Goblin Slayer

Volumen 2

Capítulo 7: Susurros, Oraciones y Cantos

 

 

Cuando despertó, volvió a enfrentar un mundo en blanco.

Estaba acostado en una cama suave con sábanas limpias. La habitación era agradablemente cálida, y el techo alto. Entre los pilares de piedra blanca que cubrían la habitación había un brillante cielo azul. La luz del sol se filtró a través de las ramas de los árboles del jardín y se posó en sus ojos.

Publicidad Y-AR

—… hmm.

Goblin Slayer se sentó lentamente. Su cabeza se sentía ligera, su visión amplia. Giró la cabeza dos veces, tres. No llevaba puesto el casco. Debió haber sido removido en algún momento. Su otro equipo y su ropa habían desaparecido.

¿Dónde estaba él? Debe haber sido una habitación en el templo de la Ciudad de Agua.

Al menos no era ese nido de sucios goblins bajo tierra. Eso significaba que probablemente podía asumir que los otros también habían escapado a salvo.

—…

Publicidad M-M4

Habiendo confirmado esto a sí mismo, asintió un poco. No era propio de él perder el conocimiento de sus heridas.

Pero estaba vivo, y eso significaba que habría una próxima vez. Si ganaba al final, sería suficiente. No habría ningún problema.

Aun así… un sueño tan familiar…

Su maestro lo había acogido a los diez años de edad, y ellos se habían separado cuando tenía quince años. Todo eso había pasado hace más de cinco años. No podía imaginar que el astuto y viejo rhea hubiera muerto. ¿Qué estaría haciendo ahora?

Una mañana el maestro simplemente había dicho —Me voy de viaje. Le dio una última mirada, y eso había sido el final.

—… ahora.

Después de haber evaluado su entorno, extendió cautelosamente su brazo derecho.

Los huesos que él había pensado que estaban destrozados habían vuelto a unirse; parecían como nuevos. Empezando con el pulgar, contrajo los dedos hacia adentro uno por uno, revisando las articulaciones. Hizo un puño y luego lo abrió.

Publicidad M-M1

Repitió el proceso con su brazo izquierdo. Nada dolió; nada falló al trabajar como se esperaba. Incluso para un milagro de sanación, esto fue impresionante.

—……. hmm.

Luego las costillas. Pero cuando se agachó para revisarlas, sintió algo extraño en su cintura.

Miró hacia abajo para ver a una mujer joven, que no llevaba nada más que su piel.

Publicidad M-M4

—Er… hmm.

La cara de la sacerdotisa era inocente mientras dormía. Esos elegantes brazos, tan delgados que parecían como si se pudiesen romper en cualquier momento, estaban envueltos alrededor de su cintura, pegados a él.

—……..

Goblin Slayer dejó respirar.

Era delgada, delicada como si estuviera hecha de vidrio. Sin embargo, él podía imaginar cómo se había convertido en una aventurera.

Con gran cuidado, movió las sábanas, justo lo suficientemente lejos como para revisar su cuello y hombros de la sacerdotisa. Su piel allí parecía más blanca de lo normal, pero no había rastro de heridas.

—Nn…oh.

Se movió un poco. Su expresión era calmada.

Goblin Slayer se volvió a cubrir con las sábanas.

—………

Él debe haber sido un estudiante muy pobre. Habían pasado cinco años desde que él y su maestro habían tomado caminos separados, y él todavía no había logrado matar a todos los goblins.

Y ahora míralo.

Su fracaso personal ya no sólo le afectó a él. Había cinco personas en su equipo, incluido él mismo. Un gemido se le escapó.

—Él nunca me enseñó sobre esto…

—Oh-ho, estás despierto. La voz viva llegó inesperadamente.

¿Cuánto tiempo ella había estado allí, la pálida mujer que estaba de pie junto a la cama? Estaba vestida sólo con una tela a través de la cual era claramente visible; al ver su belleza, uno podría haberla confundido con una estatua viviente de una diosa.

— ¿Y? ¿Cómo te fue? Susurró Sword Maiden con sus labios carnosos, poniendo una mano sobre la cama e inclinándose hacia él. Llevaba una prenda cortada de tela; en su mano estaba el báculo de espadas y escamas. Ella era la santa que gobernaba la ley.                            — ¿Compartiendo una almohada conmigo… y ella?

—No estuvo mal. Él asintió con la cabeza. Ella le puso la mano en la mejilla. Sus dedos estaban fríos.

La voz de Goblin Slayer era tan apagada como siempre.

—Así que este es el milagro Resurrección… logrado al compartir la cama con una virgen.

—Vaya, ¿has oído hablar de eso?

—De segunda mano.

Sword Maiden lo miró con cara de puchero y retrocedió pareciendo decepcionada.

Resurrección: un milagro de sanación que supera a la Sanación Menor y a la Renovación. Podría dar calor a un campeón de antaño, atormentado por el frío, o podría enfriar el temperamento de un héroe furioso. Cuando el rey bárbaro fue herido gravemente, lo protegió de los espíritus de la muerte.

Y esto vino de compartir una cama con una de las doncellas inmaculadas que servían a los dioses. O así decían muchos cuentos de antaño.

Pero no eran sólo cuentos. Eran verdad. Si una doncella que servía a los dioses oraba con todo su ser, entonces los dioses oían su súplica.

Naturalmente, por supuesto, esto no significaba que se pudiera volver de entre los muertos. Simplemente, violar las leyes de la naturaleza no estaba dentro del poder humano. Si uno no estuviera entre los pocos valientes escogidos por los dioses, simplemente se convertiría en polvo o el alma de uno se desvanecería. Incluso los nigromantes con todo su conocimiento no podían traer a alguien de entre los muertos.

Resurrección, era más bien un milagro para aquellos que estaban en la frontera entre la vida y la muerte, llevándolos de regreso a este lado del velo.

Pocos aventureros tuvieron la oportunidad de beneficiarse de ello, por tres sencillas y obvias razones.

Primero, como el milagro tenía que ser realizado dentro de los confines de un templo, era casi imposible usarlo mientras se estaba en una aventura. En segundo lugar, la reputación de los aventureros por su fama de pendencieros llevó a muchas que podían realizar el milagro a evitarlos, para que no fueran tomadas por rameras. Y finalmente, se esperaba una fuerte compensación por este milagro.

Fue una verdadera intervención divina, un milagro que no era posible para una sola sacerdotisa de rango obsidiana. A la luz de todo esto, pocos aparte de Sword Maiden probablemente habían ofrecido esta súplica a los dioses.

Quizás ella se dio cuenta de la mirada de Goblin Slayer, porque se le escapó una risa suave.

—Entiendo que sacar mi compensación de tu salario sería lo normal para un aventurero.

—Tenía la impresión de que no fue una aventura típica.

—Nunca dejas de sorprenderme. ¿No eres de Plata? ¿El tercer rango?

—…

Por el momento, Goblin Slayer no tenía nada que decir en respuesta. Le habían dicho que “actuara de acuerdo a su rango” más veces de las que le importaba recordar.

Sword Maiden asintió satisfecha al verlo aturdido, y luego soltó una risita.

—Supongo que ya no podría ser considerada inmaculada nunca más…

El arzobispo con sus ojos sonrientes parecía que hablaba de otra persona.

La habitual tira de tela negra que cubría sus ojos había desaparecido, y Goblin Slayer pudo versus ojos por primera vez. Parecían algo distantes, como si no estuvieran muy concentrados. Fue la única imperfección en esta criatura impecable que sirvió a su dios tan devotamente.

Su belleza había sido desfigurada de una manera especialmente cruel.

— ¿Goblins?

—Sí. Sword Maiden asintió, sin que pareciera terriblemente molesta por la respuesta.

—Debería ser hace diez años. Yo era una aventurera, entonces, también…

Finalmente sus ojos se movieron, mirando de reojo a Goblin Slayer.

— ¿Quieres oír lo que me hicieron en su cueva cuando me atraparon?

—Ya lo sé. Dijo Goblin Slayer brevemente.

Ella dejó escapar una risita en respuesta. —Lloré tanto que me dolía. Lloré como una niña pequeña.

Puso un brazo delgado y pálido con sus cicatrices en su cadera generosa, y pasó sus delgados dedos por ella como para señalar algo.

—Pero. Dijo ella. Sus labios llenos dieron paso al susurro de una chica inocente. —Puedo ver. Sólo tenuemente, pero puedo verte allí, como una sombra.

Sacó su mano de su cadera y la movió lentamente, buscando. Los dedos de porcelana trazaron su silueta en el aire.

—Los veo por todas partes. Pero siempre siento que si miro hacia otro lado por un momento, desaparecen…

—…

—… como si las personas no fueran más que sombras.

Goblin Slayer permaneció en silencio.

Él miró a su alrededor buscando su equipo. Vio su casco y armadura, junto con su espada, su escudo y su bolsa de objetos, todos apilados al final de la cama. Estaban sucios de sangre y suciedad, como siempre, pero notó que su armadura estaba muy dañada. Lo había arreglado justo antes de venir a esta aventura, pero ahora parecía que necesitaría reemplazarlo por completo.

—Quiero reparar mi equipamiento. ¿Hay un taller o una tienda de equipos cerca?

Sword Maiden no contestó. Con sus ojos ciegos, miró fijamente a una persona que le parecía una sombra.

—Personas…mujeres… son tan débiles.

La cama blanda dio un ligero crujido. Sword Maiden se deslizó hacia abajo para acostarse al lado de Goblin Slayer. Su amplio pecho tembló.

—Cuando pienso en eso, y luego pienso en la inmensidad del mal en este mundo, empiezo a temer que seremos dominados… Él sintió la carne blanda y plena de Sword Maiden. Su calidez.

—… estoy ansiosa. Tengo miedo. Debe parecer extraño.

¿Eran rosas lo que olía? Débilmente dulce, fragante.

—Puedo ser Sword Maiden, pero cada noche tengo miedo. Estoy aterrorizada. ¡No puedo soportarlo!

Entonces, se arañó los hombros, el pecho. La tela se rasgó, dejando al descubierto su cuerpo cicatrizado. No habría sido de extrañar que un hombre en tal posición hubiera perdido toda razón.

Esta era Sword Maiden.

Publicidad Y-M3

La mujer que había luchado con los dioses demonios y salvó al mundo hace diez años.

Pensar que era tan hermosa ahora, incluso después de que los goblins le hubieran quemado los ojos, si ella hubiera mirado a un hombre con lágrimas en los ojos, ¿quién podría haberse resistido?

—Este es el mundo en el que vivimos. No importa cuánta ayuda tengas…

—…

—Supongo que no puedo esperar que nadie más lo entienda, ¿verdad?

— ¿Es así?

Tal fue la breve respuesta de Goblin Slayer, tan objetiva como siempre.

— ¿Es así? Dices. Hee hee.

La arzobispa dio una risa decepcionada, levemente incrédula.

— ¿Es algo… extraño?

— ¿No lo crees así? Soy la mujer que derrotó a los dioses demonios. Y aquí estoy yo, temerosa de algunos goblins. Con eso, ella se echó hacia atrás, enderezando su vestidura.

Tomó su bastón con la mano y se cubrió los ojos con un paño negro. Cuando se puso de pie una vez más, segura y firme, todo indicio de la seductora de antes había desaparecido.

—Tú. Sus ojos ocultos se volvieron implorando a Goblin Slayer. — ¿Me ayudarás?

No dijo nada. O mejor dicho, no pudo decir nada.

Porque cuando él abrió su boca para responder, ella desapareció a la sombra de un pilar. Oyó sus pasos arrastrándose cada vez más lejos. Un momento después se oyó el sonido de una pesada puerta abriéndose y cerrándose.

Goblin Slayer suspiró.

Delicadamente se extrajo de los delgados brazos de la sacerdotisa y se levantó de la cama. Mientras se estiraba para relajar sus rígidos músculos, los ojos de la sacerdotisa se abrieron abruptamente.

—Hrrm… Oh… ¿Eh?

Se sentó lánguidamente, frotándose los ojos. Miró a su alrededor despreocupadamente, pero cuando sus ojos se encontraron, su rostro se puso de color rojo brillante.

— ¡Oh! ¡Uh! Oh… Uhh… Como una ráfaga, ella levantó las sábanas para esconder su pecho desnudo.

Goblin Slayer tomó su propia ropa en la mano, no prestándole ni una sola mirada.

— ¿Viste algo?

Goblin Slayer Volumen 2 Capítulo 7

Publicidad M-M5

 

Publicidad M-M5

—Sí.

La cara de la sacerdotisa se arrugó lamentablemente.

Frente a una chica que parecía a punto de estallar en lágrimas, Goblin Slayer pensó durante un momento antes de abrir la boca.

—Cálmate.

Los hombros de la sacerdotisa se estremecieron.

—Tus heridas han desaparecido.

Publicidad M-M3

Ahora la sacerdotisa miraba hacia abajo, confundida.

No seguro de qué decir, Goblin Slayer se vistió en silencio.

Primero su ropa interior, luego su armadura, luego su placa. Afortunadamente, no había sido dañada.

La armadura de cuero, sin embargo, necesitaría más que sólo un poco de ayuda. No es que estuviera tan apegado a ella. Pero llevaría tiempo formar un nuevo set, y eso era un problema.

— ¿Tus…tus heridas también se sienten mejor…?

La sacerdotisa por fin parecía haberse recuperado. Ella también se levantó de la cama, todavía agarrando las sábanas contra su pecho.

—Sí. Él asintió.

De pie, de espalda a espalda con Goblin Slayer, la sacerdotisa comenzó a vestirse. Simples ropas interiores cubrieron su trasero y su pequeño pecho, y una camiseta los cubrió. Miró con pesar su cota de malla, a la que le faltaba un trozo grande en el hombro, y luego se puso sus vestiduras. Eran simples, reflejaban la devoción a la pobreza que los seguidores a la Madre Tierra llevaban voluntariamente, pero cada rasgadura en ellos había sido reparada cuidadosamente.

Tampoco llevaba ningún tipo de maquillaje. En comparación con Goblin Slayer con su equipo pesado, le llevó sólo unos momentos vestirse.

—Goblin Slayer…

— ¿Qué?

Se giró ante la voz vacilante. Mientras sus ropas hacían ruido, él se había puesto mallas y grebas. Los goblins eran pequeños, y la protección de las piernas no podía ser pasada por alto.

—No hiciste algo… imprudente… o… o algo, ¿verdad?”

Publicidad Y-M1

— ¿Qué te hace pensar que lo hice?

—Pareces… diferente de alguna manera.

En ese momento, su mano dejó de moverse, sólo por un segundo.

—……. no. Dijo con decisión, después de un momento de silencio.

Tomó su casco, que tenía unas cuantas abolladuras nuevas, y lo deslizó firmemente sobre su cabeza. Respiró y exhaló.

—Nada es diferente, en absoluto.

Podía sentir los ojos pesados de la sacerdotisa en su espalda, como si estuviese a punto de decir algo, pero Goblin Slayer se levantó.

Él tenía que conseguir nuevas armas, nuevos equipamiento, provisiones, medicinas y mucho más. Lo más importante en la matanza de goblins era la preparación.

—Um, ¿Goblin Slayer…?

— ¿Qué?

Fue justo cuando se giró lentamente hacia la fina voz.

— ¡Ahí estás!

La pesada puerta fue pateada con un portazo que hablaba a las poderosas emociones de la persona que entraba en la habitación.

— ¡He oído que ustedes dos estaban despiertos! ¿Cómo estás? ¿Estás bien?

La dueña de la refrescante y fresca voz vino entrando. Era, por supuesto, la elfa.

Con su pelo volando detrás de ella y sus largas orejas rebotando, ella era la imagen misma de la alegría. Sonriendo como una niña, ella fue seguida por el chamán enano y el sacerdote lagarto, ninguno de los cuales demostró su entusiasmo.

—Pareciera que están mejor ahora, Corta barbas y la señorita.

—Ahh, eso es lo importante. Parece que el hechizo se hizo a tiempo.

Todos sonreían, sus voces eran alegres.

Con un gruñido bajo, Goblin Slayer miró a cada uno de ellos a la cara y asintió. — ¿Todos ustedes están bien?

— ¿Nos lo estás preguntando, Orcbolg?

— ¿Y el canario?

— ¡Bien también! Orcbolg, creo que estabas en mayor peligro que cualquiera de nosotros. Dijo la elfa con los labios en la boca y saltó levemente a la cama, hundiéndose en ella. — ¡Qué cama! ¿Sabías que ella estaba como, “¿Goblin Slayer-sama?” en el momento en que ella vino? Estaba toda llorosa.

— ¡Qu… qué! ¡Prometiste que no lo dirías!

La sacerdotisa se puso de nuevo de color rojo por las burlas de la elfa, sacudiendo sus brazos vigorosamente en protesta.

La elfa apenas se dio cuenta. —Si no se lo dijera, ¿cómo lo sabría?

El sacerdote lagarto felizmente se lavó la punta de su nariz con la lengua.

—Bueno, sea como fuere, ahora no hay nada que nos impida reanudar nuestra exploración.

Entre otros problemas, allí estarían los goblins que se escaparon la última vez. Goblin Slayer asintió, y su maltratado casco crujió un poco.

—Hmmm. El sacerdote lagarto respiró y movió los ojos. —O quizás deberíamos ocuparnos primero de nuestro equipo…

— ¿Qué te pasa escamoso? ¡Primero, tendremos una comida! ¡Mi estómago se está comiendo solo!

—Ah, ¿qué estaba pensando?” El sacerdote lagarto se golpeó la frente como una burla de consternación ante las burlas del chamán enano.

La sacerdotisa se rio con risitas ante el gesto cómico, haciendo que la elfa entrecerrara sus ojos como un gato.

—Podrías tener hambre, enano, pero si no pierdes un poco de peso, creo que tu cinturón va a reventar.

—Di lo que quieras, mi amiga con pecho de yunque, ¡pero soy conocido como el más enérgico!

— ¿Cómo me llamaste? Las orejas de la elfa se aplanaron, y ambos procedieron a una de sus bulliciosas discusiones.

Goblin Slayer observó la escena familiar intensamente. Parecía un viajero que había visto un fantasma e intentaba decir si lo que veía ahora era real.

— ¿… nadie ha comido todavía?

Le había llevado un momento formular la pregunta, y no estaba dirigida a nadie en particular.

—Aún no. Respondió la sacerdotisa. —En parte porque tuve que ayudar con la resurrección.

— ¿Por qué?

—Teníamos una promesa, ¿no?

Publicidad M-AB

No parecía entender su significado.

Como si fuera lo más natural del mundo, continuó diciendo —Cuando termináramos con esto, todos comeríamos juntos.

—Hrm…

—Y tienes que cumplir tus promesas, ¿no?

Luego sonrió, como una flor floreciendo bajo el sol.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios