Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 5: Visitantes Inesperados

Parte 4

 

 

Inhala, exhala. Hizo una pausa por un segundo. Luego, Goblin Slayer bajó rápidamente por las escaleras directamente hasta la recepción. La palabra que pronunció fue la misma que siempre estaba en sus labios:

“Goblins.”

Publicidad M-AR

“¡Así que ellos vinieron a ofrecerte una misión!” La recepcionista levantó la vista
brillantemente de su trabajo.

El hombre de la lanza chasqueó su lengua. Había estado tratando de hablar con la
recepcionista.

“¿Qué tipo de misión es? Haré el registro.”

“Ese lagarto te dará los detalles. Estoy de salida. Pero necesito dinero. Dame la recompensa de la última misión.

“Hmm… Pero aún no has hecho tu reporte… Bueno, supongo que por ti podemos hacer una excepción, Señor Goblin Slayer.” Ella añadió: “Que quede entre tú y yo.” Firmó un pedazo de papel y sacó una bolsa de cuero de una caja fuerte. Una recompensa que podría no ser suficiente para recompensar a un equipo de rango porcelana, pero podría ser una suma bastante considerable si tomara todo el pago para sí mismo. Goblin Slayer podía enfocarse únicamente en la búsqueda de goblins precisamente porque trabajaba solo.

Publicidad Y-M1

Cogió la pila de monedas sucias, cuidadosamente recogida por los habitantes de una aldea empobrecida, y metió la mitad en su monedero.

“Dale el resto a ella”.

“Por supuesto. E-espera, ¿estás solo? ¿No irás con…?”

“Voy a dejarla descansar.”

Eso fue todo lo que le dijo a la recepcionista del gremio antes de marcharse.

El hombre de la lanza le lanzó a Goblin Slayer una mirada desagradable mientras pasaba.

“¿Quién se creé que es?”

Pero Goblin Slayer no escuchó aquel susurro de desprecio. No importaba. Tenía mucho que pensar.

Mientras caminaba, calculaba mentalmente los suministros restantes. Tendría que comprar cuerda, cuñas, aceite, antídotos, pociones y una serie de otros ítems consumibles (Entiéndase ítems de un solo uso). Una vez que saliera del Salón del Gremio, tendría que ir a algún lugar para abastecerse de provisiones. Necesitaba comida y equipo de camping. Mientras estuviera solo, las comodidades mínimas serían suficientes. Suponiendo que el pergamino fuera corre—.

“¡Señor Goblin Slayer!”

Cuando estaba a punto de salir por la puerta, oyó unos ligeros pasos que se apresuraban tras él. Él resopló.

“Um, eso… se trata de una misión, ¿no?”

Era la sacerdotisa.

No estaba muy lejos de su silla, pero la carrera parecía haberla cansado. Ella respiraba con dificultad y su rostro estaba rojo.

Publicidad Y-M2

“Sí” dijo. “Cacería de Goblins.”

Publicidad M-M2

“Eso es… lo que pensé.” La sacerdotisa dio una sonrisa resignada. Apenas podía seguir con su ir y venir impredecible. Sin embargo, ella levantó su báculo con entusiasmo. “Entonces déjame—.”

“No.” Dijo Goblin Slayer de manera cortante. “Iré solo.”

“¿Qué?” La sacerdotisa levantó su voz ante las palabras tranquilas de Goblin Slayer.

Todos los ojos en el vestíbulo se giraron hacia ellos ante el grito. Algunos murmuraron, “Oh, es Goblin Slayer”, y miraron hacia otro lado.

Pero la sacerdotisa lo miró directamente. No iría solo. A ella no le importaba si él siempre regresaba. No lo dejaría ir solo.

“Al menos… al menos podrías habérmelo dicho antes de decidir…”

Goblin Slayer ladeó su cabeza en una expresión de completo desconcierto.

“¿No es lo que estoy haciendo?”

La sacerdotisa parpadeó.

“Yo… este… supongo que estamos hablando, sí…”

“Sí, creo que lo hacemos.”

“Ahh~” ¿Quién podría culparla por el suspiro que se le escapó en ese momento?

Pero no significa nada si no tengo ninguna opción en el asunto, de todas formas.

“¿No es así?”

Él estaba realmente desesperado.

“Voy contigo” declaró con valentía y sin duda.

Del otro lado de su visor, Goblin Slayer la observaba. Su casco sucio y maltratado se reflejaba en su mirada.

“No puedo dejarte solo”, dijo.

Sus ojos se encontraron. Ambos permanecieron en silencio durante un largo rato.

“…Haz lo que quieras.” Finalmente, Goblin Slayer lanzó un suspiro. Sonaba un poco molesto.

Pero la sacerdotisa sostenía su báculo con ambas manos. Su sonrisa era como el sol radiante.

“Muchas gracias, lo haré.”

“Entonces, recoge tu recompensa primero.”

“¡De acuerdo! Espera un momento… ¿Qué hay de nuestro informe?”

“Lo haremos más tarde.”

“¡De acuerdo!”

Goblin Slayer estaba junto a la puerta y esperó mientras la sacerdotisa se alejaba. Desde el rellano, personas poco comunes la miraban. La elfa, el enano y el sacerdote lagarto se miraron unos a otros. Alguien soltó un pequeño suspiro.

“Incluso nosotros podemos ver lo que está pasando aquí. Esa chica promete. El enano fue el primero en bajar las escaleras, acariciándose la barba.

“Lejos sea de mí proponer una búsqueda y no ofrecerme a ayudar.”

El hombre lagarto bajó después con un severo asentimiento de cabeza, uniendo sus manos hacia el elfo. Bajó las escaleras un paso a la vez, con la cola moviéndose de un lado a otro.

La elfa estaba en silencio, enmudecida.

Orcbolg, el aventurero asesino de goblins, estaba ante sus ojos, pero no era nada como lo había imaginado. No podía comprender su forma de vida. Era extraño para ella.

“¿Qué, vas a dejar que un pequeño shock te detenga ahora?”

Publicidad M-AB

La elfa se echó a reír. ¿No había salido del bosque buscando exactamente esto?

Ella comprobó su arco y luego lo sujetó por encima del hombro.

“Que molestia, ¿no crees que deberías respetar a tus mayores?”

Diciendo esto, bajó ligeramente por las escaleras.

Ya ves, los equipos se forman a menudo de manera tan inesperada.

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios