Musaigen no Phantom World

Volumen 2

Tragedia 3: Contraataque

Parte 10

 

 

― No es bueno, Ichijou-kun. No dejaré que te conviertas en algo peligroso.

En la habitación del club en la Academia Hosea, Alice le contestó decisivamente a Haruhiko, quien estaba rígido.

Publicidad M-AR

Desde la captura de hace unos días, algo estaba cambiando en el corazón de Haruhiko. Sin embargo, no hay cambio en su endurecimiento por el rencor.

Pero, a veces, siente una ira color carmesí a la vez que sentía un impulso de querer destruirlo todo. Incluso estar consciente de lo que le hizo a Leela aquella vez no ayudaría. Incluso en la rutina esos colores negro y rojo llenarían su visión como flashes.

A este paso, incluso si no está convertido en el licántropo, ataque a un humano y lo hiera.

Es por eso que se propuso a sí mismo ofrecerle los medios al Ministerio de Defensa Japonés para que lo destruyan en caso de emergencia. Es por eso que vino a visitar a Alice.

― Te lo diré con sinceridad. Incluso el Ministerio de Defensa hizo varias cosas en respuesta a ti. Pero, mi superior, es decir, el hombre con el que hablaste, dijo que una promesa era una promesa. No habrá daño alguno en contra tuyo.

Publicidad M-M3

Alice continuó riendo intencionalmente.

― Los oficiales del ministerio que son fanáticos de Tokiwa-san parecían haberse entendido entre ellos.

Haruhiko ahora no podía aceptar las buenas intenciones de Alice. Era porque ni el mismo sabía que se debía hacer.

Pero, el solo podía decir una cosa.

Mientras él no haya perdido la cordura, seguirá aniquilando fantasmas y tratando de derrocar a Alayashiki Company.

Si su condición empeorara, él se irá de Gehenna. En su forma de licántropo alado, él devotamente seguiría aniquilando fantasmas.

Si su poder se agotara…. No podría evitar ser derribado. No… Si eso pasara no podría tomar venganza por Shousuke y los demás…. Entonces, ¿Qué estaría bien hacer..? Sus pensamientos empezaron a no llegar a nada.

Alice, cuyas mejillas han mejorado su condición, le dijo amablemente al verlo así.

― Ichijou-kun, enorgullécete. Tú eres para el ministerio, no, para todos los habitantes de Gehenna, una persona que ha prestado un servicio distinguido. Dese que recuperaste el poder de 『ART』 y volviste a combatir, los ataques de fantasmas a Gehenna se han reducido a cero.

― Pero, yo….. Herí a Leela-chan…

― Así es…. Pero creo que es algo que ya has hablado y solucionado con ella, ¿No?….. Si hubieras ido en serio con ellas, creo que las hubieras hecho desaparecer de un golpe.

― …….

― A partir de ahora quiero que andes más con Tokiwa-san. Ella tiene un encanto misterioso. Ella, aún en un mundo asediado por el miedo a la muerte, mantiene su idiosincrasia y penetra al mundo con su alegría y luz…. Creo que ella sería una buena compañera para ti.

― ……Está bien…..

Haruhiko respondió, pero en realidad su intención era alejarse de Leela y las demás. Aunque no esté transformado en licántropo, la fuerza de su cuerpo no era algo normal. Como ha dicho hasta ahora, la ira y el odio podrían desbordarse y podría herirlas de alguna.

Eso era lo único que no quería. Eso era lo único que no se perdonaría.

Hizo una referencia ante Alice para despedirse y salió del edificio. Se montó a un carro lineal en la terminal de transporte y se dirigió a su habitación.

Era peligroso estar afuera ahora que no puede retomar el control de su corazón. Era mejor regresar a su casa rápido. Además, debe continuar capturando los cementerios lo más antes posible.

Su mente se llenó de impaciencia e, incluso dentro del carro, su cuerpo estaba rígido y sus puños estaban fuertemente apretados.

Se bajó del carro y ligeramente trotó. Llegó hasta la residencia personal en forma de domo y abrió la puerta automática.

― ¡Bienvenido a casa Haru-kun! ¡Bienvenido al sagrado templo de Eros!

De repente, Haruhiko fue pinchado y se sorprendió.

Ahí estaba la sonriente Leela, quien vestía un manto completamente blanco y saltaba cortamente. Sus antenas capilares se movían de izquierda a derecha animadamente.

A su lado derecho se encontraba Reina, quien vestía otro manto igual, y parecía con ánimos de servir. En un lugar un poco alejado estaba Mai vistiendo su uniforme de instituto con una expresión un poco perdida.

Además, la decoración interior del cuarto había sido cambiada por completo. Se pegó tapizado blanco en las paredes y se colocó una alfombra roja en el suelo. Un altar cubierto con tela blanca y roja se encuentra detrás de la sala del club. También habían imágenes de ♂ y ♀ entrelazadas en la alfombra.

Publicidad Y-M3

Cuando es que hicieron esto…….. Él ya había removido a Leela de la aplicación del seguro del cuarto. No debería haber otra persona que pudiera entrar a su cuarto. Para empezar, en la escuela no había demorado más de una hora.

― Le pedí a una buena persona del ministerio de defensa que quitara el seguro de la puerta para mí.

― ¡No hay sentido en que los superiores de Liz-sensei me protejan! ¡¿Que ha ocurrido con el Ministerio?!

Publicidad M-M5

― No hay nada imposible para la diosa de Eros. Las personas del ministerio se veían muy felices.

― No… Ya cuestionar está perdiendo el sentido… ¿Qué se supone que querías hacer?

― Obviamente quiero salvarte. Lo haré, bajo el nombre de Eros.

ーHas llegado hasta crear una religión….. Lo lamento, pero, yo, ya he tenido suficiente

Haruhiko pasó por al lado de Leela y entró más adentro de la excéntricamente decorada residencia. Ahí se encontró con Mai.

― No las pude detener. A pesar de que estaba a acostumbrada a lidiar con pervertidos como tú.

― Está bien. Creo que es porque Leela-chan es una existencia a otro nivel.

Haruhiko se quitó la chaqueta negra ajustada que siempre llevaba y la colgó en el colgador.

Publicidad Y-M3

― Ah, justo tiempo Haru-kun. Ve y cámbiate esto.

Leela miró a Reina, quien estaba a su lado. Ella asintió humildemente y le tendió el mismo manto blanco que ellas estaban utilizando. Haruhiko la tomó reflexivamente.

― No solo lo tienes que vestir por arriba, tienes que estar completamente desnudo como nosotras.

― ¡Oiii! ¡No incluyas a Reina-chan en estas cosas! En realidad, es una religión peligrosa.

Haruhiko movió su vista hacia Reina. Sus mejillas repentinamente se sonrojaron.

― Está bien, Haruhiko-kun. Gracias a la guiansa de Leela-sama yo también he despertado.

― Iya, iya, iya, está bien no despertar. Todo esto es un tipo de lavado cerebral.

― El primer paso de Eros es arropar tu desnudo cuerpo con un manto blanco de la forma en la que viniste al mundo.

― Llegar hasta ese punto es algo, increíble…. Pero definitivamente paso.

― ¡He estado leyendo muchos libros por el bien de Haru-kun! Agradece.

― No entiendo si deba estar agradecido…. De cualquier forma, vístanse que están en mi cuarto.

― ¡Eso no es así! ¡Este cuarto ha sido renacido como el templo de Eros!

― Hace mucho tiempo jugué gran cantidad de RPG, pero es la primera vez que escucho que un cuarto renace.

Haruhiko estaba desconcertado, sin embargo, sintió solo un poco de irritación leve. Y, esa ligera sensación, trató de invocar su ira. Un color rojo carmesí caía por su visión.

Haruhiko apretó la manta que le habían dado y respiraba profundamente para calmarse.

― ¿Algo sucede, Haruhiko-kun?

― ………No, no es nada….

De alguna manera suprimía su ira. Sin embargo, no podía bajar la guardia. No solo podía ver una ira roja, estaba empezando a observar un odio color plomo.

Sin embargo, hablar ligeramente con Leela era el único pequeño apoyo que le quedaba a su corazón. Además, Leela arriesgo su vida para detener sus impulsos violentos. Él no quiere ignorarla.

― Bien, entonces, desnúdate y párate de manos.

― ¡Como si lo fuera a hacer! ¿¡Entiendo porque desnudo, pero por qué de manos!?

― Fuu, ¿No te lo había dicho antes? Haru-kun está en una condición en la cual rechaza a Eros… Ehm…

Leela metió su mano en el hueco del cuello que había en su manto. La piel de entre sus pechos se podía observar. De alguna manera ella parecía estar desnuda de verdad. Aunque, eso no le producía ninguna reacción.

Publicidad M-M3

Aunque era desconocido donde estaba guardado, ella sacó un papel. Sus dos ojos se pusieron serios y leyeron la letra que parecía estar escrita a mano.

― Haru-kun, tu puntaje de Eros es 0. En cambio, estás atrapado por el deseo de asesinar y aniquilar llamado Tanaka-san….¿? Ah, era “Thanatos”.

― Quizá la humanidad en sus principios también confundió Thanatos con Tanaka…. ¿Mi puntaje de Eros me importa, pero, que tiene que ver eso con pararme de manos?

Publicidad M-M4

― Al pararte sobre manos y olvidar las cosas innecesarias puedes revertir a Thanatos.

― Eso es un jugo. No hay forma en la que puedas batir Eros y Thanatos.

― No es así. En el libro que leí, los médicos se paraban de cabeza para sorprender a los pacientes.

― Eso es para sorprenderlos. Pero, creo que eso es un tipo de terapia de shock.

― Haru-kun necesita estar en shock, tienes que tener tu mente en blanco.

Publicidad M-M4

― En un shock tu mente se llena. Además, creo que Mai-senpai y Reina-chan serían las que entrarían el shock.

― De cualquier manera, ¡Quítate la ropa y párate de manos! Olvida las cosas innecesarias.

― Podría olvidar las cosas innecesarias, pero no podré olvidar las cosas de verdad necesarias.

Publicidad M-M5

― Tienes que aceptar lo que dice la diosa Eros ciegamente. Seguro es efectivo.

― Perdóname. Creo que ciegamente puede malinterpretarse de alguna forma. Escoge bien tus palabras.

― Solo arruinas la diversión. Entonces, cárganos a nosotras mientras haces flexiones.

― ¡Eso es tortura! La conducta de Leela-chan se me ha vuelto incomprensible.

― Obviamente nosotros también vamos a estar desnudas. La desnudez es lo importante.

― La desnudez es importante…. ¿Ya no es una religión sino un grupo exhibición?

― Todo es para salvar a Haru-kun. Eros los salvará a todos.

Salvará a todos. Cuando escuchó esa palabra, el cuerpo de Haruhiko se endureció. El manto que tenía en sus manos se resbaló y cayó. La ira carmesí y el odio color plomo se extendió desde sus pies y eso cubrió toda su visión con flashes alternativos.

Su corazón vibraba con un *dokun, dokun* y una temperatura alta se extendió desde su cuello, dejando su cabeza helada. Haruhiko olvidó la charla que tenían y dijo con una pesada voz que incluso podría resonar en el centro de la tierra.

― Salvar a todos…… Entonces, por qué en aquel momento nadie salvó a Shousuke.

El silencio inundó la sala.

Después de poner una casa de sorpresa, bajó las cejas y puso una expresión triste y dolorosa.

― ¡¡Haruhiko no puedes decir algo así!!

Mai rompió el silencio y gritó.

― En ese momento, no importa que le estuviera ocurriendo a Leela, ¡¡Ella estaba pensando en curar a todos!! ¡No me puedo imaginar por cuantas cosas malas ha pasado ella, quien no tiene habilidades ofensivas!

Mai levantó sus ojos y miró mal a Haruhiko.

Reina agregó con palabras suaves, aunque inquebrantables.

― Mientras soportaba sus propias heridas, Leela-san estaba dedicándose a curar las heridas de todos. Si Leela-san no hubiera estado, nosotras hubiéramos desaparecido.

En los ojos de Leela una lágrima que se veía dolorosa estaba cayendo. Aquella lágrima rajaba su pecho y Haruhiko suprimía sus feroces impulsos desesperadamente.

― Perdón, Leela-chan…… ¡Pero, ahora déjenme solo!

― Haru-kun…… Yo.. Yo te amo.

Publicidad M-AB

Mientras limpiaba sus grandes lágrimas, así declaró. Leela salió de la habitación siendo arrastrada por Mai, quien tenía su cambio de ropa. Reina también tomo su ropa, hizo una reverencia profunda a Haruhiko y se fue.

Haruhiko, quien había quedado solo en su cuarto, estaba siendo estimulado por sus impulsos. Con sus fuertes y tenaces arrancó el tapizado blanco de las paredes. Rompió la alfombra roja, la cual estaba puesta en el suelo, con mucha fuerza.

Mientras despeinaba su largo cabello, pateó el altar, destruyéndolo hasta que no pueda volver a su forma original, y lo mandó a volar.

― ¡¡GUOOOOOOONNNN!!

Miró hacia el cielo y levantó un rugido el cual no podía ser reproducido por una garganta humana. En su corazón, además de ira y odio, un huevo hecho de vacío y soledad se iba abriendo lentamente…..

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios