Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 10: Adormecido

Parte 3

 

 

¿No soy popular hoy? pensó. Mientras llegaba desde el taller al vestíbulo, vio que alguien se acercaba rápidamente hacia él. Las pisadas haciendo un ruido tap-tap-tap estaban acompañadas con el rebote de unos hermosos pechos y un rostro que era todo sonrisas.

“¡Goblin Slayer-sama!” llamó Sacerdotisa mientras se acercaba a él.

Publicidad G-AR




“¿Si, qué?”

“¡Aquí, mira esto!”

Ella lo alcanzó sin aliento y sacó su placa de rango. Ya no era de blanca porcelana, sino una reluciente obsidiana.

Oh. ¿Así que se trata de eso?

Él asintió con la cabeza a su sonriente compañera. “Ascendiste del 10° rango al 9°.”

Publicidad Y-M3

“¡Sí señor, fui promovida!” El sistema de clasificación de los aventureros se basaba en la cantidad de aportes que un aventurero había hecho al mundo, algunos se referían a esto como “puntos de experiencia” o similares, pero en esencia se basaba en las recompensas que habían recibido. Aquellos que habían ganado una cierta cantidad podrían ser promovidos, luego de una cierta evaluación personal.

No debería haber algún problema con la personalidad de la sacerdotisa, por lo que esta promoción fue un reconocimiento de su creciente fuerza. “No estaba segura de poder hacerlo, pero creo que la batalla con el ogro contó mucho…”

Dijo mientras deslizaba su dedo por sus mejillas enrojecidas.

“Ya veo.”

¿Enserio, qué es un ogro?

Oh, cierto, esa criatura que habían encontrado en las ruinas, ¿no? El asintió. Así que su pequeña expedición había sido muy importante, al final. Después de un momento de reflexión añadió brevemente:

“Bien por ti.”

“¡Es todo gracias a usted!” Sus hermosos ojos lo atravesaban. Contuvo el aliento. ¿Qué debería decir? Hubo una gran pausa.

“De ningún modo,” él gritó. “Yo no hice nada.”

“¡Hiciste mucho!” respondió ella con una sonrisa. Me salvaste cuando nos conocimos.

Pero no pude salvar a tus compañeros.

“Es cierto, pero…” Su rostro se puso rígido por un instante. No podía terminar su frase de manera comprensible.

Incluso él recordaba la horrible escena con demasiada claridad. El guerrero, la maga, y la luchadora, ella había perdido todo. Su equipo había sido masacrado.

La sacerdotisa tragó saliva y continuó. “Pero usted me salvó. Quiero al menos agradecerle por eso.” Entonces sonrió. La sonrisa en su rostro era como una flor. “¡Así que, gracias!” dijo ella haciendo una profunda reverencia. Goblin Slayer había perdido las palabras y no respondió.

La sacerdotisa dijo que iría al templo para que la madre superiora supiera de su promoción. Él la observó salir con sus delicados pasos y sus manos agarrando firmemente su báculo.

Miró a la recepción, donde su amiga de la infancia aun parecía ocupada con el papeleo.

“Voy a descargar la carreta” dijo, y ella respondió con una sonrisa.

Saliendo del vestíbulo se dirigió a la entrada del Gremio. Tomó las verduras de la carreta una por una y las puso cerca de la entrada de la cocina. Trabajando bajo el ardiente sol, el sudor empezó a rodar por su frente debajo de su casco.

Pero proteger su cabeza era más importante. No podía bajar la guardia. Eso es lo que estaba pensando cuando:

“Hey… ¿Tienes un minuto?” Gritó una voz de detrás de él.

Bajó la carga y se giró lentamente.

“¿Orcbolg? ¿Qué estás haciendo…?” Era la elfa del arco. Sus largas orejas temblaban ligeramente.

“¿Qué, corta-barbas está aquí? ¡Ya veo! ¿Deberías estar despierto?”

“Escuché que dormiste durante tres días… pero ahora pareces estar perfectamente sano.”

“Sus pasos lo delatan, ¿no?”, Dijo la elfa, al enano y al lagarto que estaban alineados con ella. Parecía que los tres se habían instalado en la ciudad después de su cacería de goblins.

Publicidad M-M4

Tradicionalmente, los aventureros siempre habían sido vagabundos, cambiando su base de operaciones cuando era conveniente o necesario.

“Este es un buen lugar” dijo la elfa con una sonrisa. “Pero, ¿qué estás haciendo?” Ella se inclinó con gran interés.

“Estoy descargando esta carreta.”

“Hmm… Espera, déjame adivinar… Estás falto de dinero, y tomaste un trabajo como repartidor.”

“No” dijo enfadado. “¿Necesitas algo?”

“Oh sí. Este tipo, uh… “La elfa señaló con su pulgar hacia el sacerdote lagarto. La lengua del hombre lagarto se deslizó hasta su nariz. Sus manos se movían incesantemente.

“Goblin Slayer-sama, yo… esto…”

“¿Qué?”

“Quisiera pedir humildemente, algunos… ha…”

“¿Algunos qué?” Preguntó Goblin Slayer.

El enano intercedió con una sonrisa. “Escamas quiere un poco de queso.”

“Debería simplemente decirlo” sugirió la elfa, entrecerrando los ojos como un gato. El hombre lagarto siseó, pero ninguno parecía darle importancia. Tal vez estaban encantados de haber visto ese lado de su imperturbable compañero. Normalmente el hombre lagarto era el mediador del grupo.

Goblin Slayer podía ver que esto no iba a terminar pronto. Habían estado juntos en una sola misión. Había demasiadas cosas que él no sabía.

“¿Con esto bastará?”

Abrió uno de los paquetes de la carreta, sacó una pieza redonda de queso y la arrojó hacia ellos.

“¡Oh-ho!” El lagarto lo atrapó, y sus ojos se abrieron completamente.

Puedes pagarlo en la oficina del gremio.

“Sí, sí, entendido, Goblin Slayer-sama. ¡Oh, dulce néctar! ¡Bien vale su peso en oro!” Estaba prácticamente bailando. Abrió la boca y tomó un bocado del queso.

La elfa dio una sonrisa irónica. “Supongo que incluso los chicos más serios tienen que dejarse llevar de vez en cuando.”

“Ya veo.” Goblin Slayer asintió. No se sentía mal por ello. Tomó el siguiente objeto de la carreta. Agarró la caja de madera, la recogió, la depositó. Luego la siguiente y la siguiente. Era un trabajo sencillo, pero no le disgustaba. Cuando alzó la vista para verificar los cajones que faltaban, pero, la elfa todavía estaba de pie allí.

Ella se movió inquieta mientras lo observaba mover las cajas.

“¿Q-qué? ¿Hay algún problema con que esté aquí?”

“No.” Agitó ligeramente la cabeza. “Pero hoy está haciendo calor.”

“¡E-Escucha!” Su voz era un poco demasiado fuerte. Sus orejas se movían de arriba hacia abajo una y otra vez.

“¿Y ahora qué?” preguntó con un suspiro.

“Um, estamos… estamos revisando algunas ruinas ahora…”

“Ruinas.”

“Sí, como hicimos en nuestra última misión. Tratando de averiguar lo que los espíritus malignos están planeando…”

Publicidad Y-M3

“Ya veo.”

“Pero nuestro equipo no tiene a alguien para la vanguardia, ¿verdad?” Es decir, soy una ranger; Escamas  es un sacerdote.Y el enano es un lanzador de hechizos. Jugaba con su cabello mientras hablaba sin mirarlo a los ojos.

“Estoy de acuerdo” respondió él. Todo lo que había dicho era cierto.

“Entonces, quiero decir…” Ella se detuvo y miró el suelo. Esperó a que continuara. “Pensé que tal vez… tal vez deberíamos hablar contigo…”

Goblin Slayer Volumen 1 Capítulo 10 Parte 3

 

Estaba en silencio. ¿Era eso? Levantó otra caja sin decir una palabra.

Las orejas de la elfa cayeron, y lo vio colocar la caja.

“Lo pensaré.”

“¡Sí! ¡Por supuesto! ¡Haz eso!” Con una pequeña señal, se dirigió hacia el Salón del Gremio. El enano la siguió, acariciándose la barba con una mano y con la otra tirando del hombre lagarto, quien todavía encantado con su delicioso tesoro.

“¿Qué te parece corta-barbas? Orejas largas eres complicada. ¡Simplemente deberías pedirle que nos acompañe!”

“No me molestes, enano. Aún me quedan algunas flechas.”

“Estoy temblando en mis botas, muchacha.” Parecía que la elfa no estaba lejos del alcance del oído. Goblin Slayer vio cómo ambos se alejaban bromeando en voz alta.

Antes de que él lo supiera, casi había terminado de descargar la carreta. Soltó un suspiro y sacudió su casco. El sol estaba alto en el cielo. Era casi verano.

Entonces…

“Yaaah!”

“¡Heeeeyah!”

De repente, gritos, acompañados por el sonido de metal contra metal.

El sonido de una lucha con espadas. Y no fue repentino. Simplemente no había estado prestando atención.

Estiró el cuello para encontrar la fuente del ruido. Estaba viniendo desde la plaza detrás del edificio del Gremio, justo enfrente de él.

“Ha-ha-ha, ¿llamas eso un golpe? ¡No siquiera podrías matar a un goblin con eso!”

“¡Maldita sea! Es demasiado grande; ¡Está atravesando mi defensa!”

“¡Muy bien, aquí vamos!”

Un guerrero fuertemente armado estaba empuñando una gran espada con tanta facilidad que parecía no pesar más que un trozo de madera y se defendía de los ataques de dos muchachos jóvenes. Uno de los muchachos era el ranger del equipo del guerrero blindado, y el otro… era un guerrero novato. Sus movimientos eran inexpertos, justo lo que esperarías de un rango porcelana, pero se estaba esforzando en tratar de seguir el flujo del combate.

“No es una mala idea”, respondió el guerrero blindado, “¡pero no funcionará si se lo gritas a tu oponente!”

“¡¿Yrrrahhh?!”

¡Waaagh!

El abismo de la experiencia y la fuerza era simplemente demasiado grande. El guerrero los manejaba con facilidad.

Parecía que Goblin Slayer estaba ligeramente emocionado mientras los veía entrenar.

“Bueno, si no es otro que Goblin Slayer” dijo una voz con un tono de sospecha. Era una mujer con armadura del caballero. Según recordaba, también formaba parte del equipo del guerrero blindado.

“No te he visto por unos días” dijo. “Estaba empezando a pensar que ese ogro había acabado contigo. Pero aquí estás, vivo y bien.”

“Sí.”

“… ¿Es así como hablas con todos los que conoces?”

“Sí.”

“… Ya veo…”  el caballero frunció el ceño como si tuviera dolor de cabeza y sacudió un poco su cabeza.

Publicidad Y-M2

Él no pensaba que su forma de hablar fuera extraña, pero no lo dijo. Sin embargo, “No pensé que ese guerrero fuera un miembro de su equipo.”

“Oh. No lo es. Estábamos haciendo un poco de calentamiento con el chico ranger…” Al parecer, notó que el joven guerrero practicaba su trabajo de espada y lo invitó a participar.

La mayoría de los aspirantes a guerrero que venían al país con una espada y un sueño, se auto-instruían en el uso de sus armas. Así que la oportunidad de entrenar con un verdadero aventurero podría salvar la vida del chico algún día.

“Ahora sólo tengo que enseñarle a esas chicas a actuar como damas…”

Frente a donde el ranger y el joven guerrero enfrentaban audazmente al guerrero blindado, una mujer clérigo y una chica druida se apoyaba contra una pared, observando al equipo con una increíble emoción.

“Y ese cabeza de músculos probablemente está cansado. Quizás debería saltarle encima” dijo el caballero con una sonrisa retorcida. Ella levantó su enorme escudo y su espada, su mayor orgullo y alegría, y saltó por encima de la pared en medio de la batalla.

“Muy bien, ahora estás en problemas. Creí escuchar que había algunos guerreros poderosos por aquí, ¡pero todo lo que veo es un par de debiluchos!”

“¿Qué? ¿Cómo puedes ser un paladín hablando de esa forma? ”

“¡Aquí está mi respuesta!”

“¡Un poco de entrenamiento!” Gimió el guerrero que siempre atacaba desde el frente. Su gran espada giró como un huracán, su enorme escudo detuvo un golpe tras otro. Bailó lejos de cada ataque y encontró una abertura. La chica clérigo y la chica druida acababan de venir en ayuda de los jóvenes, cuando…

“Ese caballero no puede ocuparse de su propios asuntos, ¿verdad?” Una risa tan clara como una campana. ¿En qué momento alguien se puso junto a él? 

“Disculpa la intromisión mi querido Goblin Slayer, pero ¿quieres beber un poco de esto? Hace mucho calor aquí…”

Había salido por la puerta de la cocina. Y le ofreció una taza.

“Gracias” dijo recibiendo la taza. Él lo bebió a través de su casco. Era frío y dulce.

Publicidad M-M1

“Tiene un poco de limón y miel”, dijo la recepcionista. “Se supone que es bueno para la fatiga.” Él asintió con la cabeza estando de acuerdo. Podría ser una buena adición a sus provisiones de campo. Tendría que recordarlo.

“Se ha estado hablando de un nuevo edificio que se dedicaría a ese tipo de entrenamiento”, dijo la recepcionista ante el entrenamiento del equipo.

“¿Oh?” Dijo Goblin Slayer secándose las gotas de líquido en los labios.

Podríamos contratar a algunos aventureros retirados para que sirvan de instructores. La mayoría de los principiantes no saben nada en absoluto.

Si pudiéramos enseñarles un poco, tal vez más de ellos regresarían con vida. Miró a lo lejos y sonrió. La recepcionista había visto ir y venir a muchos aventureros. Hacer el papeleo no disminuía el impacto. No era difícil de entender por qué ella querría ayudar a los recién llegados.

“Además…” añadió. “Incluso después de retirarse, todavía tienes que vivir de algo. Todo el mundo necesita algo para llenar el tiempo.”

“¿Es así?” Respondió devolviéndole la taza vacía.

“Sí, así es” insistió ella con su acostumbrada inclinación de cabeza que hacía rebotar sus trenzas. “Así que es mejor que te cuides más, ¿de acuerdo?”

Se quedó en silencio por un momento. “Eso parece lo único que todos me dicen el día de hoy.”

“No voy a darte misiones hasta que estés curado. Tal vez un mes.”

Publicidad M-M1

“Guh…” Él gimió.

“Y la próxima vez que te derrumbes de cansancio, serán seis meses.”

“Eso sería… un problema.”

“¿No es así? Así que por favor, aprende tu lección esta vez.” Ella rio. Entonces le avisó que había terminado el papeleo para sus entregas. Se giró para entrar en el Salón del Gremio, los gritos y golpes de los jóvenes aventureros atacando a su mentor aún sonaban detrás de él.

La muchacha, su amiga de la infancia, estaba de pie junto la carreta con una mirada impaciente. Cuando vio a Goblin Slayer, su rostro se iluminó. Y lo llamó en voz baja:

“¿Nos vamos a casa?”

“¡Sí, vamos!”

El carro era mucho más ligero de lo que había sido en la mañana.

Cuando regresó a la granja, se encontró con algunas rocas quemadas por el sol y comenzó la construcción de un muro de piedra. Los cimientos del muro ya estaban en su lugar, pero tratándose de goblins, nunca se era lo suficientemente cuidadoso. Hasta el tío de mala gana, reconoció el valor de la pared, con la lógica de que ayudaría a mantener lejos a los animales salvajes.

Goblin Slayer trabajó en silencio hasta después de que el sol había empezado a descender, su amiga de la infancia vino con una cesta en el brazo. Se sentaron en la hierba juntos, comiendo bocadillos y bebiendo vino de uva frío para el almuerzo. El tiempo pasó a un ritmo pausado.

Con el muro casi terminado y las entregas del día siguiente cargadas en la carreta, el sol empezó a hundirse por debajo del horizonte. Su amiga le dijo que iba a preparar la cena y se fue, dejándolo en el pasto. La hierba susurraba suavemente con la brisa del comienzo del verano.

Sobre él brillaban dos lunas y un cielo lleno de estrellas. Las estrellas debían de haber estado en sus nuevos lugares para la temporada, pero no podía asegurarlo. Para él, las estrellas eran sólo una manera de orientarse. Cuando era más joven, su corazón todavía ardía con las historias de los viejos héroes, había querido aprender las historias de las constelaciones. Pero ahora…

“¿Qué pasa?” Oyó pasos débiles en la hierba detrás de él pero no se dio vuelta.

“¿Hmmm? La cena está lista. Pero no hay prisa. ¿En qué estás pensando?” Mientras miraba a las estrellas, se sentó a su lado tan fácilmente como cualquier otra cosa. Pensó por un momento y se sentó también. Su cota de malla chirrió un poco.

“Acerca del futuro.”

“¿El futuro?”

“Sí.”

La conversación se interrumpió, y se quedó en silencio, mirando hacia el cielo. No era un silencio desagradable. Era un silencio de bienvenida; era tranquilo. Los únicos sonidos en ese silencio eran, el viento, el murmullo de la ciudad a lo lejos, los insectos, y su propia respiración. Cada uno pareció entender lo que el otro quería decir.

Era humano, después de todo. Él envejecería, se lesionaría. Cuando estuviera demasiado cansado, se derrumbaría. Un día iba a llegar a su límite. Si es que no se moría primero, el día en que ya no pudiera matar goblins, llegaría inevitablemente.

Y ¿qué haría entonces? Él no lo sabía.

Él es más débil de lo que me había dado cuenta, pensó ella mirándolo con el rabillo del ojo.

“Lo siento.”

Las palabras brotaron de forma espontánea de sus labios.

“¿Por qué?” Él dio una sacudida de cabeza. Quizás debido a su casco, el gesto parecía extrañamente infantil.

“No nada. No es nada.”

“Eres extraño”, murmuró ella mientras se reía.

¿Está haciendo pucheros? Era una cosa pequeña, pero no había cambiado desde que era joven. Con ese pensamiento en mente, ella tomó su brazo.

“¿Eh…?” Su visión se movió, y luego la parte posterior de su cabeza descansaba contra algo blando. Cuando alzó la mirada, vio las estrellas, las dos lunas y sus hermosos ojos.

Publicidad Y-M3

“Te mancharás la ropa de aceite.”

“No me importa. Estaba pensando en lavarla de todas formas.”

“¿Está bien?”

“Sí.” Ella apoyó la cabeza en sus rodillas. Acarició su casco mientras se inclinaba y le susurraba: “Podemos tomarnos nuestro tiempo para pensar en esas cosas.”

“Nuestro tiempo, ¿eh…?”

“Exacto. Tenemos todo el tiempo del mundo.”

Se sentía extrañamente a gusto, como un cordón tenso que finalmente se había aflojado. Cuando cerró los ojos, todavía sabía cómo se veía aunque no podía verla. Justo como ella sabía cómo se veía él aunque su rostro estaba oculto.

La cena esa noche era un estofado.

* * *

 

 

Un día de descanso siguió a otro durante casi un mes.

En algún lugar, la batalla entre los aventureros y los espíritus malignos estaba cada vez más activa…

Entonces, de repente, todo había terminado.

Se decía que una sola novata había seguido la orientación de una espada legendaria, y al final de su aventura había matado al rey demonio. Eso, una jovencita, se convirtió en el decimosexto aventurero rango Platino en la historia.

Publicidad M-AB

Una gran celebración se declaró en la capital, e incluso Goblin Slayer quien estaba fuera de la ciudad observó las festividades.

No es que nada de eso tuviera algo que ver con él.

Sólo le interesaba el tiempo, los animales, las cosechas y la gente que lo rodeaba. El tiempo avanzaba a paso lento. Los días tenían la calidad de una siesta de la tarde.

Pero todas las cosas deben terminar, a veces… demasiado pronto.

El final de su calma apareció en forma de repulsivas manchas negras en los pastos empapados de rocío. Con barro y excremento a través de los campos, eran inconfundibles: huellas pequeñas.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios