Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 1: El Fin de un Grupo de Aventureros

Parte 4

 

 

¿Qué es lo que ese hombre –Goblin Slayer– pensaría cuando la viera, temblando y mirándolo fijamente al punto de olvidar su dolor en los hombros?

Sin un momento de vacilación, él camino al frente de la sacerdotisa y se agachó.

Sorprendida, la sacerdotisa jadeó mientras su cuerpo se estremeció.

Aunque la antorcha proveía luz, ella no podía ver los ojos del hombre dentro del casco, como si estuviera completamente lleno de oscuridad.

— Una novata, huh.

Él murmuró silenciosamente después de revisar la etiqueta de identidad de la sacerdotisa.

Cuando colocó la antorcha en el suelo, su etiqueta de identidad se balanceó delante de su pecho.




En la oscuridad, la etiqueta reflejo una débil luz. Sin duda, era un destello plateado.

— Ah…

La sacerdotisa jadeó suavemente mientras inmediatamente entendió el significado de ese color.

Él estaba en tercer rango entre los diez rangos del Gremio de Aventureros.




Aparte del puñado de aventureros rango Plata quienes aparecían solo pocas veces en toda la historia y los aventureros rango Oro quienes eran importantes a nivel nacional, los de rango Plata eran aquellos que se decía eran los más habilidosos entre los aventureros que no estaban afiliados al gobierno.

—… Aventurero… de rango Plata…

Él era, sin duda alguna, un gran talento entre los aventureros, y era enteramente diferente de la sacerdotisa de rango porcelana.

«… Si esperan un poco, creo que otro aventurero llegará…»

Recordando las palabras de la recepcionista, la sacerdotisa dedujo que ella probablemente estaba hablando de él.

— Parece que puedes hablar.

— ¿Eh?

— Fuiste afortunada.

Encarando las brutales y despiadadas acciones del Goblin Slayer, la sacerdotisa ni siquiera pudo pronunciar una sola palabra.

— ¡¿Uwaa…?!

La lengüeta de la punta de la flecha desgarró la carne de la sacerdotisa, haciéndola jadear con dolor.

Después de forzosamente sacar la flecha, sangre fluyó de la herida, al igual que sus lágrimas, y cayó al suelo.

Aun así, Goblin Slayer toscamente tomó una pequeña botella de la bolsa atada a su cintura.

— Bebe esto.

La solución verde giró en la botella mientras dejaba salir una fosforescencia.

Brillo… esto es una poción de curación.

La sacerdotisa y su grupo querían obtenerla también. Pero a causa de la falta de tiempo y fondos, se rindieron en la idea.

La sacerdotisa oscilaba su mirada entre la pequeña botella y la maga. ¿Estaba bien para ella simplemente aceptar la pequeña botella?

— ¡S-sobre eso!

En cuanto eso ruido, las siguientes palabras que salieron de su boca salieron tan suavemente que parecía increíble.

— ¿P-puedo dársela a ella? Mi Milagro parece no poder curarla…

— ¿Dónde está herida y que lo causó?

— Uh. Sobre eso, creo que es su estómago, y fue apuñalada por una daga.

—… Daga.

Incluso cuando Goblin Slayer estaba revisando las heridas de la maga, sus acciones eran rudas y torpes.

En cuanto aplicó un poco de presión en el estómago de la maga con su dedo, ella inmediatamente empezó a vomitar sangre.

Sin mirar a la sacerdotisa, quien estaba mirando nerviosamente, el rápidamente revisó la herida de la maga y simplemente dijo:

— Ríndete.

— ¡…!

La pálida sacerdotisa contuvo su aliento mientras su mano que cargaba a la maga se apretaba.

— Mira.

Goblin Slayer sacó la daga que estaba atorada en la cota de malla entre el huego de la armadura y su propio hombro.

En la hoja, una negra, pegajosa y ominosa sustancia podía ser vista.

— Esto es veneno.

— ¿Ve… neno…?

— Ellos hacen esto al mezclar hierbas venenosas recogidas de la naturaleza con su propia orina, excremento y saliva.

[… Fuiste afortunada.]

Recordando las palabras dichas por Goblin Slayer, la sacerdotisa no pudo evitar jadear.

No había ningún veneno en la punta de la flecha, así que estaba a salvo ahora.

Si entre esos dos goblins, el que tenía la daga la hubiera atacado antes…

— Una vez que has sido envenenado con esto, te dejará con problemas respiratorios, parálisis total, fiebre, pérdida de conciencia y, finalmente, muerte.

Después de limpiar la daga en el cinto del goblin, él la ató a su cinturón y con su cara aun escondida en el casco, él dijo:

— Sus métodos aún son primitivos.




— E-entonces, siempre y cuando sea desintoxicada, ella…

— A pesar de que tengo el antídoto, es demasiado tarde. El veneno ya se ha esparcido por todo su cuerpo.

— Ah…

En ese momento, una tenue luz de conciencia apareció en los blancos ojos de la maga.

La espuma sangrienta de su boca se reventó. Con labios temblorosos, ella habló con una voz muy suave que casi no podía ser escuchada.

—… M… mata… me…

— Entendido.

Sin un momento de vacilación, Goblin Slayer recorrió el cuello de la maga con su espada.

Después de hacer un pequeño gruñido, el cuerpo de la maga se retorció violentamente, con sangre espumosa en su boca, y murió.

Sacando la espada, Goblin Slayer notó que la hoja se había desafilado con grasa y chasqueó su lengua.

— No la hagas sufrir más.

— ¡¿Cómo pudiste?! Quien sabe, ella podría hacer sido salvada…

La sacerdotisa abrazó el cadáver de la maga mientras lloraba con la cara pálida.

… Pero.

Ella no podía decir nada más. ¿Era verdad, no había manera de salvar a la maga?

Si de verdad era así, ¿era matar a la maga algo por su propio bien?

La sacerdotisa no tenía idea.

Después de todo, la sacerdotisa aún no había recibido el Milagro [Desintoxicación].

Incluso si hubiera querido que la maga tomara el antídoto, no era de ella para empezar y pertenecía al hombre delante de ella.

La sacerdotisa no tomó la poción ni se puso de pie. Todo lo que hizo fue temblar mientras se sentaba congelada en el lugar.

— Escucha. Pueden ser estúpidos, pero no son completamente idiotas.

El Goblin Slayer dijo toscamente.

— Al menos, saben sobre matar al mago del enemigo primero… Mira.

El apuntó a la calavera de rata y plumas de cuervo que estaban colgando en la pared.

— Este es un tótem de los goblins. En otras palabras hay un Goblin Chaman entre ellos.

— Goblin Chaman…

— ¿No sabes sobre esos?

La sacerdotisa asintió intranquilamente.

— Es como un Lanzador de Magia, pero mucho mejores que esta chica de aquí.

Esta era la primera vez que la sacerdotisa escuchaba sobre goblins que podían usar encantamientos.

Si sabían sobre eso, ¿podría haber prevenido la caída de su grupo entero?

… No.

La sacerdotisa negó eso en su corazón, como si se hubiera rendido hace mucho.




Incluso si escuchaban de un goblin capaz de castear encantamientos, ellos no lo hubieran tratado como un asunto serio.

Después de todo, hasta hace solo un momento, ella había creído que los goblins no eran más que monstruos fáciles de derrotar para que los aventureros novatos se entrenaran.

— ¿Habían algunos grandes?

Con eso, Goblin Slayer miro fijamente a la cara de la sacerdotisa en el suelo.

Esta vez… la sacerdotisa vio sus ojos ligeramente.

En el profundo, oscuro interior del sucio casco, sus fríos ojos brillaban como una máquina.

Bajo la intensa mirada del par de ojos en el casco, la sacerdotisa se revolvió incómodamente, pero entonces inmediatamente se sentó derecha.

Ella recordó de repente el calor y humedad que había formado debajo de su cuerpo.




Su grupo entero había sido diezmado justo en frente de ella, la única sobreviviente.

Este frío hecho se sentía como un sueño para la sacerdotisa.

Comparado a eso, el dolor en sus hombros y la vergüenza por mojarse ella misma se sentía más realista.

— H-había uno… creo… pero… solo me preocupe por escapar…

Mientras la sacerdotisa trataba de purgar a través de sus ambiguas memorias, ella sacudió su cabeza débilmente.

— Es un hobgoblin. Parece que tomaron un sobreviviente para reforzar sus fuerzas.

— ¿Es… un goblin grande?

— Algo como eso.

Después de revisar sus armas y equipo, Goblin Slayer se levantó.

— Continuaré a través de la cueva horizontal. Tengo que derrotarlos aquí.

La sacerdotisa levantó su cabeza para mirarlo.




Él ya no estaba mirando a la sacerdotisa, sino que estaba mirando a la tenebrosa oscuridad en frente de él.

— ¿Qué hay de ti? ¿Regresarás, o esperarás aquí?

La sacerdotisa apretó el agarre en su masa con sus débiles manos.

Aunque sus piernas estaban temblando, ella se puso de pie obstinadamente, lagrimas bajando por su cara.

— ¡V-voy… contigo!

No importa si era regresar o quedarse aquí sola, ello no podía aceptar ninguna. Seguirlo era su única opción.

Goblin Slayer asintió con su cabeza.

— Entonces bebe la poción.

Entre sus pesados respiros, la sacerdotisa bebió la amarga solución en la pequeña botella.

El dolor en su hombro lentamente desapareció.

La poción estaba hecha de una mezcla de más de 10 tipos de hierbas. Aunque no tenía el milagroso efecto de curar heridas, pero era suficiente para ser usada como un analgésico.

Ella instintivamente suspiró de alivio. Después de todo, era su primera vez tomando una poción.

— Terminé.

Viendo que la sacerdotisa había terminado de beber la poción, Goblin Slayer dio un paso hacia la tenebrosa oscuridad.




Caminando con pasos firmes, él siquiera se giró para mirar a la sacerdotisa.

Para permanecer cerca, la sacerdotisa se apresuró hacia él con pequeños pasos.

Antes de irse, la sacerdotisa se giró para mirar al cadáver de la maga.

Mordiendo su labio inferior, ella se inclinó profundamente hacia ella.

«Definitivamente regresaré por ti después.»

5 9 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios