Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 10: Adormecido

Parte 2

 

 

Abrió los ojos lentamente.

Se levantó de la alfombra y observó un techo familiar.

Su cuerpo todavía le dolía. Gradualmente estiró sus miembros, y luego calmadamente tomó sus ropas. Una camisa sin adornos. La tela era delgada gracias a los lavados repetidos y desprendía débilmente el aroma del jabón. La camisa le impedía quemarse con el sol. Y escondía las cicatrices que le cubrían todo el cuerpo.

Luego puso una prenda de algodón grueso sobre la camisa.

Cuando fue a ponerse el casco de acero y la armadura, recordó que los había dejado a una herrería para reparar.

Tampoco tenía escudo. Había recibido un golpe crítico de ese ogro.

“… Hmph.”




No había nada que hacer al respecto. Puso la espada en su cadera como un mínimo de seguridad. Su campo de visión parecía excepcionalmente amplio y brillante, su cabeza era demasiado ligera, y eso lo inquietaba.

“¡Buenos días! ¡Seguro que dormiste bien!” La voz le llegó como un ataque sorpresa.

Era esa chica, su amiga de la infancia, que se inclinaba hacia su habitación, con el pecho apoyado en el alféizar de la ventana abierta.

Una brisa sopló en la habitación. No había sentido el aire de principios de verano como este en su piel desnuda desde hace mucho tiempo. Su amiga usaba su ropa de trabajo. Un poco de sudor cubría su frente. De la luz que entraba, adivinó que el sol ya estaba en el cielo.

“Lo siento” dijo, ofreciendo palabras de disculpa por haber dormido demasiado. Parecía que ya había empezado a cuidar a los animales. Había perdido por completo la oportunidad de ayudar.

Ella le hizo un gesto con la mano, sin ningún indicio de molestia en su tono. “Oh, no, está bien. Estabas cansado. Porque de lo contrario, nunca te perderías la inspección de la mañana. ¿Dormiste bien?”

“Sí.”

“Parece que va a ser muy caluroso hoy. ¿Seguro que no estarás demasiado acalorado con esa ropa?

“…Tal vez tengas razón”, dijo con un lento movimiento de cabeza. Ella tenía razón. Y realmente, el grueso algodón se interponía en su camino mientras trabajaba. Así que se quitó la prenda de algodón que usaba debajo de su armadura y la tiró en la cama.

“Dios, no tienes que ser tan duro con eso. Lo romperás.”

“No importa.”

“Por supuesto que no…” Ella dio un profundo encogimiento de hombros y entrecerró los ojos como si estuviera cuidando de un niño. “Bien por mí. Tengo hambre. El tío ya debería estar listo. Dense prisa y desayunen.”

“Bien”, respondió con calma y salió de su habitación.

El dueño de la casa, ya sentado a la mesa del comedor, se quedó con los ojos muy abiertos cuando vio la figura en la puerta.

“Buenos días señor.”

“Sí… sí. Buenos días.”

No prestó atención a la reacción del tío, se limitó a asentir con cortesía y se sentó frente a él. El tío se movió incómodo.

“Tú, uhh, has despertado bastante tarde hoy…”

“Sí.” Asintió firmemente. “Me quedé dormido. Haré mi inspección más tarde.”

“Ya veo…” La respuesta salió casi como un gemido. Abrió la boca, luego la cerró de nuevo. “Deberías… descansar un rato. No puedes trabajar si no tienes fuerzas, ¿verdad?”

Se quedó en silencio por un momento, luego asintió. “Cierto.”

Esto fue lo más cerca que llegaron de una conversación.

Sabía que el dueño de la granja era una buena persona. Trataba a su sobrina como a su propia hija. Pero también sabía que él no le agradaba al dueño, o al menos lo encontraba desconcertante.

Era elección de cada persona quien les gustaba y quién no. Desde luego, no tenía necesidad de tratar de convencerlo de cambiar su forma de ser.

“¡Uf! ¡Siento la demora! Voy a apagar la comida en un segundo. “Momentos más tarde, su amiga llegó corriendo y comenzó a poner los platos sobre la mesa. Queso y pan y una sopa cremosa. Todo con productos frescos de la granja. Comía rápidamente, como siempre. Cuando hubo terminado, apiló los platos vacíos, empujó su silla hacia atrás ruidosamente y se puso de pie.

“Me voy.”

“¿Qué? ¿Estás lista para hacer las entregas?” A sus palabras, ella comenzó a limpiar apresuradamente. Ella metió un pedazo de pan en su boca de una manera bastante indecorosa. Mirándola, el dueño de la granja apretó los labios con mal humor.

“¿La carreta otra vez?”

“Oh, tío, eres tan sobreprotector. Te lo repito, soy mucho más fuerte de lo que parezco…”

“Yo los llevaré” dijo. La chica y su tío intercambiaron una mirada. ¿No había sido suficientemente claro?

“Yo los llevaré” repitió. Ella parecía confundida, sin mirarlo completamente, luego sacudió la cabeza.

“No, tú… no tienes que hacer eso. Necesitas descansar.”

“Mi cuerpo se ablandará”, dijo con calma. Además, tengo coas que hacer en el Gremio. Él sabía que no decía mucho. No podía recordar si siempre había sido así. Pero sabía que por más simple que fuera, ella siempre estaba buscando maneras de cuidarlo. Así que con más razón diría claramente lo que tenía que decir.

“Está bien,” dijo, y salió del comedor.




Ella podía oír sus pasos mientras se apresuraba tras él.

El carro estaba esperando justo afuera. Las entregas para el Gremio de Aventureros habían sido cargadas la noche anterior. Tiró de las cuerdas para asegurarse de que todo estaba seguro, luego tomó las riendas y comenzó a jalar.

Las ruedas crujieron, retumbando por el sendero de grava. Podía sentir el peso en sus brazos.

“¿Estás seguro de que estás bien?” Justo cuando llegó a la puerta, ella llegó corriendo, respirando con dificultad. Ella lo miraba de frente.

“Sí.” Asintió brevemente, luego dio otro empujón.

El camino hasta la ciudad estaba rodeado de árboles. Caminaban despacio, paso a paso, sintiendo la tierra bajo sus pies.

Tal como había dicho, el día parecía caluroso. Aún no era mediodía, y los rayos del sol palpitaban. Estaba transpirando en unos instantes. Debería haber traído una toalla de mano.

Él solo estaba imaginando que si no entraba en sus ojos no sufriría daño cuando algo suave le rozó su frente

“¿Qué pasó con descansar?” Las mejillas de la chica se torcieron con molestia mientras se limpiaba la frente con un pañuelo. “Te desmayaste en cuanto volviste y dormiste durante días. ¿Sabes lo preocupada que estaba?” Él fingió pensar por un momento, y luego sacudió la cabeza. Seguramente no era tan importante.

“Eso ya fue hace tres días.”

“¡Hace sólo tres días!”

“Es por eso que te dije que no se excedieras,” dijo ella mientras extendía la mano y se limpiaba el rostro. “¡Apenas puedes estar de pie! Necesitas descansar.”

Todavía tirando del carrito, él suspiró. “Tú…”

“¿Huh?”

“… te pareces mucho a tu tío.”

Parecía que no podía decidir si eso la hacía sentir feliz o enojada. De cualquier manera, no parecía dispuesta a retroceder.

“Es sólo un poco de exceso de trabajo. No tienes que preocuparte por mí” explicó con una ligera molestia.




No. No fue molestia. Simplemente odiaba que le recordaran que apenas y podía cuidarse.

“Ya me lo recordaron antes. Así que no voy a cometer el mismo error dos veces.”

“¿Es eso lo que te dijo tu amiga Sacerdotisa?” Él la miró por el rabillo del ojo y vio que sus mejillas todavía estaban hinchadas con un poco de mal humor.

“No.”

Miró de nuevo hacia adelante y le dio otro empujón de la carreta.

“Otro miembro del equipo dijo eso.”

“Hmm”, dijo, calmada. “Te estás aventurando con mucha gente nueva en estos días.”




“Sólo fue por esta misión.”

“Parece que estás planeando ir a más, ¿no?”

No pudo responder. No sabía qué decir.

Sería una mentira decir que no tenía tal intención. Había cosas peores. Pero, ¿saldría de su camino para invitarlos a su próxima misión…?

En ese momento, el viento aumentó. Cerró los ojos, oyendo el susurro de las ramas y tomando la luz que se filtraba a través de las hojas de los árboles.

Dejaron de hablar.

La brisa. Sus pasos. Su aliento. El retumbar de las ruedas girando.

Un ave cantó en alguna parte. Un niño gritó mientras jugaba. El tumulto de la ciudad estaba todavía lejos.

“Esto es agradable. El murmullo escapó de repente de sus labios.”

“¿Qué…?”

“Esto es mejor que cazar goblins.”

“Geh, realmente sabes cómo encantar a una chica.”

“Ya veo…”

Al parecer, todavía no se comunicaba con claridad.

“Si no sabías qué decir, era mejor no decir nada.”, él la observó confundido por el rabillo del ojo. Y siguió empujando la carreta en silencio.

“¡Heh-heh!” Ella se rio de repente. Como si fuera inesperado incluso para ella.

“¿Qué?”

“¡Nada!”

“¿De verdad?”

“De verdad.”

Caminaba tarareando una melodía que él no reconocía. Sin embargo, no había necesidad de reconocerla. Ella estaba feliz. Eso era suficiente.

Estacionaron la carreta en la entrada trasera y entraron en el vestíbulo del gremio. Todo estaba tranquilo. Era casi el mediodía, por supuesto, la mayoría de los aventureros ya habían salido. O tal vez todos estaban en la capital, últimamente habían tenido muchos problemas. En el Salón del Gremio, había unos cuantos encargados que archivaban el papeleo y unos cuantos aventureros que él conocía estaban tomándose un descanso, pero eso era todo. Muy pocas personas parecían estar esperando a alguien, y la fila para ver a la recepcionista era corta.

“Perfecto,” dijo su amiga de la infancia con un aplauso feliz. “No tendré que esperar por siempre para obtener la firma que necesito. Yo me encargaré de eso y volveré, pero… dijiste que tenías algo que hacer, ¿verdad?

“Sí.”

“Bueno. Bueno, cuando hayas terminado, nos reuniremos aquí y volveremos a casa juntos.

“Está bien.”

La observó correr con una sonrisa, luego echó un vistazo por el vestíbulo.

No veía a quién estaba buscando. Tal vez era un poco temprano.

En ese caso, él esperaría en su asiento habitual junto a la pared. Se encaminó con su paso característico…

“¿Hrm…?”

… y casi golpeó a una persona sentada en la silla. Esa persona lo miró con recelo. Era el aventurero que empuñaba una lanza.

El lancero se dejó caer en la silla, con los hombros caídos, mirándolo abiertamente.

“Nunca he visto a alguien tan en forma y tan pálido a la vez. No reconozco tu cara. ¿Eres nuevo por aquí?”

“No.”

Meneó la cabeza una vez mientras hablaba. Por supuesto, el hombre lo reconoció. Y por supuesto, sabía que no era nuevo.

Pero parecía que el lancero se negaba a creer que realmente era él sin su armadura habitual. El lancero se dirigió a él con el tono que uno podría usar con un colega desconocido.

“Supongo que no. Los aventureros que quieren ganar dinero en estos días van a la capital, ¿eh?” Dijo. Debes estar aquí para descansar o algo así.

El recién llegado asintió ante y el lancero rio.

“La capital es un lugar difícil. Puedo ver por qué querrías tomar un poco de tiempo libre.” Con un movimiento ágil, se enderezó y ajustó el agarre de su lanza. “Oí que todos están preocupados por espíritus malignos o algo por el estilo. ¿Una batalla para salvar al mundo? Suena como una forma infame de hacerse un nombre.”

“¿No vas a ir allí?”

“¿Yo? No seas ridículo. Lo único por lo que lucho es por mí. No es por el dinero ni por el destino del mundo.

“Bueno” replicó el lancero, “por mí y por…” Le dio una mirada significativa a la recepcionista.

Cuando el recién llegado siguió la mirada del lancero, vio a la recepcionista corriendo como un cachorro emocionado. Aparentemente, una multitud de aventureros no era lo único que mantenía al gremio ocupado.

“… Razones personales”, terminó el lancero. “No una causa preciosa.”




“¿Enserio?”

“Por supuesto.” Diciendo esto, El lancero se dejó caer en la silla.

Ambos vieron a la bruja sensual acercándose ellos.

“Bueno, veras.” dijo el lancero “Tengo una cita con… o debería decir; un asunto en unas ruinas. Deséame suerte”

“Lo haré” asintió en silencio

“En verdad eres una persona interesante.” dijo el lancero con una sonrisa. “No pareces ser tan malo.”

Cuando los dos salieron de la habitación, la bruja miró de nuevo a este “recién llegado” y le dio un guiño significativo y una sonrisa pícara.

“Ten cuidado “, dijo.

“Lo haré.”

Y luego se sentó en la silla vacía.

Se quedó mirando fijamente el alto techo del Salón del Gremio. Era hasta ese momento que él se enteraba que el lancero y bruja estaban juntos en un equipo. Y él creía que los conocía bastante bien.

“¡Um, Goblin Slayer-sama! Goblin Slayer-sama, ¿está aquí?”

Esta vez, una voz vacilante. Él cambió su mirada hacia el sonido pero no movió su cabeza, un viejo hábito de usar el casco durante tanto tiempo.

Allí vio al aprendiz del taller, con un delantal de cuero manchado de grasa.

“Ese soy yo.”

“Oh, gracias a Dios. No sabía quién eras. El jefe te está llamando. Dice que el trabajo está hecho.”

“Perfecto. Estaré ahí.”

El edificio del Gremio no era sólo para entregar misiones; Acogía todo tipo de actividades empresariales. Además de las oficinas, había una posada, una taberna, una tienda de artículos y una tienda de equipo. Por supuesto, no era absolutamente necesario que las tiendas como éstas formaran parte del edificio del Gremio. Pero en lo que respecta al Estado, era conveniente mantener a los ‘mercenarios’ en un solo lugar en la medida de lo posible, en lugar de hacerlos vagar por la ciudad.

Cuando se levantó y se fue, se dirigió a uno de los talleres del Gremio. A través del edificio, en otra habitación más adentro. Frente a una forja resplandeciente se alzaba un anciano que agitaba incesantemente un martillo, transformando una espada que acababa de salir del molde en un arma templada.

Por supuesto, era un artículo de producción en masa que no tomaba demasiado tiempo forjar; Nada comparado con las espadas legendarias. Pero también, la capacidad de forjar esencialmente la misma espada, una y otra vez, casi sin variación, era un talento notable.

“… Estás aquí.” El anciano lo miró. El anciano tenía una barba tan espesa que podría haber pasado por un enano. Podría haber sido a causa de estar largas horas en la fragua lo que lo hacía mirar con un ojo casi cerrado y el otro anormalmente abierto No era una mirada atractiva.

“Pones ordenes de pedido, pero sólo para los productos más baratos. Dime, ¿cómo voy a ganar dinero de esa manera?

“Lo siento.”

No lo lamentes. Sólo se más cuidadoso con mis productos.”

“Lo intentaré.”

“Hmph” murmuró el anciano, no sería él si cayera en ese tipo de bromas… “Hmph ven aquí.” Le dijo mientras hacía señas. Cuando Goblin Slayer se acercó, el herrero le enseñó la armadura y el casco.




“Debería estar bien, pero pruébatelo para estar seguros. Voy a ajustarlo si es necesario. Sin costo.”

“Gracias.”

Su armadura sucia, doblada y machacada había sido reparada: No al punto de estar como nueva, pero estaba en un estado como lo había sido antes de su encuentro con el ogro. Por lo menos, podía confiarle su vida una vez más.

“¿Y fuiste capaz de conseguir algún pergamino?”




“Me diste el dinero, así que conseguiré la mercancía. Pero los pergaminos son raros. Y costosos.” El anciano soltó un resoplido y volvió a la forja. Sacó la espada de hierro que había hecho, la inspeccionó y luego la devolvió al fuego con un chasquido de su lengua. “Cuando algún aventurero encuentre uno y venga a venderlo, lo compraré para ti, pero eso es todo lo que puedo hacer.”

“Lo sé.” Pasando una bolsa de monedas de oro al aprendiz, caminó hasta un rincón del taller donde estaría fuera del camino.

El herrero incluso había atado un chaleco acolchado de algodón nuevo bajo su armadura.

Qué amable de su parte.

Guantes, cota de malla, armadura, placa de pecho, y luego el casco. Se puso el equipo mecánicamente, en el orden acostumbrado. Al hacerlo, escuchó la desconcertada voz del aprendiz.

“Jefe. Ese tipo es un aventurero de rango plata, ¿no?”

“Eso he oído.”

“¿Por qué usa esa armadura? Si quiere moverse sigilosamente, tenemos mallas de mithril o… ”




“¿No lo sabes, muchacho?”

“No señor. ¿Por qué no una espada mágica en lugar de un pergamino? o…”

“¡Porque sólo un novato sería lo bastante tonto como para usar una espada mágica en una cacería de goblins!”

El herrero golpeó el metal con todas sus fuerzas, un sonido claro resonó cuando el martillo golpeó la espada.

“Ese hombre conoce bien su trabajo.”

4.9 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios