Goblin Slayer

Volumen 2

Interludio 1: De los Dioses que se Divertían

 

 

En algún otro lugar, inmensamente lejano, pero increíblemente cercano.

 ¡Hecho! Diciendo eso, la diosa [Ilusión], limpió el sudor de su frente.




Desenrolló una gran hoja de papel en la que había una enorme mazmorra.

[Ilusión] giró alrededor de su mapa con un exceso de felicidad, y luego se detuvo repentinamente.

¡Maldita sea! Eso es correcto. ¡Una mazmorra no está completa sin monstruos!

De eso se supone que se trata la aventura, después de todo. ¡Mazmorras! ¡Dragones! ¡Túneles! ¡Trolls! Unas cuantas trampas no harían daño. ¿Qué hacer, qué hacer?

Ilusión dejó caer algunos goblins, sólo para empezar. Tenías que tener goblins.




Pero no podía imaginar el siguiente paso. ¿Qué hacer?

Los aventureros fuertes necesitan enemigos fuertes, y los débiles necesitan enemigos débiles. De lo contrario, los aventureros no harían trabajos, y entonces nadie se divertiría.

Y luego vino un dios que dijo —Déjame mostrarte un truco.

Era Verdad. — ¿En serio? [Ilusión] lo miró con dudas.

Después de todo, [Verdad] tenía fama de hacer cosas muy desagradables.

Susurraba al oído de un dador de misiones alguna cosa malvada, por ejemplo, traicionando repetidamente a los aventureros y silenciándolos para siempre. Si un equipo buscaba trampas con un palo de tres metros, colocaba una trampa a once pies* de distancia. (Aproximadamente 3.3 metros)

—Sólo observa. Dijo [Verdad] a la dudosa [Ilusión] y sacó un libro de la nada. Abriendo la tapa con funda de perro y volteando a través de las páginas, exclamó — ¡Salgan, monstruos asquerosos! ¡Salgan, trampas!

[Verdad] tocó dibujos que podrían haber estado vivos, y aparecieron en su palma de la mano.

Entonces, antes de que [Ilusión] pudiera decir una palabra, dejó caer los monstruos y trampas en su laberinto.

[Verdad] se reía ante desamparo de [Ilusión] — ¡Oh!

— ¡Ahora sólo entrega un pequeño oráculo a una secta hereje y será perfecto!




—Me pregunto… Murmuró [Ilusión], pero era demasiado tarde.

Los dados ya estaban rodando.

—…. Oh.

— ¿En serio?

Entonces, él y ella aparecieron.

4.9 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios