Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 4

Capítulo 1: Retorno a la Capital Real

Parte 5

 

 

«Vas a la capital real, ¿verdad? ¡Bueno, también voy!»

Cuando los invitados dejaron la mansión, los que estaban en la sala de recepción dieron un suspiro de alivio, una atmósfera que fue completamente hecha añicos con una sola frase de la boca de Subaru.

«¿Lo veees?»

La sonrisa de Roswaal provocó una respuesta fatigada de Emilia.

«Supongo que sí…”

Subaru llevaba una expresión hosca al quedar fuera de la discusión, lo que hizo que Emilia dejara escapar un suspiro.

«Sólo para que sepas, no voy a ir allá a jugar. Esta es una importante convocatoria… realmente muy importante.»




«Es la selección real, ¿verdad? Lo sé, lo sé, es un asunto bastante grande como para estremecer a todo el reino y sus habitantes, pero te lo suplico, ¿me llevas, por favooor?».

Subaru se arrodilló en la alfombra y juntó sus manos en una súplica desesperada.

Emilia parecía estar en un conflicto interno mientras examinaba las reacciones de los demás en la habitación. Sin embargo-

«Ah, no te preocupes por míii, diría que eres libre de optar por la decisión que más te guste.»

«Este aroma… ¡No puede ser! ¡¿El atesorado té que Ram dejó?! ¡Barusu es realmente capaz de cualquier cosa…!»

Roswaal se lavó las manos de esta situación, sonriendo todo el rato. Ram, por el contrario, estaba preocupada debido al shock de descubrir repentinamente lo del té y apenas se dio cuenta de la situación en que se encontraba Emilia.

Y Rem, la última persona, dijo:

«Llevarlo está bien, ¿no? Parece que Subaru tiene conocidos en la capital real. Debería visitarlos para que sepan que se encuentra bien y puedan estar tranquilos.»

Hasta hace poco, se podía confiar en Rem para ofrecer las opiniones más sensatas, pero ahora estaba firmemente del lado de Subaru.

«¡Oh, gracias por la ayuda! ¡Rem, Reeem, ven aquí! »

«¡Sí!»

Respondiendo a la llamada de Subaru con una sonrisa encantadora, Rem se sentó a su lado y le ofreció su cabeza. Subaru comenzó a acariciar su cabello con una mano claramente cuidadosa, asegurándose de no estropear su peinado. El obvio placer de Rem ayudó a Emilia a darse cuenta de que no tenía aliados en esta discusión.

«En primer lugar, ¿qué piensas hacer al venir conmigo, Subaru? Habrá una reunión realmente importante referente la selección real, así que tendré mis manos demasiado ocupadas como para tratar contigo en lo absoluto. Además, en un sentido ‘real’, esta reunión es diferente a todas las anteriores… »

«Esa es una razón más para ir. Voy a llorar si no estoy involucrado en absoluto en el momento crítico que podría hacer que Emilia-tan sea parte de la realeza, incluso si es muy lejos, al borde de las cosas. »

«Por eso no puedo llevarte. Si vas conmigo, seguro intentarás esforzarte excesivamente otra vez. No quiero obligarte a hacer tal cosa. ¿Entiendes?»

«Yo no…»

Con desconcierto en los ojos de Emilia mientras murmuraba, un silencio incómodo cayó sobre la sala de recepción. Fue Roswaal quien rompió este poco agradable estado de ánimo con un aplauso de sus manos.

«Sí, síii, es suficiente. Parece que esta conversación no estáaa progresando, así que terminemos con este asunto. He decidido que Subaru te acompañará a la capital. Este es un mandato para él ya que soy su empleador.»

«¿Roswaal?»

Roswaal se dejó llevar debido a la vacilación de Emilia. La sorpresa se hizo evidente en su expresión, Subaru levantó un pulgar en aprobación.




«¡Sí! ¡Lo has dicho, Rozchi!»

«Sin embargo, Subaru irá a la capital estrictamente por razones médicas. Todos los asuntos relacionados con la selección real son indudablemente casos diferentes. ¿Entendiste?»

«¿Huh? ¿Razones médicas?»

Subaru alzó las cejas ante el inesperado comentario adicional. Notó que la cara de Rem, todavía apoyada contra su hombro, se tensaba ligeramente. Emilia también tenía en el rostro una expresión de dolor.

«En el curso de tu batalla con las bestias demoníacas, tu abuso de magia dejó tu Puerta prácticamente drenada. Incluso si tus heridas físicas han sanado, el tratamiento de lo que padeces es un asunto diferente. Seguro que lo has notado tú mismo, ¿verdad?»

«… Sólo porque dices que estoy en mal estado debido a algo que no puedo ver no significa…”

Emilia intervino.

«Subaru. El maná que circula a través del cuerpo es el sustento de cada criatura viviente. Cuando ese flujo se estanca, retarda la circulación de la esencia misma de la vida… Por favor, no trates de ocultarlo.»

Como Wilhelm había señalado, todavía estaba experimentando las secuelas de sus heridas físicas, como si sus miembros se sintieran más pesados de lo que deberían. Subaru frunció el ceño por haber sido descubierto con tanta facilidad, pero no podía quitarse de encima la petición de Emilia.

«Sé que mi cuerpo está en mal estado. Entonces, ¿cómo se relaciona la curación con la capital real? »




Rem respondió:

«Porque necesitas un sanador de alta calidad para tratarlo. Subaru, ¿conociste al emisario?»

«¿Te refieres a la chica con oreja de gato? Para ser honesto, no es el tipo de persona que quisiera encontrar de nuevo, de verdad.»

«Ese mensajero es un usuario experto de la magia de agua, incluso para los estándares que se tiene en la capital. Con tal habilidad, sin duda es posible restaurar tu salud. Como aquella persona tiene varias peculiaridades, la señorita Emilia pasó por bastantes problemas para negociar su cooperación… »

«¡Roswaal, espera un…! Eso es…»

Roswaal, que aparentemente había «metido la pata» a propósito, fingió indiferencia ante la indignación de Emilia.

«… Emilia-tan, ¿en serio? ¿Por mi bien?»

Emilia se sonrojó furiosamente mientras empezaba con su lista de excusas.

«Yo-quiero decir, es en parte mi culpa que no estés completamente curado, Subaru. Has terminado en la mansión debido a que me protegiste… Y de verdad debería haber hecho algo con las bestias demoníacas, pero tú lo hiciste en mi lugar. Así que esto es un pago o compensación por tu pérdida, como quieras verlo… »

«Mira, sé que estás escondiendo tu gratitud ya que estás avergonzada, ¡pero no tienes que ponerlo así!» Subaru ponía una sonrisa irónica en la cara mientras cruzaba los brazos. «Suena como si estuvieras yendo a la capital real solamente por mi bien. ¿Por qué estás actuando como si estuvieras en contra?»

«Porque si solo fuese directa y te lo preguntara, te dejarías llevar y harías algo loco. Sé qué clase de bribón travieso eres… »

«Nadie dice ‘bribón travieso’ en estos tiempos… »




Subaru murmuró su réplica mientras presionaba su mano contra su cuello. Emilia sacó la lengua y la reunión terminó.

«Bueeeno, entonces, el asunto está resuelto. Subaru te acompañará en el viaje a la capital real. Los preparativos requerirán alrededor de un día, así que su salida será pasado mañana al amanecer, ¿Están de acueeerdo?»

Las firmes palabras de Roswaal fueron recibidas por varias respuestas de todos los que estaban reunidos en la sala de recepción.

«Haaah, entiendo.» «¡No hay objeciones!» «- Como usted ordene, Maestro Roswaal.»

Y así, se estableció el plan para la visita a la capital real de la Casa Roswaal.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios