Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 2

Stage 04: Incluso Si No Es Correcto

Parte 5

 

 

Benikomichi Fuuki sintió una extraña emoción surgir de su corazón.

Ella se había transformado en la Flor del Banquete (l v z – j). Todos los Materiales estaban llenos de pensamientos violentos y beligerantes, pero esto era algo diferente.




Yasuzumi Hayato, su compañero e invocador, estaba de pie en la pared del pasillo mientras luchaba contra Shiroyama Kyousuke.

Mientras Fuuki recibía su apoyo en su forma de flor come hombres, chocó con el Material de Kyousuke, un pez gigante de un solo cuerno.

Para ser franco, las cosas no iban bien.

Supuestamente ingresaron los valores óptimos e hicieron los cálculos óptimos, pero no habían recibido la respuesta óptima.

El lado de Hayato había establecido todo esto, pero por alguna razón el lado de Kyousuke siempre parecía tener la ventaja.

Se sentía como entregar la munición de repuesto al enemigo y recibir disparos de esas mismas balas.

Sin embargo…

<Heh heh.>

La emoción que surgía de la transformada chica era alegría.

Ella no pensó en el hecho de que sus pensamientos podrían llegar a su compañero.

<Oh, esto es malo. Esto es realmente, realmente malo. Mis malos hábitos están regresando… ¿Cuántos años han pasado desde que quería divertirme en un trabajo?>

Mientras que Yasuzumi Hayato estaba de pie verticalmente en el pasillo, él le lanzó una mirada rápida y llena de confusión.

Sí, ella se regocijaba cuando eran acorralados.

Ella se deleitaba con la existencia de alguien que pudiera empujarlos hasta el límite de esta manera.

Se sentía como recordar el pasado distante.

Era como encontrar la misma atmósfera que cuando unió sus manos con un asesino veterano y vivió una vida en la que constantemente era obligada a llegar al límite.

<Sigo hablando de superarlo y abandonarlo, pero todo lo que realmente estoy haciendo es perseguir la sombra de Telomere’s End. Todavía anhelo esos días. Un recuerdo no es más valioso que un recuerdo. Ahh, ¿Acaso eso es todo lo que significaba?>

Ella había asumido el riesgo innecesario de los efectos secundarios para ocultar que era un recipiente y así evitar batallas innecesarias con otros invocadores, pero no había ninguna razón real para convertirse en la presidenta del consejo estudiantil. Ella podría haber vivido la vida de un estudiante discreto y obediente.

¿Lo había hecho a pesar de todo porque había querido seguir un camino diferente al de las enseñanzas del invocador muerto?

Ella había estado a la altura de las expectativas de todos, estaba delante de todos y apuntaba a algo más allá que los demás.

Pero no había sido suficiente.

No importa cuánto éxito tuviera como humana, la sombra de ese invocador nunca desapareció. Las huellas de ese hombre se habían convertido en parte de la chica conocida como Benikomichi Fuuki.

Hasta el punto en el que ella estaba dispuesta a usar su “recuerdo”, a su hijo, para sumergirse en esas memorias.

Kyousuke dijo que no había salvación para ella.




Debe haber visto a través de todo en ese rápido intercambio.

Y Yasuzumi Hayato probablemente también lo había visto.

<¿Y qué?>

Mientras los colmillos de la flor come hombres chocaron con el cuerno del pez, Benikomichi Fuuki se burló de todo.

<Incluso si él sabe la verdad, le he enseñado a seguir favoreciéndome a pesar de todo. Oh, ahora lo entiendo. Encontrarlo aburrido cuando todo sale como quieres es la forma definitiva de egoísmo.>

Los sentimientos del recipiente no estaban dirigidos hacia el invocador.

Para ella, sólo había una persona superior a ella.

De hecho, sentía más cariño por el formidable enemigo que le había recordado esos días.

<Cada palabra que sale de la boca de Hayato es mía y cada palabra que sale de mi boca es la de ese hombre. Hayato lo sabe, pero aun así hace lo que digo. No como un títere o un payaso, sino como un asesino que produce violencia de acuerdo con el trabajo solicitado. Pero es una lástima, Hayato. No estaba buscando a un niño mimado que se desarrolla según el programa. Estaba apostando a la posibilidad de que destruyeras el marco de la armonía preestablecida.>

Yasuzumi Hayato fue considerado un fracaso después de sacar un 100 perfecto, por lo que no hubo recompensa para él aquí. Y Benikomichi Fuuki era una chica extraordinariamente cruel por forzar eso sobre él tan fácilmente.

Sangre y conocimiento.

Genes y técnicas.

El chico asesino e invocador estaba atrapado entre los dos, pero había creado un lugar para él en la pequeña brecha entre ellos y gritó el nombre de una chica desde el fondo de sus entrañas. El esperaba instrucciones como una máquina.

“¡¡Fuuki-sa-…!!”

Pero el muchacho se detuvo. Parecía haberse dado cuenta de algo que le asustaba. Su boca… no, todo su cuerpo se detuvo.

El invocador miró a sus pies.

Se paró en la pared exterior de la escuela, por lo que toda la superficie estaba hecha de vidrio. No había necesidad de que el Material la rompiera. Si él la pisaba con la fuerza suficiente, podría romperlo por sí mismo. Y esa superficie trasparente conducía a una extensión interminable, No había nada horizontal aquí. Si esto se rompiera, seguirían cayendo por cientos de metros… no, tal vez incluso por kilómetros.

Su vida no estaría en peligro mientras tuviera el círculo de protección, pero como no podía predecir qué edificio de gran altura se convertiría en su próxima superficie de apoyo, eso no mejoraría su situación. Hacer eso significaría tirar todos sus cálculos y apostar su vida y su futuro. Ningún plan podría ser más tonto.

Y aun así…

<¡No, Hayato! ¡No te detengas! ¡Eso no es lo que haría Telomere’s End! Camina sobre el techo o el piso. Puedes recuperarte des-…>

Benikomichi Fuuki le gritó como si empujara una muñeca hacia adelante.

El Material ignoró al invocador y comenzó su siguiente ataque.




Pero antes de que pudiera hacerlo…

“Bibliotecaria-chan.”

Una voz aún más fría que la del asesino llegó a sus oídos.

Las Alas Devoradoras. Costo: 5. Rango de Sonido: medio. El monstruo que reaccionó a las palabras de Kyousuke no era un pájaro, era una raya gigante que tenía una hilera de dientes humanos.

Sucedió en un instante.

Hazlo.”

El monstruo no dudó en romper el terreno de vidrio debajo de sus pies.

Fuuki y Hayato fueron vencidos por la sensación de caída que se sentía como un peso en el estómago. Asombrados, miraron al invocador enemigo. ¿Había hecho una apuesta desesperada ya que no tenía ninguna posibilidad de ganar? Esa idea (desde la perspectiva de Hayato) le vino a la mente, pero pronto se daría cuenta de que estaba equivocado.

No había sorpresa en el rostro de Kyousuke.

<Lo sabía… Él ya conoce perfectamente el campo de batalla, incluso las ubicaciones de los edificios a miles de metros de aquí. ¡¡Es como regresar a la edad de oro, Shiroyama-shounen!!>

Este era el territorio del verdadero Telomere’s End.

Yasuzumi Hayato no era más que su recuerdo, por lo que nunca podría llegar a este punto.

“¡¡Oh, ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!”

El invocador ya no podía hablar.

Pero si tenía un vínculo mental directo con el recipiente que luchaba a su lado.

<Tch. ¡¡Prepárate para aterrizar, Hayato!!>

Benikomichi Fuuki se dio cuenta de lo que el asesino tenía la intención de hacer, por lo que chocó con Hayato desde un lado como un Material con la forma de una bola de metal en llamas. Eso dobló su caída en un ángulo recto, por lo que voló como un proyectil de artillería y apuñaló la pared exterior del gimnasio construido al lado de la escuela.

Había evitado la caída de mil metros y además había establecido la pared exterior del gimnasio como su nueva superficie de apoyo.

Shiroyama Kyousuke lo siguió, como si fuera arrastrado por la pared del nuevo Terreno Sagrado Artificial recién creado. Lo mismo hizo el grupo de Pétalos rojos. Kyousuke aterrizó en la pared del gimnasio con la fuerza de un meteoro.

No.

Con un gran ruido, el círculo protector a su alrededor rompió sin piedad la pared.

Hayato y todos los demás fueron arrojados horizontalmente hacia el oscuro gimnasio. Aterrizaron en la pared opuesta mientras que los Pétalos cayeron como una lluvia de meteoritos.

Como una bola de metal en llamas, Fuuki chasqueó su lengua ante la mirada de Hayato.

<¡¡Un asesino debe mantener la compostura en todo momento!! ¡¡Incluso si este lugar se destruye, incluso si te envían volando horizontalmente a través del cielo nocturno de nuevo, incluso si no tienes  idea de dónde estará la siguiente superficie de apoyo, e incluso si te deslizas entre los edificios y vuelas fuera de la ciudad, un asesino necesita mantener una sonrisa intrépida en su rostro!!>

Pero Hayato tenía buenas razones para estar preocupado.

El Terreno Sagrado Artificial solo duraba diez minutos, por lo que no sería arrojado más alá del sistema solar. Pero, era obvio que era lo que le sucedería a un ser humano de carne y hueso si los efectos se desvanecían durante una caída horizontal.

Fuuki lo sabía, pero ella todavía trabajaba para motivarlo.

<¡No te detengas, Hayato! Recuerda las reglas de la familia. Esto es como una grieta en una presa. ¡¡Si un asesino duda, todo se derrumbará después!!>

Y Shiroyama Kyousuke no dudó.

“Bibliotecaria-chan.”

“¡¡¡¡¡¡¡Maldición!!!!!!!”

Cuando escuchó eso, Yasuzumi Hayato corrió a toda velocidad por la pared del gimnasio. Corrió hacia el piso. Al mismo tiempo, instruyó a Benikomichi Fuuki que descendiera desde “arriba” para destruir su superficie de apoyo.

<Así que eliges sobrevivir en lugar de matar. ¡¡Pero, supongo que no se puede evitar!!>

La bola de metal ardiendo se estrelló y logró la destrucción deseada.

Hayato había llegado a la conexión del ángulo recto entre la pared y el piso, y seguidamente caminó sobre el piso en el instante en el que se desmoronó la superficie de apoyo.

Finalmente había escapado de la amenaza desesperada de ser arrojado al vacío, por lo que dejó escapar un pequeño suspiro de alivio.

Pero…

“Veamos.”

<Está bien.>

Kyousuke giró ligeramente su Blood-Sign a su alrededor.

Su método anterior ya no funcionaría, pero Alice (with) Rabbit no parecía preocupado.

“Este es un piso grande sin paredes ni techos al alcance… Ya no puedes usar esa táctica de gravedad artificial que tanto te gusta.”

“¡¿…?!”

“Y si no puedes usar tus tácticas de interferencia, esto se reduce a pura habilidad como invocador. Ya no eres una gran amenaza. Si todo lo que vamos a hacer es golpear nuestras Espinas Blancas, tengo la ventaja. ¿O estoy equivocado?

<Cuantas más medidas pasivas tomamos, menos libertad teníamos. Él nos estaba atraqyendo para crear esta situación desde el principio.>

“Ha… ha ha.”

Yasuzumi Hayato levantó su Blood-Sign y miró alrededor del oscuro gimnasio.

Había grandes agujeros en ambas paredes laterales y el techo estaba demasiado lejos. El piso de madera pulida era la única superficie. Realmente no había nada que él pudiera hacer. No quedaba nada con lo que pudiera crear su próxima superficie de apoyo.




Sin embargo

<Aún no ha terminado. Díselo, Hayato.>

“Hah. ¿Lo has olvidado, Alice (with) Rabbit?”

“…”

“”Esta no es una escuela normal. ¡¡Es un flotador en medio del aire apoyado por docenas de pilares!! ¡¡Y eso significa!! ¡¡Que hay mucho espacio libre debajo!!”

<Eso es. ¡¡Así es como actúa un asesino!!>

Con esas palabras, la bola de metal ardiente en la que Benikomichi Fuuki se había convertido cayó desde arriba.

Era muy parecido a un relámpago.

El mundo se dividió. Fue más allá de romper el piso de madera encerado. La base del edificio y toda la superficie artificial del flotador en medio del aire se partió, se rompió, se dispersó y se desmoronó.

Debajo de ellos había una caída de veinte a treinta metros, varios puentes gigantescos y numerosos pilares gruesos que sostenían el flotador en medio del aire. La Pantalla de Lluvia que proyectaba imágenes sobre las gotas de lluvia estaba destinada principalmente para ser vista desde los interiores, por lo que no había mucha gente afuera, especialmente en estos puentes con su vista del cielo nocturno bloqueada por el flotador en medio del aire. No había rastros de nadie en esos puentes.

Se habían recuperado.

Hayato podría continuar a su propio ritmo ahora. Él haría un regreso completo. Todo habría terminado cuando aterrizara en su próxima superficie de apoyo.




Pero lo que sucedió después traicionó sus expectativas.

“Bibliotecaria-chan.”

Sucedió tan pronto como Shiroyama Kyousuke dijo eso.

La Lanza que Persigue la Sangre Fresca (bih – ei – dp – tq). Costo: 9. Rango de Sonido: Bajo. Una lanza voladora de más de cinco metros de largo se movió en el lapso de un respiro.

Con un ruido ensordecedor, el Material pasó a través del puente en el que Hayato intentaba aterrizar. El puente se partió en dos y Hayato casi perdió el equilibrio en medio del aire después de preparar sus piernas como amortiguadores. Y el Material de Kyousuke no se detuvo allí. Se estrelló contra un puente tras puente.

Mitou Shoukan Blood-Sign Volumen 2 Stage 04 Parte 5

 

Con todas sus posibles superficies de apoyo destruidas, Hayato fue absorbido por la profunda oscuridad más allá.

<¡¡Oh, no!! ¡¡No me digas que…!!>

“¡¿El… océano?!”

El sonido del agua dividiéndose apuñaló los oídos de Yasuzumi Hayato.

La superficie oceánica no fue reconocida como la siguiente superficie de contacto del Terreno Sagrado Artificial.

Sin el Terreno Sagrado Artificial, los Pétalos no serían arrastrados hacia él y no había nada a su alrededor.

El asesino simplemente se sorprendió al principio, pero luego se dio cuenta de cuál sería la siguiente superficie de apoyo. Si el continuaba hundiéndose…

<¡¿Será el fondo del océano ubicado quién sabe a cuántas docenas de metros de profundidad?!>

Fuuki podía ver a los dos invocadores hundiéndose.

Los círculos de protección los mantenían a salvo de todas las formas de muerte, ya fueran externas e internas durante la ceremonia, por lo que nada de agua llegó dentro de esos círculos.

Sin embargo, eso también significaba que sus brazos y piernas no podían tocar el agua. Eso a su vez significaba que no podían nadar y por lo tanto, solo podían seguir hundiéndose. Además, el círculo de protección aparentemente no funcionaba como un flotador a pesar del aire dentro de ellos.

Podrían tocar el agua con sus largas Blood-Signs, pero sería difícil elevar el peso de un humano a la superficie de esa manera.

Y encima de eso, Shiroyama Kyousuke cayó despiadadamente sobre Yasuzumi Hayato mientras ambos estaban contenidos dentro de los círculos de protección. Esto no los dañó, pero el peso de Kyousuke no podía ser ignorado.

El peso de ambos los invitó a las profundidades del oscuro y frío océano.

<¡¡Hayato…!!>

Cuando Fuuki se preparó para ayudar, el Material de Kyousuke la fulminó con la mirada.

Ella tenía el costo inferior.

No solo sería retenida, sino que podría ser derrotada fácilmente.

“¡¿Tienes… tienes ida de lo que has hecho, Alice (with) Rabbit?!”

“Sí, creo que el océano aquí tiene unos treinta metros de profundidad. Eso no será un problema mientras los círculos de protección estén activos, pero después del límite de tiempo de diez minutos, la presión del agua se precipitará hacia nosotros… Las cosas podrían ser diferentes si te sumerges lentamente como un buceador normal, pero incluso treinta metros son suficientes para noquearte por el shock si se llega tan repentinamente como si pulsaras un interruptor.”

Y si Hayato se desmayaba en el agua, era obvio qué destino le esperaría.

Perdería el derecho de luchar y se ahogaría sin pelear.

“¡¡Pero… entonces… lo mismo te va a pasar a ti!!”

“…”

“O… ¿tienes una manera de escapar? No, no la hay. No tienes un tanque de oxígeno contigo. E incluso si lo tuvieras, eso no te ayudaría debido a la presión del agua apretando tus vasos sanguíneos y órganos. ¡¿Entonces qu-…?!

“Me estuviste lanzando por muchos lugares con esa gravedad artificial.”

Kyousuke no mostró ningún signo de miedo mientras se hundía hacia el fondo del océano como si hubiera sido arrojado de un muelle por la noche con un bloque de concreto en sus brazos.

“Probablemente fueron alrededor de 4 o 4.5 Gs. Una montaña rusa puede recrear eso, por lo que el círculo de protección no lo detendrá. Pero si combinas eso con una forma especial de respirar, puedes ajustar el nivel de oxígeno en tu sangre sin visitar una cámara hiperbárica especializada.”

“………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………”




“A diferencia de ti, ya me he preparado para un entorno de alta presión… ¿Realmente necesito decirte algo más?”

“¡¿O-oh, owaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh?!”

Yasuzumi Hayato balanceó su Blood-Sign como loco para golpear sus Espinas Blancas, pero sus manos se detuvieron. Pero esto no fue solo porque no estaba acostumbrado a luchar bajo el agua.

Cuando él destruyó su superficie de apoyo y estableció un nuevo Terreno Sagrado Artificial, los Puntos aparecerían basados en ese nuevo Terreno Sagrado Artificial.

Eso significaba que los Puntos no aparecerían hasta que se hubiera establecido el nuevo Terreno Sagrado Artificial. Ni los Pétalos restantes se deslizarían de esta manera. En otras palabras, no podía interferir con su Material incluso con las Espinas Blancas que tenía.

No había nada que el pudiera hacer.

Benikomichi Fuuki todavía estaba tratando de agarrar, aplastar y matar al Material de Kyousuke. La lanza gigante estaba luchando contra la bola de metal en llamas, pero Kyousuke tenía la ventaja en términos de costo puro y en el rango de sonido. Además, Fuuki nunca tuvo oportunidad sin que él se moviera constantemente de una superficie de apoyo a otra para alterar el ritmo de su oponente.

Ninguna ayuda llegaría a salvarlos.

Él no podía flotar hacia la superficie.

La cadena de la muerte estaba unida a los pies de Yasuzumi Hayato y lo arrastró hacia las profundidades marinas a treinta metros de profundidad.

Entonces, el nuevo Terreno Sagrado Artificial fue establecido y la gravedad artificial lo encadenó hacia allí.

Como para probar que su vida estaba atada aquí, los Pétalos llovieron desde arriba y los nuevos Puntos se abrieron de par en par.




Con eso, las posibilidades de victoria de Yasuzumi Hayato se extinguieron.

Si él perdía, su círculo de protección desaparecería, la presión del agua lo aplastaría, y perdería la conciencia. Incluso si ganara, ¿hasta dónde podría llegar en tan solo noventa segundos? En el aeropuerto internacional del Bloque A, había usado a Leviatán de la Clase Divina para arrastrar a un submarino por los aires, pero eso era porque había tenido espacio para enviar el Material por debajo del objetivo.

Además, el círculo de protección podría repeler al invocador (lo que significaba que el Material solo podría en contacto con el invocador por un instante), por lo que el Material no podría interferir con el cuerpo del invocador durante mucho tiempo. En pocas palabras, era muy difícil para el Material agarrar al invocador con su gigantesca mano, colocarlo en su espalda y llevarlo por ahí. Difería según el caso, pero el invocador solía deslizarse como una anguila o una barra de jabón mojado.

Al final, Hayato no podía usar ese método a menos que pudiera nadar por su propia cuenta para crear un espacio debajo de él. A diferencia del edificio de la escuela, necesitaría mejorar su Material bastante para romper diez metros del lecho de roca dura, pero era poco probable que pudiera llegar a ese punto después de enfocarse tanto en las tácticas de interferencia.

<Hayato.>

Pero luego, el corazón del asesino saltó en su pecho.

La voz sin dirección que llegaba a su cabeza o pecho le infundió una nueva vida.

<Hayato, no hay problema. Seguimos siendo asesinos hasta que el mundo sin muerte esté completo. Al sopesar la supervivencia contra el asesinato, debes ser el tipo de persona que elige el último.>

“…”

La fuerza regresó a sus manos mientras sostenía la Blood-Sign.

Fuuki podía decirlo incluso desde la distancia.

Pero antes…

<Así que date prisa y fortalece nuestro Material. ¡¡Por la victoria de Telomere’s End!!>

Algo se rompió.

¿Fuuki realmente entendió qué era lo que lo había causado?

En el fondo del océano, muy abajo, Hayato soltó su Blood-Sign y miró inexpresivamente hacia arriba.

Estaban a solo unas pocas docenas de segundos del tiempo límite.

Pero ese sería el tiempo suficiente para que el Material de Kyousuke se agotara y matara la bola de metal en llamas en la que se había convertido Fuuki.

Ella sintió miedo.

Pero aún más grande era la alegría de la batalla que llenaba la mente de la presidenta del consejo estudiantil.

¿Fue la falta de esto lo que evitó que Hayato alcanzara esa edad de oro? ¿Fue la presencia de esto lo que evitó que Fuuki olvidara esa edad de oro?

Sí, ella no podía olvidarlo.

<Ahh, ahh. He perdido.>

Fuuki sonrió ante ese hecho, mientras una forma feroz cargó hacia ella.

¿Cuál era el verdadero deseo que se arremolinaba en lo profundo de su corazón?

<¡Esto lo demuestra! ¡¡Telomere’s End realmente fue el más grande invocador!! ¡¡No importa quién intente superarlo y no importa quién intente deshacerse de él, nadie puede sacar a ese invocador único fuera de su trono!!>

Pero incluso si Fuuki había traicionado a Hayato no podía simplemente apuñalarlo por la espalda.

Ella había tenido que darlo todo en la planificación y la ejecución, pero otro invocador lo había frustrado. Esa había sido la única forma de establecer un ranking oficial que incluyera Telomere’s End.

Esa había sido la única forma de demostrar su superioridad.

<Un aliado necesitaba ser derrotado y un enemigo tenía que vencerlo. Honestamente, fuiste el invocador más útil que podría haber esperado.>

Sus pensamientos solo estaban conectados con Yasuzumi Hayato, por lo que no llegarían a Shiroyama Kyousuke.

Pero no le importaba.




Benikomichi Fuuki gritó sus pensamientos como la chica inocentemente cruel que era el recipiente de Telomere’s End.

<Es por eso que estoy agradecida, Alice (with) Rabbit. ¡¡En cierto modo, me salvaste siendo un enemigo formidable!!>

A ella no le había importado el recuerdo.

El mundo en el que no exista la muerte tampoco le importaba.

Había solo una cosa que esa chica había querido: colocar las obras de ese hombre en un eterno salón de la fama y proteger ese último registro para asegurarse de que nadie pudiera pisotearlo.

Ella simplemente había querido demostrar que los métodos de Telomere’s End habían sido los correctos y que cualquier otro método solo causaría dolor.

Incluso si era su pariente o su hijo, no podía permitir que nadie perturbara ese santuario.

Incluso si eso significaba desafiarlo.

<Ha ha.>

Ella había logrado su objetivo.

El recipiente llamado Benikomichi Fuuki pensó en el invocador que una vez había estado de pie a su lado.

Se imaginó el rostro de ese hombre que había estado demasiado distante para llamarlo amor, pero demasiado cerca para llamarlo respeto.

<¡¡Ah ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha ha!!>

El tiempo límite se volvió completamente irrelevante.

La lanza gigante atravesó la bola de metal en llamas. Y con la derrota del Material, el círculo de protección estalló en el fondo del océano.

Benikomichi Fuuki y Yasuzumi Hayato.

Ese momento determinó su derrota.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios