Goblin Slayer

Volumen 3

Capitulo 2: La Víspera del Festival

Parte 7

 

 

Siempre sabía lo que tenía que hacer.

Constantemente tenía que pensar, mirar hacia adelante, permanecer vigilante, planear contramedidas y ejecutarlas.

Publicidad Y-AR

Lo que Goblin Slayer tuvo que hacer en este momento era cavar un agujero.

Era de noche, las lunas gemelas ya estaban entre las estrellas centelleantes que llenaban los cielos.

Completamente solo, clavó silenciosamente la pala en el suelo, cavando, cavando. El calor del vino ayudó a protegerse de la fría brisa nocturna.

Estaba a las afueras de la puerta de la ciudad, en un sendero fuera de la carretera principal. Cortó a través de un campo, no, una llanura herbosa, ancha y plana. Había colinas, bosques de árboles, juncos. Lejos del camino, la tierra era salvaje.

El lugar estaba en gran parte desierto, razón por la cual había decidido cavar su hoyo allí.

Publicidad M-M1

Era tan profundo como una persona alta. No un enano o un rhea, sino un humano.

Forró el fondo con las finas estacas afiladas que había cortado y escondió la abertura con la tierra que había excavado. El suelo descansaba sobre una manta sobre la boca del pozo. De un vistazo, uno nunca sospecharía que había algo allí.

Hizo esto varias veces, y luego esparció pequeñas piedras brillantes alrededor del área.

—Ahora entonces…

El problema era toda la tierra sobrante.

Los goblins podrían usarlo para fortalecer las paredes de sus cuevas, y así que esto no les molestaría, pero él no les daría el lujo.

Quitar la tierra sobrante era bastante problemático para un aventurero. Goblin Slayer puso la tierra en sacos que había preparado de antemano.

Ahora eran sacos de arena.

Publicidad Y-M1

Ajustó las bocas de las bolsas, y las llevó dos a la vez, una en cada hombro.

Los escondió en los juncos no lejos del agujero, formando un semicírculo.

No estaba claro si esto les ayudaría más tarde. Pero no haría daño estar preparado para todo.

En efecto, Goblin Slayer nunca ha mendigado el trabajo necesario.

Apiló cuidadosamente los sacos de arena, sin dejar huecos, y luego terminó dándoles unos cuantos golpes con la pala para aplanarlos.

—…Mm.

Finalmente asintió, satisfecho.

Publicidad M-M3

Sería suficiente para los agujeros. Los otros lugares estaban todos preparados. Este había sido el último.

Todo lo que quedaba era la trampa que había construido con las estacas restantes, la cuerda y la madera, pero sólo había un número limitado de lugares donde podía colocarla.

Goblin Slayer examinó el cielo, tratando de juzgar cuánto tiempo tenía por la posición de las lunas. Las noches eran largas, y la mañana llegaba tarde en otoño e invierno. Aun así, dudaba que tuviera mucho más tiempo para trabajar.

Rápidamente sacó las tablas de madera de su mochila con sus cuerdas.

Se movió a unos arbustos y árboles, haciendo un trabajo delicado antes de irse.

—Hora de apurarse.

Tomó su equipaje sobre sus hombros y luego corrió bajo las lunas como una sombra.

Pasaba por delante de los juncos y a través de los árboles cuando ocurrió. —Oye, ¿qué haces ahí?

Una voz vino cortando el aire como una emboscada. Goblin Slayer se detuvo completamente.

Estaba el crujido de las plantas bajo las botas, el raspado de ellas rozando la armadura.

—Hm. Goblin Slayer murmuró, pero su mano no se movió hacia su espada.

Ningún goblin hablaba la lengua común con tanta fluidez.

— ¿Quién está ahí? Preguntó cortantemente. Un crujido vino como una respuesta. Apareció una persona alta envuelta en un abrigo.

Las botas de la persona, visibles justo debajo del dobladillo del abrigo, estaban viejas, con las puntas reforzadas. Era claramente un aventurero.

Pero la voz áspera que respondió no ofreció ninguna respuesta. —Yo estoy haciendo las preguntas aquí.

El tono de voz hizo que Goblin Slayer murmurara — ¿Una mujer…?

—Una vez más. ¿Quién o qué eres?

Casi inmediatamente, una luz blanca, penetrante para los ojos apareció en la oscuridad, disparada a su cuello.

—Soy Goblin Slayer.

Con un dedo apartó casualmente la hoja de su garganta. Sonaba molesto, casi como si estuviera luchando contra un bostezo.

Una espada larga, con filo a un solo lado y una hábil espadachina.

Es cierto que había sucedido demasiado rápido como para responder, pero también había decidido no responder.

Sería una tontería preguntar quién era el oponente y luego cortarles el aliento.

Incluso uno en medio de la sed de sangre podía entender eso.

Envuelta en su abrigo, la mujer entrecerró los ojos con dudas.

— ¿Tu… matas goblins…?

—Sí.

—…Suena descabellado.

Publicidad M-M4

—Ya veo.

La espada que había empujado a un lado, se deslizó devuelta, buscando su cuello. Levantó la cadena con la etiqueta plateada que colgaba allí.

— ¿Una placa de rango plata…? ¿Aventurero de rango plata?

—Eso parece. Dijo Goblin Slayer asintiendo. —El gremio me ha reconocido como tal.

—…Ya veo.

La espada retrocedió como un soplo del viento y volvió a su vaina con un *click*.

La gran suavidad del movimiento sugirió que era una aventurera de alto rango. Ciertamente al menos Cobre, adivinó Goblin Slayer.

—Parece que me precipité demasiado. Mis disculpas.

—No, está bien.

Publicidad M-M2

—Pensé que eras un no-muerto o algo así.

Publicidad Y-M1

La mujer sonaba incómoda cuando se disculpó, pero su tono se había suavizado. Goblin Slayer agitó suavemente su cabeza. No le importaba particularmente.

El problema era…

—Hey, ¿no te sigo diciendo que no hagas eso?

En ese momento una voz, tan brillante como el amanecer, salió de detrás de ella.

—Ella salta a las peores conclusiones sobre todo el mundo. No te preocupes, la detuve.

Publicidad G-M1




—El hecho es que él era sospechoso.

La siguiente voz era fría como hielo cortado. Dos personas nuevas.

Con un crujido, el césped se abrió, surgiendo un pequeño aventurero también en un abrigo.

Sería fácil confundir a esta persona con un rhea, pero llevaban una espada de tamaño grande en la cadera.

Deben ser humanos. Una rhea no tendría los músculos como para mover esa arma.

La otra persona llevaba un bastón grande y estaba más elegantemente vestida que las otras dos. Obviamente una usuaria mágica de algún tipo.

Y todos ellas, al juzgar por sus voces, eran mujeres. Los grupos compuestos completamente por mujeres eran relativamente raros.

—Entonces, ¿cuál es la historia? Yo también siento curiosidad. Preguntó la diminuta espadachina.

Antes de que Goblin Slayer pudiera decir algo, dio un par de pasos ágiles hacia adelante.

Con un andar tan despreocupado como su pregunta, cerró el espacio entre ellos como si estuviera paseando.

—Hrm… Murmuró Goblin Slayer, y tras un momento de consideración, dio su respuesta.

—Estoy tomando precauciones.

— ¿Precauciones? Hmm… Miró alrededor de Goblin Slayer, y luego dijo indiferentemente. —Extraño equipo el que tienes…

— ¿Lo es?

—Ah, lo siento. No quiero burlarme de ti. Sólo creo que es divertido.

Su voz era tan alegre que Goblin Slayer se dio cuenta de que sonreía bajo su capucha.

Sin embargo, su aclaración no provocó ninguna reacción por su parte. No tenía ni idea de lo que podría ser divertido acerca de su sucia armadura de cuero y su casco de aspecto barato, o su espada y su escudo.

Pero mientras las mujeres lo evaluaban, él las analizaba a su vez.

No eran de la muchedumbre local de aventureros. Y no eran goblins, al menos de esto él estaba seguro.

—…No creo que él esté involucrado. Probablemente.

Publicidad Y-M1

Después de un tiempo, la aventurera con el bastón habló en su tono frío. —Francamente, no puedo creer que alguien tan raro exista.

—Yo… supongo que sí. Reconozco que esconde su cara y piel, pero estoy de acuerdo en que esto parece demasiado.

La respuesta vino de la primera mujer. Con su espada aún en su vaina, continuó con un tono extrañamente jactancioso. —Vi la diferencia en nuestras habilidades. No será un problema.

— ¿Lo crees? Si tú lo dices, supongo que debe ser verdad.

La chica, que había ladeado la cabeza mientras sus compañeras discutían, terminó aplaudiendo.

—Bueno, señor, ¡perdón por molestarle!

—Está bien. Goblin Slayer agitó levemente la cabeza, y luego puso su carga en el suelo. — ¿Han venido a ver el festival?

— ¿Huh? Oh, uh, bueno… supongo que sí. Está cerca de aquí, ¿verdad?

—Sí. Goblin Slayer asintió. —Este es la ciudad que celebrará el festival de la cosecha. Luego, después de pensarlo un momento, añadió. —Si necesitan una posada, será mejor que la consigan pronto.

—Oh, wow. De acuerdo. Ya veo. Es bastante tarde ahora. Será mejor que nos vayamos. — ¡Lo siento! Agregó una última vez, y se alejó levemente.

Las otros dos se juntaron apresuradamente mientras ella se escabullía cada vez más lejos.

—Argh, ella siempre… Entonces nos despediremos de ti. Disculpas por el problema.

—Lo siento.

Las otros dos siguieron a la chica que se iba, fundiéndose como sombras. Goblin Slayer, ahora solo, simplemente murmuró. —Hm.

Había colocado una pequeña piedra donde la espadachina había estado hace un momento.

Como recordó, era el lugar exacto donde había cavado y escondido un agujero.

¿Fue el entrenamiento marcial, la forma en que caminaba, la magia o simplemente la suerte? Él no lo sabía.

Y hablando de cosas que él no sabía, no podía determinar por qué las mujeres habían estado usando este sendero y no la carretera principal.

—……

Pero pensar en ello no le dio ninguna respuesta, así que simplemente desechó la pregunta.

Eran casi con toda seguridad aventureras que habían venido de otra parte para ver el festival.

Publicidad M-AB

Y no eran goblins. Eso fue suficiente.

Aun así, se había sentido seguro de que la gente no vendría por esta zona.

—…Tendré que escoger mis lugares con más cuidado.

Había mucho que hacer.

Y siempre sabía lo que tenía que hacer.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios