Violet Evergarden

Volumen 2

Capítulo 7: El Mayor y su Todo

Parte 2

 

 

Ojos esmeraldas se abrieron. Pertenecían a un joven sabio. Los orbes que tenían una severidad tomada no solo de su padre, sino también de su propia personalidad, así como de su bondad y soledad, miraban fijamente a una muñeca. Más bien, una niña que parecía una muñeca. En las esquinas de su campo de visión estaba la figura de su hermano mayor, que había crecido igual que el propio Gilbert.

La habitación estaba llena de refinadas decoraciones. Eran arreglos caros. Sin embargo, el hecho de que la buena calidad de los adornos era el criterio para decidir quién podía permitirse quedarse en ese lugar era ridículo.

Publicidad M-AR

Todo era un desastre. La habitación se había convertido en la escena del asesinato de cinco hombres a la vez. La niña, manchada de sangre, era la culpable. Incluso con su ropa y su aroma cubiertos de sangre, su belleza permanecía intacta. Ella era la asesina más hermosa del mundo.

— Oye, la llevarás contigo, ¿verdad, Gilbert?— Poniendo una sonrisa amistosa, su hermano mayor empujó la espalda de la chica.

Dio un paso hacia Gilbert. Automáticamente, Gilbert dio un paso atrás. Su cuerpo se movió inconscientemente en rechazo y miedo. Ella era espeluznante.

No me mires.

Su hermano insistió implacablemente en que la chica que tenía enfrente era una “herramienta” y la entregó por la fuerza. De hecho, ella era tratada y actuó como una herramienta. Sin embargo, su respiración todavía era pesada.

Publicidad M-M1

Mientras le limpiaba la mano con su gemelo, pegajosa con sangre y grasa, ella lo miraba fijamente como preguntándole cuál sería la siguiente orden.

Publicidad M-M5

¿Por qué me miras?

Comprendió las expresiones inhumanas de su hermano mayor hasta cierto punto. La jerarquía piramidal existía no solo en su hogar sino también en la sociedad. Para que los niños, que estaban en el fondo de la misma, asciendan a su cima, se requería esfuerzo Y no simplemente el poder de cada uno. Para vivir, para tener éxito en la vida, era necesario hacer uso de una gran variedad de cosas. No era algo digno de alabanza, sin embargo, era algo que Gilbert deseaba. Sin lugar a dudas, si aprendiera a usarla correctamente, ella podría convertirse en el mejor escudo y espada.

¿Por qué estás… mirándome?

La muñeca asesina automatizada también deseaba a Gilbert.

Al final, todo había ido como su hermano había planeado, y el joven Gilbert, que todavía tenía rasgos que podrían considerarse como los de un joven, estaba parado en medio de una calle del centro de la ciudad. Sus dos orbes de un tono misterioso miraban a unos que estaban en sus brazos. La muñeca, envuelta en su chaqueta, olía a nada remotamente dulce, en cambio estaba envuelta en el olor de la sangre en la que acababa de bañarse. Si ella tuviera rasgos de monstruo, él habría esperado eso, pero su apariencia era similar a esa de un duendecillo de algún cuento de hadas.

Publicidad M-AB

— Tengo miedo de ti.

La chica no reaccionó ante las sinceras palabras que se filtraron de sus labios. Sus ojos azules simplemente lo observaron.

— Tengo… tengo miedo de… utilizarte—. Gilbert continuó mientras la abrazaba con fuerza—. Eres aterradora. En este momento, de hecho… es posible que en realidad se suponga que debo matarte—. Murmurando dolorosamente, nunca dejó ir a la niña. Tampoco intentó soltarla y dejarla en el camino, dispararle en la cabeza con la pistola en su bolsillo o apretarle el esbelto cuello con las manos—. Pero… quiero que vivas—. Él la abrazó a pesar de sus temores. Sus palabras eran francas—. Quiero que vivas.

Era una verdad que brillaba débilmente en medio de un mundo cruel. El problema era si serían capaces de soportar su dura realidad. ¿Podría él hacerlo?

Lleno de dudas, Gilbert cerró los ojos. Rezó por el pensamiento idealista de que sería maravilloso si todo se resolviera una vez que los abriera de nuevo.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios