Goblin Slayer

Volumen 1

Capítulo 1: El Fin de un Grupo de Aventureros

Parte 3

 

 

Una fría briza cargando el hedor de la sangre sopló, e hizo parpadear la antorcha.

Aunque era mediodía, la luz del sol era incapaz de entrar en la cueva, haciendo el interior completamente negro.

Publicidad Y-AR

Las pesadas sombras de las rocas danzaban en sincronización con las llamas, proyectando un retorcido monstruo en las pinturas rupestres.

Cuatro personas estaban en una fila, un crudamente equipado joven e igualmente pobremente equipadas tres mujeres buscaban a tiendas en la oscuridad.

El que dirigía el frente era el espadachín que cargaba la antorcha, con la artista marcial detrás de él y la maga en la retaguardia.

En la tercera posición estaba la temblorosa sacerdotisa.

Con esto, siempre que no hubiera caminos bifurcados a lo largo del camino, no necesitaban preocuparse por ser emboscados desde atrás.

Publicidad M-M1

Siempre que la vanguardia no metiera la pata, la retaguardia estaba segura y solo necesitaba concentrarse en apoyarlos.

—… Debería estar bien… ¿cierto…?

Aun así, los susurros de la sacerdotisa estaban llenos de inquietud.

Desde que habían entrado a la cueva, su ansiedad solo se volvió peor y peor.

— Aun así nos apresuramos dentro a pesar de que no sabemos nada sobre nuestros oponentes…

— Geez, te preocupas demasiado. Aunque esa personalidad tuya coincide con la de un sacerdote.

La voz jovial del espadachín no coincidía con la atmosfera de la cueva mientras lentamente desaparecía en ecos.

— Incluso los niños saben algo sobre los goblins, ¿cierto? ¡Yo incluso ayude a perseguir a algunos que vinieron al pueblo antes!

Publicidad M-M5

— ¿Derrotar goblins es algo digno de ostentar? Que feo, por favor deja de fanfarronear.

— Además, ni si quiera los derrotaste.

La artista marcial se burló del espadachín en voz baja, aun así el espadachín respondió con “No dije nada malo”.

La artista marcial suspiró como si fuera incapaz, aun así parecía disfrutarlo.

— ¡Heh, incluso si cortan a este perdedor en carne picada, los enviaré volando! ¡Así que no te preocupes!

— Hey, decir que soy un perdedor es demasiado, no es así…

La antorcha brillaba en la desalentada cara del espadachín, pero entonces inmediatamente se alegró y alzó la espada en sus manos.

— Está bien. ¡Incluso si un dragón se muestra, encontraremos una manera incluso si solo somos nosotros cuatro!

—… Que impaciente.

La maga murmuró suavemente, haciendo reír a la artista marcial. El sonido de su voz se superponía a la del otro en la cueva.

Preocupada si su voz atraería a algún tipo de cosa desconocida de las profundidades de la cueva, la sacerdotisa no se atrevió a hacer ningún sonido.

— Aun así, deberíamos asesinar a un dragón algún día. ¿Cierto?

Con el fin de seguirles el juego al espadachín que asentía y a la maga, la sacerdotisa solo podía sonreír silenciosamente.

La sonrisa era tan ambigua como la de la recepcionista, escondida en la oscuridad son que nadie lo supiera.

«… ¿Sería realmente así?»

No importa que tan intranquilo estuviera su corazón, la sacerdotisa nunca le daría voz a su pregunta.

Él dijo: “Incluso si solo somos nosotros cuatro”.

Sin embargo, solo se habían conocido recientemente. ¿Cómo puede él tener tal confianza?

La sacerdotisa sabía que ellos no eran malas personas. Ella entendía eso.

Pero…

— Aun así, debimos prepararnos antes de venir aquí… siquiera trajimos algo medicina con nosotros…

— Incluso si lo dices así, no tenemos el tiempo o dinero para ir de compras.

Al espadachín no le importaba la voz temblorosa de la sacerdotisa, mostrando que su coraje era excepcional.

— Y estoy más preocupado por las chicas secuestradas… si están heridas, las trataras también, ¿cierto?

— Me fue enseñado tratamiento médico y Milagros Curativos, pero…

— ¡Entonces no será un problema!

Publicidad M-M5

“Solo puedo usarlo tres veces…”

Nadie pareció escuchar el poco claro murmullo de la sacerdotisa.

— Es bueno que seas tan confiable, pero no te perderás ahora, ¿verdad?

— Vamos, hemos estado caminando este camino recto como una flecha hasta ahora. ¿Cómo podríamos perdernos?

— Yo no lo diría. Después de todo, te dejas llevar muy fácilmente, así que no tengo opción más que vigilarte estrictamente.

— Que no eres igual…

El espadachín y la artista marcial vinieron del mismo pueblo.

Habían sido incontables veces que habían reñido en el viaje.

La sacerdotisa los seguía, agarrando su maza fuertemente mientras cantaba el nombre de la Madre Tierra repetidamente.

«… Por favor deja que esta aventura termine pacíficamente.»

Esta oración no había hecho eco en la cueva, pero asimilada y desapareció en la negra oscuridad.

Tal vez era porque sus oraciones habían sido escuchadas por la Madre Tierra. O podía ser que ella estaba inmersa en escuchar el sonido de las oraciones.

— ¡Hey, eres muy lenta! ¡Mantente en la línea!

Goblin Slayer Volumen 1 Capítulo 1 Parte 3

 

— Ah, lo siento…

Al final, la primera que notó que algo andaba mal fue nadie más que la sacerdotisa.

Mientras estaba recitando su oración, la maga que chocó con ella y la apresuró. Justo cuando estaba por apresurarse y seguir con la formación, de repente…

Guruguru

Un ligero sonido que sonaba como rocas rodando entró en los oídos de la sacerdotisa.

— ¡…!

— ¡¿Qué sucede de nuevo?!

Con un temblor, la sacerdotisa se congeló en sus pasos. Irritada, la maga cuestionó sus acciones.

Graduándose con colores voladores en la Academia en la capital, la maga que era experta en encantamientos no podía entender a la sacerdotisa delante de ella.

Ella era nerviosa y cobarde. Su primera impresión de la sacerdotisa fue horrible y empeoró cuando entraron a la cueva.

— Acabo de escuchar el sonido de algo colapsando…

— ¿De dónde? ¿Del frente?

— De… tras…

… Estás bromeando.

Esto no era llamado ser cauto, sino ser débil. Ella no era adecuada para ser un aventurero en absoluto.

A causa de la sacerdotisa que se había dejado de mover, su distancia con los otros dos creció.

Aun así, los dos que aún seguían riñendo no notaron la situación detrás de ellos.

La maga suspiró mientras sus alrededores se hacían más oscuros con su única fuente de luz yéndose más y más lejos de ellos.

— Como dije, ¿no hemos estado caminando en línea recta desde que entramos? Qué posiblemente podría estar detrás de nosotros…

La maga giró su cabeza con frustración.

Lo que pasó a continuación fue su fría voz cambiando a una más como un grito sorprendido.

— ¡¿Goblins?!

La pared de la cueva había colapsado. No, en realidad fue excavada.

Desde el túnel emergieron números de horribles monstruos, quienes entonces procedieron a rodear a ambas que desafortunadamente estaban caminando al final de la línea.

Monstruos sosteniendo toscas armas, teniendo caras asquerosas, poseyendo cuerpos como de niños y se esconden en cuevas.

Eran Goblins.

— ¡¿Eh?!

La maga hizo un sonido antinatural. Elevando el bastón granate que era prueba de su graduación de la Academia, ella usó su lengua que se había vuelto afilada para recitar un encantamiento.

No era lo mismo que los Milagros.

Golpea                        Incendia                      Fuego

— ¡Sajida… influlamae… radius!

La maga se concentró en recitar el encantamiento que ella había gravado en su corazón. Lo que salió de su boca fueron poderosas palabras que podían incluso cambiar el mundo.

Formado en frente del granate que era tan grande como un puño, una flecha de fuego emergió y voló hacia la cara de un goblin.

Lo que vino después fue el desagradable olor y el sonido crujiente da la carne quemándose.

«… ¡Ese es uno derribado!»

La maga estaba sonriendo valientemente a causa de su victoria concreta mientras se sentía con buenos ánimos.

Ser capaz de lanzar este encantamiento satisfactoriamente de nuevo le dio un gran impulso a su confianza.

— ¡Sajida… influlamae… radi… AH!

Sin embargo, había demasiados oponentes.

Antes de que la maga pudiera terminar su cántico, sus delgados brazos fueron agarrados por los goblins.

Incapaz de reaccionar a tiempo, ella fue empujada contra el áspero piso de la cueva.

— ¡¿Ah?! ¡¿Eh?!

Sus gafas se cayeron y se rompieron en pedazos. Con su visión borrosa, su bastón le fue quitado en frente de ella.

— Ah, hrk… ¡r-regresa eso! Ese bastón no está permitido para ser tocado por goblins como tú…

Los bastones o anillos que podían ser usados para invocar magia eran la vida entera de un mago.

Para ella, contenía el significado de su orgullo.

Aun así, justo en frente de la maga que estaba gritando frenéticamente, el bastón fue quebrado en dos con un sonoro crujido.

En un instante, la calmada máscara de la maga desapareció mientras se contorsionaba de ira.

— B-bastardos… ¡¡¡¡BASTARDOS!!!!

Con sus grandes pechos agitándose furiosamente, ella luchó con sus brazos y pateó con sus piernas que nunca había entrenado.

Pero lo que había hecho estaba mal. Los enfurecidos goblins inmediatamente usaron una oxidada daga para apuñalar su intestino sin un momento de vacilación.

— ¡¿… UWAAAAA…?!

Los miserables gritos de la maga quien tuvo sus órganos desgarrados hicieron eco en la cueva.

Por supuesto, el resto de los compañeros., no… la sacerdotisa naturalmente no solo se sentaría a mirar.

— ¡Todos, todos ustedes! ¡Aléjense de ella! ¡Deténganse!

La sacerdotisa uso su delgado brazo para balancear su maza desesperadamente en un intento de alejar a los goblins.

Por supuesto, entre los rangos de clérigos, hay algunos que son habilidosos en combate.

Sin mencionar otros que han entrenado sus cuerpos por el curso de ir a través de muchas aventuras.

Sin embargo, los ataques de la sacerdotisa eran superficiales.

Además, a causa de su estado de pánico, ella estaba balanceando su maza salvajemente son la suerte de golpear a los goblins.

La punta afilada de la maza golpeó el suelo de la cueva, haciendo un ligero clang sonido.

Afortunada o no, los goblins vacilaron y se alejaron.

Ellos tampoco pensaron que ella era un monje o solo odiaban ser golpeados por ella. Tampoco era solo una coincidencia.

Agarrando esa oportunidad, ella rápidamente arrastró a la maga fuera del grupo de goblins.

— ¡Resiste… Resiste! ¡¿…?!

No recibió respuesta.

La sacerdotisa rápidamente llamo a los otros camaradas mientras sus manos estaban teñidas en un color rojo oscuro.

La maga aún tenía la daga oxidada apuñalada en su intestino.

Su estómago estaba cruelmente abierto, con su interior claramente en un sangriento desastre.

Con tal horrible visión delante de ella, la sacerdotisa no pudo evitar respirar con dificultad.

— Ha… ha…

Aun así, la maga seguía con vida. Aunque estaba convulsionando, aun no estaba muerta.

«Aún hay tiempo, tengo que salvarla.»

La sacerdotisa mordió su labio.

 O Madre Tierra, abundante en piedad. Por favor usa tus sagradas manos, y sana a esta persona de sus heridas…

Sosteniendo su maza delante de su pecho, la sacerdotisa uso sus manos para presionar los intestinos derramados de la maga de vuelta a su estómago y activó su [Milagro].

Si la magia era algo que podía cambiar la verdad de este mundo, entonces los [Milagros] sin duda eran el poder de dios.

La sacerdotisa rezó como si incluso hubiera concentrado toda su alma en ello. En sus palmas, una débil luz emergió y voló hacia la maga.

Mientras la luz lentamente se dispersaba, el estómago que fue abierto lentamente se curaba.

Por supuesto, los goblins no solo esperarían a que este largo proceso terminara. Pero…

Con la suerte que podría tener, el espadachín finalmente había notado que algo estaba mal detrás e inmediatamente llegó volando para proteger a sus camaradas.

Arrojando la antorcha a un lado, agarró su larga espada con ambas manos y atravesó la garganta de un goblin.

— ¡¡GUIA!!

— ¡¡El que sigue!!

Sacando su espada del cadáver, se giró y mató a otro goblin. La espada cortaba horizontalmente el hombro del goblin e instantáneamente lo cortó en dos.

— ¡¿Qué sucede huh?! ¡¡VENGAN!!

Había una palabra llamada ‘Sanguinario’.

El espadachín era el segundo hijo de un granjero. Desde joven, su sueño siempre había sido convertirse en un caballero.

Él no sabía cómo convertirse en caballero… pero el sabía, que el débil nunca podría ser uno.

A causa de las historias para dormir que había escuchado antes de dormir decían que los caballeros eran existencias que derrotaban monstruos, eliminaban el mal y salvaban el mundo.

… Así, uno que alejaba a los goblins, salvó a la mujer y sus camaradas era su visión de un caballero.

Mientras pensaba en eso, sus labios se torcieron en una sonrisa.

El sintió la espada en sus manos llena con poder mientras un zumbido del torrente sanguíneo podía ser escuchado en sus oídos. Mientras forzaba al goblin delante de él, concentró todos sus sentidos en este.

— ¡Espera, no puedes luchar contra ellos solo!

Desafortunadamente, él aún no se había vuelto un caballero.

Antes de que la artista marcial pudiera decir alguna palabra, una daga oxidada ya había sido apuñalada en el muslo del espadachín.

— ¡¿Uh, AHH?! ¡¡BASTARDO!!

El que hirió al espadachín era un goblin que tenía una seria herida en su pecho. Mientras la larga espada del espadachín se volvió torpe por la sangre, él no logró terminar al goblin completamente.

Cuando el espadachín perdió el balance, su cuerpo se giró extrañamente al lado. Aun así, él balanceó su espada desesperadamente y finalmente logró matar al goblin.

Pero en un momento, otro goblin había saltado a la espalda del espadachín…

— ¡¡VETE!! ¡¡A!! ¡¡LA!! ¡¡MIERDA!!

El espadachín balanceó su larga espada hacia el goblin, pero solo un sordo CLANG sonido pudo ser escuchado mientras su espada golpeaba el suelo de la cueva.

Era el fin.

La antorcha que cayó al suelo se quemó, de nuevo engullendo los alrededores con oscuridad.

En la negra oscuridad, roncos gritos podían ser escuchados claramente, haciéndolo a uno preocupar con miedo.

Porque se forzó a sí mismo a ser valiente, e incluso a causa del hecho de que no tenía dinero, el espadachín no tenía ni un escudo o un casco.

El único equipo protector que tenía era una sola pechera delgada.

Al final, no pudo escapar al destino de ser derribado, apuñalado repetidamente en pedazos y morir así.

— ¡… Ugh! ¿Cómo paso esto…?

La artista marcial quien llego tarde para ayudar se congeló en su lugar con una cara pálida mientras que veía al hombre que no podía soportar, morir frente a sus ojos.

Ella apretó sus temblorosos puños y entró en una pose de batalla… para ser capaz de hacer esto en este tipo de situación, ella estaba bastante serena.

—… Ustedes dos, ¡corran!

— ¡P-Pero…!

Escuchando su fría voz, la sacerdotisa quería refutar. Pero ella entendía, que con tal situación desenredándose delate de ella, ella era inútil.

En sus brazos estaba la maga que estaba jadeando por aire débilmente mientras su conciencia débilmente desaparecía poco a poco a pesar de que ya había recibido el [Milagro Sanador].

Publicidad Y-M1

Los goblins se acercaron lentamente a la presa restante.

Inicialmente parecían precavidos de la artista marcial, pero aun así se apresuró hacia ellos al final.

La sacerdotisa miró repetidamente a la artista marcial, la maga, y el cuerpo del espadachín que estaba siendo mutilado por los goblins.

Viendo que ambas aún no se movían, ella chasqueó su lengua débilmente.

— ¡YARRRHHHHHH!

Como si mentalmente decidiera algo, ella dio un duro grito y se apresuró en medio de los goblins.

Sus miembros eran flexibles por el intenso entrenamiento mientras sus movimientos hablaban de la esencia del arte marcial que su madre le había impartido.

«No puedo morir aquí. ¡Es imposible para el arte marcial de Padre ser peor que estos goblins!»

«… ¡Nunca los puedo perdonar, especialmente por matar a ese tipo!»

Publicidad M-M3

Ella envió un golpe directo que ella había entrenado mucho y duro a la cara del goblin, instantáneamente atravesándolo.

El goblin cayó hacia atrás mientras su materia cerebral volaba por todas partes. Ella presionó el cuerpo hacia atrás y se giró para darle a otro goblin un tajo de mano.

Fue un golpe fatal.

El cuello del goblin había recibido un fuerte golpe mientras su cuerpo giraba en una manera inimaginable mientras caía.

En ese mismo momento, ella tomó la oportunidad para usar su pierna derecha para dar una patada lateral.

Era una patada giratoria de la que estaba más orgullosa. Dos goblins fueron atrapados y volaron hacia atrás a la pared de la cueva con un fuerte thud y nunca más se levantaron…

— ¡¿Ah?!

Aun así, el tercer goblin fácilmente la atrapó ya que agarró su pie.

La fuerza de su agarre hizo que la artista marcial chilló mientras su cara se volvía pálida.

Originalmente, los goblins solo eran tan altos como un niño humano. Sin embargo

— HURGGGGGGGG…

Este gimiente, apestoso goblin era bastante grande.

La artista marcial definitivamente no era pequeña, pero incluso ella tenía que alzar su cabeza para mirarlo.

Su pie agarrado hizo un sonido crujiente mientras que el dolor la hizo gritar ruidosamente.

— ¡UGH! ¡AH! ¡¡DUELE! ¡DETENTE… ¿AH?!

De repente, el enorme goblin agarró su pie y la arrojó torpemente contra la pared de la cueva.

Lo que sucedió después fue un sonido sordo de algo seco agrietándose.

La artista marcial estaba en tanto dolor que siquiera podía hacer un sonido, pero el goblin de nuevo la arrojó contra la pared de la cueva.

— ¡¿EIK, AGH?!

Ella hizo sonidos que los humanos encontrarían difíciles de hacer mientras escupía una mezcla de sangre y vomitó en el suelo.

Los goblins que quedaban inmediatamente se abalanzaron sobre ella.

— ¡¿HUK?! ¡¿GUI?! ¡¿ERG?! ¡¿EIGH?! ¡¿AGH?!

La artista marcial gritaba mientras los goblins la golpeaban con sus garrotes y rompían su ropa.

Hacia los humanos que venían a subyugarlos, ellos no tenían piedad.

El chica que enfrentaba tal cruel tratamiento hizo un grito agudo.

Pero en el ruidoso ambiente la sacerdotisa escuchó lo que la chica murmuró claramente.

— C-corre…

— ¡…! ¡Lo siento…!

La sacerdotisa cerró los sonidos de la artista marcial siendo profanada haciendo eco a través de los calabozos de entrar a sus oídos mientras tropezaba mientras escapaba con la maga en su espalda.

Corriendo, corriendo, corriendo. Cuando ella sintió que estaba cayendo, ella piso fuerte el piso para reganar su balance y seguir corriendo.

En la oscuridad, ella no podía ver las toscas rocas en el desigual piso de la cueva, pero ella siguió forzando a sus piernas para moverse.

—… ento… l-lo siento… lo siento, lo siento… ¡Ugh!

Ella desesperadamente jadeo por aire mientras abría su boca dolorosamente.

No había luz delante de ella. Aunque ella sabía que estaba forzándose a correr más profundo dentro de la cueva…

— Ugh, Ack, Ha…

Lo que la aterraba más eran los sonidos de pisadas viniendo desde los goblins que la seguían acoplados con los ecos de los gritos que se acercaban a ella.

Ella nunca dejó de correr, ni siquiera se detuvo para mirar atrás.

Aun así, todo lo que podía ver era oscuridad.

Ahora, ella había entendido completamente la conflictiva expresión de la recepcionista.

Ciertamente, los goblins eran extremadamente débiles. Incluso aventureros novatos como el espadachín, la artista marcial y la maga podían matarlos solos.

El rumor de los goblins teniendo el cuerpo, inteligencia, y fuerza de un niño humano normal era correcto.

Pero, qué si 10 o más niños armados con armas se apresuraban hacia ti con intención de matar, ¿qué harías?

La sacerdotisa siquiera había considerado estos detalles.

Ellos eran débiles, infantiles, inexpertos, pobres y desafortunados. Sin mencionar el número de goblins eran simplemente demasiados.

Este tipo de cosas… siempre pasaba.

— Ah…

La sacerdotisa piso el borde de su manto y cayó torpemente.

Su cara y manos fueron rasguñados dolorosamente por la grava, pero ella estaba más preocupada por la maga que había soltado de su espalda.

La sacerdotisa apresuradamente corrió al lado de la maga y agarro a la camarada que tenía con ella por suerte.

— ¡L-lo siento! ¡¿Estás bien?!

— ugh, ack…

La maga no respondió, sino que solo escupió sangre espumosa desde su boca.

Porque había estado corriendo todo este tiempo, ella no notó que todo el cuerpo de la maga estaba convulsionando y tenía una alta fiebre. Su sudor ya había empapado su capa completamente.

— ¡¿C-cómo…?!

La sacerdotisa inicialmente sospechó que su oración no llegó a la diosa.

Pensando sobre eso, ella usó su preciado tiempo para escapar para abrir la ropa de la maga para inspeccionar la herida.

Pero la Curación ciertamente había tenido efecto. Aunque estaba ligeramente teñido con sangre, la piel del estómago era lisa y no parecía que hubiera estado herida en un principio.

—… ¿P-por qué? ¿Qué debería hacer en esta situación? Que debería hacer…

La sacerdotisa totalmente no tenía idea de lo que se suponía que debía hacer a continuación.

Ella tenía algo de conocimiento sobre tratamiento de emergencia, y ella podría lanzar su Milagro de nuevo.

Pero entonces, incluso si usaba su Milagro de nuevo, ¿la maga se curaría? ¿O debería encontrar alguna otra manera para esto?

Sin mencionar, ella estaba en estado de pánico. ¿Podría la oración que recitara siquiera llegar a la diosa?

— Erh, ¡¿AHHH…?!

Desafortunadamente, un momento de duda podía ser fatal. Un inmenso dolor abrumo a la sacerdotisa mientras caía al suelo antes de que siquiera pudiera gritar.

Ella había sentido algo viniendo desde la oscuridad, y entonces sintió un ardiente dolor viniendo de su hombro izquierdo a continuación.

Volviendo su cabeza hacia atrás, ella vio una flecha incrustada profunda en su hombro, con sangre ya mojando su manto.

Ella no usaba ningún equipo de protección, así que la flecha fácilmente atravesó su manto y se incrustó sin piedad en el delgado hombro de la sacerdotisa.

Era prohibido para un sacerdote ser fuertemente equipado o usar mucho equipo protector.

Publicidad M-M4

Pero de nuevo, la razón primaria era porque ella no tenía dinero.

Cuando movía su cuerpo incluso un poco, la flecha excavaba más profundo dentro de su carne. Se sentía como si estuviera siendo sujetada por un par de tenazas calientes.

— Hrkk… ergh…

Todo lo que la sacerdotisa podía hacer era apretar sus dientes mientras miraba a los goblins con lágrimas bajando por su cara.

Había solo dos goblins armados que se acercaban a ella.

Saliva fluía de sus ampliamente sonrientes bocas.

Tal vez suicidarse al morder su propia lengua era mejor ahora.

Pero la diosa a la que servía no permitía el suicidio, así que estaba atada a encarar el mismo destino que sus camaradas.

¿Sería desgarrada en pedazos, o sería profanada, o iba a enfrentar ambos?

— Eik… haa…

Publicidad M-M1

Los dientes de la sacerdotisa empezaron a castañear incontrolablemente.

Como si quisiera proteger a la maga, la sacerdotisa la abrazó fuertemente. De repente, sintió la parte inferior de su cuerpo volverse un poco caliente.

Mientras los goblins olían su hedor, sus caras se contorsionaron con disgusto.

La sacerdotisa alejo su mirada de ellos mientras cantaba el nombre de la Madre Tierra.

Sin embargo, la salvación no llegó.

Pero…

— ¿… Eh…?

En la oscuridad un rayo de luz podía ser visto.

Era como una estrella brillando orgullosamente en un cielo engullido por la oscuridad.

Esa pequeña, débil pero clara luz lentamente se acercó a ella.

Al mismo tiempo, ella podía oír casuales pero firmes pasos.

Los goblins giraron su cabeza con curiosidad. ¿Sus camaradas dejaros escapar una presa?

Y entonces, viendo sobre las cabezas de los goblins, ella lo vio.

La apariencia del hombre era bastante fea.

Usaba una armadura sucia y un casco, su mano izquierda sostenía una antorcha con un pequeño escudo firmemente atado a ese brazo.

En su mano derecha sostenía una espada promedio.

La sacerdotisa pensó, que comparados con él, ellos los novatos tenían mejor equipamiento que él.

—… ¡No…! ¡No vengas aquí…!

Ella quería gritar en alto. Pero su lengua se había congelado con miedo, causando que ella fuera capaz de pronunciar un solo sonido.

Ella se sintió muy avergonzada, porque ella no tenía el coraje de la artista marcial.

Los goblins probablemente pensaban lo mismo. Que una presa indefensa como ella podía esperar hasta después.

Ambos se giraron hacia el hombre. Uno de ellos cargo una flecha en su arco y le disparó al hombre.

La flecha fue hecha crudamente, con su punta tallada de una piedra. Sin mencionar que la puntería del goblin también era mala.

Pero en la negra oscuridad, los goblins tenían una absoluta ventaja sobre ellos.

Con los ojos de una persona normal, sería imposible evadir la flecha venidera…

— Hmph.

Sin embargo, el hombre hizo un frio gruñido y al mismo tiempo, balanceó su espada para desviar la flecha al suelo.

El otro goblin que no notó esta anormalidad saltó hacia el hombre.

Apuntando hacia la abertura en el hombro de su armadura, apuñaló fuerte con la daga.

— ¡Ah…!

La sacerdotisa hizo un grito agudo. Después del grito, todo lo que pudo escuchar era el ligero sonido de metal contra metal.

La cota de malla bajo la armadura había detenido la daga.

El goblin se sintió confundido, pero balanceó su daga de nuevo.

— ¡¿GYAOU?!

El momento de duda fue fatal.

Con un fuerte thud, el hombre empujó al goblin contra la pared de la cueva.

— Ese es uno.

El hombre dijo simplemente. La sacerdotisa también inmediatamente entendió su significado.

Él entonces empujo la antorcha fuerte contra la cara del goblin.

El sonido de su grito junto al desagradable olor de carne quemada llenó la cueva.

El goblin luchaba desesperadamente. Pero porque estaba siendo empujado fuerte contra la pared con un escudo, él siquiera podía llegar a su cara.

Al final, el goblin no podía moverse mientras sus miembros cuando cojeó hacia el suelo. Confirmando que el goblin estaba muerto, solo entonces el hombre liberó la presión que puso en su escudo.

El goblin con la cara quemada cayó al suelo con un thud.

Pateando su cuerpo a un lado, él continuó caminando.

— El que sigue.

Esta situación era completamente desconcertante. El que sintió miedo hacia la situación en frente de ella no fue la sacerdotisa en sí.

El goblin que estaba agarrando el arco dio un paso atrás inconscientemente. Incluso si abandonaba a su camarada aquí, hubiera sido entendible.

Porque la palabra ‘Valiente’, era una palabra que no calzaba en su mayoría con la descripción de un goblin.

Publicidad G-M1




Pero entonces, el obstáculo detrás del goblin no era nadie más que la sacerdotisa.

— ¡…!

La sacerdotisa finalmente hizo un movimiento.

Incluso si le fue disparada una fleca, se mojó a sí misma, asustada hasta que fue incapaz de levantarse y seguir apoyándose en sus moribundos camaradas.

Ella aun así usó su brazo que aún estaba movible para apuñalar al goblin con su maza.

Su movimiento fue un instinto sin ningún pensamiento más. Su resistencia también era realmente inútil.

Pero esta inútil resistencia fue suficiente para hacer que el goblin vacilara por un momento.

En ese momento, se volvió su primera vez para estar confundido de que hacer.

Pero antes de que pudiera tomar una decisión, fue golpeado por la espada del guerrero con armadura. Su respuesta final de su vida esparcida en la pared de la cueva.

En un instante, el cráneo del goblin fue aplastado, matándolo en el lugar.

— Ese son dos.

Mientras terminaba la lucha capaz de hacer que la gente sintiera nauseas, el hombre se paró sobre el cadáver de un goblin.

Su ligeramente sucio caso negro, armadura, y cota de malla estaban teñidos de rojo con la sangre del monstruo.

Su mano izquierda sostenía una antorcha, mientras que amarrado a su brazo izquierdo estaba un pequeño, desgastado escudo que parecía que había pasado por muchas batallas.

Con su vacía mano derecha, se paró sobre el cadáver debajo de él y sin esfuerzo sacó su espada de su cabeza.

La espada, que estaba cubierta de materia cerebral del monstruo, no era larga ni corta, y parecía que era barata y de una artesanía desigual.

Mientras tanto, una chica paralizada en el suelo, temblando de dolor y miedo, su codo perforado por una flecha.

Ella tenía el cabello dorado y una linda cara ovalada. Aunque ahora, su cara se había retorcido insoportablemente por su sudor y lágrimas.

La hermosa chica era delgada, y usaba lo que parecía ser un atuendo de sacerdotisa.

Su mano que estaba actualmente sosteniendo su maza temblaba ligeramente.

«El hombre ante mí, ¿quién es él?»

La chica sintió que él era diferente de los goblins.

No, era más como un monstruo que tenía un origen totalmente diferente al de ellos.

La apariencia del hombre, aura, y acciones eran simplemente demasiado anormales.

— ¿… Quién… eres?

Mientras la chica soportaba su miedo y dolor, ella le preguntó.

Al final, el hombre abrió su boca y le respondió.

— Goblin Slayer.

Publicidad Y-AB

Goblin Slayer Volumen 1 Capítulo 1 Parte 3

 

… Él era un asesino. Él cazaba no dragones o vampiros, sino que en su lugar cazaba goblins, los más débiles en la jerarquía de los monstruos.

Si hubiera sido una situación normal, ella hubiera pensado que ese nombre era tonto al momento en que lo hubiera escuchado.

Pero ahora, ella no lo pensaba.

4.9 14 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios