Goblin Slayer

Volumen 2

Capítulo 3: Encuentro Inesperado

Parte 2

 

 

Las alcantarillas de la Ciudad de Agua se habían transformado completamente en un nido de goblins. Los aventureros que entraron en el lugar, pronto se encontraron siendo atacados por los pequeños demonios.

La red sinuosa de vías fluviales, un laberinto eficaz, era el aliado de los goblins.

El grupo fue atacado repetidamente a intervalos irregulares, y la búsqueda continuó una y otra vez; nunca pudieron bajar la guardia.

—Me han dicho que esto es un negocio normal para los aventureros de una ciudad laberíntica.

Las quejas del sacerdote lagarto, que normalmente era estoico, eran evidencia de que la fatiga les había llegado.

La batalla por sí sola no les habría hecho esto, ni simplemente caminar por una cueva. Era la vigilancia constante que llevaban los nervios.

—…

Publicidad M-M2

La ansiedad también estaba clara en la cara de la sacerdotisa. Incluso sus pasos parecían algo inciertos.

—Mantén la calma.

Goblin Slayer, examinando cada centímetro de su ruta de cerca, era tan directo como siempre.

Había sacado una antorcha nueva de su mochila y la había encendido, y ahora estaba golpeando con insistencia las paredes.

Publicidad Y-M2

—Este es un muro de piedra. Es poco probable que nos embosquen a través de él.

—Por favor, no me traigas malos recuerdos. La sacerdotisa frunció el ceño y tembló. El terror de esa primera aventura aún la perseguía.

—… lo siento.

—Está bien. Fue todo lo que dijo en respuesta al callado murmullo de Goblin Slayer.

Tal vez el chamán enano sintió lo que estaba pasando entre ellos, porque se rió calladamente y dijo —Al menos con tanta basura alrededor, no tenemos que molestarnos en esconder nuestros olores.

—Por favor, no traigas malos recuerdos. Dijo la elfa con un movimiento cansado de su mano.

Publicidad M-M1

Ella levantó el brazo y olfateó su ropa.

En el pasado, en otra inmersión en ruinas subterráneas, Goblin Slayer la había forzado a mojarse con tripas de goblin, alegando que cubriría su olor. Ella había sido capaz de lavar su ropa y limpiar su cuerpo, pero nunca lo había perdonado realmente.

—Te lo advierto, Orcbolg, si alguna vez me haces hacer eso otra vez, más te vale que estes preparado.

Goblin Slayer estaba en silencio. Movió levemente la cabeza de un lado a otro.

Tal vez estaba comprobando el olor de la zona. Después de un largo momento, contestó.

—Cierto, esta vez no hay necesidad.

—Hrk.

Las orejas de la elfa retrocedieron.

Con un ojo medio abierto puesto en Goblin Slayer como un francotirador.

—Oye, me acabo de acordar.

— ¿Qué?

—Orcbolg. Nunca te disculpaste conmigo.

—Eso es porque era necesario.

Su respuesta no podría haber sido más directa. La elfa hizo un puchero con un “grrr” y se puso de mal humor.

— ¿… hmm?

De repente, sus oídos rebotaron de arriba a abajo, y miró al techo.

— ¿Sucede algo, orejas largas? Preguntó el chamán enano.

—Algo se siente extraño…oigo el sonido del agua ¿por encima de nosotros?

En ese momento, una gota cayó en el agua.

Las ondas corrían por las aguas residuales. Uno, dos, tres.

—Hrm…

El sacerdote lagarto sacó su lengua con dudas y se lamió la nariz.

“¡Ploop!” “¡Ploop!” Más gotas cayeron.

Entonces empezó a caer sin parar.

— ¿Esto es… lluvia? La sacerdotisa frunció el ceño, mirando al techo lejano. La superficie del canal fluvial estaba llena de pequeñas olas.

La elfa levantó su mano inútilmente para protegerse de las gotas.

— ¿Cómo puede estar lloviendo bajo tierra? Preguntó confundida.

—Está lloviendo probablemente arriba, y está bajando por las rejillas o el río. Dijo el chamán enano, acariciando su barba. Miró a Goblin Slayer.

— ¿Qué dices, Corta barbas?

—Si perdemos nuestra luz, será un problema. Goblin Slayer sostenía su escudo sobre la antorcha recién encendida para protegerla.

Una antorcha era inútil, ya que podría apagarse tan fácilmente. En este sentido, las linternas eran mejores. Bueno, había pros y contras para todo. Goblin Slayer chasqueó su lengua molesto.

—Nuestro equilibrio también será más traicionero.

—La lluvia enfriará nuestros cuerpos. Agregó el sacerdote lagarto con un lúgubre gesto de asentimiento y miro al grupo. —Propongo un breve descanso, ¿opiniones?

La lluvia les impedía avanzar o retroceder. No hubo objeciones.

Una vez que se habían decidido, los aventureros actuaron rápidamente. Como la lluvia acababa de empezar, las superficies seguían estando relativamente secas, pero si se demoraban, terminarían sentados en algún lugar húmedo, y sólo se enfriaban.

No habían traído un toldo con ellos, pero cualquier aventurero que valiera la pena llevaba un equipo de lluvia consigo. Una vez que todos se habían puesto sus abrigos de lana, se sentaron en círculo.

Luego, la sacerdotisa transfirió la llama de su antorcha a una linterna cubierta y la colocó en el centro de su círculo.

No les calentaba mucho, pero era mejor que nada.

—… Oye, Orcbolg. ¿Por qué no te gustan las linternas? La elfa metió su mano dentro de la linterna, y luego la cepilló como para limpiar el poco de hollín. —Puedes colgarlos de tu cinturón. No necesitas usar toda una mano para sostenerlas.

—Una antorcha puede ser un arma. Dijo Goblin Slayer. —Una linterna es inútil si se rompe.

—Huh.

La elfa parecía decepcionada por su respuesta. Ella levantó las rodillas hasta el pecho.

Goblin Slayer miró el canal, ignorando las gotas que goteaban de su casco.

La sacerdotisa lo miró con compasión.

—Probablemente deberías al menos quitarte el casco… ¿no crees?

—Nunca se sabe cuándo o dónde el enemigo atacará.

—Sabes, Corta barbas, siempre pensé que eras un poco rudo con tu equipo. Deberías repararlos.

—Sí.

El chamán enano, sentado con las piernas cruzadas, sacó un frasco de vino de su bolsa de catalizadores. Rompió el sello, y sirvió copas de vino de fuego claro, y rápidamente las entregó al resto del grupo.

El olor húmedo del aire mezclado con el aroma del vino.

—Bebe ahora. No se puede hacer nada con un cuerpo congelado.

—Pero yo…

—Lo sé. Sólo toma un trago, un sorbo. Sé que eso es todo lo que puedes manejar. No te lo reprocharé.

La elfa tomó la copa de mala gana, de hecho, temerosamente. Tomó un trago delicado, haciendo un gesto de dolor mientras le quemaba la garganta.

—Ohh…

—Sigues siendo joven cuando se trata de beber, ¿no?

— ¿Estás bien? Preguntó la sacerdotisa.

—Sí… Pero un guardabosque borracho no le hará ningún bien a nadie.

La elfa asintió con la cabeza a la sacerdotisa, que la instó a no forzarse.

Pero la misma sacerdotisa no estaba acostumbrada a despedir el vino. Ella sólo pretendió que el vino potente era medicina y tomó un sorbo tranquilo.

El poderoso sabor quemó su lengua. Sus ojos se movieron desesperadamente.

—Bueno, yo también tomaré una copa. Dijo el sacerdote lagarto.

— ¡Por supuesto! ¡Bebe!

En contraste con los demás, el sacerdote lagarto, con su cola envuelta alrededor de sus pies, tomó la desbordante copa que el chamán enano le dio y la vertió de inmediato en sus enormes mandíbulas.

—Verdaderamente un sabor incomparable. Podría beberme un barril de ella.

—Incluso con mis trucos, no puedo traer un barril. Date un chapuzón, Corta barbas.

—…

Goblin Slayer bebió el vino a través de la abertura de su visera, nunca sacando la vista del agua.

La lluvia cambió de constante a un chubasco, y el agua de desagüe se agitó, burbujeando violentamente.

Después de un rato, cada uno de ellos se quedó en silencio.

El patrón de gotas de lluvia cayendo, el vino siendo bebido, su propia respiración superficial, había sonido por todas partes, pero el lugar parecía extrañamente callado.

—Deberíamos poner algo en nuestros estómagos. Dijo Goblin Slayer en voz baja. —Un estómago parcialmente vacío evita que la sangre se acumule. Pero si está demasiado vacío y nos moveremos más lento.

—Bueno, si algo así de simple sirve vamos a hacerlo.

La sacerdotisa buscó en su bolso y sacó algo envuelto en papel aceitoso.

— ¡Oh-ho! El chamán enano estaba encantado de saber que la comida se acercaba y le dio a la elfa una sonrisa y un codazo. —Lo sabía. ¿Orejas largas, ve cómo tus habilidades faltan en ciertas áreas?”

— ¡T-t-tú…!

Pero ella no replicó.

—… tal vez aprenda a cocinar. Murmuró, por lo que la sacerdotisa se ofreció a enseñarle y sonrió.

Su comida era pan duro y una botella de vino de uva aguado.

Fue hecho para guardar mucho tiempo, pero era insípido y frío. Eran simplemente raciones de campo, destinadas a llenar sus estómagos y humedecer sus gargantas.

Los aventureros masticaban el pan sin placer, pero también sin quejarse.

—Esperaba poder hacer algo un poco menos difícil, pero… Dijo la sacerdotisa disculpándose, moviéndose mientras limpiaba una miga de pan de su mejilla y se la metía en la boca. —No creo que a nadie le apetezca comer algo demasiado elaborado aquí, de todos modos…

—Bastante cierto… La elfa se encogió de hombros e hizo un gesto de taparse la nariz.

Lleno de olas agitadas por la lluvia, el sucio cauce del río se había convertido en un río asqueroso. El sentido del olfato juega un papel importante en el gusto de algo, y aquí el aroma del vino de uva estaba abrumado por el musgo, el moho y muchos otros olores.

—Supongo que no entiendo por qué alguien querría comer bajo tierra. Dijo la elfa.

—Oh-ho. Detente ahí, muchacha.

Te arrepentirás cuando volvamos arriba, pensó el enano mientras la miraba con los ojos entrecerrados, pero la elfa no mostró señales de darse cuenta.

—Cuando hayamos soportado esta prueba, entonces consigamos algo delicioso para nuestros estómagos.

El sacerdote lagarto, que había estado bebiendo vino de uva y vino de fuego en cantidades iguales, entró en la conversación.

La sacerdotisa estuvo de acuerdo en silencio, acunando su copa llena de vino en ambas manos.

—Ahora que lo mencionas, ¿qué es bueno comer por la ciudad?

—Hmm. De hecho. Veamos… El chamán enano le acarició la barba. —Por allí…

—Pescado de río frito, hígado de ternera y vino de uva. Dijo Goblin Slayer sin apartar los ojos del agua.

Todo el mundo lo miraba.

—Y he oído que el grano por allí no está pulido, así que la masa es bastante buena.

El chamán enano, sin nada más que añadir, se encogió de hombros exageradamente. —Oíste al hombre.

—Veo que estas bien informado, Goblin Slayer.

—Uno de mis conocidos lo está.

El sacerdote lagarto se había inclinado con gran interés, pero la respuesta de Goblin Slayer fue breve.

—Cuando dije que venía aquí, me hablaron de la comida.

¿Un conocido?

La sacerdotisa repasó las posibilidades en su mente: la recepcionista, la vaquera o la bruja. Tal vez el lancero o el guerrero de la armadura pesada.

Se dio cuenta de que tenía más conocidos ahora que cuando se había unido a él unos meses antes, y se rió en voz baja.

Así, su breve respiro de la aventura pasó amistosamente.

Pero todas las aventuras están llenas de peligro; en el campo, ningún lugar es realmente seguro.

Ocurrió en el momento en que el vino se abría paso a través de sus cuerpos, calentando sus miembros.

— ¿… Hmm?

Goblin Slayer de repente oyó un sonido. Inmediatamente se puso de rodillas y miró fijamente al agua.

— ¿Pasa algo malo, Goblin Slay…?

—No. … Pero ten cuidado. Murmuró.

La sacerdotisa asintió con la cabeza ante su vaga respuesta.

Debe haber sentido algo. La sacerdotisa rápidamente comenzó a empacar su bolso, pero con un ojo a su alrededor. Aunque no hubiera nada allí, ya era hora de que siguieran adelante.

—Te ayudaré. Hechicero, tu manta.

—Justo aquí.

Publicidad M-M4

Nadie tenía que decirles qué hacer. Los aventureros veteranos se movieron rápida y eficientemente.

La elfa, encorvada como Goblin Slayer, mantuvo una mano sobre su aljaba, escuchando. Sus largas orejas rebotando hacia arriba y hacia abajo, eran las más afiladas del grupo.

—… algo se acerca.

Cada uno de ellos preparó inmediatamente sus armas. Goblin Slayer sacó la espada larga que acababa de coleccionar, el sacerdote lagarto, una espada de colmillos. La sacerdotisa agarraba con ansiedad su bastón; el chamán enano tenía su honda; y la arquera de los elfos mayores sacó una flecha de su aljaba.

— ¡Corta barbas!

—Correcto.

Goblin Slayer agarró la linterna del chamán enano con su mano izquierda, la que estaba atada a su escudo. No había tiempo para encender una antorcha. ¿Debería sostener la luz en su mano?

No. Lo colgó por la cadera en su lugar.

Todos miraron como pasaba la lluvia al otro lado del cauce, donde la baja neblina se había dispersado en una fina neblina.

Esta vez, todos ellos pudieron escuchar claramente el sonido de las salpicaduras de agua.

No fueron las olas. Algo venía a través del agua hacia ellos.

Sin dudarlo, Goblin Slayer iluminó la luz de la linterna la forma envuelta en la niebla. Podían ver un barco de agua cruda, como una balsa, hecha de madera flotante.

— ¡Goblins!

Al instante siguiente, los monstruos de la balsa, sueltan flechas con sus arcos hechos a manos. Sus tiros carecían de precisión, pero en el estrecho espacio, cayeron como la lluvia que ya los golpeaba.

— ¡Oh Madre Tierra, abundante en misericordia, por el poder de la tierra, concede seguridad a los débiles!

No sólo las flechas, sino también las gotas de agua milagrosamente dejaron de caer sobre ellos.

La barrera infranqueable dio un leve destello. En su centro estaba la sacerdotisa, agarrando su bastón con ambas manos. La oración había costado algo de su propio espíritu, pero su pedido había llegado al cielo, y la diosa misericordiosa había concedido el milagro de Protección.

—No podré aguantarlo por…

—Es suficiente.

La sacerdotisa empezaba a sudar, pero Goblin Slayer la tranquilizó brevemente. La espada larga ya estaba en su mano derecha, y su escudo a su izquierda. — ¿Cuántos? Preguntó.

— ¡No puedo contarlos! Gritó la elfa mientras ella ponía otra flecha en su arco, y la cuerda de arco sonaba mientras disparaba. — ¿Qué vas a hacer?

—Lo que siempre hago. Dijo Goblin Slayer, indiferente a la lluvia de flechas. Hizo girar la espada larga en su mano para tener un agarre al revés. —Matar a todos los goblins.

Sostenía la espada por encima de su cabeza y luego, casi demasiado rápido para poder verla, la lanzó.

Como no había intención de hacer daño a la sacerdotisa, la hoja podía pasar a través de la barrera de Protección, según las reglas.

La espada cortó las flechas que se aproximaban y perforó la cabeza del goblin que parecía ser el jefe. Ni siquiera tuvo tiempo de gritar cuando se desplomó en las aguas residuales, y el bastón que había estado sosteniendo golpeó el agua haciendo una impresionante salpicadura.

— ¡¡GROOARRB!!

— ¡¿GAROOROROROR?!

Los goblins empezaron a aullar ante la pérdida de su chamán, y por un momento, su ataque vaciló.

—Ese es uno. ¿Cuántos hechizos te quedan?

—Muchos. Los he estado guardando. Respondió el chamán enano mientras ponía una piedra preciosa en su honda y la soltaba.

—…túnel, entonces. Haznos un agujero.

Sus ojos se abrieron de par en par ante la directa instrucción.

—No seas tonto ahora. ¡¿Quieres destruir esa ciudad de ahí arriba?!

—No arriba. Abajo.

Goblin Slayer metió la mano en su bolsa.

—Cava bajo el cauce del agua y drénalo. Dijo, como si fuera la cosa más obvia del mundo.

— ¡Pero una ciudad es como una máquina finamente forjada! Gritó el chamán enano. — ¡Si fallo hasta en una cosa, las alcantarillas podrían desbordarse!

—No es fuego. No es agua. No es gas venenoso.

Su razonamiento hubiera sido cómico en cualquier otro momento, pero ahora la elfa le gritó.        — ¡Otra cosa!

—… hrm.

Goblin Slayer se quedó callado, y luego empezó a buscar en su bolso.

Los goblins, por supuesto, no estaban inactivos esperando. Disparaban flechas tan rápido como podían, su balsa se acercaba cada vez más a la costa.

La sacerdotisa, con las manos en el báculo, gritó.

— ¡No puedo aguantar más tiempo!

—No tienes otro de esos pergaminos Portal, ¿verdad? Dijo el chamán enano.

—Si lo tuviera, lo habría traído.

La táctica que había usado contra el ogro seguía fresca en sus mentes, pero un pergamino Portal era un objeto muy valioso y no era fácil de conseguir. Parte de lo que hizo único a Goblin Slayer fue su disposición a usar algo tan valioso sin dudarlo en ese momento. Después de todo, presumiblemente había pretendido usarlo contra los goblins en algún momento.

Mientras hablaba, Goblin Slayer sacó algo de su bolso.

— ¿Tienes una estrategia? Preguntó el sacerdote lagarto.

—Atacaremos en el momento en que la protección desaparezca. Contestó Goblin Slayer.

—Por supuesto.

— ¿Los goblins o balsa? ¿Cuál es mejor?

—La balsa, supongo.

—Muy bien.

Con ese breve intercambio, Goblin Slayer miró a la sacerdotisa.

La chica se aferraba a su bastón con todas sus fuerzas; apenas podía darse el esfuerzo de mirar hacia él.

Goblin Slayer levanto su vista durante un momento. ¿Qué decirle?

—… vuelve a lanzar Protección. Solidifica nuestra defensa.

— ¡Sí!

La sacerdotisa asintió firmemente. Goblin Slayer dejó respirar. Su mano derecha vacía la abría y cerraba.

Necesitaba un arma. Tal vez al menos podría encontrar un cuchillo en alguna parte.

—Espera un momento, Goblin Slayer.

El sacerdote lagarto sacó un colmillo de bestia de su bolso y lo agarró con un extraño gesto.

—Oh, alas de hoz del Velociraptor, romper y rasgar, volar y cazar…

Una oración a sus venerables antepasados. Una petición a sus antepasados.

Sus dos manos escamosas corrieron a través del colmillo, impregnándolo con el poder del temible naga. Mientras hablaba, crecía y se agudizaba hasta convertirse en una garra-espada.

—Creo que éste es el largo de la hoja que prefieres. Pero… intenta no tirarlo. Si puedes.

—Lo intentaré.

Goblin Slayer tomó la espada su mano hábil. Nada mal.

— ¡Sólo… un poco más…!

La barrera invisible comenzaba a quebrarse bajo el incesante fuego de la flecha.

Publicidad Y-M3

La fisura se convirtió en una grieta, y entonces el escudo se rompió en polvo.

—Cierren los ojos y las bocas, y no respiren. ¡Ahí va!

En el siguiente instante, Goblin Slayer lanzó el huevo en su mano izquierda directamente a la balsa.

— ¡¿GARARAOB?!

— ¡¿GRORRR?!

Gritos.

Pimienta molida y trozos de serpiente mezclados con cáscara de huevo en el aire. Los ojos de los goblins se quedaron ciegos. Se asfixiaron con la mezcla y se agitaron con el dolor.

Cortando a través de la neblina roja, Goblin Slayer y el sacerdote lagarto saltaron a bordo de la nave. La balsa se balanceó con su peso, enviando uno o dos goblins al agua sucia.

Un fuerte chapoteo y un rocío. Las gotas llovieron.

—Hrm.

Goblin Slayer gruñó mientras se lanzaba hacia las criaturas que luchaban por mantener su posición sobre la agitada balsa. Cuando lo hizo, un goblin aprovechó el momento para agarrarlo por detrás. Con su escudo, le dio un golpe contundente.

Clang. — ¡GAROU!

—… así que tienes armadura, ¿verdad? Goblin Slayer escupió molesto. Sin ralentizar, se giró, pateando al goblin aullador desde la balsa.

— ¡¿GROOROB?!

La criatura luchó poderosamente por salir de las aguas residuales, pero su armadura era demasiado pesada.

Finalmente, la horrible cara se hundió bajo la superficie. Aparecieron algunas burbujas, y entonces el goblin, como una pieza de un tablero de juego, desapareció.

—Hmm.

En un solo movimiento, Goblin Slayer golpeó a un monstruo cercano con la parte plana de su espada. El goblin y las sucias lágrimas que había estado llorando se volvieron impotentes al ser lanzado por la borda.

— ¡¿GAROOARA?!

—Es más fácil empujarlos.

— ¡Oh, temible naga! ¡Ve las acciones de su hijo en batalla!

La única respuesta del sacerdote lagarto  a Goblin Slayer fue gritar esta oración y saltar a los goblins.

Cuando los goblins comenzaron a recobrar la vista, tiraron sus arcos a un lado y frenéticamente desenvainaron sus espadas.

Pero eran demasiado lentos.

Cayeron a garras, colmillos y cola, a espada y escudo, puño y pie. Con movimientos ágiles y tácticas estudiadas durante mucho tiempo, los dos guerreros se abrieron camino de un extremo a otro de la balsa.

Los duendes eran débiles, después de todo.

En una batalla cuerpo a cuerpo con aventureros experimentados, el goblin promedio no tenía ni un ápice de oportunidad. Un par de criaturas saltaron al desagüe en su pánico. Habiendo olvidado que no sabían nadar, se ahogaron rápidamente.

—Dieciséis.

Aun así, los duendes no habían perdido su ventaja principal.

—Pero puede que estemos en apuros. Son muchos.

Lo que era decir, números.

Donde uno fue asesinado, dos más aparecieron; donde dos se ahogaron, cuatro salieron adelante. Cuatro se convirtieron en ocho. Ocho se convirtieron en dieciséis. Dieciséis se convirtieron en treinta y dos.

¿Cuántos duendes cabrían en la pequeña balsa?

— ¡GOOORRB!

— ¡GROB! ¡¡GOOBR!!

Los dos aventureros chocaron a la masa de goblins, y mataron uno tras otro. Pero no había fin para ellos.

Aunque los aventureros eran más de dos.

— ¡¿GRRB?!

Una flecha con punta de brote voló por el aire.

Enfocado completamente en la amenaza que tenía delante de él, el goblin no la vio hasta que el hueco fue enterrado en su ojo y cayó al suelo.

— ¡Un elfo ni siquiera necesita tener sus ojos abiertos para disparar!

Era, por supuesto, la elfa mayor arquera, de pie en la orilla.

Sus orejas se pararon, y disparó flechas más rápido de lo que el ojo podía ver. Rápido, tan rápido que todo lo demás parecía palidecer.

Entre los que tenían palabras, no había nadie que pudiera disparar mejor que un elfo. Incluso en el furor de la batalla, sus flechas sólo alcanzaron a sus objetivos. En un respiro, ella había vaciado su aljaba, pero eso no significaba que no tenía flechas.

Con un desagradable chasquido, la elfa recogió algunas flechas de los goblins de antes.

—Estas cosas son tan rudimentarias.

Pero rudimentario o no, aunque las puntas de las flechas fueran de piedra, la elfa no fallaría.

Un goblin, impaciente, recogió un arco de nuevo. Se agachó, usando a sus amigos como escudo, jugando sucio, como solían hacer los goblins, y se preparó para disparar desde las sombras.

En realidad, para ser un goblin, su puntería fue bastante cuidadosa.

—ORGGGG…

Su objetivo era esa pequeña elfa impertinente.

La áspera cuerda del arco hizo un chirrido mientras él la hacía retroceder.

Un elfo y una mujer, todo en uno. Sería divertido llevarla con vida…, pero matarla también sería agradable.

Le dispararía en el ojo. ¿O quizás la oreja? Con una sonrisa espantosa, soltó la flecha…

— ¡Oh Madre Tierra, abundante en misericordia, por el poder de la tierra concede seguridad a los débiles!

Nunca se acercó a la elfa, sólo rebotó con un estruendo.

La Madre Tierra misericordiosa difícilmente podía rechazar la súplica de su discípulo, ¿verdad?

En el momento siguiente, el aspirante a arquero goblin cayó presa de una de las flechas de la elfa y se encontró con su fin.

—Gracias.

—En absoluto. Tengo que hacer méritos, también…

La elfa le guiñó un ojo a la chica de al lado. La sacerdotisa sonrió con fuerza y rezó su oración.

—Puedo mantenerlos fuera de nuestra línea trasera. Dijo la sacerdotisa. —Cuento contigo para manejar la ofensiva.

— ¡Suena como un plan! ¡Y tengo justo lo que necesitamos aquí!

Fue el chamán enano el que le contestó, escarbando en la bolsa de catalizadores que había conservado tan cuidadosamente hasta ese momento.

Tenía un puñado de arcilla en cada mano.

Los bordes de los labios de la elfa se mostraron con una sonrisa, pero estando siempre pendiente de la balsa de los goblins.

— ¡Ya lo sabemos, sólo sigue adelante! ¡Los enanos tardan mucho en hacer cualquier cosa!

—Cada uno es diferente. Tú tienes tu estilo de lucha, y yo tengo el mío.

El chamán enano amasar cada puñado de arcilla formando bolas.

Respiró sobre ellos, murmurando algo, y luego dio un gran grito:

— ¡Corta barbas, Escamoso! ¡Retrocedan!

Al mismo tiempo, lanzó las bolas de tierra al aire. Sus labios rebosaban de palabras con poder.

— ¡Salgan, gnomos, es hora de trabajar, ahora no se atrevan a desafiar su deber, un poco de polvo puede que no les dé asco, pero mil son una roca preciosa!

Mientras miraban, las pequeñas bolas se transformaron en enormes rocas y se estrellaron contra la balsa.

Estallido de Piedras realzado con una afluencia de poder espiritual para ser aún más impresionante de lo habitual.

— ¡Goblin Slayer!

—Sí.

Los dos aventureros en la balsa intercambiaron una rápida mirada, y luego empujaron a través de los goblins que huían, dando un gran salto a la orilla.

Detrás de ellos, se oyó un rugido, y las aguas residuales se elevaron como un géiser. Gotas de la materia sucia llovieron sobre Goblin Slayer y el sacerdote lagarto mientras rodaban sobre tierra firme.

La balsa se hundió hasta el fondo de la alcantarilla, con goblins y todo. Unos pocos monstruos habían sobrevivido a duras penas, pero su armadura los arrastró hacia abajo y desaparecieron.

Nadie habló mientras veía pasar todo esto.

Publicidad G-M1




La lluvia nunca había disminuido; se sentía frío cuando se quedaban inmóviles, pero aún estaban llenos del calor del combate. Su aliento nubloso; el hedor de la sangre y las aguas negras se elevaron a su alrededor.

Preguntó la elfa con voz tensa:

—Entonces, ¿qué hacemos ahora?

—… dame un respiro. Dijo pesadamente el chamán enano. Sacó su jarra de vino y desató el tapón. —Ese pequeño truco me debilito.

Junto a él, la sacerdotisa se puso débilmente de rodillas.

—Descansemos un momento. Yo también lo necesito.

—No. Goblin Slayer agitó la cabeza.

A pesar de haber pasado por una batalla campal, no parecía estar respirando fuerte; miraba fijamente al agua.

—Tenemos que movernos inmediatamente.

— ¿Hwa?

La sacerdotisa lo miró con desinterés.

Él miraba su alrededor atento, todavía con las armas en ambas manos.

—Estoy de acuerdo. Asintió el sacerdote lagarto, haciendo un extraño gesto con las manos juntas. —Esa batalla no fue una batalla silenciosa. Incluso con la lluvia para amortiguar el ruido…

—Algo más puede que nos haya notado.

Justo cuando él dijo esto…

Hubo otra salpicadura.

La elfa miró el agua con una expresión sombría.

—Escapamos de los goblins sólo para ser atrapados por los lobos, ¿verdad? Se estremeció mientras invocaba el viejo proverbio.

La superficie de las aguas residuales tembló; las olas crecieron y comenzaron a ondear más cerca.

Al instante siguiente, enormes mandíbulas salieron del agua turbia.

— ¡AAAAAAAAARRRIGGGGGGG!!!!!

Inmediatamente después, los aventureros decidieron hacer una retirada estratégica.

Ellos corrieron por sus vidas a través de la lluvia, esparciendo gotas donde sea. Ellos corrían sin vacilar, a pesar de la oscuridad de las alcantarillas. Esto sólo era posible porque estaban siendo guiados por la elfa y el sacerdote lagarto, cuya agilidad les ayudaba a moverse a través de la oscuridad y evitar los pequeños obstáculos. La sacerdotisa y el chamán enano solamente les seguían atentamente.

La delgada sacerdotisa y el gordo enano no eran corredores naturales. Goblin Slayer, con la linterna aún en su correa, los protegía mientras ellos corrían tan rápido como sus pies podían llevarlos.

Detrás de ellos, la superficie del agua volvió a ser golpeada.

Él miró hacia atrás. Masivas mandíbulas blancas llenaron su visión: largas y estrechas, vastas y repletas de dientes afilados. La boca que sobresalía de la oscuridad era más que suficiente para partir a una persona por la mitad.

Las mandíbulas se cerraron alrededor del aire vacío y se hundieron de nuevo en el agua, pero poco a poco fueron ganando terreno.

—He determinado una cosa de mis observaciones. Dijo Goblin Slayer, también agitado. —Eso no es un goblin.

— ¡Podría habértelo dicho! Gritó la elfa, que no miraba hacia atrás para ver a la bestia por sí misma.

Hay monstruos llamados caimanes, también conocidos como dragones de pantano.

La parte dragón es sólo un nombre; los dragones de pantano están más estrechamente relacionados con los lagartos. No son criaturas legendarias.

Publicidad M-M2

Sin embargo, son espantosos: sus cuerpos y mandíbulas son largas y lisas, forzándolos a arrastrarse. Aun así, un caimán cortando el agua con su larga cola no es materia de risa.

En este lugar, el caimán blanco que se dirigía hacia ellos era más temible que cualquier bestia mítica.

— ¡Eh, Escamoso! ¿No es tu primo? ¡Haz algo con él!

El chamán enano estaba moviendo sus piernas rechonchas lo más duro que podía. Escupió saliva de su boca mientras gritaba.

—Desafortunadamente, cuando entré al clero tuve que abandonar todos los lazos con mi familia.

— ¿Qué, nunca vas a casa?

—Está bastante lejos.

Con un respiro áspero, el sacerdote lagarto golpeó los pies del chamán enano con un barrido de su cola.

— ¿Whoooa? El chamán enano exclamó mientras sus piernas dejaban del suelo y flotaban por el aire.

En el momento en que esperaba volver al suelo, encontró un gran brazo escamoso envuelto a su alrededor, sujetándolo. El sacerdote lagarto no tardó ni un instante en agarrar al chamán enano y siguió corriendo.

Esos ojos únicos del hombre lagarto corrían por ahí.

—Y para ser claro, hechicero, ¡ese wyrm no es mi pariente!

— ¡Oh ho! ¡Me gusta esto! Despacio y con calma.

Aparentemente nada perturbado por el comentario de su amigo, el chamán enano subió hasta el hombro del sacerdote lagarto, riéndose todo el tiempo.

— ¿De d…dónde crees que v…vino? Preguntó la sacerdotisa, jadeando.

Rezar a los dioses supone un esfuerzo terrible para el alma y el espíritu. No es más fácil que el combate físico. Por lo tanto, estaba casi sin aliento, con pies temblorosos; sentía que podía caer en cualquier momento.

Goblin Slayer le dio un chasquido de lengua y la levantó por su estrecha cintura.

— ¡¿Q… qué?!

—Vuelve a tener la respiración bajo control.

La sacerdotisa gritó, sorprendida, pero tras la corta respuesta de Goblin Slayer, se encontró atrapada bajo su brazo.

Goblin Slayer Volumen 2 Capítulo 3 Parte 2

 

Ella pateó y se retorció de vergüenza, tanto por su proximidad física como por ser una carga literal para él.

— ¡E…estoy bien! No tienes que cargarme.

Publicidad M-M3

—Deja de luchar. Te dejaré caer.

—Ohh…

—Te queda un milagro más, ¿correcto?

Sería un problema si ella colapsara aquí y ahora, sus palabras le informaron.

—Puede que necesite que uses otro hechizo.

Después de un momento, las mejillas de la sacerdotisa se sonrojaron, y ella contestó en voz baja —Bien

—Creo que sería aconsejable que saliéramos de la vía fluvial. Dijo el sacerdote lagarto. Sosteniendo al chamán enano sobre su hombro con una mano, metió la mano fácilmente en su bolsa con la otra y sacó el mapa.

Siguió corriendo, mientras leía el mapa y las gotas empezaban a mojarlo.

La humedad y la lluvia, incluso el aire pegajoso, eran amigos del sacerdote lagarto, que había crecido en lo profundo de la selva.

— ¡Démosle al enano! Podemos escapar mientras ese monstruo está cenando.

Dijo la elfa con aparente sinceridad, saltando a través de la lluvia como un ciervo.

— ¡Estoy seguro de que se intoxicará!

— ¡Como si los elfos fueran tan nutritivos!

La sacerdotisa interrumpió a la elfa y al chamán enano, señalando hacia adelante con su bastón.

— ¡A…algo viene de delante de nosotros, también!

Las orejas de la elfa se movían hacia arriba y hacia abajo, escuchando atentamente.

Splash. Algo estaba golpeando el agua. Tres objetos, de hecho ¿remos? Conocía el sonido.

— ¿Más goblins? Dijo cansada. Parecía estar sintiendo su próxima batalla.

Otra balsa llena de goblins se acercaba por el oscuro canal.

— ¿Qué hacemos? La sacerdotisa miró a Goblin Slayer con ojos asustados.

—…..

No dijo nada en respuesta, sino que apagó la luz de su linterna.

—Sacerdote. Dijo. — ¿El camino se ramifica en algún lugar adelante?

—Asumo que sí. Estas alcantarillas son bastante laberínticas. Respondió el sacerdote lagarto, trazando con una garra a lo largo del mapa.

—Espera, no sé lo que estás pensando, pero el gas venenoso y el fuego no…

Publicidad Y-AB

—No está permitido. Lo sé. Le dijo Goblin Slayer a la elfa, y dio un suspiro corto.

—Seguiremos tu plan.

— ¿…..?

La elfa y el chamán enano intercambiaron miradas perplejos.

4.9 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios