Praise the Orc!

You’re an Orc, Yet You’re Still Praiseworthy!

Capítulo 9: Lo que Vive la Gente (Parte 1)

 

 

El trío tuvo una cálida despedida con Simba antes de regresar a la cabaña de Grant.

“Por favor, entreguen esto por mí.”




“Esto…?”

“Ha pasado bastante tiempo desde que vi por última vez al Instructor Lenox.”

Como la esposa de Grant los alimentaba con comida caliente, Grant extendió una carta.

“Gracias de nuevo por lo que han hecho, los otros agricultores también lo aprecian.”

“Yo sólo hice lo que tenía que hacer.”




“Ya eres un guerrero” Grant rió en voz alta.

Prometieron reunirse nuevamente y abandonaron la casa de Grant. Sus cuerpos llenos de tensión se relajaron finalmente. Mientras caminaban hacia la Orcrox Fortress, Ian y Grom se miraron.

“Hoy…”

“¿Lo llamaremos un día?”

“Sí, ya es tarde.”

En este momento, era el amanecer en la realidad.

“Finalmente tuvimos una aventura en el juego.”

“Así es. Gracias a Ian, creo que mi vida como orco va bien.”

Grom le dio las gracias. Sin Ian, él no habría sido capaz de completar esta búsqueda, y habría muerto.

“¿Mañana también?”

“Sí, si no pasa nada.”

“Entonces nos vemos de nuevo mañana.”

Ian y Grom sonreían y golpeaban sus puños. En un momento, sus apariencias se pusieron borrosas cuando su conexión con Elder Lord finalizó.

* * *

 

 

“Boss-nim, ¿sucedió algo bueno?”

“No, ¿se ve así?”

“Sí, sigues sonriendo. ¿Tienes una novia?”

Ian sonrió ante la pregunta.

“Mira, ahí está otra vez la sonrisa.”

“No es nada.”

“¿Qué? Algo es extraño… ”

Ian estaba pensando en su aventura con Grant y Grom. Se deshicieron del lobo mutante y formaron una relación feroz entre hombres. Una sonrisa apareció cuando recordó el golpe final de Grant contra el hombre lobo y la indomable voluntad de Simba contra los lobos. Ian había caído completamente por los encantos de Elder Lord y los orcos.

Tarareó mientras imaginaba su próxima aventura.

De repente, sonó el teléfono de Ian. Era su hermana menor, Yiyu, que debería haber estado escuchando conferencias en la escuela en este momento. ¿Qué era tan urgente para que ella lo llamara en este momento?

“Sí, hola.”

[¡Oppa…!]

Su voz era urgente.

“¿Que sucede?”

[Oppa, ya ves… Ahora mismo estoy en…]

La cara de Ian se puso rígida ante las siguientes palabras de Yiyu.

[La comisaría.]

“…¿Porqué?”




[Eso…]

Ian escuchó la situación y se quitó el delantal del café.

“¿Jefe-nim…?”

“Necesito salir un rato, así que por favor cuida este lugar sola.”

“¿Que está pasando?”

“Por favor.”

Ian salió del café.

Subió en su coche y pisó el acelerador, conduciendo hacia la estación de policía cerca de la universidad de Yiyu. Ian entró y encontró a Yiyu, que se levantó al verlo. Su expresión era malhumorada. Ian la abrazó.

“¿Estás bien?”

“Sí…”

“¿Estás ilesa?”

“Si, estoy bien…”

“Entonces está bien.”

Ian sacudió el pelo de Yiyu, haciéndole reír en voz baja. Giró la cabeza y vio a dos hombres sentados, con las dos caras pareciendo un desastre. Uno de ellos se levantó y saludó a Ian.

“Hola. Soy el amigo de Yiyu, Park Jungtae.”

“He oído la historia.”

Ian estrechó la mano con Park Jungtae.

“Y ahí…”

Miró al hombre sentado aparte de Park Jungtae.

“¿Esa persona?”

Frunció el ceño hacia Ian y apartó la mirada.

Ian le preguntó a Yiyu: “¿Qué te dijo exactamente?”

“¿A mí? Sólo… vamos a tener una comida hoy. Las chicas siempre están de acuerdo cuando prometo llevarlas a algún lugar caro…” Murmuró.

Ian alzó las cejas.

“¿Así que tú?”

“Me quedé callada, pero Jungtae estaba a mi lado, y terminaron discutiendo…”

Los puños terminaron volando. Park Jungtae inclinó la cabeza como si se avergonzara.

Ian suspiró.

“¿Quién golpeó primero?”

“Casi al mismo tiempo…”

Había tales momentos. Justo antes de un conflicto físico, sus ojos se encontrarían y chispas volarían antes de que se precipitaran al mismo tiempo. Mirando a sus rostros, ambos parecían similares. Parecía como si se hubieran revuelto sin saber cómo luchar. No hubo lesiones o efectos graves.

Ian se rió mientras miraba sus rostros. Yiyu empujó a Ian hacia un lado.

“Oppa, ¿por qué te ríes?”

“Son verdaderamente niños. Aun así, me alegro de que no haya sido un gran problema.”

“¿Esto no es un gran problema?”

“Nadie está muerto o mutilado.”

“Por favor, no digas cosas tan aterradoras, esta es la estación de policía. ¿No va Jungtae a la cárcel?”

“Estará bien.”

Un acuerdo sería alcanzado por ambas partes. Ian miró a los hombres.

“Las palabras que te dijo… Como senior, ¿suele ser así?”

“A veces… coquetea, pero no me importa. No es infrecuente.”

Ian alzó las cejas, haciendo que Yiyu riera esta vez.

“¿Qué? ¿No sabes que tengo varios números de teléfono de hombres cada vez que salgo? ¿Cierto, Park Jungtae?”

“Uh… bueno…”

Park Jungtae contestó con una expresión sombría.

Ian se echó a reír. Así que eso es lo que pasó.

Park Jungtae y el otro hombre estaban peleando por Yiyu. El nivel de lesiones era similar, por lo que era probable que terminara con un acuerdo mutuo. Es por eso que los agentes de policía despejaron un espacio para que hablaran.

Ian le dijo a Park Jungtae: “Usted luchó por Yiyu, así que gracias. Sin embargo, en el futuro, no balancee los puños, incluso si hay una discusión.”

“Sí, lo siento.”

“Si ese anciano sigue molestándote, entonces ponte en contacto conmigo.”

Entregó a Park Jungtae su tarjeta de presentación. Los ojos de Park Jungtae se ensancharon al ver el nombre de Café Reason.

“Ah, ¿es usted el jefe aquí?”

“Sí. ¿Sabe usted de él?”

“Escuché a las chicas diciendo cosas buenas… El jefe…” Park Jungtae sonrió a Ian y continuó, “Él es amable”.

“Venga a visitarme alguna vez.”

De repente, hubo un disturbio en la comisaría.

Un hombre de mediana edad estaba caminando por aquí. Había aceite en su cara y él gritó mientras caminaba, “¿Dónde está Sangho? Sangho! ¡Yang Sangho!”

Ian tenía un mal presentimiento. El senior que luchó contra Park Jungtae por Yiyu se puso de pie.

“¡Yang Sangho! Eh, estúpido tonto. ¿Por qué te golpearon? Eres una desgracia para mi nombre.”

“Padre…”

“Sí, ¿dónde está tu oponente? ¿Es usted?” Señaló a Park Jungtae. “Tú fuiste golpeado por este niño… Aish, lo estropeaste.”

“…”

“¿De qué se trataba? ¿Esta mujer?”

Ian enarcó las cejas.

“Bueno, ambos se golpearon entre sí, por lo que podemos llegar a un acuerdo mutuo. No, ¿será suficiente? ¿Debería llamar al comisario de policía?”

El hombre de mediana edad se jactó mientras levantaba su teléfono.

“¿Es tu tutor? ¿Ese bebe? ¿O esa mujer? ¿Esta ese hombre joven relacionado contigo? ¿No hay padres?”

En ese momento, el oficial de policía a cargo regresó. Su expresión era pesada debido a la perturbación.

“Oh, tutor-nim. Por favor, siéntese tranquilamente… ”

“¿Debería callarme? Soy un tipo ocupado, pero he venido hasta aquí, ¿entendido?”

“¿Cálmese, sí?”

Ian, que estaba observando la escena, golpeó la espalda de Yiyu.

“Vuelve a la escuela.”

“¿Oppa?”

“No te preocupes, yo me encargaré de esto.”

“Aun así…”

“¿No sabes que no recibirás tu asignación si estás ausente de la escuela?”

“Pero…”

“Yo me encargaré de Jungtae, así que vete.”

Yiyu asintió. Sin embargo, no pudo evitar mirar al hombre de mediana edad con una expresión de inquietud. Ian puso su mano en la cabeza de Yiyu y sonrió.

“Jung Yiyu.”

“Sí.”

“¿No sabes que puedo resolver las cosas?”

“Sí…”

Así es.

Su hermano, Jung Ian, siempre solucionaba sus problemas, sin importar lo que pasara.

Cuando era una niña, le dijo a Ian que los niños la acosaban, y se quedaron quietos después de unos días. Ian encontraba sus objetos perdidos y cocinaba lo que quisiera comer.

Después de que sus padres fallecieran, ella estaba incómoda sobre su deuda heredada. Sin embargo, Ian simplemente sonrió y le dijo que creyera en él, y él lo trató solo. Se convirtió en un soldado y pagó la deuda, proporcionando sus gastos de subsistencia y el pago de sus tasas de matrícula universitaria.

Siete años más tarde, cuando regresó a Corea del Sur, Ian permaneció sin cambios. Siempre resolvía sus problemas de forma fiable. Por eso Yiyu se vio obligada a asentir con la cabeza.

“Oppa, gracias…”

“Si quieres agradecerme, ayuda en el café.”

“Eso es demasiado. ¿No sabes que es el período de exámenes?”

“Espero que te vaya bien en los exámenes.”

“Espera con ansias.”

Ian sacudió el cabello de Yiyu.

Yiyu dijo adiós a Park Jungtae. Alguien la miró cuando se marchó. Era el hombre de mediana edad hablando con alguien por teléfono.

“¿Por qué se va esa chica? ¿No está involucrada?”




“…”

“¿Qué es esa mirada?”

Park Jungtae se sorprendió.

La expresión de Ian cambió el momento en que Yiyu desapareció. Parecía alguien que siempre sonreía suavemente. Esa fue la historia que escuchó sobre el jefe de Café Reason. Un hombre de corazón cálido que siempre sonreía, haciendo que el cliente se sienta estable en el momento en que vieron a Ian.

Pero esa sonrisa se borró en el momento en que Yiyu se fue. Ahora parecía alguien más.

‘Mi hermano, era un soldado. Solía ​​pelear en Oriente Medio y África.’

Las palabras que Yiyu había dicho aparecieron en su cabeza. Las imágenes conflictivas se estaban fusionando.

El hombre de mediana edad gritó: “Tú, tú, ¿por qué me estás mirando así?”

“No hables más.”

“¿Me estás hablando ahora mismo? ¿Estás loco? ¿Cuántos años tienes, mocoso?”

El oficial de policía a cargo dijo: “Ambos, por favor cálmense.”

“¿No has oído lo que me dijo ese mocoso? Su jefe, ¿quién es? ¿Sabes quién soy? Soy una persona que come con el comisario de policía, ¿entiendes? Oye.”

El hombre de mediana edad buscó en su billetera y sacó su tarjeta de visita.

“Soy una persona que dirige una empresa, tú…”

“Un mocoso que ni siquiera conoce la vergüenza.”

Ian se acercó. Mientras Ian miraba al hombre, se estremeció y dejó caer su tarjeta de visita.

“¿No conoces la vergüenza?”

“T-tú, esto…”

“¿No sientes ninguna vergüenza cuando miras a tu hijo?”

“Hablando de manera impropia…”

El oficial de policía se colocó entre los dos.

“Ahora, ahora, cálmense…”

El oficial de policía se estremeció. Empujó fácilmente al hombre de mediana edad, pero Ian no se movió. Sentía como si estuviera empujando una gran roca. El oficial de policía miró a Ian con sorpresa antes de sentar a ambos.

El hombre de mediana edad recuperó su valentía.

“Llama a tu jefe aquí. Ahora, ¡habrá una demanda, en lugar de un acuerdo!”

El rostro de Jungtae se puso pálido. Su situación en casa no era buena, así que Jungtae no se lo había dicho a sus padres. Él no tenía conocimiento de la ley y no podía permitirse el lujo de proceder con una demanda. El hombre de mediana edad parecía tener mucho dinero. Tal como vio en la televisión, el hombre de mediana edad usaría un costoso abogado y sus conexiones para poner la vida de Jungtae al revés.

Entonces Ian dijo, “Jungtae”.

“Sí, Hyung.” (Deb: Honorífico Coreano usado para mostrar respeto)

“Lo resolveré, así que no te preocupes.”

Ian recogió la tarjeta de visita que el hombre de mediana edad dejó caer.

El hombre estaba hablando con alguien por teléfono. Estaba disfrazando a su hijo de víctima y pidiéndole a la persona que lo resolviera. El hombre hizo todo tipo de promesas como, vamos a jugar al golf la próxima vez, comprar una bebida, etc.




Era asqueroso.

“Usted, allí.”

Ian gritó al senior que luchó con Jungtae por Yiyu.

“…”

El senior levantó la cabeza. Era una expresión ambigua. Su fe en su padre junto con la vergüenza de la situación apareció en su rostro.

“¿Te disculpaste con Yiyu?”

“…”

“¿Pedir disculpas?”

El senior miró hacia abajo mientras movía la cabeza. Ian esperó su respuesta.




Una vez que volvió a levantar la cabeza, su rostro se parecía a su padre, que era aceitoso y codicioso.

“¿Por qué?”

“…”

“Deberías estar preparado para hacer una profunda disculpa, junto con ese mocoso” exclamó el senior.

Ian se echó a reír, “Eso no es orgullo.”

“¿Qué tonterías estás diciendo?”

“Estás avergonzado de tu padre, pero has decidido seguir sus acciones.”

“No digas tonterías.”

“Mira.”

Ian señaló a su alrededor. Todos los oficiales de policía y civiles tenían expresiones de desprecio en sus rostros.

“Están mirando a tu padre con esa expresión de disgusto.”

“Eres un idiota.”

“Más tarde, esas expresiones se dirigirán a usted.”

El hombre de mediana edad terminó su llamada y se levantó.

“¿Sabes a quién acabo de llamar? Esa persona…”

Ian lo ignoró y se volvió hacia el oficial a cargo. El policía tenía una expresión de angustia en la cara.

Obviamente estaba disgustado con las acciones de los poderosos, pero era un mundo donde personas inocentes serían sacrificadas. Un escenario donde el estudiante llamado Park Jungtae estaba en problemas fue pintado en su cabeza.

“Inspector-nim.”

“Sí.”

“Volveré después de una llamada telefónica.”

El policía miró a Ian. Él, el hombre que era el tutor de la chica que causó la pelea, estaba constantemente tranquilo. Sentía algo digno en esa actitud.

“Sí.”




Esperaba una posible reversión de la situación.

 

 


Deb: En este punto, Ian se ha ganado todo mi respeto.

Nova: El nuestro también.

5 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios