Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 2: Vida Diaria de la Chica Ganadera

Parte 4

 

 

Ganadera regreso a la granja por sí misma, tirando del carro vacío, y atendió a los animales son decir nada.

Mientras el sol subía lento pero seguro en el cielo, ella almorzó un sándwich en el pasto. Y cuando el sol se había deslizado de regreso hacia el horizonte, ella cenó en la mesa con su tío. Ella no pudo saborear la comida.

Publicidad M-AR

Después de la cena, ella salió. Un frio viento nacido de la noche se frotaba contra sus mejillas. Cuando miró hacia arriba, ella pudo ver todo el vasto cielo con sus muchas estrellas y dos lunas.

Ella no sabía mucho sobre aventureros o goblins. Ella no había estado en su pueblo cuando los goblins atacaron hace diez años.

Ella había estado en la granja de su tío, ayudando con el nacimiento de un becerro. A su tierna edad, ella no se dio cuenta de que era solo una excusa para dejarla jugar.

Era pura suerte que ella hubiera evitado la catástrofe. Solo suerte.

Ella no sabía lo que había sucedido con sus padres. Ella recordaba enterrar con ataúdes vacíos. Ella recordaba al sacerdote decir algo, pero todo lo que sabía entonces era que su madre y padre ahora se habían ido.

Publicidad Y-M3

Ella recordaba estar solitaria al principio, pero ella ya no lo sentía.

Y siempre estaba el . Si ella no hubiera peleado con él ese día. Si ella le hubiera pedido a él ir con ella.

Tal vez las cosas hubieran sido diferentes. Tal vez.

Publicidad M-M1

“Quédate hasta tarde, y la tendrás difícil mañana en la mañana”, una áspera voz dijo sobre el sonido de pasos en la maleza.

Ella se giró y vio a su tío, con la misma expresión preocupada que había usado esa mañana.

“Lo sé. Iré a la cama en un rato”, ella prometió, pero su tío sacudió la cabeza con el ceño fruncido.

“Él tiene que cuidarse a sí mismo, pero tú también. Le dejé quedarse aquí porque me paga, pero sería mejor si te mantienes alejada de él.”

Ella estaba en silencio.

“Sé que son viejos amigos, pero algunas veces el pasado es solo el pasado”, él dijo. “Él no es el mismo. Está fuera de control.”

Tú deberías saber eso.

Ganadera solo sonrió a su amonestación.

“Tal vez. Pero aun así…”

Ella miro hacia las estrellas. A las dos lunas y el camino que se estiraba debajo de ellas. Aún no había señal de él.

“Voy a esperar un poco más.”

 

 

Publicidad Y-AB

Él no regresó esa noche.

Era mediodía del siguiente día cuando regreso. Entonces durmió hasta el amanecer.

El día después de eso, sin mostrar ninguna seña de fatiga, se unió a Sacerdotisa en aventurarse a los bosques del sur.

Ganadera escucho luego que los novatos nunca regresaron del bosque.

Esa noche, ella tuvo ese sueño familiar de nuevo. Nunca se había disculpado.

5 9 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios