoso.

Subaru fue incapaz de responder, mientras Julius, incapaz de ocultar su desprecio, dijo con desdén.

— ¿Entiendes que careces de fuerza? ¿Te declaraste de esa manera en espera de una recompensa? La debilidad es un asunto de vergüenza, no de orgullo.

― ¡…!

— Ahora dirás que tus sentimientos te ayudarán a avanzar. Ya veo. Te controlan las emociones. Correcto. ¿Te esforzaste para ganar el derecho de yacer en este palacio con el poder de tus fuertes y nobles sentimientos? ¿Viniste aquí con la intención de insultarnos, a los Caballeros de la Guardia Real, a un máximo nivel posible?

Las palabras severas lo hundieron. Pero incluso así, Julius no enfundó su espada verbal.

— Sólo aquellos con cierto nacimiento pueden ser recomendados para entrar a los Caballeros de la Guardia Real, el pináculo de un caballero. Esto no es por deferencia de linaje, sino porque sus antecesores han exhibido su lealtad al reino, hasta la misma sangre que fluye a través de sus venas. No acepto que tú, o al mercenario quien se llama a sí mismo Al, tengan las calificaciones para llamarse caballeros.

— Linaje… ¡No es como si una persona pudiese hacer algo sobre ello…!

— Cierto. Es justo como dije. Las personas están separadas por el nacimiento. Era lo mismo en tu casa. Sólo porque dos personas habían nacido no los hacía iguales.

― …

— Por supuesto, no todos los que nacen en hogares caballerescos se convierten en caballeros. Muchos carecen de la voluntad. Un caballero se esfuerza eternamente por alcanzar alturas más grandes, incluso están dispuestos a entregar su vida y toser sangre para proteger cualquier grandeza detrás de él. Ese es el último honor de aquellos calificados.

Con el pensamiento de un noble clásico, Julius pisoteó los sentimientos de Subaru, rechazando la esencia de su muy existencia. Y cada caballero aquí se sentía de la misma manera.

Ni una sola persona en este lugar reconocía a Subaru como un caballero. Y, aun así, replicó…

— …Aun así, haré que Emilia sea rey.

— No lo entiendes. En frente de tal rechazo, ¿por qué todavía estás aquí?

Miradas frías desde toda la cámara observaban la imprudencia de Subaru con desdén y desprecio. Pero Subaru no podía sentir nada.

Sintió algo aún más fuerte…la mirada de la chica con caballo plateado detrás de él. Sintió a Emilia.

No podía mirar atrás. No tenía el coraje.

Sintiendo su presencia, dudó por un breve momento, y luego respondió.




— …Porque ella es especial.

Esa fue su respuesta.

Los ojos de Julius se abrieron en aparente sorpresa. Sin embargo, la ola de emoción se ocultó de inmediato, y su rostro se calmó de nuevo.

— Eres obstinado. Acepto que tienes una razón para yacer allí sin importar si estás calificado o no. En ese caso, no tengo nada más que decirte.

Julius le dio la espalda a Subaru, como si estuviese regresando a la línea de candidatas. Pero su primer paso se detuvo, y su cabeza se giró hacia Subaru.

— …Sin embargo, no creas que te acepto como un caballero, nunca.

— ¿Qué estás…?

— Entiendo que la estimes lo suficiente para desear protegerla. Sin embargo, tus pensamientos son… No, sería feo profundizarlo de esa manera.




Julius sacudió su cabeza, sintiendo lástima por Subaru.

— Un hombre quien traje tal expresión hacia la única con quien desea estar al lado… no es un caballero.




Los pensamientos de Subaru se dirigieron hacia detrás de él. Todo se sentía frío.

Se preguntaba qué tipo de expresión tenía Emilia en su rostro.

Estaba aterrorizado de descubrirlo.

Es por eso que la siguiente cosa que salió de los labios temblorosos de Subaru fue un intento transparente por llegar a la última palabra.

— ¿Es-estás diciendo que si puedes convertirte en caballero o no está decidido desde el nacimiento? ¿Qué, cada uno de ustedes fue un niño de oro, lo mejor en todo? No me hagas reír. No eres aquél quien es llamado el caballero entre caballeros en este lugar. No crees que todo lo que dices me puede llegar.

Fue un insulto barato. Pero Julius no demostró sus emociones mientras replicaba con calma…

— Subaru Natsuki, ¿cierto? Deberías saber que decirle insultos baratos a otros no sólo disminuye tu propio valor, sino que también daña el valor de todos alrededor de ti. Subaru Natsuki. …No hay belleza en ello.

Y así, Julius resumió las palabras y acción de Subaru hasta la fecha, rechazándolas, y a él, de un solo golpe.

Esa simple frase hizo que Subaru se diese cuenta que él, y su propia conducta, habían tocado fondo.

Las candidatas le dieron a Subaru miradas en blanco. Detrás del Julius majestuoso, muchos de los caballeros se pusieron furiosos por la declaración ruda de Subaru.

Por su parte, las filas de funcionarios civiles no perdieron el amor por Subaru, quien parecía ser incapaz de hacer algún argumento basado no únicamente en sentimentalismo. Incluso no tenía el coraje para mirar hacia arriba y ver que pensamiento tenía el Concejo de Ancianos sobre él.

Incluso si eso significaba hacerle el enemigo de todo el mundo, estaría de parte de Emilia.

Hasta ese momento, su resolución para esa parte, al menos, se había mantenido fuerte, pero…

Antes de que Subaru convocase los nervios para girarse, una voz, tan clara como una campana, se movió hasta al frente de él.

— Subaru, es suficiente.

El temblor de la mano tocando su hombre lo aturdió lo suficiente que incluso quería mirar a otro lugar.

Emilia agarró la muñeca de Subaru mientras inclinaba su cabeza hacia el Concejo de Ancianos y dijo…

— Me disculpo por desperdiciar su tiempo. Él se irá de inmediato.

Las palabras desperdiciar su tiempo impactaron en el corazón de Subaru más fuertemente que cualquier otra cosa.

Pero no podía decir nada.

Había tomado indisputablemente su resolución, determinación, y a sí mismo, y los pisoteó ante todos.

Subaru no se resistió mientras era dirigido fuera del escenario. Mientras Emilia lo halaba hacia delante, él todavía no podía mirar su rostro.

Desde el estrado, Miklotov sonaba ronco, pero misteriosamente, su voz era muy lejana.

— Juzgo que algo de esto ha sido un tiempo bien empleado, Dama Emilia.

Ninguno de los dos se detuvo, mientras Miklotov continuaba.

— Él nos demostró que, al menos, no eres una mitad-elfo como el mundo teme. …Tiene un buen vasallo.

Emilia se detuvo y miró hacia atrás.




— …Subaru…

Ella estaba mirando al Concejo de Ancianos en el estrado. Subaru, yaciendo al lado de ella, no estaba en su campo de visión. Pero cuando ella se giró, pudo ver claramente su rostro.

Su expresión se congeló. Sus ojos eran fríos con la disposición para dejar de lado las emociones, cuando su voz clara y tranquila declaró…

— …no es mi vasallo.

Por tanto, rechazó las palabras y sentimientos de Subaru hasta ese punto.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios