Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 1: Retorno a la Capital Real

Parte 6

 

 

-Y dos mañanas después, la voz de Subaru se estremeció de admiración en la puerta de la mansión.

«¡Whoa, esto es-!»

Subaru sonrió al enorme carruaje aparcado frente a él.

Por supuesto, era un dragón de tierra el encargado de mover al carruaje, pero éste contaba con un enorme tamaño que ponía en vergüenza a todos los demás dragones de tierra que Subaru había visto.

«¡Es tan grande! ¡Y sus escamas son tan duras! ¡Y su cara es tan aterradora!»

Los labios de Emilia se suavizaron en un suspiro un poco exasperado ante la exaltación de Subaru.

«Realmente está tan emocionado como un niño pequeño. ¿Verdad?»




Cambió la mirada hacia Rem, de pie a su lado, en busca de su aprobación.

Pero Rem miró cautivada al emocionado Subaru.

«Subaru es lindo cuando se pone así. ¿No lo cree, señorita Emilia?»

«Bueno, creo que es lindo, pero… Mmm, Subaru ha sido una mala influencia para ti, ¿verdad?»

Emilia suspiró de nuevo.

Subaru, sin prestar atención a las opiniones de las chicas, llegó a tocar al dragón de tierra sin pensarlo dos veces y gritó con una voz extraña.

«¡Demonios! ¡Estoy muy emocionado! ¡Estoy viviendo un súper fantástico sueño ahora mismo, ¿no?! »

La tolerancia del dragón de tierra llegó a su límite cuando Subaru se dejó llevar por las circunstancias y sus ligeros toques se convirtieron en fuertes palmadas. Un solo golpe de su cola mandó a Subaru a volar, hacia un lado.

Varios segundos más tarde, Subaru emergió de los arbustos, escupiendo hojas de su boca.

«¿Q-qué acaba de pasar?»

«Subaru, los dragones de tierra son criaturas muy inteligentes. Incluso si no pueden hablar, pueden expresarse perfectamente. Por eso uno debe tratarlos con sumo respeto”.

«¿No podías haberme dicho eso un poco antes?»

Limpiando las hojas que quedaban sobre su cuerpo, Subaru observó el sorprendido enorme dragón de tierra. Estrechó sus ojos amarillos y soltó un largo suspiro, como diciendo: ‘Eso es lo que obtienes por poner las manos sobre mí.’

Durante esta discusión, finalmente vio a las personas que había estado esperando. Roswaal y Ram salían de la mansión.

«Hey, ¿qué pasó? Llegas tarde, ¿no? Tú eres quien estableció este horario, Rozchi. El tipo que fija el horario debería ser el primero en llegar, ¿no crees, Rem?»

«¡Estoy de acuerdo! Aunque soy yo quien te despertó hoy cuando no te levantaste a tiempo… Puedes alabarme por ello, si quieres.»

«De acuerdo, está bien, vale, eso es suficiente, Rem.»

Subaru acarició a Rem mientras instaba a su silencio después de aquel comentario innecesario. Eso le costó una mirada aguda de Emilia, pero lo soportó lo mejor que pudo e intentó regresar al tema de Roswaal.

«¿Y por qué llegaste tarde? Todo estaba en orden a la hora del desayuno.»

«Ah, lo sientooo mucho. Veras, con Ram quedándose atrás, no la veré por un buen tiempo, ¿Sabes? Por eeeso, simplemente queríiia tener una despedida bastaaante profunda antes de partir.»

Roswaal ajustó el cuello de su camisa, levantando un dedo mientras se excusaba. A su lado, Ram se apresuró a asegurarse de que su cabello y su ropa también estuvieran en orden, claramente estaba de buen humor.

«De acuerdo, vamos a fingir que no pregunté eso. Pero ¿Ella realmente va a quedarse atrás?»

«No se puede evitar. No podemos dejar la mansión desatendida, y la señorita Beatriz está aquí también, así que debo cuidarla. Es problemático.»

«Dices lo que realmente piensas al final, eh. Oh, bueno, Beako tendría un momento difícil si no estuvieras allí para consentirla.»

«Me gustaría señalar que, si la señorita Beatrice te oyera decir eso, podría destruirte en miles de pedazos esta vez.»

Este viaje a la capital real era por Emilia, candidata a la selección real, y Roswaal, su patrocinador. Subaru iba por razones médicas, con Rem como sirvienta y vigilando a los otros tres. El grupo estaba conformado por cuatro personas. Eso dejaba a Ram y Beatriz, que probablemente se quedaría encerrada en el archivo de libros prohibidos, permaneciendo en la mansión.

«¿Vas a estar bien aquí sola, hermana mayor? No es fácil mantener una mansión corriendo con todos los quehaceres por tu cuenta.»

«No lo entiendes, Barusu. Después de todo, la gente puede sobrevivir tres o cuatro días sin comer.»

«No tienes intención de comer la comida que prepararás, ¿eh?»

Después de la animada y desafiante declaración que Subaru hizo a Ram, ella agarró bruscamente su cuello y lo empujó hacia un lado. Subaru respiró hondo mientras su angelical rostro se acercaba.

«¿Entendido, Barusu? Mantén un firme control sobre las riendas de la situación para que Rem no haga nada precipitado.»




«… Tú eres la que siempre suele ir a la capital real, ¿verdad? ¿Por qué Rem es la que vienes esta v…?»

«Es irritante que me obligues a decir las razones con mis propios labios.»

Ram lo empujó en el pecho, dejando escapar un ‘hmph’ mientras ella se alejaba. Cuando se fue y Subaru volvió a mirar al carruaje de dragón, Rem estaba a punto de terminar de cargar el equipaje.

Parecía que el momento de que hicieran bromas amistosas había pasado; era hora de obtener un espectáculo por el camino.

«Beako no vino a vernos, pero… Qué loli de corazón frío.»

Subaru miró fijamente la entrada distante de la mansión, maldiciendo a la muchacha ausente.




Por supuesto, él había esperado que sucediera, llevándolo a implacablemente molestar a Beatrice el día anterior para que pudiera irse sin ningún arrepentimiento. Sin embargo, sin ella a su alrededor para decirle adiós, su salida era un poco solitaria. Pero-

«-Oh.»

Sus ojos se encontraron con los de alguien que los observaba secretamente desde la entrada del vestíbulo, abriendo la puerta sólo un poco. Durante una fracción de segundo, la persona con el vestido retrocedió espantada al encontrarse con los ojos de Subaru, pero inmediatamente abrió de nuevo la puerta, así él pudo verla más apropiadamente. Era como si ella estuviera tratando de esconder su expresión sombría y desamparada.

Subaru se despidió de ella haciéndole señas con una pequeña sonrisa gracias a su típico comportamiento. En respuesta, la chica con rostro pálido se despidió de la misma manera, aunque al mover sus manos parecía estarlo espantando. Ella regresó al interior después de un momento, habiendo cumplido con su deber de despedirse de él haciendo un mínimo esfuerzo.

Cuando se dio la vuelta, Emilia estaba mirándolo hacia abajo mientras se inclinaba hacia fuera de la cabina de pasajeros del carruaje de dragón.

«¿Subaru? ¿Qué es eso?»

Los demás habían comenzado a subirse a bordo sin que él se diera cuenta. Subaru se apresuró a alcanzar el marco de la puerta. Pero los dedos blancos se acercaron a él justo antes de que pudiera agarrarlo.

«Aquí.»




Subaru vaciló un momento antes de tomar su mano. Emilia lo ayudó a entrar a la cabina del carruaje.

Ahora que Subaru estaba a bordo, Rem asintió desde su posición en el asiento delantero hacia donde se encontraba Ram, de pie sobre el suelo. Ella tomó las riendas. El dragón de tierra comenzó a dar pisadas suavemente y tiró del carro hacia adelante.

Subaru asomó la cabeza por la ventana para dar a Ram un último gesto de despedida.

«¡Bueno, nos vamos! ¡Tendremos cuidado desde ahora!»

«Al menos intenta evadir los golpes si es que algo llegara a suceder, Barusu. Reconozco tu talento… como señuelo.»

«Soy bueno para algo más que eso, ¿verdad?»




Tal era su torpe despedida temprano por la mañana.

El dragón de tierra aceleró, y su velocidad comenzó a subir de repente.

La mansión se distanció en un corto tiempo, y la figura de Ram junto a la puerta principal se encogió rápidamente. Un momento antes de que Subaru la perdiera de vista, sostenía los bordes de su falda y hacía una ligera reverencia. Era una manera excepcionalmente como el de una sirvienta cuando se despide de alguien.

«… Supongo que eso es una perfecta imagen de cómo una linda sirvienta debe hacer su trabajo, ¿eh…?»

Cuando entraron a una pendiente en el camino, Subaru ya no podía ver a Ram en lo absoluto, y finalmente se sentó en su asiento en el carruaje y exhaló. Finalmente se sintió lo suficientemente a gusto como para empezar a disfrutar de la comodidad de montar en el carruaje de dragón. El asiento tenía una sensación de ‘clase alta’ apropiado para el costoso diseño del vehículo, convirtiéndolo en un paseo sorprendentemente agradable a pesar de que la carretera no era una sin baches en el camino, especialmente.

A juzgar por la rapidez con la que el paisaje se desplazaba a través de la ventana y basándose en su experiencia con los autos cuando estaba en su antiguo mundo, supuso que estaba viajando a una velocidad alrededor de sesenta millas por hora. Pero sin embargo las vibraciones se sentían mucho más ligeras de lo que uno esperaría, a la par con la de un sedán clásico.

Roswaal se echó a reír mientras Subaru se movía de un lado a otro, con el crujido de un asiento debajo de él.

«Oh, ¿son taaan raros los carruajes de dragóoon?»

«Hey, ¿está bien que Rem esté expuesta a todo eso en el asiento delantero mientras vamos a esta velocidad? No es como si estuviese preocupado de que se cayera… ¿Pero su pelo y su ropa no estarán hechos un completo desastre para cuando lleguemos a la capital real?»

Emilia lo interrumpió para responder.

«No hay necesidad de preocuparse, ya que el carruaje de dragón está protegido por una bendición.»

«¿Bendición?»

«Sí, bendición. El evangelio concedido por el mundo mismo cuando nace una vida. Existen numerosas clases de bendiciones por lo que no hay una regla universal para ello, aunque algunas especies siempre reciben una bendición específica. La bendición de ‘repeler viento’ que poseen los dragones de tierra es un ejemplo».

«La bendición ‘repeler viento’, ¿eh?»

«Cuando un dragón de tierra galopa, el viento no le afecta en lo absoluto. Esta bendición se extiende por todo el carruaje conectado a él, así que tampoco es afectada por el viento».




«Y eso también se aplica para Rem que se encuentra fuera».

Cuando Subaru indicó que lo había entendido, Emilia respondió con una mirada de satisfacción, «Muy bien».

Entonces Subaru le preguntó:

«Bueno, Emilia-tan, ¿qué hay de mí? ¿Tengo una bendición?»

Al ser invocado a otro mundo se suponía que debían proporcionarle unas habilidades con trucos especiales.

Ciertamente, Regreso de la Muerte era un poder especial sin comparación alguna, pero Subaru aún no había las esperanzas por algo especial que sea mucho menos… doloroso.

«Mm, no me gusta decir esto, pero la mayoría de las personas nace sin bendiciones. Además, todo el mundo con una bendición es consciente de ello según lo que sé, así que… »

«Maldita sea, no es bueno, eh… No, está bien, lo entiendo. Mi encuentro con Emilia-Tan fue el milagro que me dio el mundo, ¿Verdad?»

«Sí, sí. Serán seis horas hasta que lleguemos a la capital real, así que sé un buen chico y pórtate bien.»

«¡Emilia-tan es tan fría!»

Emilia y Roswaal dejaron que Subaru se molestara cuando comenzaron a discutir lo que harían al llegar. Era asunto serio; naturalmente, Subaru no podía decir ni una sola palabra.

Incapaz de involucrarse en la conversación, pronto empezó a morirse de aburrimiento.

«¡Emilia-tan, Emilia-tan, déjame sentarme junto a la ventana!»

«¿Qué pasa? Ah, mareos, ¿eh? Sucede mucho a las personas que no están acostumbradas a viajar en carruaje. Entiendo. Te prestaré Puck, así que… »

«Estoy feliz de que te preocupes, pero no es eso. Y no estoy seguro de por qué deberías darme a Puck debido a un mareo. ¿Qué, se supone que debo usarlo como un bolso de emergencia?»

«Si haces eso, incluso Puck podría molestarse…”

Emilia se sumergió en ese pensamiento, murmurando para sí misma, entonces Subaru negó con la cabeza.

«No, sólo quería decir, Emilia-tan estás demasiado ocupada para mí, así que tal vez ver el paisaje quitaría los vestigios de mi soledad».

En ese momento, una nueva voz lo interrumpió. Rem miró a través de la pequeña ventana frontal desde el asiento delantero.

«-Bueno, si ese es el caso, deberías venir a la parte delantera, Subaru. No hay nada que puedas hacer dentro del carruaje si es que estás aburrido, ¿verdad? Aquí podrás ver el paisaje, y sería un placer el poder hablar contigo.»

«Es una sugerencia muy tentadora… Emilia-tan, ¿no te sentirás sola mientras yo estoy por allá? »

«Para decirlo de manera clara, estaré completamente, absolutamente bien.»

«¿Tienes que estar ‘así’ de bien con ello?»

Aunque el casi nulo esfuerzo por detenerlo mordió a Subaru, él tenía el permiso de Emilia para irse. Ya que a Subaru no le importaba, Rem, que sostenía las riendas, observó a Roswaal para confirmar la aprobación.

«¿Entonces puedo parar temporalmente? Sin embargo, el dragón de tierra no podrá volver a correr durante un corto periodo de tiempo.»

«¿Por qué durante un corto periodo de tiempo?» Se preguntó Subaru.

Roswaal respondió:

«Porque las bendiciones no son omnipotentes. La bendición de ‘repeler viento’ de un dragón de tierra, una vez suspendida, no puede ser reactivada durante un breve período. ¿Nos detendremos para una comida temprana?»

«Bueno, no quería preguntarte esto… Si abro la puerta mientras nos movemos, no se ralentizará, ¿verdad?”

Cuando Subaru se levantó y se acercó a la puerta, Roswaal sonrió al intuir cuál sería la intención de Subaru.

«Si tienes cierto grado de habilidad atlética, no creo que haya problemas, pero si te caes, morirás».

«Eh, un pequeño rodeo sobre el carruaje no será la gran cosa. Espera, Rem, y no me hagas actuar como un acróbata en estos momentos.»

«Estoy preocupada, pero entiendo. Te esperaré. ¡Ven pronto, ven pronto!»

Al principio, Rem parecía preocupada por la sugerencia de Subaru, pero muy rápidamente su tono de voz cambió como si ya no pudiera esperar más.

Sonriendo, Subaru se levantó para rodear el carruaje y llegar al asiento delantero.

Pero Emilia lo llamó para detenerlo, entregándole la correa que estaba atado a la pared del carruaje.

«Espera un momento, Subaru. -Aquí tienes. No es tan peligroso, así que no intentaré detenerte, pero mantente aferrado a esto.»

«Ya que esto está conectado a la pared del carruaje… ¿Es como un cinturón de seguridad?”

«Los cinturones son para cuando el carro del dragón se inclina hacia un lado. Utilízalo como una cuerda salvavidas. Lo recogeré cuando llegues al asiento delantero.»

Subaru tomó con gracia la preocupación de Emilia y se envolvió el cinturón alrededor de su muñeca derecha. Mientras Emilia lo miraba con preocupación, Subaru abrió la puerta del carruaje y emprendió su breve paseo.

Era extraño cómo el paisaje pasaba tan rápidamente, sin embargo, no sentía ningún viento en absoluto. Como si estuviera viajando dentro de una botella de cristal. Con cuidado para no dejar que la extraña sensación sacara lo mejor de él, Subaru agarró con cuidado la barandilla del carruaje y se abrió paso hacia el asiento delantero.

Al menos, tenía un buen sentido espacial. Las pisadas eran un tanto complicadas, pero sus movimientos eran ligeros.

«Esto es realmente genial. Así que esto es lo que significa tener una bendición.»

Subaru captó el misterioso fenómeno de su mundo actual cuando de repente contempló objetivamente toda la situación. La bendición ‘repeler viento’ afectaba al carruaje de dragón y a todos los que se encontraban dentro. ¿Qué pasaría si algo bajo el efecto de la bendición tocaba algo que no lo estaba?

Sintiendo el deseo de probar su hipótesis que en gran medida era un sinsentido, Subaru estiró los dedos hacia arriba. Entonces, Emilia recordó algo.

«Ah, es cierto. Subaru, olvidé mencionarlo, por favor no pongas ninguna parte de tu cuerpo demasiado lejos del carruaje del dragón. Terminarás estando fuera del rango de la bendición.»

«-De ninguna manera.»

El momento después de que sus dedos rozaron el aire, el viento golpeó el cuerpo entero de Subaru con tanta fuerza que pensó que su mano sería arrancada desde la muñeca. El impacto inesperado aflojó su agarre sobre la barandilla, y también perdió su apoyo, empujándolo hacia un lado…

…Del carruaje de dragón, claro está.

«¡Ahbuhbuhbuh-! ¡Esto es malo, muy malo, oh hombre! »

El viento le golpeó hasta que perdió todo sentido de la orientación sobre lo que estaba arriba y abajo. Se habría estrellado directamente contra el suelo, pero el cinturón alrededor de su muñeca derecha se tensó. El cuerpo de Subaru flotaba paralelo al carruaje de dragón. Dolores atroces en su muñeca hacían parecer que se la arrancaría. Su vida estaba literalmente ligada a la cuerda salvavidas que le había dado Emilia.

La atroz tensión en su muñeca y el desafortunado giro de los acontecimientos habían dejado en blanco la mente de Subaru, pero su cabeza se alzó en medio del feroz viento cuando el sonido agudo de una cadena llegó a sus oídos.




«-Voy a tener pesadillas de nuevo.»

Un momento después, envolvió el cuerpo de Subaru como si de una serpiente se tratara. Dejó escapar un patético grito al darse cuenta de que era más apretado de lo que esperaba. Pero su cuerpo fue impulsado hacia arriba justo antes de que se convirtiera en un ‘animal atropellado’. Él flotaba sobre el carruaje de dragón con facilidad; en el ápice del arco que formaba con el movimiento de su cuerpo, la cadena lo soltó y lo arrojó hacia adelante.

Subaru vio a Rem en el fondo de su mundo giratorio. Ella sostenía las riendas y su ‘lucero del alba’ a la vez con una sola mano, mientras extendía la otra hacia Subaru para ayudarlo.

Cuando se dio cuenta de que su vida había sido salvada de alguna manera, Subaru reflexionó: «Voy a vivir una vida un poco más tranquila de ahora en adelante…”

Subaru, salvado de un desagradable destino, inmediatamente se desmayó.

4 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios