Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 2

Stage 01: La Rumoreada Rainy Girl y Bibliotecaria-chan

Parte 9

 

 

Durante la hora del almuerzo, La Presidenta Benikomichi Fuuki le había mencionado algo a Shiroyama Kyousuke.

Basados en la edad del fantasma, los rumores de Rainy Girl tuvieron sus orígenes en una escuela primaria en algún lugar de Japón, y se habían extendido hacia las preparatorias debido a la conexión de “el timbre de la escuela”. Las historias habían sido acomodadas para cada escuela, por lo que la edad de Rainy Girl probablemente cambiaría para coincidir con el ambiente de la preparatoria.

Pero eso estaba mal.

Rainy Girl no era un fantasma que estuviera atado a un solo lugar.

Ella estaba atada a un individuo y por lo tanto había sido “llevada” a esta preparatoria con esa persona.

(Eso explica el por qué Bibliotecaria-chan tenía tanto miedo de las historias de Rainy Girl. Tal vez ya sabía de lo que estaban hablando…)

No.

O…

(¿No pensaba en esto como una alucinación o ilusión? ¿Ya se había dado cuenta de su existencia? …Eso significaría que esta no es la primera vez que se encuentra con el fantasma)

A diferencia de los idiotas expertos de la televisión, un invocador como Kyousuke no se molestó en probar que el fenómeno sobrenatural que ocurría ante sus ojos era real. Él podía afirmar que era real.

El fantasma se acercó lentamente con el desagradable sonido del caucho húmedo. No eran más que las suelas de las botas de lluvia para niños frotándose contra el suelo, pero cada pieza de información adicional parecía infectar su mente.

El fantasma no habló.

Puede que estuviera moviendo sus labios detrás del desgastado y roto paraguas, pero su voz no alcanzó los oídos de Kyousuke y Bibliotecaria-chan.

“Ah, ahh…”

Bibliotecaria-chan ni siquiera podía moverse.

Simplemente se quedó temblando en su lugar y sacudió su cabeza una y otra vez. Su mente estaba haciendo todo lo que podía para rechazar la escena ante sus ojos.

Pero eso era imposible.

Nada de lo que hiciera cambiaría la terrible realidad ante sus ojos.

Rainy Girl entraría en el edificio de la escuela en cualquier momento.

“No.”

Los labios de Bibliotecaria-chan pronunciaron lo que pudo haber sido una palabra o solo un sonido.

Aun así, estaba lleno de una increíble cantidad de emoción.

“No… no puedo ir… a donde estás, Onee-chan. No puedo. ¡Tú ya estás muerta y yo todavía sigo viva! ¡¡Es por eso que… no hay nada que pueda hacer!!”

El sonido de las pequeñas botas de lluvia se detuvo.

El desgastado paraguas giró alrededor.

Ojos teñidos de rojo por algo más que estar inyectados de sangre se asomaron a través de las aberturas del material desgastado.

Un poderoso hedor como el de una rana aplastada en un camino lluvioso siguió a esa mirada.

Era como si su hostilidad y su intención asesina hubieran tomado una forma física.

La mente de Bibliotecaria-chan parecía ser incapaz de alcanzar la idea común de dar la vuelta y salir corriendo.

“¡¡Así que vete… sólo vete!! No se supone que debas estar aquí, Onee-chan. Querías venir aquí y deberíamos haber estado aquí, juntas… ¡¡Pero incluso si esa oportunidad fue cruelmente tomada de ti, no puedes estar aquí!! ¡¡Así que…!!”

“…”




(Su hermana, eh.)

Shiroyama Kyousuke entrecerró sus ojos un poco ante esa relación.

Estaba recordando a aquellas gemelas vestidas de sacerdotisas quienes eran una pareja de invocador y recipiente.

Luego pensó un poco en el contenido de su mochila.

Exterminar a un fantasma era uno de los trabajos más básicos para un invocador. No había necesidad de invocar a un Material y luchar. Sólo con la creación del Terreno Sagrado Artificial, el fantasma se desvanecería y se iría a “otro lugar”.

Pero no tenía ningún recipiente en ese momento.

Sin cumplir ese mínimo requisito como invocador, lanzar la Granada de Incienso que tenía escondida en su mochila no crearía un Terreno Sagrado Artificial.

Pero, viéndolo de otro modo, eso sólo significaba que necesitaba un recipiente.

Ningún talento o habilidad era necesario. Sólo necesitaba las condiciones para establecer el Terreno Sagrado Artificial.




Pero…

“Qué tal si…”

Shiroyama Kyousuke miró a Bibliotecaria-chan y a Rainy Girl, luego habló en voz baja para llamar la atención de su compañera de clase.

“¿Qué tal si hubiera una manera de borrar a tu hermana… a Rainy Girl de este lugar? ¿Iría al cielo, al infierno, o simplemente será aniquilada? Nadie sabe qué es lo que le sucede al alma, pero ¿y si hubiera una forma de hacer que desaparezca de este lugar?”




Si Bibliotecaria-chan estaba diciendo la verdad, entonces Rainy Girl era su familia, sin importar lo mucho que había cambiado.

Esto borraría un alma humana.

Borraría hasta el último rastro.

¿Ella lo aceptaría o no?

Bibliotecaria-chan movió sus temblorosos labios para responder a la pregunta.

Mientras lo hacía, pensó en ese fantasma que había sido completamente transformado hasta el punto en el que enseñaría sus colmillos ante su propia familia.

“Si hay una manera de hacer eso, entonces adelante y hazlo…”

Ella lo aceptaría.

“¡¡No puedo… no puedo soportar ver esto!! Puede que fuera horriblemente injusto que mi hermana fuera atacada. No puedes culparla por odiar al mundo después de eso. ¡Pero…pero! ¡¡Nada de lo que ella haga puede salvarla ahora!!”

Al mismo tiempo, los pasos se volvieron más cercanos.

Las botas de lluvia habían cruzado la línea desde el húmedo exterior hasta el interior que estaba seco.

Había dado el primer paso en la entrada del edificio de la escuela.

Había entrado en su territorio.

Bibliotecaria-chan vio eso y la presa final que mantenía sus emociones dentro de ella se rompió.

“Así que, ayúdame. No quiero morir, y dejar que mi hermana sufra por más tiempo no logrará nada. ¡Si hay alguna manera de parar esta sangrienta desesperación, entonces dímela! ¡¡Si hay una manera de hacerlo, entonces ayúdameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!”

“Entendido.”

Un interruptor se encendió en la mente de Shiroyama Kyousuke.

Él utilizó uno de sus dientes caninos para hacerse un pequeño corte en el dedo índice y dejar que se formara una gota de sangre en la superficie.

Luego, comenzó a recitar el texto necesario.

“Yo enlazó este pacto de sangre en el nombre de El Espíritu de las Revoloteantes Branquias ‘Amarillas’ que Rigen los Cielos (s – a – so – voz – tix – ei – yw – za), uno de los Tres que controlan y guían la ceremonia de invocación. Eres de carne humana con un corazón y alma apropiados, pero a partir de este momento, serás un recipiente limitado que podrá almacenar todas las cosas.”

Los sólidos pasos continuaron.

Pero Kyousuke no les prestó atención. Lo que más importaba aquí no era esconderse o correr. Él tenía que completar la ceremonia necesaria tan pronto como fuera posible.




“Serás un señor del vacío que utilizará el poder que te llene para doblar las leyes de este mundo.”

Bibliotecaria-chan no debía de haber entendido lo que significaba la ceremonia.

Aun así, su atención se dirigió hacia la gota de sangre en el dedo índice extendido hacia ella.

Eso inspiró una fascinación diabólica.

Aunque ella no entendía lo que significaba, forzó una comprensión de lo que tenía que hacer. Su pequeña lengua salió de entre sus labios y tranquilamente lamió la gota de sangre de Kyousuke.

“Es por eso que prepararé este recipiente. ¡¡Soy un invocador, incapaz de dejar el mundo del hombre, pero soy un símbolo del intelecto arrogante que usa el poder que se encuentra más allá del mundo del hombre para guiar al mundo a la próxima era!!”

Un momento después, el viento revoloteó a su alrededor.

El contrato había sido completado.

Mientras la ráfaga de viento casi destrozaba las ventanas de la entrada, Kyousuke metió la mano en su mochila.

Sacó una Granada de Incienso.

No necesitaban pelear contra Rainy Girl. Simplemente la creación del Terreno Sagrado Artificial aniquilaría a la mayoría de los fantasmas.

Pero…

Sin embargo…

Antes de que pudiera quitar el seguro, los altavoces de la escuela produjeron otro fuerte sonido. Kyousuke hizo una mueca y se encogió como si un relámpago hubiera caído cerca de él.

Había quitado los ojos del fantasma durante menos de un segundo, pero cuando volvió a mirar hacia arriba, ya se había ido.

Rainy Girl había desaparecido.




Sólo el sonido de la lluvia gobernaba la silenciosa oscuridad.

Kyousuke ya no tenía un uso para la Granada de Incienso en su mano y la voz de Bibliotecaria-chan llegó a sus oídos.

“Ella regresará. En la próxima noche de lluvia…”

Dio una ligera y exhausta sonrisa.

“Ella volverá para matarme.”

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios