Goblin Slayer

Volumen 4

Capítulo 1: Del Guerrero Novato y la Sacerdotisa Aprendiz

Parte 1

 

 

Goblin Slayer Volumen 4 Capítulo 1 Parte 1

 

Publicidad Y-AR

La hoja barata cortó a través del miasma con un fwwsh, y una rata gigante, gorda y redonda, vino volando hacia ellos.

— ¡Rayos!

Sus anchos y sucios dientes delanteros eran afilados, su aliento maloliente invocaba imágenes de su intempestivo colapso.

Abrumado, tropezó hacia atrás, golpeando a la criatura con su viejo escudo redondo.

— ¡¿GYURI?!

Publicidad M-M5

La rata cayó al suelo con un grito, pero rápidamente volvió a levantarse. Ningún daño.

El guerrero novato sacudió su brazo izquierdo, que se había quedado entumecido por el impacto, a pesar del escudo, y trató de recuperar el equilibrio.

—Vamos, ¿por qué no le devolviste el golpe?

— ¡Me duele todo el brazo!

Detrás de él, la sacerdotisa aprendiz le amonestaba con su voz estridente y nasal. Sostenía una fusión de espada y balanzas en una mano y una linterna en la otra mientras fruncía el ceño profundamente.

Las alcantarillas apestaban con un hedor podrido que amenazaba con revolverle el estómago.

Incluso mantener su nariz bloqueada no ayudó.

El suelo resbaladizo. Aguas residuales fluyendo cerca. Ratas gigantes con una mordedura que amenazaba algo mucho peor que el simple dolor. Las alimañas que se retorcían por todas partes.

Todo esto no era diferente de lo normal. Pero aún así puso al guerrero novato al borde de las lágrimas.

Un día aquí abajo, una moneda de oro en tu bolsillo, eso es lo que dicen.

Eso era si cumplías con tu cuota. Y esa era una importante fuente de ingresos para ganarse la vida.

Pero, ¿no deberían al menos los aventureros estar lidiando con goblins o algo…?

— ¡Cuidado, tonto, aquí viene!

—¡¿…?!

El grito de su amiga atrajo su atención, y dio un gran golpe con su espada, ni siquiera mirando hacia donde apuntaba.

— ¡¿GYAARU?!?!

Perforó el pelo, la carne y el corazón fibroso. La sensación era desagradable.

Estaba acompañado por un chorro de líquido tibio que salpicó la cara del chico.

Chocó contra el trozo de carne y gritó.

— ¡¿H-hrkk…?!

Cuando empujó a la rata de su espada, cayó, aún temblando, al suelo.

El negro charco de sangre a sus pies se filtró por el suelo, empapando sus botas.

—Oye, ¿estás bien? ¿No te mordió?

—Sí, estoy bien.

—……………Está bien.

La sacerdotisa aprendiz hizo su mejor acto de despreocupación, pero, aun así, se apresuró a ponerse al lado del guerrero novato. Sin preocuparse por sus blancas túnicas, ella limpió la sangre de su mejilla, y algunas mancharon sus dedos.

—No se te metió en los ojos, ¿verdad? ¿Qué hay de tu boca?

—Ugh. Un poco.

— ¿Qué estabas haciendo? Dios.

Con un murmullo exasperado, sacó un antídoto de la bolsa de objetos que llevaba.

El guerrero novato escupía sangre y se lavaba la boca con la cantimplora. Bebió el antídoto amargo con gratitud.

Ambos seguían siendo rango porcelana. Para ellos, el milagro Curar, para curar veneno, era tanto un sueño como una armadura de placas o un traje de cota malla.

Sin embargo, no podían ser subestimados, como podría atestiguar el ex-monstruo, ahora una masa inerte en el suelo.

La rata había estado ocupada con algo: un cadáver cubierto de harapos. La forma de las cuencas oculares vacías y los pómulos destrozados sugirieron un vagabundo, pero alrededor de su garganta mordisqueada colgaba una placa de nivel.

La sacerdotisa aprendiz tomó la placa porcelana, la envolvió suavemente en un pañuelo y la puso en su bolso.

La chica desafortunada—ellos sabían que era una chica, porque la placa la identificó como tal—no llevaba ninguna armadura. Había bajado a las alcantarillas sin nada más que su ropa y un palo, y las ratas, muy probablemente, se la habían comido a ella.

—…Ugh. Dijo el guerrero novato. —Han vuelto.

—No suenes tan infeliz. Este es nuestro trabajo, ¿no?

Quizás fue la muerte de sus parientes la que la atrajo, o simplemente el olor de la sangre derramada, pero otra rata había aparecido desde las profundidades de las alcantarillas.

La criatura era más grande que un niño pequeño, su sombra oscilaba a la luz de la linterna.

—Necesitamos la oreja para demostrar que lo matamos. Dijo la sacerdotisa aprendiz. — ¡Rápido, córtalo antes de que lo mastique!

— ¿La oreja? ¿Yo?

— ¡Sólo hazlo!

—Podrías actuar un poco más preocupada por mí, sabes…

Mientras murmuraba el muchacho, agarró la empuñadura de su espada, aún atascada en el cadáver de la rata, y le dio un tirón.

—… ¿Huh?

No saldría.

No importaba lo fuerte que tirara, la espada, alojada firmemente en la carne, se negaba a ceder.

Se preparó para hacer palanca contra el cadáver, ahora extrañamente blando después de su violento fallecimiento, pero no tuvo éxito.

Y mientras estaba allí luchando, una de las ratas vivas, con sus ojos brillando ardientemente, se estaba acercando cada vez más.

— ¡N-no…! Jadeó. —¡A…aguarda un minuto!

— ¡Ahí viene! ¡Haz algo, tonto, se está acercando!

— ¡Cielooos!

Fue un movimiento instantáneo:

Publicidad M-M5

El guerrero novato cayó hacia atrás para evitar las mandíbulas de la rata, aterrizando en un montón de basura. La comida podrida, o lo que fuera, le cayó encima, pero era mejor que ser mordido y arriesgarse a una infección. Un golpe crítico de esos dientes y su garganta podría romperse por completo.

— ¡GURUUURRRU…!

La rata gigante gruñó, azotando su cola de un lado a otro, intimidando al guerrero novato. Probablemente vio al niño desarmado y a la niña, que se quedaba detrás de él, simplemente como más comida. Los miraba mientras un poco de saliva goteaba de su boca, la imagen misma del hambre. Obviamente no tenía ninguna intención de dejarlos escapar.

Por supuesto, si huían, los aventureros tampoco podrían comer, aunque por razones más indirectas.

— ¡Ahhhh, maldita sea! La sacerdotisa aprendiz hizo un chasquido poco educado con su lengua.

Ratas gigantes… Las ratas gigantes propagan enfermedades y son sucias, y una nos está atacando ahora mismo, ¡y son enemigas de los enemigos del Orden… enemigos del Orden!

Parecía estar intentando recordarse a sí misma de todo esto mientras levantaba la espada-balanzas en alto y a medida que la luz comenzaba a formarse alrededor de ella. Se convirtió en una espada de relámpagos.

—¡Señor del juicio, príncipe de la espada, portador de la balanza, muestra aquí tu poder!

Y entonces el Golpe Sagrado, que ella había pedido a los dioses, atravesó a la rata con su hoja.

Emitiendo una brizna de humo y olor a carne quemada, la rata gigante se elevó por los aires antes de rebotar y rodar, muerta.

El chico frunció los labios con un sonido de desagrado mientras la chica respiraba aliviada.

Publicidad G-M1




—Qué suerte tienes. Los dioses lo hacen todo agradable y fácil, ¿no?

—Oh, ahórratelo. Sabes que sólo puedo llamarlos una vez al día. La sacerdotisa aprendiz miró con desagrado al guerrero novato por su muestra de falta de respeto. —De todos modos, date prisa y coge tu espada. Quiero recoger esas orejas, luego irme a casa y tomar un largo baño.

—Sí, claro.

El guerrero novato se acercó al cuerpo de la primera rata con vacilación, y esta vez puso toda su fuerza en extraer su espada.

Entonces…

Raspar.

Publicidad M-M5

—…

—…

Era un sonido que no les gustaba. Los dos aventureros se miraron el uno al otro por el ruido inesperado, rígidos de miedo.

Ras…

Raspar.

Raaaspar…

Raspar.

El sonido venía de las profundidades de la oscuridad. Temblorosamente, la sacerdotisa aprendiz levantó la linterna.

Algo negro y brillante con la forma de un insecto enorme. Brillaba como si estuviera cubierto de aceite. Uno de ellos, dos… luego muchos, muchos más. Incluso contando rápido, estaba claro que eran más de diez.

Mientras estiraban sus largas y delgadas antenas, las criaturas se acercaban lentamente.

Iban directos hacia los aventureros, con sus mandíbulas grandes.

—Oh…

La voz de la sacerdotisa aprendiz se atoró en su garganta, antes…

—¡Noooooo!

—¡Idiota! ¡No grites, corre!

Publicidad Y-M3

Los dos tomaron lo que pudieron y decidieron salir de las alcantarillas con pánico.

Un terrible sonido de algo raspándose les decía que los insectos negros aún estaban en sus talones.

¿Cuán lejos estaba este lugar de la salida?

El guerrero novato reflexionó: no pediría un dragón. Tal vez goblins, al menos; aunque podrían alargar tus últimos momentos y hacerlos horribles. Pero de todas las cosas, la forma en que menos quería morir era ser comido vivo por las cucarachas gigantes.

* * *

 

 

Publicidad M-M3

La mañana primaveral era cálida, como si anunciara la llegada del verano.

—Hrg… ggrrh…

El guerrero novato se despertó con una luz matutina que le cayó en los ojos, estirándose sobre el heno para ejercitar su cuerpo rígido.

Respiró hondo y exhaló, el aire una desagradable mezcla de alcohol y almizcle animal.

Recibir un nuevo día en los establos era mejor que estar en las alcantarillas.

El gremio de aventureros tenía una posada, pero por supuesto no era gratis. Es cierto que todas eran habitaciones “económicas”, aunque las camas eran solamente mantas sobre tablas de madera.

Difícilmente serian llamados cuartos, pero…

—Simplemente no tengo el dinero.

Suspiró suavemente. La aventura del día anterior fue directamente a la columna de “pérdidas” de sus finanzas.

Un antídoto, una espada y, porque no habían cumplido con la cuota solicitada, ninguna recompensa.

Podría sobrevivir hoy, porque al menos tenía algo de dinero que había ahorrado en el pasado. Pero a este paso, no pasaría mucho tiempo antes de que tuviera que llevar sus escasas posesiones de vuelta a casa, o, si era especialmente desafortunado, incluso podría convertirse en un sirviente o prostituirse.

Solo hace unos meses atrás, el guerrero novato se había alejado de su pequeño pueblo agrícola para convertirse en un aventurero. La razón era que la sacerdotisa aprendiz, una vieja amiga suya, se había puesto a entrenar y parecía probable que muriera si se la dejaba a sus propios medios.

Su perspectiva de ella, por otro lado, era que ella lo había acompañado en “algún tipo de entrenamiento de guerreros o algo así”, por lo que no lo dejó para que muriera en algún lugar bajo un matorral.

Él sintió que tendría que ponerla al tanto de este problema en algún momento.

Bueno, se sentía.

En los meses desde que llegaron a la ciudad fronteriza, no habían hecho nada más que matar ratas. Y a veces cucarachas.

¿Este es el trabajo de aventurarse?

Eso era suficiente para hacer que sus sueños se desmoronaran, destruyendo su certeza y resolución.

—Basta, basta. Es suficiente con ese tipo de pensamiento.

Se sacudió y sacó un trozo de heno de su ropa.

Cerca, un hombre de mediana edad, aparentemente también un aventurero, estaba dormido en el profundo sueño de un borracho, roncando ruidosamente.

Frente a ellos, los caballos disparaban miradas los humanos que presumían de compartir su espacio para dormir.

No vio a la sacerdotisa aprendiz por ningún lado.

Tan decepcionado como estaba, el guerrero novato todavía tenía suficiente orgullo como para permitirle dormir en una de esas simples camas.

— ¡Bien! ¡Hoy es otro día!

Pretender estar de buen humor es lo suficientemente cerca de estar de buen humor, ¿no? Dio un gritó, agarró sus cosas y salió corriendo del establo.

Dirigiéndose directamente al pozo, levantó un cubo y se echó agua por toda la cara. Usando la tela en su cintura, comenzó a fregar vigorosamente. Todavía no había signos de una nueva habilidad para crecer la barba.

Publicidad M-M5

—Pronto empezaré a parecerme más a un héroe… eso espero.

O quizás el vello facial le daría a la sacerdotisa aprendiz una razón para apuntarlo y reírse de él. El guerrero novato gruñó.

En cualquier caso, había mucho que hacer.

Con la tarea menor de hacerse presentable fuera del camino, el muchacho volvió directamente a los establos. Agarró una pequeña pala del estante de herramientas agrícolas y se dirigió hacia atrás.

—Hmmm. ¿Dónde lo puse?

El exhausto estado en el que se encontraba al regresar la noche anterior, lo dejó con sólo un vago recuerdo de en donde estaba.

Se movió alrededor del suelo durante un minuto, buscando algo, entonces, con un —Ah, está ahí. Encontró los rastros más recientes de tierra alterada.

Metió la pala en la tierra, apoyó un pie contra ella y cavó un rato.

Después de un poco de trabajo, sacó su equipamiento del suelo: su armadura y su escudo.

Las había mandado a hacer poco después de llegar a la ciudad, usando sus escasos fondos. Eran baratos, pero sin igual. Era un equipo en el que sabía que podía confiar.

Había, por supuesto, una razón por la que los había enterrado.

—…Erk. Apestan… hrrm. Bueno, supongo que sigue siendo mejor. Se acercó a ellos y los olfateó.

Caerse en el montón de aguas residuales no le había molestado cuando tenían prisa por escapar. El problema había sido cuando volvieron a la superficie, y se había dado cuenta de lo mal que olía. No sólo la gente en la calle, sino también sus compañeros aventureros arrugaron sus narices y le fruncieron el ceño.

Al final, cuando volvieron al Gremio para hacer su informe, la recepcionista sonrió y dijo —Por favor, ve a limpiarte y luego vuelve.

Mientras tanto, la sacerdotisa aprendiz se había quedado allí parada, de color rojo brillante y temblando, mirando fijamente al suelo…

Lo arruinamos…, él había pensado tontamente.

Al final, aunque no estaba muy acostumbrado, lavó su ropa, las secó y se bañó antes de cambiarse.

Después de considerar qué hacer con su armadura de cuero y escudo, había decidido que lo única manera era enterrarlos en el suelo y esperar que se quitara algo del hedor.

El hedor había mejorado un poco, o eso esperaba, así que limpió la suciedad con un paño y se equipó.

Él no habría tenido el valor de dejar su precioso equipo simplemente tirado por ahí, aunque hubiera estado en una habitación alquilada, y mucho menos quedándose en los establos como estaba.

—Erk…

Su estómago comenzó a retumbar, acompañado de una dolorosa sensación.

El guerrero novato instintivamente puso una mano en su abdomen y miró a su alrededor con un toque de pánico. No había nadie allí. No hay nadie cerca para oírlo.

Ahora que lo pensó, sólo había bebido un poco de agua el día anterior.

El cielo era azul, el sol de la mañana resplandecía brillantemente. El guerrero novato dio un suspiro.

—…Supongo que será mejor que consiga algo que comer.

4.9 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios