Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 23: Guerreros de Orcrox (Parte 2)

 

 

Ian llegó a la Orcrox Fortress en un instante, gracias al poder de los chamanes. El grupo entró en Orcrox con una expresión firme. Los guerreros y chamanes Orcrox ya se estaban preparando para la campaña. Desde el amanecer, toda la fortaleza de Orcrox estaba llena de gente.

Ian estaba a punto de preguntar qué estaba pasando cuando encontró una cara familiar. Era Grom, que estaba rodeado de guerreros y respondía a algo. Los guerreros lo interrogaron un rato antes de marcharse. Entonces Grom se giró con un suspiro.

Ian se acercó a él.

“¿Que está pasando?”

Grom miró con una expresión sobresaltada. Sus ojos temblaban.

“¿Cómo, p-por qué estás aquí?”

“Fui a Basque Village y conocí a los chamanes.”




“…”

“¿Por qué están haciendo esto? ¿Está ocurriendo una guerra?”

Grom evitó los ojos de Ian.

“…?”




“Es por mi culpa.”

“¿Huh?”

“Yo… por casualidad…” Tartamudeó antes de suspirar. “Hoo. Déjame explicarte. Encontré algo extraño.”

“¿Qué?”

“Fui al norte…” (Deb: Slap)  (Nova: Pero si sera bruto… (>ლ)  )

Grom comenzó su larga explicación.

* * *

 




 

Se dirigió al norte mientras luchaba por cómo actuar como un guerrero.

El norte de la Orcrox Fortress no era un lugar para los guerreros aprendices. Sólo los primeros clasificados entre los usuarios podrían lidiar con los temibles monstruos allí.

Orcrox Fortress en sí fue construido para bloquear a los monstruos en el norte. Grom estaba vagando al azar al norte y encontró algo extraño al huir de algunos trolls.

Era una cueva en una brecha entre dos rocas, donde logró esconderse. Los trolls se fueron porque no pudieron encontrarlo, pero Grom entró en la cueva debido a su curiosidad.

Caminó un poco y apareció un amplio espacio. Había antorchas en las paredes. Había una sombra humana. La forma era humana, pero no era un ser humano. La luz de la antorcha reveló la cara aterradora de un no-muerto podrido.

¡Caballero de la muerte!

Praise the Orc Capítulo 23

 

El caballero de la muerte susurró en una voz misteriosa.

“No es un sitio donde puedas estar seguro … Intrusosssss debennn seeer…”

Grom se volvió y huyó aterrorizado. El caballero de la muerte lo persiguió y balanceó su espada, haciendo que Grom lo bloqueara con su hacha. Grom fue tirado hacia atrás por el tremendo poder, pero el caballero de la muerte también rodó por el suelo con Grom.

La mano fría del caballero de la muerte agarró el hombro de Grom. Grom estaba aterrorizado y comenzó a atacar el brazo con su hacha. Una vez, dos veces, tres veces, muchas veces. Al final, la muñeca del Caballero de la Muerte fue cortada.

“Kkuaaaaah…”

El caballero de la muerte gritó dolorosamente, emitiendo un gemido desgarrador que perturbaba el alma.

Grom huyó frenéticamente. Los gritos del caballero de la muerte se oían detrás de él. Corrió a través del túnel, fuera de la cueva, y todo el camino de regreso a la Orcrox Fortress. Utilizó todas sus fuerzas para evitar a los trolls y a los goblins.

Finalmente, pudo respirar frente a los dignos guardias de la Orcrox Fortress. Sin embargo, las caras de los guardias eran anormales.

“Aprendiz… ¿Qué es eso?”

Grom siguió su mirada hacia su hombro. La mano podrida del caballero de la muerte seguía allí.

Se sujetó al hombro de Grom como si todavía estuviera vivo. Cuando Grom se sorprendió, su agarre se hizo aún más fuerte. Las uñas le perforaron el hombro. Grom gritó.

Los guardias comprendieron la gravedad de la situación e informaron a Tanya y Lenox. Inmediatamente decidieron una misión de subyugación. Si un caballero de la muerte custodiaba la entrada, significaba que algo más fuerte estaba dentro de la cueva.

Lenox adivinó que era un Lich.

El hecho de que un Lich estuviera situado al norte de Orcrox significaba que probablemente estaba intentando magia negra. Era peligroso ya que había suficiente poder oscuro para que la mano siguiera afectando, incluso después de que Grom escapara a Orcrox. Tal enemigo tenía que ser asesinado antes de que pudiera acumular más poder con el paso del tiempo.

La decisión fue rápida y los guerreros se reunieron bajo el mando de Lenox.

Así, una incursión fue creada con Grom como el guía.

* * *

 

 

“Esto es completamente…” Ian dijo, “¿No es una dungeon raid?” (Redada/Ataque a la Mazmorra)

¡Un dungeon raid fue llamado la flor de los juegos de realidad virtual! Elder Lord no fue la excepción. Videos de raid siempre fueron un tema candente.

“Sí, pero… ¿Ian también va?”

“Quiero ir.”

“Será peligroso, así que no puedes ir…”

Grom estaba de alguna manera actuando de manera negativa. Grom era alguien que siempre se regocijaba cuando el juego progresaba. ¿Fue aterrador el caballero de la muerte?

Mientras Ian pensaba esto, Lenox y Hoyt aparecieron frente a las tropas. También había una orca femenina que Ian vio por primera vez. Ella era Tanya, la administradora de la Orcrox Fortress.

Lenox miró a los guerreros y chamanes. En poco tiempo, muchos orcos se habían reunido bajo el nombre de Lenox.

Ian estaba lleno de expectación. Lenox gritaría apasionadamente y aumentaría la moral. Tal vez incluso hubieran bofetadas para despertar sus ánimos. Pero estaban inesperadamente calmados.

Lenox avanzó y la zona se quedó en silencio.

“Nuestra meta es una mazmorra de no-muertos. Se estima que habrá un lich presente, pero no sé cuáles son los riesgos. La peor situación podría ocurrir. Pero…”

Cada orco escuchaba a Lenox.

“Tenemos que hacerlo.”

Era una voz baja que estaba llena de una fuerte fe. Los guerreros asintieron.

“Manténganse vivos.”

Los orcos levantaron sus armas, gritando a la vez.

“Bul’tar──────!”

Los gritos resonaron a través de Orcrox Fortress. Lenox asintió y condujo el camino, los guerreros y los chamanes siguieron detrás de él. Ellos formaron unidades y una formación detrás de Lenox.

Ian, que estaba al fondo, de repente captó los ojos de Lenox.

“Aprendiz.”

“¡Sí!”

Ian estaba nervioso. Un aprendiz de guerrero podría no ser útil, pero no quería perderse esto. Ian miró a Lenox con ojos serios.

Lenox sonrió.

“No te quedes atrás y sigue adelante.”

Ian también sonrió ante sus palabras.

“¡Entendido!”

Hoyt sonrió desde su posición detrás de Lenox. Gulda se acercó y golpeó la espalda de Ian. El chamán Kinjur bendijo toda la unidad. Fue la primera gran batalla desde que Ian se convirtió por primera vez en orco.

* * *

 

 

Había 50 guerreros y 20 chamanes. 70 orcos marcharon a través del bosque. Sus robustos hombros y su gran tamaño causaron un intenso impulso mientras Ian los seguía.

Grom guió a Lenox al lugar mientras Ian caminaba con los otros guerreros en la parte de atrás. Gulda se quedó hombro con hombro con Ian.

“Aprendiz, ¿es tu primera vez en una mazmorra?”

“Sí.”

“Será interesante. Kuhahahal.”

Se rió con la alabarda en su hombro.

Si se debía al poder de los chamanes o algo más, una fuerza desconocida se extendió por toda la unidad. Los monstruos ocasionales fueron arrastrados por los guerreros orcos como hojas caídas.

Los monstruos del norte no estaban al nivel de goblins o lobos negros.

De trolls, mantis gigantes, wyverns errantes y gusanos que salían del suelo, había poderosos monstruos de los que Ian habría caído presa si estuviera solo.

Pero todos los guerreros, apoyados por la magia del chamán, lo manejaron fácilmente. El hacha de Lenox era particularmente aterrador. Ni siquiera los trolls podían recuperarse de sus golpes.

El Gulda constantemente sonriente era también increíble. Mientras Ian se defendía de una mantis, Gulda corrió y cortó todos los miembros de la mantis con una risa.

La fuerza de los guerreros orcos era aterradora.

Pronto llegaron a su destino. Era una roca situada debajo de la cresta de una montaña. Había una grieta escondida detrás de las rocas, pero había claramente una cueva allí.

Los chamanes se estremecieron tan pronto como vieron la cueva.

“Esa intensa magia…”

Ian también sintió un escalofrío por su espina dorsal. Lenox habló con Grom, que los había guiado hasta aquí.

“Entra.”

“¿Huh?”

“¿No vas a entrar?”

“Pensé que sólo te estaba guiando hasta aquí…”

“Será más peligroso si te dejan solo.”

Lenox agarró el collar de Grom y entró primero. Los orcos siguieron uno a uno a través de la estrecha entrada.

La luz de los chamanes reveló la cueva adentro. Los guerreros y los chamanes caminaron en una línea. Pronto había un túnel más ancho. Se formaron de nuevo sus formaciones. Había pruebas de que alguien había creado artificialmente esta área.

El aire era pesado. Esto era una mazmorra. Una sensación incómoda estaba pegada al cuerpo de Ian. De alguna manera, era difícil moverse.

Entonces el túnel se abrió en un amplio espacio. Las antorchas y los cristales iluminaban el interior. Había la sombra de un ser humano de pie en medio.

“…¿Ese?”




Fue el caballero de la muerte el que atacó a Grom. El caballero de la muerte levantó su espada.

“Ustedessss orcosssss… Salgannnn dee aquiiiiii…”

Era un tono misterioso que parecía surgir del Abismo. Ian tenía la piel de gallina.

“Dee loo contrarioooo… Unaaa muerteeee espantosaaaaa… Eternoooo dolooor dee bienvenidaaaa.”

¡Una presencia temible! Una amenaza aterradora. Entonces Ian descubrió de repente algo extraño.

“…”

El caballero de la muerte dio un paso atrás mientras amenazaba a los orcos, pero no se notaba en la voz espeluznante.

Los orcos fueron sacudidos.

“Ni siquiera sentirse nervioso después de ver estos números … Realmente es un caballero de la muerte.”

“Ohh… cuando personas fuertes mueren, se convierten en caballeros de la muerte.”

“Que terrible. No podemos perder.”

“Kuock… lucharé incluso si significa morir. Bul’tar…!”

El caballero de la muerte se estaba distanciando. ¡Fue sutilmente caminando hacia atrás hacia una puerta! Si él se dejara solo, se alejaría más. Ian tomó una piedra y la arrojó al caballero de la muerte.

Bam.

Golpeó al caballero de la muerte en la cabeza.

Rattle rattle.

Todos los ojos se volvieron hacia Ian por un momento. El momento terminó, pero Ian gritó sin vacilar.




“¡Atrápenlo!”

El caballero de la muerte dio media vuelta y empezó a correr. Los orcos recobraron su espíritu y lo persiguieron. Docenas de orcos persiguieron a un caballero de la muerte a través de la cueva. Un guerrero orco lanzó su arma. El hacha se dio la vuelta y golpeó al caballero de la muerte.

“Kkuooooh…”

El caballero de la muerte cayó al suelo. Los orcos lo rodearon y comenzaron los golpes.

“¡Espere un minuto!” Exclamó el caballero de la muerte.

“¿Qué, este bastardo puede hablar bien?”

“¿Era sólo un acto?”

Mientras los orcos lo golpeaban aún más, el caballero de la muerte dejó de resistir. Lenox se acercó y agarró al caballero de la muerte.

“Caballero de la muerte, ¿quién es el que te convocó?”

“Noo puedoooo contestarrrrrr…”

Peeok!

“Hable bien.”

“N-No puedo decírtelo. Si yo hablo, entonces seré destruido.”

“¿Cuándo llegó usted aquí?”




“No hace mucho. Me dijeron que protegiera la entrada hace una semana.”

“¿Cuántos chicos como tú están ahí?”

“Cuando fui convocado, había esqueletos y gárgolas. Habrán más ahora. También hay varios caballeros de la muerte…”

“¿El Lich?”




“N-No puedo decir…”

Lenox golpeó al caballero de la muerte, que rodó por el suelo con un gemido. Lenox miró el amplio espacio con una expresión determinada en su rostro.

“Extraño.”

“¿Qué quieres decir?”

“Los caballeros de la muerte no son tan débiles.”

“Entonces…”

“Es una trampa.”




Al final del amplio espacio había una gran puerta. Lenox se acercó a ella. La puerta se movió.

La puerta firmemente cerrada comenzó a abrirse lentamente, como un demonio abriendo su boca. La oscuridad significaba que nadie podía ver lo que había dentro.

Sin embargo, no pudo evitarse.

“Entren.”

De ahora en adelante, no se sabía qué peligros podía haber en el interior. Lenox tomó la delantera y los orcos siguieron silenciosamente detrás de él. Los ojos huecos del caballero de la muerte con la garganta cortada los miraba fijamente.

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios