Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 2

Stage 03: Un Mundo en el que No Existe la Muerte, Pero No es un Mundo de Felicidad

Parte 10

 

 

Más que haber sido destrozado, el edificio parecía haber sido volado en pedazos por petardos apuntando hacia arriba.

Hayato estaba a más de quinientos metros de distancia mientras sostenía el detonador remoto, sin embargo, aún quedaban pedazos de concreto cayendo cerca de él.

No había forma de disfrazar esto como algo más, por lo que las sirenas de los camiones de bomberos y ambulancias sonaban aquí y allá.

Él habló con una mirada tranquila en su rostro.

“Se acabó.”

“Es verdad”, respondió su recipiente, Benikomichi Fuuki.

Habían destruido una fábrica con más de cien de sus hombres, pero no parecía importarles.

Entonces, ¿quiénes eran las dos personas que estaban dentro de la sala de gestión de producción de la fábrica?

La respuesta era simple: Dobles.

“Es triste perder alguien con quien hablar. Después de todo, ella podía disfrazarse perfectamente como yo. Nunca he conocido a nadie que me entendiera tan bien.”

“Pero estos fueron los sacrificios finales. Todo esto nos llevará al mundo en el que no existirá la muerte.”

Y fue gracias a esos sacrificios que Shiroyama Kyousuke y su recipiente se habían enfocado tanto en la infiltración que bajaron su guardia en cierto modo.

Los sacrificios habían sido necesarios.




Habían sido los últimos sacrificios de la humanidad.

Hasta dónde podían ver mientras vigilaban desde la distancia, Kyousuke no había establecido un Terreno Sagrado Artificial. Eso significaba que el Material y el círculo de protección no podría haberlos salvado del daño. Los invocadores podían causar daños que excedían las leyes de la física, pero eran humanos normales si no seguían el proceso adecuado. Los explosivos normales los matarían como a cualquier persona.

La Granada de Incienso estándar estaba preparada para detonar entre tres a cinco segundos después de tirar del seguro, por lo que era demasiado tarde para comenzar una vez que las explosiones ya habían comenzado.

Habían sido convertidos en carne picada o aplastados por los escombros.

“Sea cual sea el caso, la cantidad necesaria de incienso ya está en el aire. Sólo necesitamos comprar otra fábrica de propagación dentro de cinco años.”




“¿Qué piensas, Hayato? No hemos tenido suficiente trabajo fuera de la fábrica, por lo que es difícil decir que sus productos llegaron a toda la humanidad… Dudo que hayamos hecho la conexión allí.”

“No importa si no lo hicimos. La creación de nuestro grupo inmortal viene primero. Después de todo, el paso del tiempo nos podrá al mando. Todos los demás sólo tendrán dos opciones: ser exterminados o unirse a los inmortales. Entonces nuestro mundo sin muerte estará completo.”

Hayato dejó de hablar por un momento y luego se forzó a cambiar de tema.

“Bueno, maestra. Vamos a agregar los toques finales.”

“Sí”, respondió la chica recipiente. “Hemos rociado el aceite en la paja. Una vez que la encendamos, nadie podrá detenernos.”

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios