Goblin Slayer

Volumen 2

Capítulo 3: Encuentro Inesperado

Parte 3

 

 

Los goblins luchaban por hacer que su buque de guerra, o lo que pasaba por buque de guerra entre los goblins, fuera más rápido. Su líder, un chamán, empujó su bastón hacia delante y, con un chillido, instó a sus remeros a remar más fuerte.

Hacía bastante tiempo que los sonidos de la batalla habían dejado de resonar por las alcantarillas. Lo más probable es que sus camaradas ya estaban muertos, pero eso estaba bien. Lo que importaba era que los aventureros, sus enemigos y presas, estuvieran cansados. No podían dejar pasar esta oportunidad.




Los goblins estaban en su  límite. Estos túneles estaban agradablemente húmedos, pero esta lluvia se estaba volviendo insoportable. A los goblins no les importa la suciedad o las aguas residuales, pero eso no significa que les guste estar mojados. Querían un lugar cálido para dormir. Querían buena comida.

Y si tenían prisioneros que atormentar, mucho mejor. Hacía mucho tiempo desde que habían torturado y matado a los aventureros que habían entrado a las alcantarillas antes.

Por eso tenían que aprovechar esta oportunidad.

Tal vez habría un elfo entre estos aventureros. O un humano. Mujeres, quizás. ¡Tenía que haberlo!

Cantaron una horrible canción de goblin mientras remaban, completamente desincronizados entre sí. Como muchos de los barcos de aquellos que tenían palabras, todos los tripulantes de la nave de guerra eran soldados. Una nave podría haber sido vulnerable. Pero esta flotilla de tres barcos no perdería contra un grupo entero de aventureros novatos.




O eso creían los goblins, cualquiera que fuera la realidad. Y eso los hacía peligrosos. El pensamiento de que aún podrían ser débiles, incluso en un grupo nunca se les pasó por la cabeza. Sus rostros se retorcían de deseo, con sus bocas babeando, se dedicaban a remar más rápido.

Los ojos del chamán, muy capaces de ver en la oscuridad, fijos en un solo punto de luz, un brillo parpadeante que sólo podía ser una linterna de aventurero. Desafortunadamente, los humanos necesitaban luz, porque la oscuridad los hacía ciegos. En las profundidades de estos agujeros sin luz, los goblins eran los más fuertes.

Animados por la seguridad de la victoria, se dirigieron hacia la luz, todos sigilosamente.

Pero no vieron a ningún aventurero. De hecho, descubrieron que la luz era simplemente un reflejo en el agua.

— ¡ORAGARA!

—GORRR…

El chamán sospechaba algo; le dio a uno de sus subordinados un golpe con su bastón y un parloteo de reprensión. El goblin, que simplemente había tenido la mala suerte de estar cerca, le dio al agua un penetrante y desagradable golpe con su remo.




Entonces:

— ¡¿ORAGA?!

Al goblin le faltaba su cabeza.

Unas pálidas mandíbulas de algún monstruo salieron del agua.

— ¡GORARARARAB!!

— ¡GORRRB! GROAB!!

Los goblins armaron un griterío mientras corrían a sus puestos de batalla. En medio del pánico, algunos saltaron por la borda e intentaron escapar. Otros se pararon y pelearon.

Eso no importaba. Los goblins más cercanos al agua fueron los primeros en ser desgarrados en pedazos.

El chaman enfurecido agitó su bastón y comenzó a cantar un hechizo.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios