86 [Eighty Six]

Volumen 2: Ep.2

Capítulo 4: Unter dem Doppeladler – Bajo el Águila de Dos Cabezas

Parte 1

 

 

La sala de reuniones de la 177ª base del Batallón de Blindados era tan espaciosa como un mini anfiteatro, y la tenue luz de la pantalla holográfica amortiguaba las expresiones de los comandantes reunidos.

Hubo un interferencia por parte de los Eintagstliege desde el área disputada hasta las áreas dominadas por la <Legión>, e incluso para la Federación, era imposible observar estas áreas. Sin embargo, los soldados de la Federación no eran incompetentes en sus esfuerzos por explorar al enemigo. Incluso la información incompleta recopilada tenía algo de información digna de ser comprendida.

Publicidad Y-AR

Eso incluiría los cambios en la cantidad de mensajes; lo que indicaría patrones de sonido, números y movimientos de los drones. Tales eran los informes del equipo de exploración que entraban y salían de la peligrosa área disputada.

«-Dado el análisis antes mencionado, Las Análisis Integrados han determinado que hay una gran posibilidad de que la <Legión> lance una ofensiva masiva en los próximos días.»

Al escuchar el informe, el Comandante General que lideraba el 177° Batallón de Blindados suspiró mientras permanecía sentado en la silla de cuero más alejada dentro de la sala de reuniones.

«Lo suponíamos. Por fin están se acercan».

El enemigo había intentado romper las diversas líneas del frente y, claramente, estaba a punto de comenzar un ataque inminente.

Publicidad Y-M2

De repente, una figura delgada se detuvo en el silencioso velo de la oscuridad.

Era una joven oficial femenina. Tenía un cabello rubio muy ondulado, ojos purpúreos y labios rojos que estaban elegantemente coloreados.

Los soldados y oficiales del ejército de la Federación caían uno tras otro, y los comandantes de campo eran cambiados una y otra vez. La insignia de teniente coronel en su cuello era algo raro para su edad. Tenía un brazalete en el brazo izquierdo, lo que indicaba que era del equipo de investigación, y un emblema piloto en el pecho.

«¿Qué pasa, Coronel Wenzel?»

«Comandante general. Nuestro ejército se preparará para contrarrestar los ataques a gran escala del enemigo, y los diversos escuadrones del 177 tendrán que reagruparse. Espero que esta vez me regrese mis tropas».

Algunos susurros no tan amables hicieron eco inmediatamente en la gran sala de reuniones.

Y en respuesta a la malicia punzante, la bella dama mostró una sonrisa. El general mayor dejó escapar un pequeño suspiro.

«El ‘Reginleif’ todavía está en su fase experimental, y se desconoce si puede ser usado para el combate solitario. Puede ser más apropiado mezclarlos con los ‘Vanargands’ como antes».

«Si me permite, Comandante General. Del 177°, o incluso del 8° ejército, Nordlicht ha derribado la mayoría de las unidades. Esto debería justificar las operaciones en solitario, supongo.»

«Por el contrario, la tasa de pérdida ha sido exponencial… la mitad de los Field Dress fueron destruidos durante la primera batalla. No es una unidad en la que valga la pena confiar».

«Por favor, considere que es una fase de selección. La tasa de pérdida más allá de eso ha sido baja.»

Una voz vino de una esquina de la habitación.

«Claro que puedes alardear de esos experimentados 86… Una comerciante de la muerte que está desesperada por recuperarse envía a esos pobres niños de vuelta al campo de batalla.»

Al oír esas palabras que parecían furiosas en lugar de condescendientes, la cara de la hermosa dama se congeló.

Sus ojos parpadearon, antes de que se tragara los sentimientos que tenía, y habló de nuevo,

«-La movilidad de mi XM2 ‘Reginleif’ supera a la <Legión>, y con las tácticas adecuadas, las capacidades de combate no son inferiores… dado que la <Legión> nos supera con creces en números, nuestras tácticas actuales no serán suficientes. Creo que tenemos que pensar de forma inmediata y vencer al enemigo numéricamente superior con el poco personal de élite que tenemos.»

La bella dama luego sonrió cortésmente.

Sus hermosos ojos morados miraban directamente al Comandante General.

Publicidad M-M5

Y el Comandante General miraba hacia atrás, entrecerrando los ojos.

Sabía lo que esta jovencita, quien fue su compañera en la universidad militar, pensaba:

¿Qué? ¡Date prisa y acéptalo ya! Arpía.

«Por el bien de la paz de los ciudadanos de la Federación, sugiero buscar el uso adecuado de los ‘Reginleifs’ y las fuerzas de Nordlicht, Comandante General».

Publicidad Y-M2

***

 

 

La <Legión> había llegado a la segunda línea de defensa, y en la noche anterior, la Federación la derrotó.

«Dejando eso de lado, ¿no podemos cambiar la forma en que nos utilizan aquí…? salimos solo cuando recibimos una solicitud de ayuda, y nos encerramos de nuevo en el hangar o el almacén una vez que terminamos. ¿Creen que somos perros o algo así?»

«La solicitud de ayuda siempre es a última hora. La base de allí no tiene el tiempo para realmente acogernos, creo».

En una esquina del 13° Base de Operaciones Avanzadas que actuaba como dormitorio temporal, Raiden estaba sentado en una cama sencilla en el suelo de lona junto a los «Juggernauts», refunfuñando mientras Shinn, sentado en otra cama junto a él, replicaba descaradamente.

El inicio del día de un ejército eran a menudo muy temprano. Fuera del hangar, los mecánicos de la base habían comenzado a trabajar, y los miles de soldados empezaban a murmurar. Estos dos, no adscritos a esta base, no tenían nada que hacer.

Publicidad Y-M3

La base de Nordlicht estaba en la Sede Divisional en la parte posterior, y ellos, como miembros del equipo de defensa móvil, estaban en primera línea sin base, y se encontraban en esta situación anormal.

Específicamente, la base que solicitó ayuda proporcionaría suministros y alojamiento como Base de Operaciones Avanzadas, hasta que recibieran una llamada de socorro nuevamente. Sin embargo, los que pedían ayuda no eran pelotones, sino unidades en su lugar, y aunque estaban en el mismo batallón, terminaban viviendo en varias bases. Habían estado viviendo esta vida desde que fueron asignados a este escuadrón.

Afortunadamente, las diversas Bases de Operaciones Avanzadas también aceptarían soldados de los otros pelotones, y proporcionarían el mínimo alojamiento y comida.

Había habitaciones privadas instaladas en este caso, incluso en áreas deshabitadas, y las chicas, incluida Frederica, tenían habitaciones individuales.

«Básicamente, los ‘Reginleifs’ son solo unidades prototipo que probar, y los superiores probablemente nunca pensaron en darle ajustes. Probablemente no tienen tiempo».

«Muchos de los nuestros fueron asesinados… es probable que vengan, tal como lo predijiste».

Raiden miró a Shinn, quien simplemente se encogió de hombros.

Su habilidad, otorgada por su hermano y que nunca desapareció después de que este último desapareciera, ya no era una cuestión de ‘ellos vendrán pronto’.

«Para ser precisos, podrían venir en cualquier momento dado… ha sido así por un tiempo».

El zumbido de la mañana era dominado por los quejidos de los fantasmas, sonando a lo lejos de Shinn.

***

 

 

Publicidad Y-M2

«-Dos de nuestros hombres murieron, Fabio y Beata del segundo escuadrón. Pudieron haber evitado la muerte, pero algunos soldados estaban rodeados por Grauwolf, y dijeron que había personas que conocían allí, así que fueron a salvarlos».

Sonaban crujidos con los pasos mientras caminaban por los corredores del cuartel.

El escuadrón Nordlicht, que no tenía base en primera línea, naturalmente no tenía oficina para su líder del escuadrón ni el segundo líder. Por lo tanto, el informe que se debe hacer en la oficina se hacía con calma, con Bernault detrás de Shinn.

«Ahora tenemos menos de 20 hombres en nuestras fuerzas. Pedimos reabastecimientos, pero el ejército principal también ha perdido un número bastante grande, por lo que es probable que no nos envíen mucho. Solo un grupo de mercenarios Wargus desplegados por la rama de investigación… y a nuestra rara líder poco popular tanto para el ejército como para la rama de investigación».

La líder del escuadrón Experimental 1028, la Teniente Coronel Grethe Wenzel.

Shinn solo la había visto el día en que se unió, y nunca se comunicó con ella directamente.

«Bueno, como ella construyó el ‘Juggernaut’, no creo que sea muy popular».

«Esa es la abrumadora piloto que hizo hospitalizar a diez pilotos durante la prueba. Esa líder es la princesa del negocio militar de su familia. No tendremos que preocuparnos por un cambio de piezas de repuesto ni unidades de respaldo, pero una comerciante de la muerte que vende armas no suena bien, ¿no lo creés?».

En respuesta a la charla de Bernault, Shinn respondió rotundamente,

«Ya estoy acostumbrado a la falta de respaldo o suministros. Si envían piezas de repuesto, eso es suficiente para mí.»

«¿Cuántas veces he dicho que es solo la forma extraña de hacer las cosas por parte de la República? Por favor, pará de decir que todo está bien con ese ridículo estándar tuyo como 86, ¿querés?

Al enterarse de que Shinn era un 86, Bernault lo comprendió de inmediato.

Inicialmente, Nordlicht era un batallón, con un capitán real al frente.

Sin embargo, para dejarlo en pocas palabras, el capitán no era capaz, y durante la primera batalla, muchos de los miembros murieron bajo su pésimo mando, incluyéndolo a él. Shinn, quien era solo el subcomandante del pelotón, se hizo cargo, y ellos asumieron que ya era el colmo. ¿Cómo podría un mocoso de una escuela de cadetes especial asumir la responsabilidad de un comandante?

Estaba equivocado, totalmente equivocado.

Sin embargo,

«… ¿No es mejor que te quedés con el cuerpo blindado regular? ¿Por qué venir aquí a sufrir con nosotros?»

«Me siento más a gusto aquí. Hay demasiada reglamentación en táctica y cadena de mando en el ejército regular. Es muy inconveniente.»

No había tácticas específicas cuando estaba peleando como un ‘drone’ de la República, y ningún Handler realmente daba órdenes (a excepción de la última). Por lo tanto, el juicio personal y las responsabilidades surgieron naturalmente, y seguramente no estaría feliz de acatar las órdenes de sus superiores y cumplir con las reglas del ejército.

Bernault resopló.

«¿Un mocoso adolescente es ‘muy inconveniente’? … Bueno, para nosotros como gente de aquí, con tal de que no se nos ordene desperdiciar nuestras vidas por nada, es suficiente. No importaba incluso que el comandante sea un mocoso sin sentido que siempre ataca de primero y que es un Dios de la muerte con mirada mortal que nos enloquecerá si sincronizamos sin cuidado.»

A pesar de que Bernault era directo en sus palabras, Shinn nunca lo escuchaba y, despreocupadamente, alzó la cabeza para mirar por la ventana.

Sus ojos estaban fijos en una camioneta que conducía por el camino de tierra, levantando polvo.

Había tantas bolsas negras de cadáveres encima del camión, que parecían cosechas de frijoles y batatas. Probablemente eran los Caidos en Combate que murieron en combate el día anterior.

Eugene también probablemente fue retirado. Entonces Shinn pensó.

Estaba pensando en el compañero que dijo que quería pelear por su familia.

-Entonces tú.

Shinn sabía lo que Eugene no se lo había preguntado… pero en aquel entonces, ¿cómo habría respondido?

«Teniente… Teniente, ¿me estás escuchando?»

Recuperando sus sentidos, Shinn encontró la cara desconcertada de Bernault mirándolo.

«Ahh… lo siento».

«Bueno, sabemos que los mocosos como ustedes necesitan dormir por la noche, y que pelear por las noches en los últimos días ha sido muy agotador… pero eso ha de ser demasiado, ¿no lo creés?»

Bernault miró hacia enfrente, se mantuvo en silencio y se detuvo en seco.

Shinn miró hacia donde estaba mirando, y entendió lo que estaba apuntando.

 

Frederica, que no había dormido durante los últimos días, vestía solo la parte superior de su pijama cuando apareció con el cabello alborotado y los ojos somnolientos. Estaba arrastrando un oso de peluche con una mano, acercándose a ellos con los pies descalzos.

Las regulaciones militares de la Federación habrían considerado su apariencia como de mala calidad. El Wargus llamado Bernault, considerado como un mercenario, tenía normas militares laxas, y Shinn, que era considerado como un drone, no tenía ningún conocimiento de las regulaciones militares. Ninguno de los dos se molestó por eso.

Sin embargo, los tres botones superiores de su blusa se desabrocharon, como si se soltaran de ella, y el tierno y desnudo hombro derecho hasta la parte superior de su pecho quedó expuesto. Aún si ella solo tenía diez años y no tenía nada que ver, era poco adecuado.

«Frederica, cámbiate de ropa si vas a salir. Si no, ve a dormir un poco más».

«Uuu, Kiri, peinadme el cabello».

Shinn dejó escapar un suspiro.

«Frederica».

Los ojos color rojo sangre parpadearon y levantaron la vista con sorpresa.

«Shinei… perdonadme, me confundí…»

Ella respondió rotundamente, pero tenía la intención de seguir mientras seguía de ese modo, así que Shinn la cargó agarrándola por el cuello de su camisa.

A Anju, quien simplemente se acercó, se le fue encargada.

«Lo siento, Anju. La dejo en ti».

«¿Qué? … ¡Dios mío, Frederica! ¿Porque estás así? ¡Ven aquí, apúrate! ¡Seo, consigue el uniforme de Frederica!»

«¡Eh! ¿¡Si tenemos eso por aquí!? Bueno, como sea.»

Y a Seo, quien pasaba por casualidad, se le fue asignado ir a la habitación de Frederica.

Después de verlos irse, Bernault habló,

«Ahora… ¿dónde estaba?… ahh sí. Esos ‘bienes’ están aquí de nuevo. La sede central acaba de contactarnos».

«¿Bienes? … Ahh… »

Publicidad M-M2

Al darse cuenta de lo que estaba pasando, suspiró.

Habían recibido asilo en la Federación durante medio año… durante todo este tiempo, los ‘amables ciudadanos’ les habían estado dando elementos y apoyo.

Ya no eran niños, pero se les dieron muñecas y libros de dibujo, y había una excesiva preocupación y simpatía en sus cartas. Ernst nunca había revelado nada sobre los 86, para asegurarse de que pudieran vivir vidas estables como residentes. Tal vez era debido a esto que la imagen de la Federación sobre los ‘pequeños e inocentes chicos que fueron oprimidos por la salvaje República’ nunca se desvanecería.

A Shinn nunca le importó cómo los trataban los demás, y nunca se preocupó por aquellos que les daban bondad y compasión. Sin embargo, se sentía frustrado si le demostraban tales emociones. No se sentía bien después de todo.

«Deséchalos, como siempre… ¿Cuántas veces debo decir que revisarlas a todos es una pérdida de tiempo? No me lo vuelvas a preguntar».

«Eso es lo que la sede central parecía haber pensado. Verificar las cajas y recibir la simpatía barata es algo que probablemente ustedes no quieren. Pero yo solo te informo de esto, o de lo contrario se me acusará de eludir mi responsabilidad».

Shinn miró al corpulento sargento que tenía al menos el doble de su edad.

Publicidad M-AB

«Solo una formalidad, teniente. Un ejército sigue siendo una organización de humanos. Los humanos son animales irracionales e ineficientes, por lo cual habrá procedimientos irracionales e ineficientes».

Bueno, lo mismo pasaba en la República también.

Shinn recordó sus días de hacer sus informes de batalla correctamente, enviando sus informes de patrulla regularmente, y de la voz de cascabel de la que estaba realmente molesto al principio… al recordar eso, el recuerdo fue dejado de lado por la voz ronca de Bernault.

«De todos modos, este es el final del informe, comandante. Por favor firme aquí.»

Shinn inmediatamente suspiró.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios