Violet Evergarden

Volumen 2

Capítulo 13: Violet Evergarden

Parte 8

 

 

Todavía alrededor de las ocho en punto, las balas volaban desde las bayonetas de los caballeros. Aunque arañaron el cuerpo de Violet, ella esquivó los golpes directos y cargó hacia adelante.

Pelear por encima de un vehículo en movimiento contra ese número de personas era un reto. Tal vez el otro bando era consciente de eso, ya que alguien más que el líder de los caballeros atacó primero. Violet corrió como si fuera absorbida por él. Se defendió del sable que se balanceaba hacia él con la bayoneta, pero Violet pudo evitar varios disparos al tomar una gran distancia, y luego comenzó a correr diestramente una vez más.

Publicidad Y-AR

— ¡Por nuestros camaradas de guerra que fueron asesinados por ti!

Violet arrojó la vaina a la cara del hombre y le propinó una patada voladora en lugar de cortarlo. El caballero, cuyas piernas habían perdido el equilibrio, parecía estar a punto de colapsar, pero logró detenerse. Él sonrió y tiró del gatillo de la bayoneta.

Una bala fue disparada. Con los ojos muy abiertos, Violet la evitó simplemente moviendo rápidamente el cuello. Sus listones volaron lejos. La sangre manaba de su ramillete de trenzas y su cabello se soltó. Su oreja había sido rozada. La hemorragia era profusa, pero no dejó escapar ningún sonido agonizante.

Violet pateó al hombre en el pecho con la punta de su bota. Él gritó mientras caía. Sin embargo, la siguiente persona en caer fue la propia Violet. A pesar de que recibió repetidos golpes de bayoneta que caían sobre su espalda con el sable, perdió balance. El sable mismo había desaparecido de sus manos después de que le dispararan.

El caballero que había atacado la espalda de Violet la encontró mientras ella de alguna manera se aferraba al marco de una ventana. Cuando un pasajero sorprendido intentó abrir dicha ventana, ella insertó una mano en el espacio y la abrió con su brazo mecánico. Solo así, ella ingresó a la Vagón de Pasajeros 2.

Publicidad M-M4

— ¡¿Qué pasó?!

Publicidad Y-M1

— Esa mujer, ella entró…

Los caballeros restantes se dieron cuenta de que las luces del Vagón de Pasajeros 2, que habían estado brillando debajo de sus pies, habían desaparecido de repente. Los pasajeros estaban gritando.

— ¿D-Deberíamos volver a entrar?

— Espera.

Los otros dos hombres fueron silenciados por la orden del líder de los caballeros.

Eventualmente, ya no podían oír ningún grito por la ventana en la que Violet había desaparecido. No pudieron escuchar ni un solo ruido.

El líder de los caballeros estaba sumido en sus pensamientos. ¿Qué clase de lío armaría la ex chica soldado que era como una bruja?

Publicidad Y-M1

— ¿Quién… está ahí abajo?

— Alguien de la organización armada de despliegue que contratamos.

— También había personas en el vagón de asientos panorámicos y el vagón restaurante 1. Pero, las personas posicionadas en estos dos últimos vagones persiguieron a esa mujer hasta acá… y fueron derrotadas. Sin embargo, supuestamente están siendo reemplazados.

Cuando las luces se apagaron nuevamente, los gritos se intensificaron desde el vagón de asientos panorámicos y el vagón restaurante 1, respectivamente. Y luego, se detuvieron.

El líder de los caballeros sintió la piel de gallina bajo su capa azul ante acontecimientos tan extraños e irreales.

— Ella se está moviendo.

“Femme Fatale” era un tren de trece vagones compuesto, de adelante hacia atrás, de la Locomotora 1, 2 y 3, Coche de Dormitorios individuales 1 y 2, Coche Dormitorio Sencillo 1 y 2, Vagón de Pasajeros 1 y 2, Vagón de Asientos Panorámicos, vagón restaurante 1 y 2, y un vagón de carga. Violet había saltado al Vagón de Pasajeros 2. Y luego, probablemente se había trasladado al Vagón de Asientos Panorámicos y al Vagón Restaurante 1. Ella misma había desalojado el Vagón Restaurante 2. ¿Qué haría al huir a un lugar que no tenía nada?

— Líder, tal vez realmente deberíamos entrar—… intentó decir uno de los caballeros, pero su rodilla se derrumbó y fue impulsado hacia abajo. Un agujero había sido abierto

Más disparos siguieron.

— ¡Abajo!

Las balas rozaron sus cabezas.

El caballero ileso extendió una mano al herido. La palma que se había extendido para ayudar fue disparada.

— ¡Retirada! ¡Entra y pide refuerzos!

— Pero, Líder-

— ¡Trae un arma de mayor calibre!

Los subordinados se arrastraron hacia la consecución de vagones mientras apretaban sus heridas frescas.

La dirección de donde procedía la bala era indudablemente del último vagón. El tiroteo se había hecho en sucesión, pero cesó una vez más. Los ojos del líder de los caballeros podían ver algo que florecía en la oscuridad.

— ¿Así que han escapado? Los perseguiré más tarde. Bueno, entonces, una vez más— “Eso” cortésmente lo llamó y esperó a que se pusiera de pie.

La mujer era una directora de orquesta del campo de batalla. Interpretaba melodías a través de la mezcla de ataques, realzando las emociones de sus espectadores con abrumadoras artes marciales, aturdiéndolos con acciones inimaginables y dominando el área por completo. No importa cuán húmedo con sangre estaba su cabello, cuán desgarrada estaba su ropa, o cuántas heridas se había ganado…

— Bueno, entonces, una vez más.

… ella no dejó de pelear. El líder de los caballeros había llegado a entender claramente por qué la apodaban la Doncella Guerrera de Leidenschaftlich.

Publicidad M-M4

— Aquí voy, Mayor.

Violet probablemente no tenía balas. Ella desechó el rifle que le había robado a un enemigo abajo. Luego sacó una daga. El arma de su oponente, el líder de los caballeros, era una bayoneta. El peso de su estocada era diferente.

Los dos chocaron sin decir nada. Ella le propinó golpes consecutivos con el filo de su daga, pero al final, la daga perdió en peso con la bayoneta y se rompió. Violet se deshizo del arma que no podía usar y la arrojó con su brazo artificial sin siquiera mirarla. Rasguñó la cara del líder de los caballeros, pero él también, indomablemente, sacó la bayoneta de un lado y golpeó el cuerpo de Violet con ella. Cuando su postura se desmoronó por el impacto, más golpes sobrevinieron. Mientras Violet esquivaba la punta de la hoja de la bayoneta, le cortaron el pecho. Al instante extendió su mano, balanceando su peso así, girando su cuerpo y tomando distancia. Quizá debido a que él era de hecho superior a los demás, los ataques del líder eran diferentes en agilidad.

Publicidad Y-M2

Violet buscó armas. Metió la mano a su falda y sacó un cuchillo balístico del porta cuchillos sujeto alrededor de su muslo.

Las agujas una vez ocultas en su pelo habían desaparecido cuando su peinado se había deshecho. El cuchillo balístico era la última arma. Después de eso, ella solo tendría sus puños.

— ¿Cuántas armas tienes ocultas dentro en tu persona?

— Son para defensa personal.

Con su aliento agitado como el de una bestia, Violet dio un paso atrás. Ella sabía que el próximo ataque sería un golpe importante para determinar el resultado de la batalla. A pesar de que estaba en contra de alguien inferior a ella en poder de lucha, cualquiera estaría respirando pesadamente después de ponerse de pie continuamente y luchar hasta ese punto. A pesar de todo, ella no tenía ni una pizca de voluntad de perder.

Eso fue hasta que se dio cuenta de que algo que se suponía que estaba en su cuello expuesto había desaparecido. Su respiración agitada se detuvo. Su línea de visión se movió rápidamente cuando se retiró.

— Aunque soy tu enemigo, admiro tu sed de victoria. Sabes que no debes rendirte.

No era algo de lo que debería preocuparse en estas circunstancias. Sin embargo, sus ojos buscaron el broche. No pudo encontrar de inmediato el objeto que centelleaba en la parte superior del tren el cual no correspondía a este lugar y era hermoso.

— No es… como si quisiera ganar. Al ganar esta pelea, no hay una sola cosa que gane— Violet habló inconscientemente rápido. No debía dejar que se diera cuenta de que estaba buscando algo.

— Entonces, ¿qué buscas a través de la lucha?

— Nada, es solo que se ha creado una situación en la que tengo que luchar. Es por eso que lo hago. Para mí, luchar es vivir. Si pierdo, solo significa que moriré.

— ¿Estás diciendo que no hay emociones en esto?

— No lo sé. Yo… no sé nada de mí misma. Soy una ex soldado, pero no recuerdo nada de antes de convertirme en una. Puede que sea tarde en este punto, pero me pregunto… si no es extraño que no recuerde algo como esto. No sé dónde nací, de quién soy hija o cuál era mi nombre. Pero, si algo de eso me ha preocupado o no, diría que nunca lo hizo. Eso… Eso—… Mientras hablaba, Violet encontró el broche. Golpeó directamente contra los pies del líder de los caballeros.

Él lo notó también.

— Eso es porque… he estado esperando algo que lo cancelara todo.

Ella empujó hacia abajo y suprimió la sensación de que quería apresurarse y aferrarlo.

— Justo cuando pensaba que la charla se estaba alargando… ¿es esto?— El líder le indicó que se detuviera con la palma de su mano mientras lo levantaba. Era la primera vez que él veía que le pertenecía a alguien— ¿Es algo importante?

¿Lo tiraría si ella asentía con la cabeza? ¿O lo devolvería? Violet no sabía. Sin embargo, si ella estuviera en su lugar y tuviera a alguien a quien salvar y cosas que debe hacer sin importar lo que ocurra después de esa batalla, sin duda, tendría que intentar imaginarse en su posición para entender su pensamiento.

Si ella fuera él…

— ¡Ven por él!

… ese objeto se convertiría en un simple señuelo para atraer a su enemigo, independientemente de los tipos de sentimientos que contenía.

El broche fue lanzado al aire. Violet echó a correr de inmediato. La bayoneta del líder de los caballeros la atacó. Violet apuntó a sus pies y arrojó el cuchillo balístico. Tal vez había anticipado eso, ya que lo repelió como si lo superara. Mientras tanto, Violet agarró el broche. La gema flotando en el cielo nocturno era lo mismo que los ojos de su Señor, que ella había definido como la cosa más bella del mundo.

— ¡¡Idiota!!

Ella evitó un ataque con su brazo izquierdo, que no era el que agarraba el broche. Cuando perdió su centro de gravedad debido a golpes consecutivos, cayó hacia atrás uno, dos o tres pasos. Y luego, finalmente, el brazo izquierdo de Violet se rompió, volando en muchas partes. Estaban destrozadas y separadas de ella de una manera que las hacía parecer como pétalos dispersos.

Thump, thump, thump Violet sintió que los latidos de su corazón resonaban desagradablemente en sus oídos.

Por alguna razón, el tiempo fluía lentamente. El líder de los caballeros bajó el sable mientras levantaba la voz y le lanzaba algún tipo de insulto. Su espalda golpeó el andamio del tren. Cuando él le pisó su estómago con su zapato militar, ella no pudo moverse. Unos segundos después, ella sería ensartada. Todo eso estaba sucediendo, pero era como si todo estuviera en cámara lenta.

 

En lugar de la punta de la hoja que se le acercaba, Violet miró el broche esmeralda que ella no había soltado hasta el final. Fue firmemente agarrado dentro de su mano derecha. Quería mirar con sus ojos dentro de ese verde durante sus últimos momentos mientras todavía estaba viva.

Su brillo era esa persona en sí.

Mayor.

Él no iría a ningún lado nunca más.

Mayor.

Publicidad M-M1

Ya no estarían separados.

Mayor, yo… viví.

Eso la hizo extremadamente “feliz”.

Mayor, ¿recuerda… que me abrazó cuando nos conocimos? Me ha temido por mucho tiempo. Las bestias pueden sentir ese tipo de miedo muy agudamente. Aun así, me mantuvo a su lado. Lo más probable es que… yo… definitivamente… haya sido desechada porque me quedaría en manos de cualquiera. Aun así, quería ser útil porque me necesitaba. Los días en los que no pude verlo eran de pérdida continua, así como también experiencias que parecían dar lugar a más de ella. Siempre me he preguntado por qué les dijo a otros que dijeran que había fallecido. Un día, si hubiera podido encontrarlo, hubiera querido responder a su pregunta de “¿por qué no puedes entender mis sentimientos?” Y a las palabras “Te amo”. Mayor, ¿era… era yo su Violet… aún amada por usted?

En lugar del sonido de los huesos y la carne siendo cortadas, se produjeron disparos que parecían cortar a través del viento. La bayoneta desapareció de la línea de visión de Violet. El brazo del líder de los caballeros se balanceó bruscamente como si fuera un juguete, y lo patearon en la dirección opuesta.

Alguien estaba luchando.

El líder de los caballeros preguntó a gritos quién era la tercera persona, pero no recibió respuesta. El otro desenvainó silenciosamente su sable y protegió a Violet. Luego comenzó a atacar. Esa manera de manejar una cuchilla mientras la ponía a punto y la espalda junto a la que siempre había caminado, Violet detuvo su respiración.

— Violet, ¿estás viva?

Esa voz era exacta a la que Violet repetía en su cabeza para no olvidarla. Los latidos de su corazón reverberaban intensamente. Aunque forzadamente, ella levantó su cuerpo.

El hombre cortó al líder del escuadrón con su sable y giró sobre sus talones hacia ella con una expresión frenética. Delante de sus ojos había una persona diferente a como solía ser en los días en que tuvo contacto con él. Su apariencia había cambiado mucho desde cuando los dos se habían conocido por primera vez. Sin embargo, había una cosa que permanecía intacta: el hecho de que una vez que los orbes azules y verdes se encontraban entre sí, el tiempo se detenía entre ellos por un momento. Era como si quisieran decir: “Tiempo, quédate quieto. Eres hermoso”.

Publicidad Y-M2

Así es cómo eran las cosas desde el principio.

— ¡Mayor!

Desde el principio, los dos habían nacido para encontrarse por casualidad de esa manera.

Gilbert corrió hacia Violet, sosteniendo su cuerpo.

— Ven, Violet— Se arrodilló y, después de levantar su cuerpo en cuclillas y llevarla de costado, se quitó el cinturón de la espada y lo envolvió alrededor de su brazo. Luego lo envolvió alrededor de Violet— Voy a… explicar las circunstancias más tarde. Hay muchas cosas por las que quiero disculparme. Pero por ahora, perdona lo que voy a hacer… No lo sueltes nunca.

Violet recordó lo que había estado agarrando firmemente: el broche de esmeralda que había recuperado apresuradamente durante la pelea. Ella descubrió lentamente sus dedos y se lo mostró a Gilbert. Ella entonces lo miró directamente. Mientras que solo él se reflejaba en ese azul, sus labios temblaban, era incapaz de decir una palabra. Ella simplemente deseaba informarle que había guardado el objeto.

Al ver el broche esmeralda, los ojos de Gilbert se deformaron amargamente.

— Tú… ¿todavía tenías esto?— Su actitud mientras tomaba el broche de la palma de Violet y se lo volvía a poner como si lo cosiera nuevamente en su blusa, que había sido rasgada en el área del pecho, era la misma que la de su yo pasado.

— …yor— Intentó decirle algo, cualquier cosa serviría—. ¡Mayor!

Sin embargo, el líder de los caballeros, que se suponía que estaba tumbado, intentaba ponerse de pie. Apoyado por uno de sus subordinados heridos, les apuntó con una escopeta de gran calibre.

— ¡Tú, perro de Leidenschaftlich!— Su cuello sangró con el golpe de la espada de Gilbert. Arrojó burbujas de sangre— ¡Te borraré! ¡Los borraré a los dos a la vez! ¡Eres innecesario en este reino! ¡Desaparece de nuestro mundo! ¡Desaparece! ¡Desaparece! ¡Desaparece!

Cualquiera de los dos bandos no podría luchar sin recibir ayuda. Era demasiado tarde para convencer a la otra parte de que pusiera fin al conflicto. Ninguno de los dos podía retroceder.

Publicidad M-M1

— Mayor, por favor déjeme atrás—, dijo Violet sin dudarlo. Si soltarla y dejarla caer al suelo facilitaría las cosas, dado que era él, definitivamente sería capaz de superar la situación. Eso era lo que ella creía.

— Te dije que no te soltaras— Gilbert negó con la cabeza. Su agarre en el brazo y el torso de Violet se hizo aún más fuerte. Luego levantó su otra mano artificial desde arriba del tren.

El líder de los caballeros se rió. Lo más probable es que hubiera llegado a la conclusión de que la pareja que estaba abrazada había elegido morir juntos.

— Mayor… entonces, por favor— Violet miró a su Señor, que era mucho más hermoso que la gema que había estado protegiendo incesantemente— no vaya a ninguna parte.

La escopeta estaba dirigida a ellos.

— Por favor, manténgase a mi lado… No me importa cómo me trate. Simplemente quiero estar con usted. Eso es todo. Nada más… es necesario. Mayor, yo…

Publicidad M-AB

Había aprendido a escribir y podía decir innumerables palabras, pero no salían debidamente ante la persona que realmente apreciaba.

— … quiero estar junto a usted.

La que estaba allí no era una Doll. Era una chica que anhelaba el amor de un solo hombre.

— No voy a ir a ningún lado… te necesito. ¡Estaré a tu lado!— Gilbert Bougainvillea respondió a la súplica como si gritara.

Era porque algo más que una bala había volado en su línea de visión.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios