Violet Evergarden

Volumen 2

Capítulo 13: Violet Evergarden

Parte 4

 

 

Si había algo que pudiera ser considerado un brillante día en la vida de Samuel LaBeouf, sería hoy. Había sido elegido ingeniero en jefe de la sala de máquinas frontal del primer tren intercontinental, que permanecería en la historia del país. Uno tenía que preguntarse cuántos besos de alegría había plantado en las pulidas paredes negras del vagón. Se había jactado de ello ante su familia y amigos innumerables veces. La gente que conocía sus esfuerzos lo elogió sinceramente y observó la partida el primer servicio con una sonrisa. Inicialmente, Samuel había planeado gastar su tiempo tarareando una melodía mientras viajaba por el mundo mientras el Sol se ponía, reproduciendo ese maravilloso día en su cabeza.

— Los sustitutos… ¿todavía no han llegado?

Publicidad G-AR




— Lo siento, lo siento, ¡lo siento!

Eran exactamente las seis y cuarenta y tres minutos de la tarde. Samuel tenía una pistola en su cuello desde atrás. El cuerpo inmóvil de uno de los ingenieros y ayudantes de su colega yacía a sus pies, la cabeza colgando. Dicha persona, que había saludado y hablado con él ese mismo día, ahora estaba inmóvil. El tren cuya historia acababa de comenzar y cuyo nombre quedaría grabado en la historia había sido secuestrado y ocupado por delincuentes.

¿Por qué… por qué… llegó a esto? ¿Acaso hice algo?

Cuando se exponen a un destino cruel, las personas en su mayoría tienen pensamientos similares. En primer lugar, se lamentaban de su perdición.

¿Dónde y qué hice mal?

Publicidad Y-M2

Luego, trazaban en sus cerebros el camino de regreso a cuando fueron golpeados por la desgracia. La hora en que el tren intercontinental que se suponía que debía conducir Samuel había dejado la estación de la ciudad capital de Leidenschaftlich, Leiden, después de la ceremonia de despedida, la cual había sido un poco antes del crepúsculo.

El tren intercontinental, llamado “Femme Fatale”, era un tren completo de trece vagones compuesto por la Locomotora 1, 2 y 3, Vagón de Dormitorios Individuales 1 y 2, Vagón de Dormitorios Simple 1 y 2, Vagón 1 y 2, Vagón de asientos panorámicos, Vagón restaurante 1 y 2 y un vagón de carga. Para tirar de los otros diez vagones, cada una de las tres locomotoras tenía un ingeniero e ingeniero asistente, y con un silbato de vapor como señal, cada locomotora trabajaba independientemente para ajustar su velocidad. Por lo tanto, incluso si el personal de manejo careciera de una sola persona, la operación no sería la deseada.

Femme Fatale había sido invadida por secuestradores con armas ni siquiera una hora después de partir de Leidenschaftlich. Los secuestradores se habían dispersado en cada vagón al comienzo de la operación, tomando el tren del vagón de carga. En el proceso, los asesinados fueron un conserje del Vagón de Dormitorios Simple 1, un ingeniero de la Locomotora 3 y los compañeros de Samuel, un total de tres ayudantes, de la Locomotora 1.

Femme Fatale necesitaba abastecimiento de agua, que era su combustible, de las estaciones de parada. Actualmente, paralelamente al suministro de agua, se había enviado una demanda a Leidenschaftlich y a Ferrocarriles Nacionales para que reemplazaran los puestos vacantes de ingeniero y ayudantes, y se esperaban los sustitutos. Los secuestradores parecían haber hecho otras demandas al gobierno, pero no notificaron a Samuel de tales cosas, ya que era simplemente uno de los rehenes.

Tenían una tela con el emblema nacional de cierto país del norte envuelta en sus brazos. ¿Cuál demonios era su objetivo? ¿Era para vengarse de su derrota? ¿Tenían planes aún más atroces? De cualquier manera, se podría suponer que su grupo estaba lleno de personas que se comportaban con descuido y no aceptaban órdenes. Después de todo, sin importar cuánto carecían de conocimiento sobre cómo funcionaban los trenes, terminaron matando a miembros del personal por obstaculizar la operación.

— No te preocupes. Si no hubieras escuchado nuestras instrucciones, sería una historia diferente, pero ya que eres un conductor, no te mataremos. Este espacio está abarrotado. No te asustes demasiado y te mojes los pantalones. Apestaría— Dijo uno de los secuestradores como para calmar a Samuel, quizás debido a que su actitud temerosa era desagradable a la vista.

— Hum, una vez que la vacantes sean ocupadas… ¿hasta qué punto se supone que debo conducir?

— Ve a la parada final sin cambios en el curso. Lo que exigimos de ti es que nos lleves de manera segura.

Había pensado que decir algo los irritaría y le darían una respuesta violenta. Por lo tanto, estaba un poco sorprendido de poder hablar normalmente con ellos.

Pueden ser seres humanos como yo, pero no puedo pensar en ellos como tales.

Desde el punto de vista de Samuel, parecían personas de un mundo completamente diferente.

***

 

 

Obviamente, había otras personas aparte de Samuel LaBeouf preguntándose por qué las cosas habían salido de esa manera. A diferencia de Samuel, que tenía su vida asegurada hasta cierto punto por su posición de ingeniero, los otros en cuestión eran los pasajeros asustados, que no tenían idea de cuándo podrían ser asesinados si se atrevían a molestar a los secuestradores.

Habían pasado varias horas desde que el incidente había comenzado al llegar al punto de suministro de agua. El número de delincuentes no era demasiado grande, pero algunos de ellos estaban monitoreando a los rehenes turnándose entre ellos. La información de que un ingeniero y algunos asistentes se habían resistido y habían sido sacrificados en la sala de máquinas delantera, y que estaban esperando al personal de reemplazo no había llegado hasta ellos. El estado de tensión debido al miedo persistió por un largo tiempo, y la condición mental de los pasajeros estaba llegando a su límite.

— Aah, realmente, ¿por qué tuvo que suceder esto?— En la parte trasera del Vagón Restaurante 2, uno de los clientes, un anciano caballero, se lamentó con su comida fría frente a él.

En este momento, se suponía que iba a ver a mi sobrina en su vestido de novia y casándose en nuestra ciudad natal.

No había esperado que el viaje en tren, que había comenzado con un humor tan feliz, se convirtiera en algo tan horrible. Los grandes incidentes que veía en los periódicos y de los que oía hablar en rumores siempre se producían lejos de él y, por lo tanto, nunca había imaginado que ocurriría un desastre de una proporción similar.

Publicidad M-M5

No había estado dirigiendo sus palabras a nadie en particular, pero la mujer sentada cerca de él reaccionó ante ellas.

— ¿Para qué se supone que es un tren intercontinental?

Publicidad M-M2

En medio de un escenario tan sobreexcitado, una bella y refrescante voz resonó en sus oídos:

— Tal como lo dice su nombre, es un vehículo a gran escala que hace conexiones a través de un ferrocarril que va de un extremo al otro del continente, y transporta cualquier cosa, desde objetos hasta personas. Otorga accesibilidad y ganancias a muchos. Sin embargo, los trenes no pueden funcionar si no hay vía férrea. Para construir vías férreas, el suelo debe ser limpiado. Incluso si hay plantíos o casas en dicho terreno, lo que sea que esté en el camino se descarta a la fuerza y ​​se elimina su existencia.

Pertenecía a una excéntrica y atractiva mujer que solo miraba muda el cambio de colores en el cielo sin dejar escapar un solo grito desde que el grupo secuestrador tomó el control del tren. Como si una maquinaria o algo por el estilo estuviera incrustada en su cabeza, ella hablaba calmadamente:

— Para construir este ferrocarril, parece que un castillo del norte, que solía ser un monumento cultural, fue demolido. Además, he oído que los operadores del Norte, el bando perdedor, han sufrido profundamente debido al exceso de trabajo como consecuencia de la mano de obra barata. Los caminos se abren con explosivos para que podamos atravesar las montañas. La cantidad de accidentes con explosivos que ocurrieron en el proceso no fue pequeña— Los ojos azules de la mujer observaron el emblema del país del norte envuelto en el brazo de un secuestrador que sostenía su arma.

— Eso no puede ser. No deberías decir mentiras. Esas cosas no estaban… en los periódicos, ¿verdad?

Publicidad Y-M1

Pocas eran las personas que no se sentirían incómodas al enterarse de que el estado o nación al que pertenecían era el lado malvado. Mientras el caballero hablaba un poco indignado, la mujer, Violet Evergarden, afirmó:

— No es una historia muy conocida. Yo también lo escuché por casualidad cuando viajaba. Después de todo, he estado en todos lados. Lo más probable es que se puede suponer que este es su ímpetu… pero si ese fuera el caso, arriesgarse a destruir este vagón de tren y matarnos debería ser el objetivo principal. Han asesinado a miembros del personal, pero parecen pensar en la vida de los pasajeros como algo considerablemente importante. Allí… podría haber algún otro propósito.

El caballero se estremeció ante una chica tan frágil que pronunció la palabra “asesinado”.

— ¿Con eso, quieres decir…?

— ¿Quién sabe? Como nos tomaron como rehenes… es razonable creer que están haciendo demandas al gobierno.

El caballero no estaba convencido del discurso de Violet, pero quedó impresionado por su inteligente suposición.

Publicidad Y-M3

¿Qué hace exactamente esta chica para ganarse la vida?

Ella era una joven misteriosa que tenía una apariencia similar a una de esas muñecas que las niñas pequeñas llevarían consigo. El miedo que lo había estado envolviendo se calmó un poco debido a su curiosidad con respecto a ella.

— Aun así, eso no tiene nada que ver con nosotros. Simplemente… quería asistir a la boda de mi distante sobrina.

— Sí. Sin embargo— Violet continuó—. Nuestras circunstancias tampoco les importan. Cuando cada bando persiste en sus convicciones es de lo que se trata la guerra. Este lugar ya puede considerarse un campo de batalla.

El mundo, que había sido cubierto por el crepúsculo, se transformó en noche. El suave resplandor de las linternas colgando en el vagón producía una luz suave que contrastaba significativamente con una situación tan tensa. Los ojos azules se fijaron en el estado de los procedimientos de suministro de agua en el exterior, las lámparas del vagón y los hombres que gritaban a unos pocos pasajeros que habían sido tomados como rehenes.

— Pronto debería… ponerme en marcha.

Fue entonces cuando el caballero finalmente se dio cuenta. Ella no estaba simplemente observando la situación en silencio. Ella había estado buscando algún tipo de apertura.

— Oye, tú, no sé lo que piensas hacer, pero es mejor que te detengas.

— Está completamente oscuro afuera. Esta ventana es bastante grande, ¿no?

El caballero estaba confundido por las observaciones que no tenían sentido.

— Señor, si puedo preguntar, ¿fuma cigarrillos o puros?

— S-Sí.

— ¿Tiene fósforos?

— En mi bolsillo derecho.

— Por favor, permítanme pedir prestado solo uno de ellos más tarde— Sin decir nada más, Violet se puso de pie inmediatamente. Lentamente levantó una mano hacia el ramillete en las trenzas de su cabello.

El caballero pudo ver que su mano agarraba una aguja de plata finamente afilada. Era uno de sus dispositivos ocultos, que podía usarse tanto en combate cercano como en combate a larga distancia, pero desde la vista de una persona ordinaria, podía percibirse como nada más que una aguja gruesa.

Sin embargo, uno de los criminales sostuvo a Violet a punta de pistola ya que ella había comenzado a actuar de forma extraña.

— ¡¿Hey, qué estás haciendo?! ¡Manos arriba!

— Entendido— Ella levantó los brazos, tal como le dijeron.

Al instante siguiente, solo las linternas del vagón estallaron bruscamente y las luces se apagaron. Los gritos de los pasajeros se mezclaron con las voces airadas de los secuestradores. Pero no hubo disparos. Los sonidos de algo llamativo y de vidrios rotos continuaron. Entonces, se volvió completamente silencioso. Todos estaban envueltos en el desconcierto ante el silencio que los había encontrado en medio de la oscuridad total.

¿Qué le había pasado a los secuestradores? ¿Qué había sido de la chica que se había levantado de repente? ¿Qué diablos estaba pasando en el vagón en ese momento? Mientras las mentes de los pasajeros estaban llenas de preguntas, el fuego se encendió dentro de una de las linternas destrozadas. Una hermosa mujer sosteniendo un fósforo emergió de la oscuridad como un espíritu. Con un dedo índice contra sus labios, ella susurró un “shh”. La mujer se destacaba vívidamente contra los colores de la noche. Todos los pasajeros que se percataron de ella guardaron silencio por compulsión.

— Encantada de conocerlos. Soy una viajera. Soy consciente de que todos deben estar cansados. Por favor esperen un poco más. Ahora tomaré el control… de los guardias afuera y del vagón de carga— Sin decir nada más, Violet apagó el fuego del fósforo con un soplo.

El caballero se dio cuenta entonces de que había tomado un fósforo del bolsillo de su chaqueta sin que él lo notara.

Dentro de ese mundo de oscuridad, los ruidos comenzaron a resonar una vez más cuando se abrió una de las ventanas del lado izquierdo y alguien aterrizó afuera. Los sonidos de alguien pisando grava y corriendo seguían. Después de un momento, se pudo escuchar el gemido de un hombre. Unos segundos más tarde, hubo un crujido de algo pesado siendo arrastrado.

Los pasajeros se estremecieron, asombrados por el giro inesperado de los acontecimientos. Luego escucharon una pisada sobre la grava una vez más. Era un ritmo ágil, acercándose al vagón. Los pasos de la persona invisible avivaron la sensación de inquietud en aquellos que habían estado inmersos en el miedo durante un largo período de tiempo.

— Disculpe.

— ¡Hih!— El caballero gritó secamente cuando la ventana fue golpeada casualmente desde afuera.

Publicidad Y-M3

Violet estaba en el mundo exterior con la luz de la luna contra su espalda, donde uno podía confiar únicamente en el brillo de la luna.

— Todo el mundo, asegúrense de permanecer callados. Por favor, escapen antes de que la gente de los otros vagones vengan a atacar éste.

Ropa de muñeca, características de muñeca. Los indicios de su humanidad eran tenues en todo su ser.

— Ayuden a mujeres, ancianos y niños. Sigan a lo largo de la vía y caminen en la dirección opuesta al viaje. Probablemente tome tiempo, pero si van a la estación más cercana, la policía militar definitivamente les dará protección. No es una buena idea quedarse en esta estación. Las personas que parecían ser del personal de la estación conversaban amistosamente con los guardias, por lo que debe haber otras entidades que participen en esta situación.

Se podría decir sin ver directamente su pelea. Ella no era una persona común.

Publicidad M-M2

La gente comenzó a subir a la ventana y bajar en oleada.

— ¿Qué pasa contigo? ¿No vendrás con nosotros?— El caballero le preguntó a la enigmática mujer por la que sentía curiosidad una vez que puso pie en el suelo.

Violet negó con la cabeza.

— Tengo algo que hacer aquí. Un incidente como este es el primero desde que terminó la guerra. Lo más probable es que el ejército de Leidenschaftlich haga su movimiento para lidiar con esta contienda. Es extremadamente difícil detener un tren sin atacarlo desde el exterior… ya que es como una caja con personas dentro. Si el interior está vacío, no habrá necesidad de vacilar. Está claro que comenzará una batalla en una de las siguientes estaciones de parada. Hasta entonces, tengo que hacer lo que pueda.

— Eso… no es algo que tengas que hacer, ¿verdad? Vamos a huir todos juntos.

— No…

Sus ojos azules miraban al caballero frente a ella, pero su conciencia estaba en otra parte.

— No, es algo que debo hacer. Esto es… esto es… por el bien de alguien de quien deseo convertirme en su fortaleza, aunque sea indirectamente.

Ella estaba mirando a Gilbert Bougainvillea, que estaba, en algún lugar lejano en la distancia, seguramente prodigando esfuerzos en el rescate de los ciudadanos.

Publicidad M-M4

— Afortunadamente, iba a llegar al lugar adonde me dirigía un día antes de lo previsto. Usé este tren por coincidencia, pero hay otros medios de transporte. Si todavía puedo contactarme hoy con mi oficina central, deberían poder preparar un sustituto para mis funciones. Este es un incidente bastante grande, por lo que el presidente de mi compañía podría haber anticipado esta situación y haber arreglado un reemplazo. Ese es el único problema que me tiene preocupada.

— Deberías preocuparte por tu propio cuerpo en lugar de cosas como esas. Es peligroso… ¿No eres solo una jovencita?

— No se preocupe. La noche es profunda, así que creo que puedo tomar el control de esto con el menor daño posible.

— “Control”, dices…

“Tomar el control” fueron las palabras que también ella había dicho un rato antes. No fueron ni “resistir” ni “aprovechar”. El punto de vista del que ella habló era diferente. Ella estaba planeando forzar la batalla a una rendición. Esa hermosa mujer no parecía temerosa ni nerviosa en lo más mínimo por ser superada en número.

Tengo la sensación… de que esto no es tener absoluta confianza.

Todas sus acciones le parecieron al caballero como un mecanismo automático.

— ¿No tienes miedo?

Publicidad M-AB

— No lo tengo— Su actitud era de alguien a quien no molestaba el hecho de que estaba a punto de pelear con los secuestradores.

El tren pronto comenzó a moverse.

El caballero le agradeció por salvar a todos cuando volvió a subir y preguntó por último:

— ¿Tú, cómo te llamas?

La expresión de Violet se hizo aún más atractiva que antes mientras colocaba el dedo índice sobre sus labios sin decir nada. Cuando el tren se fue, el caballero no pudo escuchar su nombre.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios