Goblin Slayer

Volumen 4

Capítulo 7: De la Segunda Vez en que los Planes del Nigromante se Vieron Alterados

 

 

— ¡Fwaaaah!

Cuando la heroína despertó con el sol de la mañana, en una cama de la posada, extendió sus brazos con fuerza. El cielo afuera era azul, y ella se sentía enérgica, fuerte, y lista para irse.




— ¡Ok! ¡Hoy es otro día para darle todo lo que tengo!

Se energizó a sí misma con una palmada rápida en cada mejilla, y luego usó esa energía para levantarse de la cama.

Esto fue importante, porque la cálida luz del sol era tan cómoda que la hizo querer volver a meterse debajo de las sábanas. Pero sería un poco demasiado indulgente desperdiciar un día tan hermoso durmiendo demasiado.

Se vistió rápidamente. Su cuerpo aún era joven, pero tenía las curvas de una mujer madura. Pensando en lo que vendría más tarde ese día, también se aseguró de usar su armadura. Finalmente, tomó su espada encantada, su fiel compañera, y estaba lista. Uno tenía que equiparse con armas y armaduras, o no tendría sentido.

— ¡Buenos días a todos!




Abrió de golpe la puerta y saltó al pasillo, yendo ágilmente desde el atrio hasta el primer piso.

Afortunadamente, debido a la temprana hora, aún no había mucha gente en la taberna. La única que la observaba mientras aterrizaba en silencio era una asombrada mesera del turno de la mañana.

Master Sword [1]—su compañero, que ya se había levantado y comido un desayuno temprano—dio un suspiro de poca sorpresa. —…Mírate, llena de energía después de una noche de sueño. ¿Qué eres, un niño?

— ¿Eh? ¿No es esto normal? La heroína se sentó pesadamente frente a Master Sword con la cabeza ladeada, dejando que sus piernas colgaran. Inmediatamente tomó un poco de pan de la canasta en medio de la mesa, lo cubrió con mantequilla y se lo metió en la boca.

¡Mmm, delicioso!

—Oh, pediré… Veamos. ¡Quiero la salchicha y el huevo frito!

— ¡S-sí, señora! ¡Inmediatamente!

— ¡Oh, y pan! ¡Con mucha mantequilla!

La mesera observó este comportamiento audaz aturdida y luego se fue a la cocina.

— ¿Eh? ¿Nuestro tercero aún duerme?

—Las cosas se hicieron tarde anoche.

Master Sword golpeó la mano de la heroína, que estaba estirada hacia otro trozo de pan, y miró hacia las habitaciones del segundo piso. Parecía preocupada por Sage (Sabio), que aún no se había despertado.




— ¡Bueno, había un montón de ellos!

—Y nuestro grupo no puede usar Disipar.

Eso significaba que no podían devolver fantasmas y no-muertos a la tierra. Como resultado, tuvieron que cortar literalmente la cabeza del ejército del Nigromante. Si el rey no hubiera tomado el grueso de las fuerzas enemigas, habría sido muy difícil.

— ¡Sería genial si pudiera despejar el horizonte de un solo golpe!

—Para con eso. Si pudieras hacer eso, sería terriblemente peligroso.

— ¿Lo crees?

Mientras murmuraba, “¿De verdad…?” y movía las piernas, la heroína dio la impresión de ser una niña. A Sword Master le costaba creer que ella era el héroe, de la mejor manera. Todo lo que él podía hacer era blandir una espada, pero quería ayudarla si podía.

—Oh, oye, tuve un sueño extraño.

— ¿Un sueño?

—Sí. Los dioses, ¿verdad? Ellos decían, “Ve a esa ciudad”.

Sword Master se detuvo cuando ella dijo esto. No tenía conocimiento de tal magia o secretos divinos. Su entendimiento se extendía a “matar esto, apuñalar aquello”.

—…Eso es un Oráculo, un regalo. La tenue voz venía de arriba.

Una chica que llevaba un abrigo y sostenía un bastón bajó trotando por las escaleras, frotándose los ojos. Sage, una de las grandes lanzadoras de hechizos de este mundo.

— ¡Buenos días! La heroína la saludó, y Sage respondió asintiendo. Tomó una silla y se sentó. La heroína entrecerró los ojos con alegría, por la familiar vista de los tres alrededor de una mesa.

—… ¿Qué clase de ciudad?”

—Hmm. ¿Quizás estaban teniendo un festival? Había una especie de… luz borrosa.

— ¿Eso es todo?

—Y había una gran tormenta, como ¡bwah! ¿Quizás era un gigante?

—…Tengo una suposición.

Sage murmuró una o dos palabras para crear un hechizo y sacó de la nada un papel redondo de piel de oveja. Sword Master no tenía ni idea de lo que estaba pasando, pero ella ocasionalmente producía cosas así. Extendido sobre la mesa, resultó ser un mapa de la frontera. Sage señaló cierto punto con el extremo de su bastón.

—…Aquí.

— ¡Muy bieeen!

La heroína hizo un puño justo cuando la mesera llegó con su comida, diciendo —Perdón por la espera.

— ¿Quieres algo? preguntó Sword Master, y Sage contestó brevemente —Una tortilla.

La heroína se rio mientras aplicaba abundantemente kétchup a su huevo frito.




— ¡Supongo que sabemos dónde será nuestra próxima aventura!

Era cierto: las aventuras se desarrollaban por todas partes en este mundo.

 

 


[1] Espadachín. Como ya se habrán dado cuenta el autor no pone nombres a los personajes, así tratare de dejar la mayoría de “nombres” en inglés.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios