86 [Eighty Six]

Volumen 1: Ep.1

Capítulo 2: Im Westen nichts Neues – Nada Nuevo en el Oriente

Parte 3

 

 

Raiden y los otros volvieron a la base, y observaron otras dieciocho unidades en espera, listas para salir. La unidad de Seo era la más cercana a la entrada, y sonreía como un gato travieso.

«Eres lento, Raiden. Pensé que habías pisado una mina terrestre. »

Publicidad Y-AR

«Volví lo más rápido que pude. Además, ya baste con bromas sobre minas terrestres.»

«Ah. Lo siento.»

Kujo fue destrozado por una mina terrestre automatizada. En los dos meses desde que se formó este escuadrón, él fue el tercer caído en combate.

El índice de reducción de procesadores era extremadamente alto. Cada año, cientos de miles eran reclutados, y un año más tarde, quedaban menos de mil. Aunque era una gran mejoría en comparación con sus antepasados, que sólo podían pelear de cerca. En aquel entonces, la única manera de luchar era tener cohetes en el campamento o granadas en las manos, de modo que la tasa diaria de víctimas era por lo menos del cincuenta por ciento.

En contraste, mientras que la tasa de caídos en combate de este escuadrón era extrañamente baja, el hecho era que ésta era la línea de frente.

Publicidad M-M1

No había campo de batalla sin pérdidas incurridas.

La llegada de la Muerte siempre sería repentina y justa.

«¿Todos están aquí? Escuchen.»

Todos se pusieron firmes una vez que oyeron la voz tranquila.

El mapa de la Primera Zona de Batalla estaba nublado con una cubierta transparente que contenía la información necesaria para la operación. Shinn ya estaba delante de ellos, a la vez que la luna brillara sobre él.

Su rostro blanco estaba acompañado por un familiar uniforme con camuflaje de desierto, y el emblema de capitán que indicaba su identidad como líder; el pañuelo azul seguía flotando alrededor de su cuello, y esa era una de las fuentes de su ominoso apodo.

Publicidad M-M2

La cabeza de este dios de la muerte que había perdido la cordura hace tiempo permanecía oculta tras el pañuelo, o algo así.

«Explicaré la situación.»

Este líder del escuadrón, apodado como el «Dios de la Muerte», observaba las sombrías miradas de sus compañeros con sus fríos ojos rojos.

***

 

 

Publicidad M-M3

La información sobre los números enemigos, las rutas de progresión y las contramedidas planificadas eran extremadamente simples, pero claras. Todos los procesadores se subieron a los «Juggernauts». Cada uno de ellos, en sus rostros y cuerpos, mostraba ser un soldado joven, pasando por sus etapas finales de adolescencia.

Una vez que la última parte fue sellada dentro de la escotilla, las 21 unidades blindadas despertaron de su sueño.

El M1A4 «Juggernaut» era un dron «no tripulado» con armas, blindaje y con múltiples patas que en realidad si lleva a una persona dentro.

86 Volumen 1 Capítulo 2 Parte 3 Novela Ligera

 

Sus cuatro extremidades eran delgadas y largas, apoyando al pequeño cuerpo de armadura color marrón claro con forma de crisálida, pareciéndose a huesos ya viejos. La unidad tenía dos ametralladoras pesadas como armas secundarias, un par de cables de anclaje, y un cañón de 57mm montado en la parte posterior.

De lejos, la máquina se parecía a una araña errante, y las armas de combate que se balanceaban en la parte delantera, junto con el cañón principal en la espalda, se parecían a las garras y cola de un escorpión. Este era el lugar de sepultura para sus compatriotas 86.

La emboscada debía localizarse en una ciudad abandonada. Shinn estaba escondido en un rincón de una iglesia derrumbada, posicionándose en la estrecha cabina del «Juggernaut», y abrió sus ojos los cuales habían permanecido cerrados.

El área de esta zona de matanza era una calle principal, y se habían dividido en varios equipos, esparcidos a lo largo de las esquinas de la calle para asegurar que las áreas de disparo no se superpusieran. El equipo de vanguardia formado por Número uno y Número tres (Shinn y Seo) había actuado independientemente del equipo de cobertura compuesto por número dos y número cuatro (Raiden y Kaie), flanqueando la calle. El equipo lanzagranadas liderado por número cinco (Daiya) y el equipo de francotiradores dirigido por número seis (Krena) estaban escondidos al otro lado de la calle, esperando en su lugar.

Shinn miró fijamente la pantalla holográfica de poca visibilidad, detectó los números y las formaciones enemigas y entrecerró sus ojos.

Publicidad M-M3

La cabina del «Juggernaut» era similar a un avión de combate, con varios interruptores alineados a la izquierda y derecha de una palanca de mando, y una pantalla LCD que mostraba varios implementos. Sin embargo, a diferencia de la escotilla anti-viento del avión de combate, la cabina del «Juggernaut» estaba completamente cubierta y era imposible ver el exterior. En cambio, había una pantalla óptica tridimensional y una ventana holográfica que mostraba los mensajes, proporcionando al piloto datos de inteligencia, pero no mitigaba la oscuridad y el espacio confinado. Se podría decir que era un ataúd.

La formación del enemigo era como se esperaba, dispuesta en forma de trigo— un equipo de exploración liderando la vanguardia y cuatro equipos en la punta del trigo. Tal era la formación ofensiva clásica de protección del escuadrón que, de hecho, era la misma encontrada en los libros. Tanto en número como capacidad, siempre eran superiores, y no usarían ninguna formación impredecible. Por lo tanto, podrían ser fácilmente identificados.

No importa la predicción, el enemigo enviaría una gran fuerza de combate para ganar en número. Tal era la táctica que nunca había cambiado.

A la vista de esto, el chico con el apodo bien merecido, sería difícil de vencer, incluso con el doble de personal, y un ejército típico que hubiera optado por retirarse debido a la desesperación e impotencia. Sin embargo, el estilo de lucha de los «Juggernauts», los 86, siempre había sido luchar contra muchos, los abrumadoramente muchos, con pocos.

De repente, Shinn recordó algo de mucho antes, cuando alguien recitó una línea de la Biblia.

Alguien.

Ya no podía ver el rostro ni la voz de esa persona.

Todo lo que podía recordar era la escena final, y la voz.

Y esa línea.

— Et interrogabat eum. [13]

***

 

 

Raiden escuchó que Shinn murmuraba algo a través del Para-RAID, como si fuera un ruido, y bajó su pierna, sentándose. Estaba escondido bajo los escombros, su pantalla principal se encontraba enterrada bajo el concreto de color gris, el radar estaba en modo pasivo.

Shinn no estaba hablando en su idioma materno, el idioma de la República, y no le podía entender. Todo lo que podía oír era dicit ei Legio nomen mihi. Seo se quejó con irritación,

«Shin, ¿acabas de leer la Biblia justo ahora? Es un mal gusto tuyo. ¡Especialmente cuando estás recitando esa línea ahora mismo!»

«¿Qué acaba de decir?»

«Cuando el Mesías les preguntó si eran demonios o espíritus de muertos, ellos respondieron, ‘Legión’, porque somos muchos.»

Raiden se quedó en silencio. Por supuesto, era horrible.

De repente, había otra persona sincronizada en el Para-RAID.

«Handler Uno a todas las unidades. Mis disculpas por llegar tarde.»

La encantadora voz similar a una campana de plata entró en sus oídos a través del Para-RAID. Parecía que esta nueva Handler fue asignada aquí después de que el anterior se aterrorizara de este «dios de la muerte» y renunció como resultado. Por su voz, parecía que tenía una edad similar a ellos.

«Enemigo acercándose. Por favor, intercepten en el punto 208.»

«Undertaker a Handler Uno. Confirmando. Despliegue en el punto 304 completado».

Shinn respondió con poco interés. Parecía que había un jadeo desde el otro extremo del Para-RAID.

Publicidad M-M1

«Qué rápido… es impresionante de tu parte, Undertaker.»

La Handler se maravilló con sinceridad. Por supuesto, murmuró Raiden en su corazón. Shinn y los otros compañeros de equipo tenían nombres clave personales, indicando que eran veteranos.

La mayoría de los procesadores utilizaban indicativos basadas en sus nombres y números de escuadrón. Aquellos que no eran nombrados como tales eran los veteranos, que sobrevivieron un año en campos de batalla cuando la tasa de supervivencia era menos del 1%. Fueron bendecidos con talentos y elementos que los muertos nunca tuvieron; eran demonios, dioses de la muerte, tomando la forma de monstruos.

Todos los procesadores en Spearhead tenían «indicativos» únicos, y eran veteranos con cuatro, cinco años de experiencia de combate. No eran para nada minusválidos, incluso con la Princesa escondida tras los muros de la ciudad.

Pero al mismo tiempo, él se quedó impresionado.

Dado el conocimiento de que el ser atacante, el punto 208 se deduciría como el punto óptimo para contraatacar. Había transcurrido una semana desde que ella había asumido el deber, pero parecía que no era simplemente una persona amable.

Una alarma.

Los sensores en sus pies resonaron. La ventana holográfica apareció ante él y aumentó de tamaño.

Ante ellos, había escombros de un edificio destruida en la calle principal a la que estaban flanqueando, y apareció una mancha negra en el otro extremo cuando el sol brilló; después de eso, el horizonte estaba cubierto de metal.

Ellos han llegado.

***

 

 

La pantalla del radar se llenó de inmediato con puntos de unidades enemigas.

El monstruoso ejército de robots rebasaba las ruinas, como una sombra comiéndose la luz, mientras se acercaban a ellos.

Las unidades estaban alineadas como correspondían, la distancia entre cada equipo era de cincuenta a cien metros. Incluso los más ligeros, los exploradores (Ameisen) tenían más de diez toneladas de peso, pero cuando avanzaban, dejaban escapar un suave chasquido de las puntas de sus patas y no se oían pisadas. Sólo el crujido de las hojas… mientras se extendía hacia ellos.

Tal era una visión surrealista pero real.

Tres pares de patas se adelantaron en la parte delantera, arrastrando sus piernas, la compleja unidad de sensores debajo de su abdomen y las armas anti-personas de 7.62mm en sus hombros se sacudieron. Tales eran los Ameisen, parecían pirañas.

Publicidad M-M3

También estaba el tipo de cazador directo (Grauwolf), una unidad aterradora que se asemeja a un tiburón de seis patas, con lanzacohetes antitanques de 76 mm en la espalda y cuchillas de alta frecuencia en el par de patas delanteras que reflejaban una pálida luz.

Estaban acompañados por tanques de 50 toneladas (Löwe) con ocho patas que apenas soportaban el peso, llevando un aterrador y abrumador cañón de 120mm de ánima lisa cuando marchaba de manera arrogante.

86 Volumen 1 Capítulo 2 Parte 3 Novela Ligera

 

La masiva multitud de drones Eintagsfliege esparcidos por los cielos bloqueaba el sol, proyectando sombras sobre el suelo. Las nanomáquinas formaban la sangre y sistema nervioso de esta formación al garantizar su supervivencia, revoloteando en el aire como polvo plateado o nieve blanca.

Los Ameisen entraron en la zona de matanza. Pasando por el primer equipo de la emboscada que lideraba al resto adelante, hasta que el Löwe final había entrado—

Todos entraron.

«Fuego.»

Ordenó Shin. Al mismo tiempo, todas las unidades en modo de espera apretaron el gatillo al unísono.

El primer disparo provino del cuarto equipo, apuntando a la vanguardia, y al mismo tiempo, el equipo uno disparó los cañones en sus espaldas. El débil Ameise y el Löwe con armadura delgada en su espalda fueron derribados, quedando deshabilitados como resultado, y antes de que el resto pudieran prepararse, las otras unidades de combate desataron sus cañones a hacia ellos.

Publicidad Y-M3

Explosiones. Los chips metálicos destrozados y la sangre plateada de las nanomáquinas se salpicaban junto con llamas negras.

Al mismo tiempo, los 21 «Juggernauts» cambiaron de estrategia inmediatamente.

Algunos de ellos continuaron disparando mientras dejaban de cubrirse, mientras algunos rápidamente se dispersaban mientras usaban los obstáculos como protección, moviéndose por detrás o a los lados de sus compañeros de escuadrón que se encontraban disparando, y luego abrían fuego. Aquellos que disparaban inicialmente dejaron su cubierta de protección y comenzaron a flanquear al enemigo.

El «Juggernaut» era un fracaso como máquina.

La delgada aleación de aluminio no podía soportar el bombardeo de una ametralladora pesada. Aunque su movilidad era muy superior a un tractor oruga [14], el poder de fuego del cañón era lamentablemente poco comparado con el del Löwe.

Las delicadas cuatro extremidades sólo podían soportar un peso más ligero, probablemente debido a que el tiempo programado para su movimiento era demasiado corto (las patas requerían sobre todo la más compleja programación), la presión en las piernas seguía siendo enorme y las piernas fácilmente perdían agarre en un terreno más blando como los pantanos a lo largo del frente oriental.

Los robots de combate en películas y anime eran representados a menudo como objetos para correr y saltar con gran velocidad, incluso en el aire, pero era un sueño inalcanzable para esta máquina. Uno podría incluso burlarse, ya que era un ataúd móvil.

El «Juggernaut», tan vulnerable con un solo golpe, apenas podía enfrentarse en una pelea contra el débilmente armado Ameise, y era incapaz de luchar contra un Grauwolf o un Löwe de frente. Normalmente, sólo podían coordinarse con múltiples unidades y utilizar el paisaje y obstáculos para compensar la deficiencia en su movilidad, esquivando y dirigiéndose hacia los lados o por detrás donde la armadura era más débil, para luego atacar. Tal era la táctica que había transcurrido durante siete años, derivada de los predecesores de los 86 que habían hecho sacrificios terribles para desarrollar estas técnicas, las heredaron y las pasaron de unos a otras.

Los procesadores del escuadrón Spearhead confiaban en esto para poder sobrevivir años en el campo de batalla, y estaban más familiarizados con esto que cualquier otra persona. La química se desarrollaba en el escuadrón, de tal manera que se podían entender entre sí, y luchaban fluidamente sin necesidad de instrucciones adicionales ni contacto.

Y,

Antes de que él lo supiera, sus labios mostraron una sonrisa burlona.

Publicidad M-AB

He aquí la protección del «dios de la muerte».

 

 


[13] Marcos 5: 9 —Y entonces él preguntó…

[14] Un dispositivo utilizado por los tanques en el que las ruedas hacen girar una cadena de eslabones que las rodean.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios