Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 11: Un Grupo de Aventureros

Parte 1

 

 

“¿Debería huir? ¿Qué?” La chica estaba de pie en la cocina preparando el desayuno, se sorprendió por aquellas palabras. “¿Por qué?”

Encontré huellas. Ella comprendió lo que eso significaba. Alguien que no sabía nada podría asumir que eran huellas de los niños o alguna broma pesada.

Publicidad Y-AR

Eran huellas pequeñas, hechas por pies descalzos que habían sido cubiertas de barro y excremento. Los pies de alguien que no pensaba pisar la hierba.

Ella supo. Confiaba en él para saber lo que eran. Ambos sabían que había llegado el momento, por mucho que ellos hubieran deseado que no fuera así.

“Goblins.” Él, Goblin Slayer siempre estaba hablando de goblins. Se paró junto a la mesa del desayuno con su armadura y su casco. Era extraño, sí, pero era lo mismo que hacía todos los días.

Lo que no hacía todos los días era abandonar su inspección de la granja para venir y decirle que huyera.

Dejó de cocinar y miró sus manos. ¿Qué debería decir? Ella buscó las palabras correctas.

Publicidad G-M1




“Pero… puedes detenerlos, ¿no?” Ella quería que dijera algo normal en respuesta.

“Sí”, o “Yo puedo”, o “Esa es mi intención.” Ella necesitaba oír ese tono tranquilo.

“No” dijo, “no puedo.” Su voz parecía tan pequeña. Las palabras sonaban como si él no quisiera decirlas.

“¿Qué?” Una expresión de confusión y sorpresa escapó de sus labios. Se giró de repente y lo vio moverse ligeramente, como si estuviera temblando.

“En una cueva, podría luchar contra cien goblins y ganar. De algún modo.”

¿Tenía miedo? ¿Él?

Los ojos de la granjera se abrieron de sorpresa.

Su granja estaba rodeada por una cerca, por un muro de piedra, las barreras que él había reforzado.

También había unas cuantas trampas para atrapar animales o intrusos.

Estaba lejos de ser perfecto. Pero sabía que él había hecho todo lo posible para protegerlos.

Cuando lo observó, él miró hacia abajo una vez, como si vacilara, pero un momento después, él la miró a los ojos. O al menos, estaba tratando de hacerlo.

“Nuestro enemigo es un Lord”, dijo en breve.

Había diez conjuntos diferentes de huellas. Una horda que podía atacar un asentamiento bien defendido pero decidía enviar diez goblins para explorar el lugar, debe tener un líder. Un hobgoblin o un chamán quizás, pero no. En esta escala, tenía que ser…

Un Lord Goblin.

Alguien que no sabía nada podría burlarse de la idea. Pero sí lo sabía. Sabía exactamente lo que significaba.

Lo más probable es que la horda fuera de más de cien goblins fuertes. Si los exploradores hubieran pasado, el ataque vendría hoy o a más tardar, mañana.

No había tiempo para pedir ayuda a los gobernantes o al estado.

Incluso si hubiera tiempo, los nobles nunca se molestarán por simples goblins.

Goblin Slayer sabía todo esto. La granjera también lo sabía.

Porque había sido igual hace diez años.

“¿Una horda de goblins…?” ¿Un centenar o más criaturas malvadas?

Publicidad Y-M3

“No soy un rango Platino… No soy un héroe.”

No tenían los números.

No tenían la fuerza.

Eso significaba…

“No puedo.”

“Deberías correr”. Ahora, mientras aún hay tiempo.

La granjera se movió para pararse frente a él. Miró fijamente el casco. Cuando estaba segura de  que no tenía nada más que decir, murmuró: “De acuerdo.”

“¿Estás decidida?”

“Sí.” Ella respiró profundamente y lo dejó escapar. Había tres cosas en su corazón, tres cosas que necesitaba coraje para decir.

“…Lo siento.”

Publicidad Y-M1

Ahora que ella había dicho la primera de ellas, el resto sería más fácil.

“No me iré.” Ella forzó sus rígidas mejillas a trabajar en una sonrisa. Ella no le dejaría preguntar por qué.

Él sabía por qué.

Publicidad M-M2

“Vas a quedarte, ¿verdad?”

Él no dijo nada.

Publicidad M-M3

“¿Ves? Lo sabía. Te callas cuando te acorralan. Siempre lo has hecho.

“No sólo te matarán.”

“Sí. Lo sé” dijo, afectando la calma.

Su voz sonaba fría. Estaba tratando de permanecer en calma incluso más que ella. “Yo estaba observando.”

Publicidad M-M4

“… Lo sé.” Ella sabía exactamente lo que quería decir. Por qué luchó, por qué seguía luchando. Ella lo sabía todo.

“La horda puede ser expulsada algún día” dijo, como hablando con un niño. “Pero no creo que te salves. Incluso si vives tanto tiempo, tu espíritu se romperá.”

La intención de sus palabras su intento de asustarla con la implicación de que él tampoco podría salvarla era tan descarada que casi se echó a reír.

No, por supuesto que no estaba equivocado y sin embargo…

“Así que corre.”

“Ya dije que no.” A pesar de las circunstancias, descubrió que estaba feliz de saber que él estaba preocupado por ella.

Y ella estaba preocupada por él. Tenía que hacerle entender eso. “No quiero que vuelva a suceder.”

Las palabras salieron por su propia cuenta. “No habrá un lugar para que vuelvas a casa…”

Y en su corazón añadió, o a mí.

 

Goblin Slayer Volumen 1 Capítulo 11 Parte 1

 

No había otro lugar al que pudiera llamar hogar. Habían pasado diez años, y ni siquiera estaba segura de poder llamar a este lugar ‘casa.’

La miró fijamente, sin decir nada. Desde algún lugar en las profundidades de la oscuridad de su casco, él la estaba observando. Bajo su mirada, sintió una súbita vergüenza en ella. Desvió la mirada y se puso roja; Ella miró al suelo. Incluso mientras se reprendía por ser tan tonta, las palabras continuaban, buscando algún tipo de excusa.

“Yo… quiero decir, piénsalo. Incluso si escapamos, los animales… las vacas, las ovejas. Perderemos todo.”

Estaba en silencio.

“Después de eso, quiero decir…”

Silencio.

“Ya veo.” Dos palabras susurradas. “Sí” murmuró ella de nuevo.

“Lo siento mucho. Sé que estoy siendo egoísta.”

“… No hagas esa cara. Relájate.”

Ella sonrió. Era una sonrisa débil, con lágrimas en las comisuras de los ojos. Debe de haber sido difícil para ella decir algo así.

“Haré lo que pueda”, dijo. Y entonces, Goblin Slayer se apartó de ella.

Publicidad M-M3

Cerró la puerta, caminó por el pasillo hacia afuera. Bajó los ojos por la granja, grabándola en su memoria, y luego se dirigió a la ciudad.

Esto fue una tontería.

Publicidad M-M5

Podría haber escapado a la ciudad.

O podría haberla derribado, amarrado y llevado a algún lugar seguro.

¿Por qué no lo había hecho? ¿Por qué no se había marchado? Sólo había una razón.

No había querido hacerlo.

No quería hacerla llorar de nuevo. “Se supone que debo proteger a las chicas…”

“¡Tú…!”

Goblin Slayer había estado hablando solo, y sin embargo había una respuesta. De pie junto a él, con los brazos cruzados estaba el dueño de la granja. Había estado escuchando… o tal vez simplemente lo había oído.

“Deberías al menos decir adiós cuando te vayas” susurró, mirando a Goblin Slayer, que de hecho estaba completamente de acuerdo con él.

“Lo siento. Yo…”

El dueño interrumpió bruscamente a Goblin Slayer mientras se disculpaba.

“Es una buena chica.”

Él habló con sus mandíbulas apretadas. “Ha crecido muy bien.”

“…Sí.”

Publicidad Y-AB

“Así que no la hagas llorar.”

Goblin Slayer estaba en silencio, sin saber cómo responder. Si hubiera sido sólo cuestión de decir algo, cualquier cosa, él podría haberse obligado a mover sus labios y hablar.

Pero después de una larga reflexión, decidió decir sólo la verdad.

“Lo intentaré.”

A veces odiaba no poder mentir. Con esas palabras pesando sobre él, comenzó a caminar.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios