Goblin Slayer

Volumen 3

Capítulo 7: Apreciando los Días Sencillos

 

 

El sol de otoño es más débil que el de verano, pero en el calor es similar a la primavera.

Sentada en la hierba bajo un cielo tan azul como una pintura, era fácil dormirse.

Publicidad G-AR




La granjera dio un gran bostezo y sonrió al hombre junto a ella.

—Ahhh, esto se siente genial.

—……Mrm.

—Oops, ¿te lastimé?

—No. Pero no entiendo por qué estás haciendo esto. Dijo él.

Publicidad Y-M1

— ¿Porque quiero? Ella ignoró su pelo negro con una mano, moviendo el palito de su mano derecha en su oreja. — ¡Heh-heh! En realidad, es muy divertido limpiarte los oídos.

— ¿Lo es?

Después de eso, él se quedó en silencio.

Ella tomó eso como una buena señal, disfrutando de la sensación del peso sobre sus rodillas.

Una brisa fresca soplaba de la ciudad, sobre la colina donde las margaritas habían estado en flor.

La luz del sol seguía siendo cálida, pero el viento parecía estar haciéndose más frío. Un dulce aroma llegó con la brisa, los olivos fragantes.

¿Podría el olor realmente haber llegado tan lejos? Se preguntó ella. El mundo parecía tranquilo.

Él no le había contado mucho, pero…

La lluvia había cesado, la tormenta había pasado y todo había terminado.

Los viajeros de camino a casa fruncieron el ceño ante los cadáveres de goblins que encontraron a lo largo de los caminos.

Los aventureros de bajo rango que habían sido enviados a limpiar poco después del amanecer, probablemente tampoco estaban muy contentos.

Pero el que había ido silenciosamente a cavar agujeros y poner trampas no parecía darle mucha importancia.

El festival había terminado, y él había hecho lo que tenía que hacer. Eso fue todo.

Y eso significaba…

—También tengo que volver a cómo era yo… eh.

—… ¿Qué es eso?

—N…nada. Dijo, y luego acercó sus labios a la oreja y sopló suavemente.

Se movió sorprendido.

Sabía que esto sería divertido, ella pensó.

—Hecho. Date la vuelta. Haré el otro lado.

—…Está bien.

Goblin Slayer Volumen 3 Capítulo 7

Publicidad G-M1




 

Obedientemente se dio la vuelta, como un cachorro gigante.

Él era un poco peligroso como para ser una mascota, y quizás no lo suficientemente impresionante para ser uno de caza.

¿Uno callejero?

Le acarició el pelo al pensarlo.

—No del todo. Tienes un hogar.

— ¿De qué estás hablando?

—Hmm, quien sabe.

Se rio entre dientes y le tiró de la oreja.

—Quédate quieto, ahora. No quisiera ir demasiado profundo.

—Eso sería un problema.

—Podrías soportar ser un poco menos serio, sin embargo.

Dio una risita. ¿Cómo sonaba su risa para él, ahora que estaban tan cerca?

Su voz siempre estaba levemente amortiguada por su casco. ¿La suya sonaba igual a él?

Mientras ella meditaba estos pensamientos, él gruñó.

—Lo siento. Tomemos un descanso.

— ¿Huh? La granjera parpadeó, pero retiró el palito. —Claro, pero… ¿Qué pasa?

—Tenemos visitas.

Él se había levantado pesadamente. Ella siguió su mirada y de hecho vio a varias personas.

Uno era pequeño, uno delgado, uno bajo y uno imponente.

—…Ahh. Mientras ella sonreía comprendiendo, él se ponía el casco.

Bajó la visera, la aseguró, recogió su equipo y asintió. Estaba listo.

—No tienes que avergonzarte.

—No estoy avergonzado. Dijo mientras estaba de pie. Inspeccionó las caras de sus cuatro compañeros, y luego preguntó — ¿Goblins?

— ¡Sí! ¡Y cómo! No es que quiera tener algo que ver con esto, pero… La elfa hizo un sonido a medio camino entre un resoplido y un suspiro. —Esa recepcionista nos suplicó que nadie más lo haría. Así que no teníamos otra opción.

—Vamos. ¿Dónde está el nido? ¿Cuán grande es? No le llevó nada de tiempo decidir.

Esa era la respuesta que siempre daba. La elfa volteó sus ojos hacia las nubes, el sacerdote lagarto ya estaba acostumbrada a esto.

—En las montañas. Evidentemente un nido bastante grande.

—Muy bien. ¿Equipamiento?

— ¡Oh! ¡Ya compré todo! La sacerdotisa parecía al mismo tiempo orgullosa de sí misma y un poco avergonzada.

Eso explica la gran bolsa que llevaba. Si tuvieran que ir a pie a las montañas en vez que en coche, necesitarían bastantes artículos. Y ella ya era lo suficientemente aventurera como para haber pensado en el futuro y haberlo conseguido todo.

—Comida y vino, supongo. ¿Y todo lo demás que usamos normalmente? Preguntó el chamán enano.

Publicidad Y-M3

—Bien. Goblin Slayer asintió. Cualquier otra cosa que necesitemos, la conseguiremos cuando lleguemos. ¿Fue un aldeano quien dio el trabajo?

—Efectivamente.

—Entonces conocerán la zona. Lo primero que haremos cuando lleguemos allí, es estudiar el terreno.

La granjera lo vio prepararse, un artículo a la vez.

Había algo irresistible en ello, algo tan absolutamente confiable, que ella sintió una sonrisa en su cara.

Se quedó callada en el césped. Al mismo tiempo, él giró su casco hacia ella.

—Lo siento. Volveré.

—Claro. No te preocupes por eso. Eres el único que puede hacerlo, ¿verdad?

—…Sí.

Entonces volvió a hablar, como si se le hubiera ocurrido algo.

—Los olivos fragantes.

— ¿Sí?

—Los investigué, pero no creo encajen conmigo.

—Oh, ¿no? La granjera ladeó su cabeza, el viento recogía su pelo. —Creo que tendría que estar en desacuerdo…

— ¿Es así?

—Claro.

—Ya veo.

Y con eso se quedó callado y partió a su aventura, no, su cacería de goblins. Los derrotaría. Los derrotaría y volvería a casa.

La granjera comprendió perfectamente que así era como él pasaba sus días.

Y ella se pasaba los suyos esperándolo. Como siempre lo hizo, ahora que el festival había terminado.

Ella lo vio irse, sonriendo, y luego se volvió a la granja con un susurro.

Ahora, entonces.

El viento soplaba desde lejos, llevando una vez más el aroma de los olivos.

Esas flores representaban cuatro cosas: pureza, humildad, amor verdadero… y primer amor.

Creo que encaja perfectamente con él.

Su murmullo, como la fragancia de las flores, fue arrastrado por el viento.

El otoño estaba llegando a su fin, y las pisadas del invierno se acercaban.

Publicidad Y-AB

 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 3 –

4.7 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios