Violet Evergarden

Volumen 2

Capítulo 9: El Novio y la Auto Memories Doll

Parte 5

 

 

El traje nupcial de las afueras de Eucalypt Basin consistía en una túnica roja con bordados dorados detallados. En la cabeza de la novia había una corona de flores y un maquillaje de color rosa en sus párpados y labios. Por el contrario, el novio estaba vestido con una túnica blanca. Llevaba un escudo que representaba la protección de su hogar y una pequeña espada pintada en oro, ya que era un símbolo de riqueza.

El novio y la novia caminaron recibiendo bendiciones de la gente en la calle esa mañana. Luego, se realizó un banquete en el salón del pueblo. La etapa de la ceremonia, que las aldeanas habían estado preparando desde el día anterior, resultó espléndida. El pabellón del salón estaba decorado con rosas blancas y rojas y se establecieron dos asientos de vides. Había largas mesas y sillas alineadas para rodear el pabellón y los invitados ya estaban sentados en ellas. Saludaron la llegada de la joven pareja con aplausos.

Publicidad Y-AR

Solo en ese día, aquellos que normalmente trabajaban asiduamente también se engalanaron y participaron. Magníficos sombreros ornamentales, vestidos vivamente coloridos. Y los adultos no eran los únicos ataviados. Las figuras de niños corriendo y caminando con adornos de pluma de ángel en la espalda eran adorables.

Una vez que comenzó la ceremonia, una orquesta comenzó a tocar y se sirvió la comida. Luego, era hora de bailar. Inicialmente, las mujeres que recibieron clases de baile mostraron una coreografía grupal. La gente se mezcló gradualmente con eso, pero cuando el rubio cartero hizo su entrada, los vítores de las aldeanas se levantaron. Benedict bailaba brillantemente con botas muy parecidas a las que llevaban las mujeres, después de que terminara, en lugar de tenerlas en ambos brazos, jóvenes aldeanas tan bonitas como flores lo arrinconaron por todos lados y causaron un alboroto.

Violet Evergarden, que se había ofrecido a hacer la recitación, no hizo nada tan llamativo como Benedict. Ella simplemente se quedó quieta y esperó su señal en silencio. Quizás por su belleza casi mística, no se convirtió en el blanco de los coqueteos de los hombres, y ni siquiera una sola persona tenía el suficiente coraje como para hablar con ella.

Cuando finalmente fue su turno, hizo que los ojos de los asistentes se le pegaran junto con la cantidad de telegramas. Ni siquiera había necesidad de decir “silencio” para acallar a los que estaban causando alboroto. Mientras haya algo que deseen escuchar, la gente se callará por sí misma.

Independientemente de la ansiosa pareja, la ceremonia transcurrió libre de disturbios para los aldeanos que ya estaban acostumbrados. Misha silenciosamente susurró al oído de Silene:

Publicidad M-M5

— Parece que esto terminará bien, ¿no?

Aunque era su novia, se veía tan hermosa que se sobresaltó un poco cuando su rostro se acercó.

— Sí, realmente… esto es gracias a la gente de la aldea.

— Tu poema de amor… fue maravilloso—. Después de decir eso, Misha se rió un poco.

Probablemente fue porque su figura se veía graciosa en sus ojos cuando terminó murmurando el poema de amor que le había dedicado, debido a que se puso rígido como una estatua por el nerviosismo.

— Aunque la señorita Violet escribió la mayor parte.

— Está bien. Nunca me habían dicho esas cosas.

— No me molestes tanto… No soy bueno con cosas embarazosas.

— Es genial que pudimos conocer a tan maravillosos viajeros. Madre también parecía haber disfrutado.

— Sería bueno si eso fuera verdad—. La voz de Silene estaba un poco triste.

Él había rezado constantemente para que ella se quedara quieta al menos ese día, sin embargo, había comenzado a vagar sin rumbo hacia la mitad de la ceremonia y comenzó a buscarlo en la segunda mitad, de modo que de acuerdo a sus instrucciones, Delit la había llevado de vuelta a casa. Como los aldeanos sabían de las circunstancias, no hubo conmoción de su parte; más bien, el que se había desconcertado era Silene.

Tan embarazoso.

Sentía como si el día más importante de su vida hubiera sido arruinado por su madre destrozada.

Me alegra que la persona con la que me casé sea Misha.

Seguramente habría personas que se hubieran enojado si les hubiera sucedido lo mismo. Justo como él mismo.

Estoy contento… de que haya sido Misha.

Silene tomó la mano de Misha, trazando el anillo de bodas que había puesto en el dedo. Era una prueba de que ya no estaba solo. La forma en que ese anillo se sentía le dio una sensación de realidad.

— Por último, aquí hay una carta de la preciosa madre del novio, que contiene sus bendiciones para el matrimonio de su hijo, Sir Silene, que se ha topado con el maravilloso día que es hoy.

Un incesante estallido de aplausos ante las palabras de Violet. Silene volteó su cabeza en todas direcciones. Misha parecía pensar que era otra actividad del evento y lo aceptó, pero Silene no había sido informado acerca de tal cosa por nadie.

— Lady Fran, humildemente le agradezco por permitirnos estar sentados en un lugar tan honorable junto con todos ustedes—. Violet sacó una carta similar a la que ella había estado sosteniendo la noche anterior y abrió el sobre—. Por la solicitud de su respetable madre, le enviaré a Sir Silene una carta de bendiciones matrimoniales llena de sentimientos.

No he escuchado sobre eso. No… he oído nada de esto.

¿No era mejor que la detuviera? No había forma de que las palabras dichas por una persona con el corazón roto pudieran ser decentes. El lugar simplemente se desaliñaría por su extraña forma de hablar y su conducta. Silene intentó levantarse de su asiento.

Sin embargo, las esferas azules de la Auto-Memories Doll parecían coser su propia sombra sobre él mientras pedía control en el lugar:

Publicidad M-M5

— Puede ser un poco abstracto, pero por favor escúchelo—. Un suspiro escapó de los labios como rosa de Violet. Como si estuviera recitando, ella leyó el poema de bendición— “Sé que la versión más hermosa de mí es la que se refleja en tus ojos. Eso es porque te aprecio como si estuviera admirando una flor. Puedo ver el brillo de las estrellas en tus pupilas. Eso es porque pienso en ti como algo deslumbrante. No sabías cómo hablar cuando eras pequeño. Te enseñé palabras para que pudieras, ¿verdad? El color del cielo, la frialdad del rocío de la noche, las líneas que dirías cuando haces cosas malas… si tan solo pudiera transmitirte la alegría que sentí al hablar contigo sobre ellas. Me pregunto si te has dado cuenta de que las palabras duras que alguna vez te dirigí también fueron por amor. Del mismo modo, no importa cuánto me hayas lastimado, el hecho de que hayas nacido lo borra todo. No sabes eso, ¿verdad? Mi hijo. ¿Conoces la belleza en los ojos de la persona con la que estarás por el resto de tu vida a partir de ahora? ¿Puedes recordar de qué color son incluso después de cerrar tus propios ojos? ¿Brillan? Si te ves hermoso cuando te reflejas en sus ojos, eres amado por ella. Nunca debes dejar que eso se vuelva laxo. No debes descuidar el amor. Una luz puede seguir brillando precisamente cuando es pulida. Esa joya está solo a tu cuidado. No descuides el amor, Mi hijo. ¿Alguna vez has echado un vistazo a mis ojos? Si no, entonces, por supuesto, intenta hacerlo. Ya están envueltos en un mundo de noche, pero las estrellas brillan en el cielo nocturno. Por favor, solo espéralos en silencio. Si piensas que lo que surge en mis ojos, lo que se refleja en ellos, es bello, eso significa que me amas. No puedo hablar mucho. Por eso, por favor, echa un vistazo. Por favor, hazlo cada vez que te sientas inquieto. Donde quiera que vaya, mis ojos deberían poder convertirse en una de las cosas bellas que existen en este mundo para ti. Esta es la verdad de una promesa entre tú y yo. Mi hijo, este es mi amor hacia ti. Entonces, por favor, no olvides el color de mis ojos”.

El aplauso comenzó como una onda silenciosa y gradualmente se transformó en el gran remolino de una ola. Después de inclinarse maravillosamente en la forma en que lo hacen las Auto-Memories Doll, Violet se hizo a un lado.

Silene no podía recordar el color de ojos de su madre. Él había estado con ella hoy y el día anterior.

— ¿Silene? ¿Estás bien?

Sin embargo, no podía recordarlo. Él había evitado mirarla a la cara. Y lo había hecho a propósito.

— Silene.

Ser llamado por el nombre de otra persona cada vez que cerraba los ojos era demasiado difícil para él. Fue doloroso que no tuviera lo que su madre buscaba. No importaba lo que hiciera, no podía cumplir sus expectativas.

— Oye, Silene.

Publicidad M-M4

Si el que su padre se había llevado hubiera sido el mismo Silene en lugar de su hermano, tal vez el corazón de su madre no hubiera sido dañado en esa medida.

Publicidad M-M4

— Hey, cariño.

Si ella no estuviera con un hijo que haría que su padre y su madre lo consideraran innecesario, sino uno mejor…

Tan embarazoso.

La razón por la que no era bueno con cosas embarazosas…

Tan embarazoso.

… era que lo hacían tomar conciencia…

Tan embarazoso.

…de que él era una existencia embarazosa para alguien más.

— Cariño, no llores.

Cuando Misha le limpió las lágrimas, se dio cuenta de que estaba llorando. Se apresuró a girar hacia atrás. Más lágrimas derramadas.

Tan embarazoso. Tan embarazoso. Soy… tan embarazoso.

La carta de la Auto-Memories Doll hizo que le doliera el pecho. Le avergonzaba haber arrastrado consigo el pasado que no podía amar hasta el momento presente y huir de la persona que se suponía que debía proteger. Su madre, a pesar de pensar que él se había ido, y que a pesar de estar rota, había salido a buscarlo.

— Lo siento, dejaré el asiento por un tiempo—. Informó a Misha y se alejó de la ceremonia.

— ¿Te diriges a donde está madre?

Mientras mantenía los párpados quietos y asentía a la pregunta, ella le empujó la espalda.

Publicidad Y-M1

— Ve.

Mientras pensaba que él era el peor novio por haber abandonado la ceremonia, se paseó junto a los invitados. Incluso cuando se fue, los asistentes se habían exaltado ya que el momento de bailar había llegado una vez más.

Publicidad M-M1

Pasó por el camino angosto, hacia la casa en la que había vivido con su madre. Las piernas de Silene se apresuraron hacia la casa que él había dejado como si huyera. Cuando llegó al frente, Violet Evergarden, que se suponía que estaba en la sala de ceremonias, estaba allí. No podía ver la motocicleta de Benedict en ningún lado. Las reparaciones probablemente habían terminado.

— Estamos muy agradecidos.

Parecía que planeaban partir sin ver el final de la ceremonia.

— Lo mismo aquí. Hum… muchas gracias. Tomé nota de mis fallas… con las palabras que recibí. Mamá te dijo una especie de tonterías… y tú… lo escribiste bellamente en una carta así, ¿verdad? Ella te hizo hacer algo tan perturbador… Ella… a menudo hace pedidos egoístas. Era así incluso cuando vivíamos juntos. Incluso hoy, cuando le dijeron que era el día de la ceremonia, se mantuvo firme en que le diéramos un sombrero blanco que había sido vendido hace siglos.

— Lo siento por haber hecho esto por mi propia cuenta.

Publicidad Y-M1

— No, está bien…

— Mientras Sir Silene y Lady Misha estaban fuera, acepté una oferta de trabajo de su madre. La oferta solo era que entregara la carta, pero terminé haciendo algo intrusivo. Su madre dijo que es posible que no hubiera leído la carta si solo se la hubiera dado a usted, Sir Silene… Yo también elegí un método para definitivamente transmitir sus palabras a usted. Como no hay carta… no es necesario que se entregue— dijo Violet.

Silene frunció el ceño. Podía imaginarse a su madre haciendo la petición. Sin embargo, pensó que era extraño que ella dijera que quizás no la hubiera leído.

— Me pregunto por qué mi madre diría eso… que podría no leer la carta.

Publicidad M-M5

— Ella dijo que era porque siempre le estaba causando problemas a Sir Silene. Dado que, debido a la pérdida de parte de la familia, ella terminó golpeándolo con recuerdos solitarios.

Eso es mentira.

— No, eso es extraño.

— ¿Qué?

Eso es mentira, eso es mentira.

— No se supone… que ella diga nada tan razonable. Ella dice cosas como “quiero hacer esto” o “quiero hacer eso”. Pero… eso es extraño. Es casi como… quiero decir…

No hay manera.

— No es extraño. Mientras hablaba conmigo, su madre estaba lúcida. Cuando nos conocimos también, ella estuvo así por un momento. Ella habló de usted.

No hay manera.

Silene se tambaleó para pasar al lado de Violet y abrió la entrada de la casa.

Detrás de él, la voz de Violet resonó,

— Bueno, entonces, nos vamos a ir.

Sin molestarse siquiera en darse la vuelta, subió las escaleras y se dirigió a una habitación en el segundo piso. ¿Qué estaba haciendo su madre en esa habitación que solo se podía cerrar desde afuera? Quitando el candado, hizo girar el pomo de la puerta. La ventana probablemente estaba abierta. El viento estaba circulando en la habitación.

Su madre estaba junto a la ventana, observando el centro del pueblo donde se llevaba a cabo la ceremonia.

— M-Mamá—. Llamó—. Mamá—. Él la llamaba innumerables veces de esa manera.

Su madre movió la cabeza hacia él, pero su mirada volvió inmediatamente a la ventana.

— Oye, cálmate… Jonah.

Rara vez volteaba a mirarlo.

— Mamá… mamá… m-mamá…

Desde que su familia se vino abajo, no hubo una sola ocasión en la que lo mirara con seriedad.

— Estoy en algo muy importante en este momento.

Ni siquiera uno.

— Me pregunto dónde está Silene.

— Mamá, estoy… justo aquí—. Dejó salir una voz infantil.

Mientras lo hacía, el cuerpo de su madre se crispó una vez como si se sobresaltara y ella se giró lentamente. Miró a Silene de pies a cabeza con aparente interés. Su mirada no era la misma de siempre.

Silene volvió a mirar los orbes de su madre. Eran de un impresionante color ámbar.

Ah, es cierto. Ese era su color.

Recordó que sus iris eran del mismo color que los suyos.

Su madre caminó hacia su lado, y con una mano con crecientes manchas marrones, tocó su mejilla. Todo el tiempo, él estaba derramando lágrimas.

— No llores—. Parecía feliz—. Has crecido tanto, eh, Silene.

Solo Silene habitaba en sus ojos ambarinos.

Publicidad M-AB

— Felicidades… por tu matrimonio—. Ella sonrió.

Durante ese instante, su madre indudablemente tenía cordura. Se perdió en el momento en que Silene la abrazó.

— Oye, ¿dónde está Silene?

— Ya no voy a ir a ningún lado.

Sin embargo, su amor definitivamente existía.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios