The End of Melancholy

Volumen 1

Capítulo 6: Un Apasionado Artista

Parte 2

 

 

Tan solo tenía un minuto observando el mural de anuncios en mi escuela a la hora de salida cuando una voz familiar resonó a mis espaldas.

— Bonsoir Erick.

Publicidad M-AR

Jasmine LeBlanc de brazos cruzados se acercaba admirando el mismo cartel que yo, se trataba de una invitación del club de pintura, según me había contado ella:

— ¿A que quedó fantástico, verdad? Ah, con esto el club de pintura recibirá muchos miembros nuevos.

Según tenía entendido, el “club de pintura” solo estaba conformado por Jasmine y Liseth.

— Vaya, ni siquiera es un club oficial —expresé mostrándome indiferente al asunto.

— ¡Eh! … Debo de admitir que solo somos dos miembros y por eso no está constituido oficialmente como un club, pero es solo cuestión de tiempo para conseguir los miembros necesarios.

Publicidad M-M5

— Ya dije que no seré parte del club.

— ¿¡Ah!? —exclamó Jasmine fingiendo sorpresa—. Oye, si no estábamos hablando de eso…

— Sí, claro.

Ella se acomodó los lentes y con voz tranquila continuó:

— Ya que lo mencionas… En serio te estaría agradecida de que aceptaras mi invitación. El club será más animado contigo como miembro.

Lo sabía.

— Pero si no es un club —dije.

— Todavía no, sin embargo estoy segura que con este cartel tendremos muchas solicitudes de nuevos miembros.

Publicidad Y-M1

— Qué confiada eres.

— No estoy confiada, más bien estoy segura. Este cartel es lo mejor que ha estado en este muro desde hace mucho tiempo.

El cartel en sí era un paisaje de un pueblo rural pintado en acuarela en tonos fríos —colores como el verde, azul, violeta—.

— Debo de admitir que es una obra impresionante —dije sin mucho ánimo—. ¿Tú lo pintaste?

— No, lo mío es la perfección y la paciencia, en cuanto a óleo se refiere sé cómo destacar, pero esta obra fue pintada por Liseth ¿Increíble, verdad?

— ¿¡Eh!? ¿En serio?

— No me sorprende tu reacción —Jasmine sonrió mientras colocaba una mano en su mejilla izquierda—, Liseth es una persona muy competitiva. De todas las técnicas de pintura justamente escogió la acuarela debido al reto que representaba.

Observé detenidamente el cartel una vez más y entonces las palabras salieron de mi boca por sí solas:

— Por lo que sé, la acuarela es empleada casi exclusivamente por artistas profesionales debido a la dificultad de su ejecución, la cual se basa en la transparencia de colores y la fluidez de sus trazos. Requiere una buena ejecución, espontaneidad y mucha seguridad en los trazos. Ésta no admite errores, aunque se elimine el exceso de agua o se remueva algún color, estas correcciones siempre se notarán. Se requiere incluso talento para disimular algunos pocos descuidos…

Publicidad M-M5

Dejé de hablar al notar una mirada penetrante a mi lado.

Ah… Me dejé llevar…

Publicidad M-M3

Giré la vista lentamente. Ella me miraba con una expresión de abstraída y perpleja felicidad. Jasmine parecía muy conmovida.

— Fantastique! —exclamó ella a viva voz—. Por favor continúa hablándome de arte por favor.

— ¿Eh? Olvídalo…

Jasmine acercó su rostro al mío muy emocionada.

— Es espléndido —dijo ella—. No puedes negar al artista apasionado que vive dentro de ti, Ah… Definitivamente necesitas ser parte del club, esta pasión por el arte… Es lo que necesito ¡Un apasionado artista! ¡Ah! Pero por favor no llegues al punto de cortarte la oreja ¿De acuerdo? [3]

— Eh… No te me acerques tanto… La única apasionada aquí eres tú.

Me alejé de ella y continué hablando del cartel:

Publicidad Y-M3

— Sí… es sorprendente que Liseth realizara este trabajo, pero no creo que funcione como cartel publicitario… ¿En dónde dice que es una invitación del club de pintura?

— ¿Eh? Pero si está escrito ahí abajo —Jasmine regresó a su actitud tranquila y señaló la parte inferior de la obra.

“Club de pintura. Salón D8 ¡Únete al club!”

— ¿Ves? Te lo dije —declaró ella.

— Esto está escrito en letras pequeñas y ni siquiera contrasta con el fondo —dije con tono serio pensando en la rareza de la chica.

— ¡Ah! Vaya… —ella soltó una pequeña y casi audible risa—. Es que me da pesar arruinar tan bellísima obra de arte escribiendo algo encima, a duras penas tolero la firma del autor en una esquina.

Publicidad M-M5

— Eh… Supongo que tienes razón.

Publicidad M-M5

— Pardon!? ¿¡Qué dijiste!?

— ¡Nada!

Publicidad Y-M3

En ese momento llegó Liseth.

— Presidenta —dijo la malhumorada chica—, ¿qué hace aquí?

— Oh, solo admiraba tu obra de arte.

Liseth me miró de reojo y entonces suspiró molesta.

«Idiota».

Esas fue la palabra que salió de la boca de Liseth, pero no se escuchó su voz, había concluido que eso fue lo que había dicho al ver el movimiento de sus labios.

Viendo que el enojo de Liseth hacia mí no parecía dispersarse di por terminada la conversación y me fui sin mirar atrás.

A mi regreso a la casa reflexioné sobre la soltura de mis palabras cuando hablé con Jasmine.

Creo que no fue molesto hablar con ella.

Esto me hizo recordar que tenía mucho tiempo de no pintar.

***

 

 

La habitación en la que solía pintar ahora no se encontraba fuera del alcance de Layla, los cuadros relacionados con las muertes que he experimentado estaban guardados en varias cajas de cartón que esperaban su destino final. Fue ella misma quien quitó los cuadros y los guardó mientras limpiaba la casa, pero hubo uno que le llamó la atención —a excepción del hombre colgado—.

Una niña de cabello largo castaño la cual yacía en el suelo con la frente manando sangre. Layla me preguntó el significado detrás de ese cuadro en especial y entonces yo le conté un breve relato sobre mi infancia hasta antes de entrar a la secundaria omitiendo algunos detalles relacionados con el memento mori y modificando un poco la realidad, como por ejemplo: contar de que me enteré de la ambición de mi tío al haberlo escuchado hablar por teléfono.

— Lo has pasado muy difícil… —dijo Layla luego de haber escuchado atentamente.

— Sí, en fin, ya no vale la pena recordar el pasado.

— ¿Y los momentos de alegría también?

Me quedé en silencio ante su pregunta, no sabía qué decir pero al final respondí:

— Como sea, desde entonces he contado con el apoyo de Rafael, es alguien a quien aprecio mucho.

— Oh, él era el mayordomo… Uhm, así que es con quien hablas a veces por celular — comentó ella.

— Así es, a veces venía regularmente antes de que te conociera. Él tiene una familia por la que preocuparse así que no es de extrañarse que ya no venga a mi casa. He demostrado que puedo vivir solo en la casa sin depender tanto de él.

— Uhm… —murmuró Layla pensativa—, hay algo que no me termina de convencer en tu historia.

— ¿Eh? ¿Qué cosa? —pregunté ligeramente nervioso.

Layla me miró con los ojos entrecerrados como si sospechara de algo que le estaba ocultando.

— Olvídalo, no es nada —dijo ella—, si no quieres contármelo, está bien.

Publicidad M-AB

— … Layla…

Como si fuera parte de algún acuerdo, tanto ella como yo nos estábamos ocultando algunos hechos uno del otro.

 

 


[3] Referencia al famoso hecho en donde el pintor Vincent Van Gogh se cortó una  oreja, se presume que se debió a una crisis nerviosa del artista, otras fuentes aseguran que fue durante una pelea con su hermano, sin embargo hasta ahora este suceso no ha sido completamente esclarecido.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios