Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 11: Pasante Stella

 

 

“No puedo ver al rumoreado novato.” Un orco comentó a Lenox mientras se encontraban en el campo de entrenamiento.

Era un chamán que llevaba una piel de animal y tenía un bastón. Lenox asintió.




“Lo envié con Hoyt.”

“Hoyt… No he oído ese nombre en mucho tiempo. ¿Lo ha estado haciendo bien?”

“Se ha ido esta vez porque se hizo amigo de un humano.”

“Humano…”

El chamán se tocó la barbilla.




“No es bueno enredarse con ellos.”

“Espero que el humano al que llamó amigo sea un hombre de honor.”

Unos pocos guerreros saludaron al chamán.

“Tashaquil! ¿Estás vivo?”

“Oh, estoy vivo. ¡Bul’tar!”

“Tashaquil!”

Tashaquil sonrió y asintió.

“Eh, todos están vivos.”

Al igual que Lenox era el instructor para los guerreros en la Orcrox Fortress, Tashaquil era el profesor para los chamanes.

Orcos principiantes a menudo se reunían con Lenox o Tashaquil. El sistema determinó el alineamiento del usuario y sugirió la forma más adecuada para ellos. Eran los dos NPCs que podrían llamarse el punto de partida de las especies del infierno.

Lenox miró a un guerrero colapsado, el cual se levantó de un salto y comenzó a moverse de nuevo.

“Veo que todavía eres estricto.”

“Los estoy tratando como guerreros.”

Lenox se echó a reír.

“Grant me envió una carta.”

“¿Grant? ¿No se hizo granjero?”

“Así es.”

“Esperaba que se rindiera.”

“Él escogió esa vida para sí mismo.”

En el momento en que se recibió la misión ‘Caza de Mutantes’, el sistema dijo que la compensación dependería de su desempeño. Ian y Grom no lo sabían, pero la carta que Grant escribió a Lenox resultó en una recompensa mucho mayor.

Tashaquil agitó su bastón y una bendición cubrió a los orcos que practicaban en los campos de entrenamiento. Los guerreros gritaron su agradecimiento a Tashaquil.

“Esa persona contundente escribió una carta. ¿Qué decía?”

“Él me dio sus saludos y habló sobre el novato.”

“¿Conoció al novato?”

“Sí. Les dije que ayudaran a los agricultores orcos en general, pero terminaron encontrando a Grant en su lugar.”

“¿Qué dijo?”

“Que será un buen guerrero.”

“Un buen guerrero…”

Tashaquil comenzó a pensar.




“He visto muchos guerreros. Buenos guerreros también. Pero no todos los buenos guerreros van de la misma manera.”

Tashaquil sonrió y asintió.

“¿Entonces lo enviaste con Hoyt?”

“Así es.”

“Hoyt es un hombre honorable.”

“Es suficiente siempre y cuando el novato no se olvide del camino del honor.”




“Esa es tu respuesta, Lenox.”

En ese momento, un orco apareció frente a los ojos de Lenox. Con una ruidosa forma de andar, era Grom. Lenox rió amargamente.

“Hay otro novato.”




“¿Éste?”

“No es confiable, pero va bien.”

Lenox gritó a Grom. Él saltó. Se puso tenso al mirar a Tashaquil, que tenía una atmósfera feroz similar a Lenox. Tashaquil agitó su bastón.

“Estoy vivo. Soy Tashaquil.”

“¡Estoy vivo! ¿Es usted el instructor chamán?”

“Me conoces.”

Grom se preocupó inicialmente por si debía convertirse en un guerrero o un chamán. De hecho, el sistema había propuesto convertirse en un chamán, y le dijo que fuera al Pueblo Basque para encontrar al chamán Tashaquil. Sin embargo, el propio Grom decidió convertirse en un guerrero.

Lenox le dijo a Grom: “La misión de ayudar a Grant resultó bien.”

“Gracias.”

“Pero todavía no estoy satisfecho. ¿Estás satisfecho?”

“¡Ah, no!”

“Sí. Nunca estés satisfecho con el presente. Te daré una misión.”

“¿Solo a mí…?”

“Así es.”

Grom había oído a través de un susurro que Ian estaba en una misión en solitario. Esta sería la primera búsqueda que él comenzaría solo sin Ian. De hecho, fue gracias a Ian que Grom había hecho la mayor parte de su progreso como orco. Si no fuera por Ian, entonces ya habría renunciado.

¡Los orcos realmente eran una especie del infierno! ¿Qué búsqueda tendría que hacer solo? Grom tragó saliva.

“Entiendo.”

“En estos días, un grupo de goblins están amenazando a los orcos. Ve con los guerreros. Luchen juntos.”

“¿Uh, cuándo?”

“¡Ahora!”

Lenox señaló detrás de Grom. Había un grupo de guerreros con armas. Le sonrieron mientras le hacían un gesto. Era un espectáculo temible a la vista. Grom parecía que estaba a punto de llorar.

“Entiendo… Uhh…”

Tashaquil se echó a reír mientras observaba cómo Grom se alejaba.

“¿Ese tipo va a ser un guerrero?”

“Cualquiera puede convertirse en un guerrero.”

“Kulkulkul. En efecto…”

“Tashaquil, un guerrero no nace, sino que se hace.”

“Todavía eres un romántico.”

“Sólo creo.”

Lenox sonrió.

“Creo en las posibilidades de todos los orcos.”

* * *

 

 

Ian caminó alrededor de Anail.

Una vez que fuera reconocido como un guerrero orco algún día, abandonaría Orcrox Fortress y se reuniría con varias otras especies. Al igual que admiraba el paisaje de Orcrox, Anail estaba lleno de NPCs con su propia inteligencia y personalidad.

Además de los mercaderes dando la bienvenida a los clientes en el mercado, también vio a los mercenarios de Elder Lord que harían cualquier cosa por dinero. Los orcos eran raros en Anail, así que Ian con mucho gusto golpeó los puños con ellos cada vez que se encontró con uno.

“Oye, ¿estás vivo?”

“¡Estoy vivo!”

“Esta es la primera vez que te veo. ¿Un guerrero?”

“Todavía soy un aprendiz. ¿Chaman?”

“No no no. Soy un brujo, mucho más genial comparado con un chaman.” (Deb: Para los próximos capítulos debería llamarlo Brujo o Warlock?)

“Ohh… Esta es la primera vez que veo a un orco brujo.”

“No reduzca el honor de los brujos. Soy un brujo.”

“Kulkulkul. Seré cuidadoso.”

“Es un placer conocerte, Guerrero. Los guerreros pueden ser llamados el orgullo de los orcos. Conviértete en un guerrero que conoce el honor, jovencito.”

“Entendido. ¡Bul’tar!”

“¡Bul’tar!”

Los ciudadanos miraron a los dos grandes orcos despidiéndose en la calle.

Los recuerdos de infancia de Ian regresaron mientras vagaba por el mercado. Fue divertido seguir a sus padres en el mercado cuando estaban vivos. Cuando veían al joven Ian, los adultos del mercado le daban algo de comer.

“¡Compren rábanos! ¡Se venden rábanos! ¡Compren rábanos! Compra… ¿eh?”

Una mujer que gritaba mientras sostenía un rábano en ambas manos notó a Ian y sus ojos se abrieron.

“¿…?”

Ian la miró también. Había una estrella blanca en medio de su frente. Un usuario. Fue el primer usuario que conoció aparte de Grom.

“¿Un usuario?”

“Sí.”

“Whoa, esta es la primera vez que veo un usuario orco. Wah, wah.”

Examinó a Ian con asombro. Cuando ella extendió la mano para tocar a Ian, se dio cuenta de que estaba sosteniendo rábanos con ambas manos y se detuvo.

“¿Quieres comprar un rábano?”

“Kulkulkul. Está bien.”

Dejó los rábanos con ojos llenos de pesar.

“Esta es la primera vez que veo un usuario orco. ¿Has estado jugando durante mucho tiempo?”

“No tanto. Soy un principiante.”

“Ya veo. Usted debería intentar con una raza diferente. Tengo amigos que trataron de ser orcos, y todos terminaron por dejarlo.”

“Kulkulkul.”

“Eres como un orco real.”

La mujer estaba vendiendo una variedad de verduras por su cuenta, con un cartel que decía ‘Sucursal de Anail  de la Blacksmith Company (Compañía del Herrero)’ delante de ella. Sus ojos se agrandaron al notar que Ian estaba prestando atención.

“Ahem, soy una candidata exitosa para el puesto de pasante en la Blacksmith Company.”

“¿Pasante?”

“No ignore a los pasantes. The Blacksmith Company es un gran negocio en Elder Lord. ”

Incluso en los juegos, la preferencia por las grandes empresas se mantuvo.

“Voy a convertirme en una leyenda en el mundo de los negocios y aparecer en [Elder Lord Times].”

[Elder Lord Times] era un programa que hablaba de noticias en Elder Lord, así como de los Rankers. Ian había visto videos de Elder Lord a través de este programa antes de comenzar Elder Lord.

“Orco, ¿cuál es tu profesión?”

“Guerrero, aunque todavía soy un aprendiz.”

“Verdaderamente un orco. Qué duro.”

La mujer suspiró: “Es bueno que no tenga que preocuparme por pelear. Pero tengo que vender todo esto hoy…”

Miró a Ian.

“¿Estás ocupado?”

“No estoy ocupado, pero…”

Ahora era su tiempo libre. Hoyt le dijo a Ian que explorara la ciudad.

“Entonces, por favor ayúdame.”

 

[Stella ha sugerido una misión.]




[El pago será según los resultados. Hay un salario base de 5 de plata y recibirá el 30% de los dividendos de Stella, dependiendo del rendimiento de ventas.]

 

¡Misión de Stella! Esta fue la primera vez que descubrió que los usuarios podían otorgar una misión. Ian miró a la mujer, Stella, que lo miraba con seriedad.

“Soy un pasante. ¡Si mi rendimiento no es bueno, entonces no puedo cambiar a ser una empleada de tiempo completo!”

Era la triste realidad. De todos modos, parecía divertido, así que Ian asintió.

“Entiendo.”

“¿Viste mi nombre en la ventana de misión? Soy Stella. Orco, ¿cómo te llamas?”

“Yo soy Ian.”

“Ese no es un nombre similar a un orco.”

Así, Ian comenzó a ayudar a Stella con su negocio.

“¡Compren rábanos! Compren zanahorias! Vendemos pepinos!” Gritó Stella en voz alta. Impropio de su delgada figura, gritó como una amazona, pero nadie miró hacia atrás. (Deb: Entendieron la referencia? Pepinos, orcos, no es coincidencia) ( ͡° ͜ʖ ͡°) (Wabisabi: Lo decis porque son verdes? eso es racista… jaja)

Ian observó a Stella.

“¡Disculpe, señor! ¿Necesita un rábano? ¡Este es un rábano, un delicioso rábano! ¡Usted puede hervirlo, cocinarlo, o incluso revenderlo! ¡Cómprelo!”

“No estoy comprando, no estoy comprando.”

“¡La tía de allá! ¡Zanahorias! ¡Es genial para su cuerpo! Bueno para sus ojos, y rico en beta caroteno. ¡Incluso a los niños les gustan! Las zanahorias son geniales, tía!”

“Mis hijos odian las zanahorias.”

“¡La linda hermana de allí! Hermana Elfa! Hermana, ¿te gustan los pimientos verdes? Hermana, ¿qué te parece una canasta de pimientos verdes?”

“…Hazte a un lado.”

Ian sacudió la cabeza. Stella miró a Ian con ojos llorosos.

“¿Qué? Estás viendo y no ayudando. ¿Crees que serás mejor que yo en este trabajo?”

“¿No es sólo venta?”

“Sí, fui a una escuela privada para pasar la entrevista para entrar en la Compañía de Herreros.”

“¿Escuela?”

“Hay muchas escuelas especiales para Elder Lord.”

Si hubiera escuelas privadas para juegos, seguramente sería en Corea del Sur.

“Estoy en bancarrota porque usé mi sueldo para pagar los honorarios de la escuela privada…”

Se acordó de Yiyu cuando vio a Stella. Ian suspiró y dijo: “De acuerdo. Te prestaré mi fuerza.”

“Bah, ¿la fuerza de Ian marcará la diferencia? ¿Convertirá las zanahorias en carne? Serías un rico comerciante.”

Palabras desesperadas salieron de la boca de Stella cuando empezó a hablar. Ian colocó una zanahoria cubierta de suciedad en su boca. Trató de hablar mientras la escupía.

“¿Para qué?”




“Stella, por favor recuerda esto.”

Ian se hinchó el pecho. Era un digno y honorable orco.

“Si quieres tomar la mente de una persona, sé consciente de que el 70% de la comunicación es a través de un comportamiento no verbal, sin palabras.”

Ian apartó a Stella del camino y se sentó. La gente que pasaba miraba al orco sentado frente a una tienda de vegetales como si fuera un espectáculo. Ian no dijo nada.

“…”

En ese momento, captó los ojos de un transeúnte. El hombre se estremeció ante la intensa mirada de Ian.

Piel verde, expresión sombría, colmillos protuberantes y el enorme tamaño. Era un aspecto de miedo. El hombre se puso nervioso cuando Ian le prestó mucha atención. Un orco que actuaba como un sustituto en el mercado, ¿qué diablos era esto? El momento en que cerró los ojos, el terrible orco comenzó a levantar algo.

¿Daga? ¿Hacha? ¿Martillo? ¿Lo estaba mirando porque iba a hacer algún acto de violencia? El hombre tragó su saliva. ¿Debería correr?




El orco levantó algo. No era nada más que un rábano. Un orco que sostenía un rábano, era una visión inusual. ¿Era un orco que lanzaría todo a su alrededor si se enojaba? ¿Lanzaría el rábano ahora mismo?

Sus ojos bajaron la mirada. Cuando el hombre intentó inclinar la cabeza, sucedió algo increíble.

El orco colocó el rábano cerca de su cara y sonrió gentilmente.

“¡……!”

Entonces el orco habló en voz alta: “Rábano”.

“¡……!”

“¿Necesita uno?”

¿Necesitaba un rábano? El hombre no entendía. Sin embargo, sentía un tipo de extraña confianza de esa corta pregunta. ¡Un orgullo que no necesitaba palabras largas y floridas! La calidez que se extendía desde una suave sonrisa.

El hombre asintió como si estuviera hechizado.

“Lo necesito…” (Wabisabi: y asi es como los orcos usan mensajes subliminales para obtener lo que quieren… jaja)

No había nada más que decir. El hombre pagó el dinero y el orco entregó el rábano. Un rábano fue vendido. Stella no podía entender por qué el hombre compró el rábano y lo que todo esto significaba para ella.

Después de que el hombre compró el rábano del orco, la gente comenzó a mostrar interés. Otro hombre se acercó al orco y dijo: “Esta es la primera vez que veo a un orco comerciante de vegetales. Orco, ¿cuánto es esta cebolla?”

“…”

Ian miró al hombre con los ojos en blanco. Era una mirada profunda.

“…¿Qué vas a hacer con la cebolla?”

El hombre puso los ojos en blanco ante la súbita pregunta.

“¿Huh? Eso… no lo sé. Mi mujer se ocupará de ello.”




Era un hombre patriarcal que no sabía nada de cocinar. Ian sacudió la cabeza.

“No te venderé la cebolla.”

¡Una declaración de denegación! Los ojos de todos los que lo vieron crecieron. ¿Qué comerciante se negaría a vender un artículo? ¿Había el orco aplicado una cuota a las cebollas? Era un misterioso orco vendedor de vegetales.

“Cada ingrediente tiene un valor. Una cebolla es el vegetal definitivo que se puede utilizar para todos los platos. Se puede utilizar en sofritos, sopa al vapor, sopa, platos fritos, o como un suplemento nutricional o sabor. Es el guardián de la casa.”

“E-Entonces, ¿por qué…?”

“Lo venderé solamente a los que entiendan el valor de este ingrediente.”

¡El orgullo del vendedor que juzgaría las calificaciones del comprador! Fue una primera vez para el mercado. El orco vendedor de vegetales cruzó los brazos y no dijo nada más.

El hombre rechazado miraba entre el orco y la cebolla con ojos devastados.

“E-Entonces…”

Una mujer se acercó.

“Hrmm, él no sabe el valor de la cebolla a esa edad porque él depende de su esposa en vez de cocinar para sí mismo. ¡Es vergonzoso!”

Era una mujer de mediana edad que llevaba una diadema. Levantó una papa y dijo: “Orco, quiero comprar una canasta de papas.”

“Hoh…”

“¿Qué crees que haré con esto?”

“Una cesta de patatas…”

El orco vendedor de vegetales tocó su barbilla con una expresión preocupada: “Hmmmm… papas… Pensando en la salud de la familia… ¿qué tal una ensalada de papas hervidas…?”

La mujer de mediana edad agitó los dedos y dijo con una sonrisa.

“Incorrecto.”

“Entonces que…?”

“El plato que voy a hacer…”

Ella dijo con firmeza. Todo el mundo estaba sorprendido por su respuesta.

“Papas fritas.”

“¿Fritas…? ¿Fritura…?”

“Papas crujientes fritas en aceite.”

“Fritas… Aceite… ¿No es éste el enemigo de la salud que causa hipertensión, infarto de miocardio u obesidad…?”

¿No les decían sus padres y mayores que hirvieran en lugar de freír?

“Sí señor, así es. Eso es posible, pero son sólo palabras.”

La mujer de mediana edad se rió de la expresión desconcertada del orco vendedor de vegetales.

“¿No es bueno arriesgar tu salud si puedes conocer el sabor de las papas fritas?”

“¡……!”

“Prefiero vivir hoy libremente que mañana con preocupación. Ese es el valor de las papas para mí.”

“¡Eso…!”

Era grande. Esta mujer… es grande. Sus pensamientos eran más grandes que los suyos. Ella era alguien que caminaba el camino de un gourmet sin ningún prejuicio o auto-justificación.

El orco vendedor de vegetales se levantó con asombro.

“…Mas bien, he aprendido algo de ti.”

“El mundo es amplio, señor orco.”

“A usted… venderé tres cestas en lugar de una sola.”

“Estoy dispuesta a aceptarlo.”

Así, la mujer de mediana edad se fue con tres cestas de papas. Las personas que presenciaron el encuentro se acercaron al orco vendedor y empezaron a transmitir sus creencias.

“Voy a hacer una sopa con las zanahorias. El color esconde la identidad de mis hijos que no les gustan las zanahorias. Es mi pequeña consideración para el caballero oscuro en la mesa.”

“Dame una cebolla. La serviré con un buen filete. La gente del mundo solo mira a los héroes, pero los protagonistas son los artistas que hacen su parte en silencio.”

“Por favor, dame el ajo. Lo comeré crudo. Es mi intuición que tengo que probar el sabor original del ingrediente y enfrentar al mundo.”

Verdaderamente un gran éxito! Los vegetales comenzaron a venderse rápidamente. El orco vendedor de vegetales miró a su alrededor a la tienda vacía.

¡Agotado! Era un barrido limpio.

Él declaró a los clientes: “Hoy, salí de la tierra de los orcos por primera vez y tuve un pensamiento al ver las varias especies en Anail. ¿Saben realmente el honor de los ingredientes? ¿Toman los vegetales en serio? ¿Están persiguiendo el camino de cocinar con sus propias creencias?”

“…”

“Yo era escéptico, ya que pensé que no sería el caso. Pero ahora lo he comprendido. Estaba equivocado. Reconoceré mi error de juicio. Hay muchos más gourmets de lo que pensé que había en este mundo.”

Todos asintieron. El orco se inclinó.

“¡Este orco! Hoy ha aprendido de los humanos, enanos, elfos y gnomos!”

“Um!”

“Ohh!”

Clap. Clap. Clap

Comenzó un entusiasta aplauso. Todos los que lo veían animaron y aplaudieron. Este día se convirtió en una leyenda en la ‘Sucursal de Anail de la Blacksmith Company’ y se distribuiría por toda la ciudad durante años.

La legendaria testigo, Stella, que había estado observando esta escena desde el principio, hizo una expresión podrida.

“…¿Qué demonios?”

5 11 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
9 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios