Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 2: Bendiciones, Reuniones y Promesas

Parte 5

 

 

«Si no nos damos prisa, nos alcanzarán. ¿Acaso es tiempo de estar jugando?»

«Yo n-no quiero oír eso de t … ¡Tiempo fuera, espera, en serio, espera un …!»

Habían estado corriendo por las deterioradas calles durante los últimos cinco minutos, pero la chica estaba corriendo delante de él, sin mostrar siquiera signos de perder el aliento.

Por otro lado, Subaru, nunca fue bueno para soportar carreras largas, estaba a punto de colapsar debido al agotamiento. Al principio, él había estado al frente, pero sus problemas de resistencia pronto cambiaron sus posiciones.

«Estoy recuperándome, así que esto realmente se está complicando… Pero estamos en un lugar bastante malo. No parece que mucha gente viva aquí… ¿Tienes alguna idea?»

El otro grupo estaba a una considerable distancia detrás de ellos. Sin embargo, estaban en un largo callejón, por lo que el haber desacelerado significaba que era solo cuestión de tiempo hasta que fueran atrapados. Le hubiera gustado ver una vía pública concurrida, pero todo lo que pudo ver fue un laberinto de otras callejuelas.

«¡No es mi problema! Todo lo que me propongo hacer resulta bien para mí. No pienso mucho sobre las cosas, porque no es necesario. Solo necesito confiar en este hecho”.

«Sí, bueno, perdiste contra mí en ‘piedra, papel y tijera’ hace un rato…”

Al menos no se habían topado con un callejón sin salida, pero eso no mejoraba su situación.

Justo en frente de un Subaru sin aliento, la chica de repente se detuvo.

«-Mm, esto de hecho es bastante molesto».

Subaru, que todavía estaba sosteniendo su mano, también se detuvo. Él la miró, preguntándose qué era lo que pasaba.

«Oye, no tenemos tiempo para detenernos aquí. Si no ponemos tanta distancia como sea posible, ellos nos atrapa… »




«- He perdido el interés».




«Ya veo, has perdido el intere… ¿Qué-?»




Subaru estaba en completo shock ante la increíble declaración de la chica. Ella le devolvió la mirada, notándose aparentemente aburrida.

«Dije que he perdido el interés. En primer lugar, ¿por qué debo correr? Yo decidiré por mi propia cuenta lo que haré. Absolutamente no seré obligada a hacer nada de lo que digan o hagan esas escorias».

«E-es es más fácil decirlo que hacerlo, ¿sabes? Eso no funcionará en una situación como est…»

«Mm, lo he decidido. Tendrás el honor de cargarme».

«¡¡No, gracias!!»

Cuando Subaru se cruzó de brazos en un claro signo de rechazo, la chica frunció el ceño como si estuviera estropeando su estado de ánimo.

«El honor de cargarme no es algo que cualquiera pueda recibir. Solo un hombre que no conoce el miedo rechazaría tal cosa».

«¿Me veo como un típico macho que puede cargar a cualquier persona y correr? Incluso cuando me encontraba en plena forma, ¡consumió todas mis energías el tener que cargar a una chica con menos puntos de estilo que tú! ¡Y estoy cansado ahora! »

Mientras Subaru usaba los restos de su energía en señal de protesta, la chica le lanzó una mirada de desprecio, pero no podía usar aquello que no tenía.

Sus juegos los llevaron a un punto muerto que les costó un tiempo precioso. Ese era el pensamiento en su cabeza cuando, de la nada, escuchó una voz envejecida.

«Ha pasado un tiempo desde que te vi. ¿Qué estás haciendo por aquí?»

La gran silueta de la persona que hablaba emergió de la oscuridad. Subaru levantó su mirada a una altura a la que estaba acostumbrado para hacer contacto visual, pero se encontró mirando el pecho de este hombre. Alzó aún más la mirada hacia su fea y calva cabeza.

Un anciano familiar y musculoso bajó la vista para ver a Subaru y a la chica.

«¡Anciano estás aquí para salvar el día! ¡Podemos ganar esto-!»




«Eres rápido para molestar a alguien que no te ha visto en mucho tiempo. Te dejaré aquí”.




«¡Espera, realmente necesito tu ayuda! Esta es, como, la décima crisis que he tenido en el último mes».

«¡¡Eso es demasiado!!»

Mientras intercambiaban bromas en lugar de saludos, el gigante – Anciano Rom – observó a Subaru y la chica.

«¿Qué? Estás en más problemas, ¿verdad? ¿Causando un alboroto con una mujer? Eres muy aventurero».

«No me mires tan groseramente, tú, asqueroso árbol retorcido”.

«¡Oye, también estaba bromeando con él, pero eso que dijiste fue realmente cruel! ¡No le digas eso al anciano que nos está dando un ‘pase-libre-para-salir-del-infierno’! No lo tomes como algo personal, Anciano Rom. ¡Solo acabamos de tener un pequeño caso de excesiva honestidad en estos momentos!»




«Ciertamente eres bueno para fastidiar a las personas y que acaben ayudándote. ¡Date prisa y escóndete!

Subaru cubrió la boca de la chica antes de que pudiera volver a insultarlo al anciano y corrió en silencio hacia el lugar que Rom había indicado. Allí había una pila de desechos de madera que parecía ser capaz de ocultar cómodamente a dos personas.

Subaru empujó primero a la chica antes de que él se pusiera en cuclillas. Parecía como si la chica quisiera quejarse del polvo, pero la mano de Subaru sobre su boca logró mantenerla en silencio.

«¡Estaremos bien en este extremo, Anciano!»

«No, no lo estarás… Te esconderé con mi cuerpo. Si te ven, también se tornará en un problema para mí, así que no te muevas».

Refunfuñando durante todo este trayecto, el viejo Rom los escondió por completo detrás de su enorme cuerpo. Apenas unos diez segundos más tarde, una conmoción de pasos provenía de un callejón cercano.

El líder de los hombres gritó: «¡Diablos, pensé que eran los mocosos, pero solo es el viejo! ¡Mierda!»

El viejo Rom respondió al lenguaje grosero con una expresión serena.

«¿Qué? No deberías sorprender a los ancianos de esta forma».

El viejo Rom no había puesto alguna especial intención por sonar agresivo en esa oración, pero el desagrado de un gigante como él, tenía una fuerza propia de por sí en esas palabras. Todo el grupo se estremeció, incluido el líder. Pero uno de los miembros del grupo señaló al anciano Rom y se burló, «Oye, espera, es el abuelo Cromwell. Oye, ¿realmente deberías estar metiéndote con nosotros en este lugar?»

Las facciones del arrugado rostro del viejo Rom se acentuaron aún más en una amarga respuesta.

«No me gusta que me llamen así».

«Sal de aquí, viejo, o destruiremos tu bodega de botines y te convertiremos en el hazmerreír de los barrios marginales».




«Ese lugar se ha vuelto increíblemente sucio con el pasar de los años. Si lo destruyes completamente, me harías un favor. Entonces, ¿qué tal si yo también hago lo que me plazca?»

«Sí, está bien. Ahora, Cromwell… ¿Has visto a dos mocosos corriendo por estos lugares?»

«No los he visto. ¿Sabes dónde está mi hija rubia?»

«Ni idea. La recogiste de la calle, ¿cuál es el problema? Hombre, llegar a la vejez debe apestar».

Los hombres se despidieron, riendo burlonamente mientras dejaban la zona de forma ruidosa.

El viejo Rom vio a sus espaldas en retirada, mordiéndose el labio mientras contenía su ira.

Mientras Subaru observaba el rostro del anciano a través de un pequeño espacio, no pudo evitar sentirse mal por él. Estaba contento de que Anciano Rom fuera amigable en su tardía reunión, pero parecía un poco diferente del Rom que Subaru conocía.

«¿Cnto timp vs…” (¿Cuánto tiempo vas…)

«¿Mm?»




Una voz similar a un susurro interrumpió los pensamientos de Subaru, impulsándolo a observar hacia un lado. Justo a su lado estaba la hermosa chica, tan cerca que prácticamente ambos estaban respirando el mismo aire, su boca aún estaba cubierta por la palma de Subaru.

«… a estr cbrindom la… BOCA?!» (…a estar cubriéndome la boca?)

Chomp.

«-¡Yipe!»

Ante la despiadada mordida, Subaru dejó escapar un aullido agudo parecido al de un cachorro, que resonó silenciosamente a través de un escondrijo en la parte trasera del callejón.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios