Violet Evergarden

Volumen 2

Capítulo 12: Cartas Voladoras y la Auto Memories Doll (Parte 2)

Parte 5

 

 

Dietfriet caminó entre las cartas dispersas. Se distanció del centro del área de maniobras, en la que la gente se volvía loca por las Cartas Voladoras, entrando en la torre de control a la que nadie tenía acceso, excepto el personal. Él asintió con la cabeza a los que vestían el mismo uniforme naval que él, así como a los que llevaban el uniforme del ejército.

— Si hubieras hecho algo indebido, mis subordinados en el vuelo acrobático lo habrían visto—. Entre ellos, un hombre que estaba de pie al lado le habló—. Todavía están volando—. Con un chirrido que resonó en su brazo mecánico, el hombre que había hablado señaló hacia el cielo.

Publicidad Y-AR

— Han pasado algunos años.

Su apariencia era diferente a la que Dietfriet conocía. Uno de sus ojos estaba cubierto por un parche, y una laceración estaba medio oculta por él. Su cabello era del color del crepúsculo. Sus iris verde esmeralda eran como verdaderas gemas. Su perfil, bordeado de melancolía, plagado de frialdad. Su cuerpo alto estaba vestido con el uniforme del ejército negro purpúreo de Leidenschaftlich, el país de la costa tan famoso por ser una nación militar. No era el que cualquier soldado podría usar. Una insignia dorada unida a su capa indicaba la escala de su estatus.

Gilbert apartó la mano de Dietfriet, que había descansado sobre su hombro.

— Qué frío. Justo ahora, me encontré con tu herramienta.

Para los dos, era obvio a qué “herramienta” se refería.

Publicidad M-M3

— No estoy mintiendo. Ella me persiguió. Aunque no parece que ella me haya confundido contigo. Ten cuidado. Estás fingiendo estar muerto, ¿verdad? ¿Por qué estás haciendo las cosas de una manera tan complicada?

— Hermano, sobre Violet…

Publicidad M-M1

— No le dije nada— Dietfriet no pronunció ninguna mentira—. Parece que ella estaba confundida después de que te fuiste. Simplemente le dije algo como su antiguo Señor: vive tanto como puedas y luego muere.

Debido a que él no había afirmado nada, Violet Evergarden había regresado a casa con la esperanza que ella había estado abrazando alentada. Él no tenía la intención de revelar eso a su hermano menor.

— Este es tu deseo, ¿verdad? Probablemente no sea lo mismo… para esa cosa. Antes de darme cuenta, alguien se la estaba llevando. Dado que tenía el pelo rojo llamativo, debe haber sido ese colega tuyo de tus días de la escuela militar, ¿verdad? Debió haber pensado que iba a matarla. Jajaja, como si pudiera hacerlo. Si pudiera matarla, ya lo habría hecho… Oye, Gil. No irás a decir que te gusta ese monstruo, ¿verdad? La has convertido en una mujer hermosa, pero sabes lo que hay dentro. Para con eso.

— No te concierne.

— Me concierne. Eres importante. Eres mi hermano pequeño.

— Esto es entre Violet y yo. No le concierne… a nadie más. El que le dejó todo a ese “importante hermano pequeño” fuiste tú, ¿no? Cualquier cosa que yo, que fui dejado atrás—… Los orbes esmeraldas de Gilbert se inclinaron. El cielo era tan brillante que mirarlo le causaba dolor en los ojos. Sin embargo, él no los cerró—… Apuesto mi vida entera a que es mi deber proteger. Estoy tallando mi posición para eso. En este momento, mi razón de vivir no es por el objetivo de tener un prestigio de más alto rango en el ejército, o limpiar la Casa Bougainvillea. Es por ella. Si alguna vez haces algo, te aplastaré con todo lo que tengo. Para eso están mis armas. Esto no cambiará aunque mi oponente seas tú, hermano.

Al ver cuánto había cambiado su hermano menor, con quien se encontraba por primera vez en mucho tiempo, Dietfriet observó el cielo como si fuera demasiado deslumbrante.

— Ya no eres un niño pequeño, ¿eh?— Apretó los puños e intentó golpear a Gilbert en el hombro.

Gilbert lo aceptó. Agarró firmemente la mano de su hermano. Dietfriet aguantó el latido en su mano y la envolvió sobre la de Gilbert. Era casi como cuando se tomaban de las manos en su infancia.

— Oye, puedo ser un hermano de mierda para ti, pero… te amo.

Los hermanos se contaban secretos. En voz baja, para que nadie más lo oyera.

— Lo sé.

Dentro de la casa de Bougainvillea, siempre habían hablado de esa manera. Para no ser regañados, solo susurraban, solo ellos dos.

— Realmente… entiendes, ¿eh? Incluso así, te amo… con todas mis fuerzas. Te amo, Gilbert… Me pregunto por qué… es que… no puedo transmitir esto a las personas a las que realmente amo.

— Lo sé, hermano.

Publicidad G-M1




***

 

 

A medida que el velo de la noche descendía, las personas que habían ido a la Exposición Aeronáutica confiaban en la luz de la luna y en las lámparas de sus habitaciones para leer las palabras de aliento que les enviaba alguien desconocido. ¿Sus propias cartas inspiraban a alguien? Con sus pensamientos enloquecidos, reflexionaron a fondo ese día. Pudo haber sido bueno para algunos. Puede que no sea así para otros. Sea lo que sea, la amabilidad que se les dio redujo incondicionalmente la soledad de una larga noche y la ansiedad hacia la mañana siguiente, otorgándoles un poco de esperanza.

Sola, de pie junto al alféizar de la ventana, Violet intentó abrir el único sobre que había traído consigo de las Cartas Voladoras después de haber sido llevada de vuelta a la mansión Evergarden.

— Sí.

Todo lo que contenía era la palabra “Anímate”, con una letra que parecía ser de un niño.

***

Publicidad M-AB

 

 

El alba llegaba por igual para todos. No importa quiénes eran.

La mañana era simplemente una pequeña parte de todo un día. Sin embargo, también era un momento importante en el que la conducta de las personas se demarcaba. El color del cielo que veían, el aroma del aire, si habían comido, cuánto habían dormido el día anterior, cada pequeño elemento era definitivo para sus elecciones y de hecho dictaba sus destinos. Sin saber mucho, las personas luego se arrepentían de las decisiones que habían tomado casualmente. Después de todo, el amanecer llagaba por igual para todos, pero eso se aplicaba únicamente a los vivos.

Una vez que algo comenzaba, lo único que quedaba por hacer era avanzar hacia el final.

3 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios