Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 2: Bendiciones, Reuniones y Promesas

Parte 7

 

 

La chica de cabello naranja miró al callejón con indiferencia y murmuró: «Al principio, pensé que los disturbios de un lugar tan mugriento sería prometedor, pero ahora que estoy acostumbrada, no tiene nada que haga llamar mi atención. Es bastante inútil para calmar mi aburrimiento».

Levantó el dobladillo de su vestido y lo sacudió, con una expresión contundente de su insoportable descontento.




«No creo que el diseñador de la capital real elaborara estas calles para con la intención de hacerla emocionante», comentó Subaru.

«El mundo existe por mi bien, así que ¿no debería servir todo para entretenerme? No tengo idea de qué estaba pensando el hombre que aprobó la realización de estas calles tan aburridas. La realeza debería tener un ojo muy perspicaz. La falta de eso parece haber sido, sin duda alguna, fatal en los últimos tiempos».

Al escuchar su declaración, el corazón de Subaru se aceleró. Su cabeza giró observando por todos lados para ver si alguien por casualidad la había oído.

«E-eso es algo muy arrogante como para decir justo en la puerta del rey, ya sabes…”

La chica resopló ante la cautela de Subaru, o mejor dicho, cobardía.




«Una reacción aburrida y una preocupación inútil. Parecería que tú también eres parte de la plebe común».




«Estoy muy consciente de que soy un tipo ciento por ciento común, ordinario, recto, y no me molesta. De todos modos, no quiero perder más tiempo dando vueltas contigo alrededor. La chica que me está esperando me odiará».

«Qué absurdo. Es un insulto para ti el pensar en alguien que no sea yo, durante el tiempo que estamos juntos. Puede que me acompañes ahora, pero no tengo en mente el tener que caminar sola».

«Bueno, deberías tenerlo en mente. Estar contigo es deprimente».

Era el acompañante de una chica que parecía ser la personificación de la arrogancia.




La autocompasión de Subaru se encendió de nuevo en su interior al ver que una vez más se había lanzado bajo un autobús [1] sin siquiera pensarlo por el bien de alguien a quien nunca antes había visto. Pero se dijo a sí mismo: «Ah, lo que sea…”

Para empezar, eran extraños. Ninguno sabía el nombre del otro. Una vez que llegaran a la calle principal, nunca más se volverían a ver. No era lo suficientemente generoso como para aislarse de sus propios sentimientos de incomodidad e intentar hacerse amigo de cualquiera. Entre las reglas de Subaru, el obligarse a hacer que le gustara algo que odiaba era una de las cosas más desagradables.

Que Subaru hubiera decidido esto, aunque no tenía intención de dejar sola a la chica hasta que salieran a la calle principal, era evidencia del tipo de persona que él era.




Casualmente, el Anciano Rom no los acompañaba. Le fastidiaba el salir a la calle principal, así que los condujo a un callejón adyacente antes de marcharse. Subaru lamentó un poco la pérdida de su compañía, pero…

«- Mientras estaba pensando en todo eso, hemos llegado».

Justo antes de llegar a una curva, finalmente pudo ver el brillante sol sobre la carretera. Subaru observó el ininterrumpido flujo de personas que pasaban de un lado a otro, aliviado de que su sufrimiento finalmente había llegado a su fin.

«Ahora que estamos fuera de ese lugar, volvemos a ser totalmente desconocidos. Tengo que buscar a mi adorable compañera, así que no quiero meterme en más problemas, como tener que pasar el rato contigo. Estoy seguro de que tu acompañante ha estado desesperado por encontrarte, así que si no te mueves de este lugar, estoy seguro de que te reunirás pronto con él.»

Estando tan cerca el momento de su separación, Subaru expulsó todo el resentimiento que se había acumulado durante todo este tiempo. Naturalmente, la chica estaba lista para responder, pero en cambio, se detuvo y se cruzó de brazos en silencio.

«¿Qué, nada que decir? De acuerdo, tal vez fui demasiado lejos, pero no puedo cambiar lo que siento. Las cosas no han ido bien, pero si intentaras tener un poco más prudencia de vez en cuando, estoy seguro…»

Subaru estaba simultáneamente excusando sus palabras de resentimiento y sermoneándola, cuando ella se burló.

«Mmm, creo que me compadezco un poco. Ya sea que lo sepas o no, eres muy tonto. No es virtud. Es simplemente una fina capa dentro de la cual ocultas tu debilidad. Es tan repugnante para la vista como tu rostro”.

«La primera parte sonaba seria, pero esa última parte definitivamente se burlaba de mi aspecto, ¿cierto?»

«Si pretendes seguir el juego hasta el final, no me concierne…”

Lo que sea que la chica había querido decir, no fue entendido por la cabeza de Subaru. Consecuente con su actitud y sus acciones, hizo declaraciones sin ninguna consideración por la comprensión de los demás. Sin duda, él no obtendría una respuesta directa, incluso si continuaba con el asunto. Con eso en mente, Subaru dejó de mantener una conversación con la chica.

O, tal vez el decirse a sí mismo que la chica era incomprensible era su forma de evitar la verdad. Pero él, para comenzar, no recibiría más respuestas. Después de todo, en el instante en que ambos salieron del callejón, fueron recibidos por una voz – la voz de Emilia.

«- Finalmente te encontré”.

A diferencia del callejón, los brillantes rayos del sol iluminaban todo sobre la calle principal. La luz del sol era deslumbrante y cegadora. Ese resplandor rodeaba la túnica blanca de Emilia mientras miraba a Subaru.

Sus elegantes cejas estaban fruncidas. Sus dedos jugueteaban inquietos con su cabello brillante. Sus sombríos y violetas ojos se estremecieron cuando sus labios se relajaron con leve alivio. Era tan claro como el agua lo mucho que ella se había preocupado por él.

Subaru lamentó profundamente el haberla hecho preocupar, aunque en el fondo estaba feliz de que se hubiera preocupado por él. Su expresión se iluminó ante aquella inesperada reunión, pero que a la vez también era ansiosamente esperada.

«Ah, Emili-»

Pero cuando Emilia dejó escapar un suave suspiro, él sintió que algo andaba mal. Comenzó a llamarla por su nombre, pero se detuvo cuando vio a alguien a su lado – un hombre con un pecho fornido.

«¡Espera, espera, espera! ¡No vayas a estar coqueteando con Emilia-tan cuando yo no estoy cerca!»

Subaru se lanzó hacia adelante para ponerse entre el hombre y Emilia. Pero la mirada dirigida a la silueta del hombre se congeló frente a un torrente de palabras agudas.

«Hey, hey, pequeña señorita. Creo que tu chico de aquí tiene un tornillo suelto. ¿Él realmente se encuentra bien?»

La voz amistosa que se dirigía a Emilia era un tanto difícil de entender. Eso era natural, ya que la cabeza de la persona que hablaba estaba cubierta por completo con un casco.

El casco color negro azabache, destinado a ocultar toda su cara, se veía muy refinado, aunque el casco por sí solo no era lo que lo hacía sobresalir – esa descripción era un poco engañosa. Se destacaba debido a que el casco en realidad estaba solo [2].

«¿Estás más preocupado por un intruso que emocionado por tu reunión? Qué sentido de masculinidad tan fascinantemente complicado».

«Bueno, tienes un sentido de la moda bastante horrible, ¿verdad?»

«Y tienes un poco de respeto hacia tus mayores. Soy un viejo tranquilo, así que lo dejaré pasar, pero si se tratase de otra persona, lo más probable es que te cortarían la cabeza».

Subaru se quedó boquiabierto cuando el hombre se golpeó la nuca con un dedo, en un estado de evidente diversión. Sí, la nuca desnuda de su cuello, porque mientras el hombre llevaba un casco negro muy oscuro sobre la cabeza, debajo de ello solo llevaba un descuidado manto y una combinación entre un chaleco abierto y pantalones cortos color lino que lo hacían parecer un bandido. Sus «zapatos» eran sandalias con calcetines que tenía una hendidura entre en los dedos [3]. Detrás de su cintura, llevaba una hermosa espada con una hoja gruesa que se asemejaba a una espada china en forma de media luna.

Todas sus ropas estaban en desacuerdo entre sí.

El chándal de Subaru no se encontraba menos fuera de lugar, pero el atuendo del hombre era seguramente la mayor ofensa al sentido común. Subaru tentativamente le hizo a Emilia aquella pregunta que lo estaba molestando.

«Emilia-tan, ¿no me digas que la vestimenta de este tipo es tomada como normal aquí en la capital?»

«No te preocupes, Subaru. Estoy tan sorprendida como tú por lo que está usando».

El hombre estalló en carcajadas y de inmediato dio a conocer lo que estaba haciendo con Emilia en primer lugar.

«Oh sí, ella estaba realmente sorprendida. Fue muy lindo. Dijo que estaba buscando a alguien, y quedé bastante sorprendido cuando dijo que me acompañaría. »

Subaru puso una mano sobre el hombro de Emilia y miró hacia donde probablemente estaban los ojos del hombre.

«El corazón bondadoso de Emilia-tan es una verdadera virtud, pero aún tienes que aprender a elegir quién te ayudará. ¿Por qué crees que un hongo venenoso se ve tan mal? Está diciendo, ‘Soy venenoso. Peligro. Cómeme y morirás’. Eso es para prevenir el daño antes de que sea causado».

El hombre respondió: «Estás haciéndolo sonar como si fuera un tipo peligroso. Eso es horrible.»

«Si estuviéramos en el lugar donde solía vivir, uno te miraría y reuniría a todos los niños de la escuela local y les contaría sobre los secuestradores».

Subaru dejó escapar el comentario frívolo sobre el hombre y volteó la mirada a Emilia.

«De todos modos, Emilia-tan, como siempre te digo – ten cuidado con los hombres y con los autos. Los hombres son lobos, así que no puedes mostrarles esa indefensa, adorable y sonriente cara… ¿Estás enojada?»

«No, solo estaba pensando que esto suena más como algo que yo te he dicho a algo que me dirías tú, Subaru. Sin ofender.»

Subaru estuvo tentado de cubrirse la cara, lamentando que su desliz de lengua solo había causado más problemas. Pero el sermón venidero fue interrumpido misericordiosamente por un tercero. La chica de cabello naranja dio un paso adelante y con gran ostentación declaró: «Mmm. Cuán perspicaz es que me esperes justo en el lugar que acabé llegando. Tu lealtad es admirable, Al.»




Sus palabras hicieron al hombre – Al – reír en voz alta.

«… Para ser sincero, quisiera decir que fue pura suerte el que haya pasado por aquí, pero eso solo la pondrá de mal humor. Estoy de acuerdo contigo, Princesa. Sip, ¡es como dices!»

Él se paró junto a la chica y agitó su cabello naranja con la palma de su mano.

«Aparentemente, por pura coincidencia, la persona que la señorita estaba buscando y la persona que yo estaba buscando estaban juntas. ¿Tal vez podrías llamarlo destino?»

«Entonces, ¿es como dice el dicho, que incluso las reuniones fortuitas son el resultado del karma? No, gracias, no quiero ningún hilo del destino, a no ser que se trate de uno color rojo que esté unido a Emilia-tan».

Hubo una pausa momentánea antes de la respuesta de Al.

«-Este tipo tiene una boca grande».

Pero la risa de Al y el leve gesto de su mano borraron las dudas de Subaru. Durante todo este tiempo, todas sus acciones habían sido hechas con la mano derecha – eso era debido a que el hombre no tenía mano izquierda.

Así que el hombre tenía solo un brazo, un casco muy oscuro y un atuendo raído y descuidado. A juzgar por su tono de voz y la apariencia debajo del cuello, probablemente tenía un poco más del doble de la edad de Subaru. A pesar de eso, no parecía mucho como alguien mayor a Subaru, luciendo una actitud tan ligera al igual que su ropa.

Para decirlo amablemente, era fácil llevarse bien con él. Para decirlo groseramente, era un adulto que necesitaba ser recompuesto.

Subaru comentó: «Con Puck allí como tu guardián, me pregunto por qué fue que te dejó ir con este tipo…”

Puck respondió a la pregunta de Subaru telepáticamente.

«Lia lo vio mirando en los contenedores de basura a un lado de la calle tan pronto como salió de la guarnición. Su intromisión en los asuntos de ese hombre, ocurrió a la velocidad de un rayo, así que no tuve tiempo de detenerla».

«Oh vamos…»

La respuesta de Subaru no pudo ocultar su descontento. Cierto, la naturaleza de buen corazón de Emilia no era nada nuevo, pero el que Al estuviera buscando a su compañera de viaje en los contenedores de basura era completamente descarrilado.




Se preguntó si el hombre había puesto alguna idea divertida en la cabeza de la chica mientras estaban solos. Subaru miró a Emilia con preocupación cuando se dio cuenta de que…

«-?»

… sin una palabra, Emilia se había deslizado detrás de la espalda de Subaru como para evitar los ojos de otras personas. Se bajó la capucha para ocultar su rostro una vez más, manteniendo su voz en silencio como si eso borrase su presencia.

Subaru levantó sus cejas y miró a la chica de cabello naranja que parecía ser la causa de la vacilación de Emilia.

«¿Qué? ¿Mirándome?», Dijo la chica. «¿Deleitándote de la belleza que echarás de menos una vez que nos separemos? Ciertamente, es cruel que mi belleza sea tan divina, pero es grosero el únicamente observarla en silencio».

«Lo siento, mis ojos están en perfecto estado… Todos hemos encontrado a las personas que estábamos buscando, así que ¿qué tal si terminamos con esto?»

Subaru le dio a la chica –de la que Emilia parecía estar escondiendo – una respuesta desdeñosa mientras dirigía el centro de atención de ella hacia Al. No sabía por qué, pero Emilia parecía reacia a la atención.

De esta manera Subaru hizo lo que sintió que serviría de la mejor manera posible.

Al respondió: «Bueno, está bien… La decisión de cambiar la conversación hacia mí en lugar de incluir a la Princesa».

«… simpatizo contigo solo un poco… No, mucho».

Al se encogió de hombros ante las palabras bastante serias de Subaru y miró a la chica.

«Un adulto con una mente amplia puede soportar mucho sin siquiera hartarse de ello. Incluso un gato orgulloso que nunca ha sido domesticado. Quizás solo he llegado a la edad suficiente como para encontrarlo adorable».

Subaru no podía ver sus ojos a través del casco, pero sonaba como una figura paterna que protege a su hija amada.

‘Se llevan bastante bien, eh’, pensó Subaru vagamente en su mente. Agregó en voz alta, «Bueno, vamos a ir por este camino… ¿Qué hay de ustedes?»

La chica respondió: «Entonces iré por allí también».

«… Entonces, nos dirigiremos hacia el otro lado».

«Entonces iré por el otro lado, tal como…”

«Oh, por Dios. ¡¿Me estás acosando?! ¡¿Qué, te enamoraste de mí o algo así?!»

«Imagino que es una broma, y una de muy mal gusto. Los hombres mediocres mueren de maneras mediocres, ¿Lo sabes?»

Con gran ostentación y gloria, la chica, insensible hasta el final, se fue con su acompañante. Sus indecisos pasos anunciaban que, aunque ella quería que tomaran caminos separados, le resultaba inútil el hacerlo.

Así que con todas las invectivas [4] que aún permanecían en él, Subaru le dijo a la chica que se alejaba: «Oye, chica arrogante, toma esto».

«Qué lengua tan insolente para dirigirme. Con una simple orden, Al podría quitar esa cabeza de tu-”

Cuando la chica se giró, con unas palabras muy amenazantes en los labios, sus ojos rojos se abrieron de par en par. Sus manos se estiraron y atraparon al par de manzenes, que vagamente formaban un arco en su recorrido, dirigidas hacia ella.

«Tómalos. Estas son manzenes que representan un vínculo. Al final pude haber ganado la apuesta, pero el ganador tiene el derecho de mostrar misericordia al igual que un noble guerrero. Ten cuidado de no vagar por donde hay tipos malos a partir de ahora, ¿de acuerdo?»

«Te haré saber que no me involucré con esos hombres actuando como un niña tonta».

«… Por cierto, ¿por qué te involucraste con ellos?»

«Cuando les pregunté si acaso no era imperdonable el que tuvieran que vivir con esas caras y con vestimentas tan empobrecidas, se agitaron».

«¡Tú eres la que está equivocado aquí!»

Subaru simpatizó una vez más con Tonto, Más Tonto, y Tontísimo, entonces le dio la espalda a la chica, tirando de Emilia por el brazo. La pequeña muestra de desquite hacia la chica le dio cierta satisfacción.

Emilia mantuvo su cabeza baja mientras lo acompañaba. Cuando se marchaban rápidamente, oyeron un último grito ahogado desde la calle detrás de ellos, lleno de gratitud aparentemente genuina.

«-Pequeña señorita, ¡gracias por acompañarme en mi búsqueda!»

 




 


[1] Solo por las dudas, es una expresión que hace referencia a que Subaru, por intentar hacer una buena acción acabó en problemas, y no literalmente que se lanzó debajo de un autobús

[2] Se refiere a que no había armadura que lo acompañara

[3] Si gustan pueden buscar ‘Split-toe socks’ para que vean a lo que me refiero

[4] Discurso violento contra alguien

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios